Portada / Democracia / El mundo de la izquierda después de 2011

El mundo de la izquierda después de 2011

duda

 Immanuel Wallerstein.Fernand Braudel Center, Binghamton University. 31/12/2011.

Por definición, 2011 fue un buen año para la izquierda mundial – según se defina de forma  estrecha o amplia la izquierda mundial-. La razón básica era  las condiciones económicas negativas a la que casi todo el mundo estaba sufriendo. El desempleo era alto y cada vez peor. La mayoría de los gobiernos se enfrentan a altos niveles de deuda y reducción de los ingresos. Su respuesta fue tratar de imponer medidas de austeridad en sus poblaciones, mientras que al mismo tiempo que trataban de proteger a sus bancos.

El resultado fue una revuelta en todo el mundo de lo que ocupan Wall Street (OWS), los  movimientos llamados “del 99%.” La rebelión fue contra la excesiva polarización de la riqueza, los gobiernos corruptos, y el carácter esencialmente antidemocrático de los gobiernos , contaran o no con sistemas multipartidistas.

No es que la OWS, la primavera árabe, o los indignados lograran todo lo que esperaban. Es que se las arreglaron para cambiar el discurso mundial y hacer que  se pasara de  los mantras ideológicos del neoliberalismo a temas como la desigualdad, la injusticia y la descolonización. Por primera vez en mucho tiempo, la gente común discute la naturaleza misma del sistema en el que viven, sino que ya no dan por sentado.

La pregunta ahora para la izquierda mundial es cómo se puede avanzar y traducir el éxito discursiva inicial en la transformación política. El problema puede plantearse simplemente. (…)Para transformar el mundo por lo tanto, la izquierda mundial necesita un grado de unidad política que todavía no tiene. De hecho, hay profundos desacuerdos sobre los objetivos a largo plazo y las  tácticas de corto alcance. No es que estos temas no sean objeto de debate. Por el contrario, se está debatiendo acaloradamente, y poco progreso se está produciendo para superar las divisiones.

Estas divisiones no son nuevas. Lo cual no les hace más fácil de resolver. Hay dos principales. La primera tiene que ver con las elecciones. No hay dos, sino tres, posiciones en cuanto a las elecciones. Hay un grupo que  sospechan profundamente de las elecciones, argumentando que la participación en ellas no sólo es políticamente ineficaz, sino que refuerza la legitimidad del actual sistema-mundo.

Los otros piensan que es crucial para tomar parte en el proceso electoral. Sin embargo, este grupo se divide en dos. Por un lado, están aquellos que dicen ser pragmático. Que quieren trabajar desde dentro  de los principales  partidos de izquierda , cuando hay un funcionamiento  multipartidista, o dentro del partido único de facto, cuando la alternancia parlamentaria no está permitida.

Y por supuesto hay quienes critican esta política de elegir el mal menor. Insisten en que no hay diferencia significativa entre los grandes  partidos y plantean alternativas partidarias nuevas.

Todos estamos familiarizados con este debate y  todos hemos escuchado los argumentos una y otra vez. Sin embargo, está claro, al menos para mí, que si no hay algún encuentro de los tres grupos respecto a las tácticas electorales, la izquierda mundial no tiene muchas posibilidades de triunfar, ya sea en el corto o en el largo plazo.

Yo creo en un modo de reconciliación. Se trata de hacer una distinción entre tácticas a corto plazo y una estrategia a largo plazo. Estoy muy de acuerdo con quienes sostienen que el poder de la obtención de Estado es irrelevante, y posiblemente, ponen en peligro la posibilidad de la transformación a largo plazo del sistema-mundo. Como una estrategia de transformación, se ha intentado muchas veces y ha fracasado.

No se sigue de esto que a corto plazo la participación electoral sea una pérdida de tiempo. El hecho es que una parte muy importante del 99% sufre de forma aguda en el corto plazo. Y es este sufrimiento a corto plazo es su principal preocupación. Ellos están tratando de sobrevivir, y ayudando a sus familias y amigos también. Si pensamos en los gobiernos  no como agentes potenciales de transformación social, sino como estructuras que pueden afectar a corto plazo  a los que sufren por sus decisiones de política inmediata, la izquierda mundial tiene la obligación de hacer todo lo posible para obtener de los gobiernos en  decisiones que minimicen el dolor.

Trabajar para minimizar el dolor requiere de la participación electoral. ¿En lo tocante al debate entre los partidarios del mal menor y los partidarios de apoyar a los partidos genuinamente a la izquierda? Esto se convierte en una decisión de las tácticas locales, que varían enormemente en función de muchos factores: el tamaño del país, la estructura política formal, la demografía del país, ubicación geopolítica, la historia política. No hay una respuesta estándar, ni puede existir. Tampoco  será un asunto resuelto en el  2012,o necesariamente en el 2014 o 2016. No es, al menos para mí, un debate de principios, sino más bien el producto de la evolución de la situación táctica en cada país.

El segundo debate básico que consume la izquierda mundial es el dilema entre  lo que yo llamo el “desarrollismo” y lo que puede llamarse la prioridad de cambio civilizatorio. Podemos observar este debate en muchas partes del mundo. Se ve en América Latina en los debates en curso y muy escorados entre los gobiernos de izquierda y los movimientos de los pueblos indígenas – por ejemplo, en Bolivia, en Ecuador, en Venezuela. Se ve en América del Norte y en Europa en los debates entre los ambientalistas / Verdes y los sindicatos-que dan prioridad a la conservación y la expansión del empleo disponible.

Por un lado la posición  de la opción “desarrollista” , ya sea presentada por los gobiernos de izquierda o por  los sindicatos; es que sin crecimiento económico, no hay manera de corregir los desequilibrios económicos del mundo actual, ya sea que estemos hablando de la desigualdad dentro de los países o entre estos. Este grupo acusa a sus opositores de apoyar, al menos de manera objetiva y subjetivamente posiblemente también, a los intereses de las fuerzas de derecha.

Los defensores de la opción anti-desarrollista afirman que la  concentración en la prioridad en el crecimiento económico es mala por dos razones. La primera es  política, simplemente sigue las peores características del sistema capitalista. Y es una política que causa daños irreparables – daños ecológicos y sociales.

Esta división es aún más apasionante, si cabe, que la que versa sobre  la participación electoral. La única manera de resolverlo es por medio de compromisos, sobre una base  de caso por caso. Para hacer esto posible, ambos grupos tienen que aceptar las credenciales de izquierda de la otra. No será fácil.

¿Pueden estas divisiones de la izquierda superarse en los próximos años?

 

Traducción P36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *