Portada / Democracia / El racismo del Nacional-Catolicismo

El racismo del Nacional-Catolicismo

img_resumen_180

Vicenç Navarro.

Uno de los argumentos que autores conservadores han utilizado para negar el carácter fascista del régimen dictatorial establecido por el golpe militar liderado por el General Franco, ha sido afirmar que la ideología de aquel régimen no incluía un componente racista, tal como ocurrió con el nazismo alemán y el fascismo italiano. La evidencia existente y fácilmente accesible, muestra, sin embargo, la escasa credibilidad de tal argumento. El eje ideológico de aquél régimen fue el Nacional-Catolicismo que conjugó dos ideologías: el Nacionalismo Hispánico, que llegó incluso a negar la existencia de otras nacionalidades (como la catalana, la vasca, y la gallega), imponiendo su visión centralista uniformadora, y un Catolicismo Excluyente que intentó configurar todas las dimensiones del ser humano incluyendo áreas tan íntimas como el comportamiento sexual de la ciudadanía. Este Nacional-Catolicismo tuvo una concepción racista, pues tales ideologías totalizantes eran presentadas como definitorias de lo que el régimen definió como la raza hispana (el día nacional se llamaba el día de la Raza), cuya superioridad le otorgaba el derecho de conquista y sometimiento de otras razas, tal como ocurrió en América Latina, cuya conquista militar y explotación era el motivo de celebración del día nacional (12 de octubre). Su misión “civilizadora” supuso el genocidio de la población nativa de aquel continente, bien documentada y denunciada por Bartolomé de las Casas. El Nacional-Catolicismo del régimen dictatorial se consideraba a si mismo como el heredero de los Reyes Católicos, que habían expulsado a los judíos y a los musulmanes de España, habían establecido la Inquisición, y habían conquistado Latinoamérica, a base de cometer un genocidio.

El racismo del Nacional-Catolicismo fue más allá, sin embargo, del racismo étnico. Aunque incluyó una dimensión antisemita, el racismo del Nacional-Catolicismo se basó también en elementos político-culturales. Un objetivo explícito del golpe militar fue precisamente purificar la raza hispánica, eliminando todos los elementos que la debilitaran. Vallejo Nájera, que dirigía los Servicios Psiquiátricos del Ejército, y que había sido nombrado por el general Franco dirigente del rearme ideológico del nuevo régimen (realizando tal función como Director del Gabinete de Investigadores Psicológicos del Ejército), había subrayado que era misión del Alzamiento Nacional “salvar la patria y la raza”, especificando las características que definían a la raza hispánica como “un masculinismo, un canto a la fuerza física y un profundo nacionalismo y catolicismo”. Contraponía esta raza hispana a razas inferiores como la “raza roja” (que incluía a la gran mayoría de opositores al golpe militar y a la dictadura que estableció) a la cual consideró una raza inferior, contaminada por el marxismo, considerado como la máxima forma de patología mental posible, definiendo el marxismo español como “una mezcla de judaísmo y masonería que lo distinguió de un marxismo extranjero semita puro”. Tal “raza roja”, estaba compuesta de “subdesarrollados mentales, psicópatas y degenerados, todos ellos afectados por el marxismo, judaísmo masónico”, que se difundía fácilmente entre las clases populares debido a lo que Vallejo Nájera consideraba su subdesarrollo mental. Todas estas citas aparecen en libros suyos titulados Eugenesia de la Hispanidad y regeneración de la raza y artículos en revistas consideradas científicas durante la dictadura, tales como el “Psiquismo del Fanatismo Marxista”, publicado en Semana Médica Española (8 de Octubre, 1938 pág.172-182) y también en la Revista Española de Medicina y Cirugía de Guerra (mayo 1939. pág.398-413). El artículo publicado en esta última revista, analizaba “la especial patología” de las mujeres milicianas, “seres débiles motivados por la envidia, la maldad y la venganza”, y cuya participación “en las revueltas políticas les daba ocasión de satisfacer sus apetencias sexuales latentes”.

En el artículo publicado en la Semana Médica Española, Vallejo Nájera describía también los estudios realizados en los campos de concentración (asesorado por las autoridades Nazis alemanas, de cuyos estudios en sus propios campos, Vallejo Nájera era no solo consciente, sino un profundo admirador), dividiendo a los componentes de la raza roja en cinco grupos: los internacionales brigadistas, los presos políticos varones de nacionalidad española, las presas políticas hembras de nacionalidad española, los separatistas vascos (a los que Vallejo Nájera definía como “sujetos de un curioso fenómeno de fanatismo político unido a un fanatismo religioso, enemigos de España”), y el quinto y más degenerado, el de “marxistas catalanistas (unidos por el fanatismo marxista y el antiespañolismo”).

Es importante señalar que las autoridades eclesiásticas de la Iglesia Católica, compartían la ideología nacional-católica racista, bien articulada por el ideólogo del régimen Vallejo Nájera. Es más, la Iglesia contribuyó, en gran manera, a la llamada purificación de la raza que fue, en realidad, una brutal represión, con ejecuciones, detenciones, torturas y exilio en contra de las personas y grupos políticos y sociales que se opusieron a aquel régimen, incluyendo, por cierto, personas católicas e incluso sacerdotes que apoyaron a las fuerzas democráticas, así como a militares del propio Ejército que se opusieron a aquel golpe militar, llevado a cabo por la Iglesia y la Falange, así como por el Ejército golpista. Parte de este proceso de purificación de la raza, llevado a cabo por el régimen, en colaboración con la Iglesia Católica, consistía en el robo de infantes de “rojos” asesinados, encarcelados o desparecidos, a fin de que no fueran “contaminados por sus padres, con el objetivo de salvarles”. Según Enrique González Duro (Los Psiquiatras de Franco. Los rojos no estaban locos. 2008), 12.043 niños fueron sustraídos de manos de sus padres durante los duros años de la represión (1939-1945). La Iglesia Católica nunca ha pedido perdón al pueblo español por estos hechos.

Vicenç Navarro. Catedrático de de Ciencias Políticas y Políticas Públicas. Universidad Pompeu Fabra

Publicado en el diario Público

8 Comentarios

  1. andaluz exiliado

    no se entiende como en Kaos en la red y en Foro Aben Humeya se publica el impresionante articulo “Castilla”, el pueblo-ocupa, y nuestra web de pensamiento y accion politica omite 1escrito tan exento de complejos tiene mas sensibilidad para otros Pueblos y no el propio. Siempre hacemos los “miligros fuera de casa! K pena!

  2. Cuando digo que me gusta ver Andalucía,
    lo que quiero decir es que me gusta que se use
    en lugar de Sur o nuestra tierra.
    Y en cuanto a la inflación de simbolos,
    se referirá a la abundancia de banderas de Andalucía
    los 28 de febrero no digamos ya los 4 de diciembre
    O al omnipresente escudo de Andalucía ahora un criptograma.
    O a que en canal sur solo se hable andalú.

    en el seudoandalucismo del PSOE y en el no menos seudoandalucismo conservador,
    hay siempre una relación inversamente proporcional entre la inflación de símbolos
    españolistas y la politica real de lucha contra la dependecia y la dominación económica,
    politica, ecológica y cultural de nuestra tierra(donde pone nuestra tierra lease Andalucía).

    PD. Y padre de la patria andaluza solo hay uno Blas Infante.

  3. Francisco Garrido

    Si quiere leer la palabra Andalucia u oirla, y ese es el problema que le preocupa, entre en las paginass oficiales de la Junta de ANDALUCÍA o vea y escuche Canal Sur.Asunto resuelto. Pero si lo que le preocupa es la realidad de dependencia de nuestra tierra entonces no olvide que en el seudoandalucismo del PSOE y en el no menos seudoandalucismo conservador, hay siempre una relación inversamente proporcional entre la inflación de símbolos ( nommenclatura, banderas, padres de la patria) y la politica real de lucha contra la dependecia y la dominación económica ,politica, ecológica y cultural de nuestra tierra

  4. Los nicks y las confusiones.
    Comparto lo escrito por ANDAL: Algunos esperamos MAS ANDALUCIA, MENOS ESTADO ESPAÑOL O PEOR españa.

    Firmar como Andalusí, por principio denota estar cercano o pertenecer al Soberanismo Andalusí. En este artículo y en alguno más firma como ANDALUSÍ, un señor respetable pero que nada tiene que ver con nosotros, mejor sería que él mismo aclarase su personalidad. Nos consta que es un militante histórico de N.A.

    En cualquier caso, dejar claro que nada tiene que ver con los Soberanistas Andaluces y que no participamos de sus opiniones. Y absolutamente nada con su opinión en el artículo:
    http://www.paralelo36.com/un-crimen-contra-el-patriarcado/

    POR UNA ANDALUCÍA LIBRE Y SOBERANA, cada uno respetemos nuestros posicionamientos.

  5. Ya hace tiempo que no leo ningun articulo de andalucia.
    Ya hace tiempo que no leo ni la palabra andalucia.

  6. Es asomboros que apenas nadie hable públicamente de aquellos 12.043 niños “sustraidos”.Tenemnos que pensar en el origen del Franquismo,en las causas que lo precipitaron y sobre todo en la crispación que ya se observaba desde el siglo XIX.La obsesión antisemita, no solo española, sino Europea, es sencillamente proverbial.

  7. Don Blas Infante Pérez

    Suponía que esto era un proyecto andaluz y en éste artículo se dice lo siguiente:
    “que llegó incluso a negar la existencia de otras nacionalidades (como la catalana, la vasca, y la gallega”
    una vez más negando la identidad andaluza, no sé de quien es el artículo pero tiene cojonos la cosa.

  8. Muy buen artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *