Portada / Andalucismo / Exigimos un referéndum para modificar la Constitución española
La respuesta debe ser la de convocar un referéndum, desde la propia ciudadanía, que alcanzase una alta participación y, desde luego, el castigo en las urnas al PP y al PSOE.

Exigimos un referéndum para modificar la Constitución española

congreso

El Presidente interino Rodríguez Zapatero ha vuelto a repetir el truco de la “política sorpresa” aunque esta vez se ha atrevido con la propia Constitución española (CE). Pretende modificarla para introducir un límite al gasto público en la Constitución lo que es a todas luces innecesario ya que bastaría con la reforma de la Ley General Presupuestaria (LGP) y con la modificación de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA). En esta ocasión cuenta además con el apoyo del PP lo que le puede permitir realizar la modificación del texto constitucional por una vía “express” sin necesidad de convocar referéndum a no ser que lo pidiera al menos el 10% de los diputados o senadores, lo que es muy difícil ya que el PSOE y PP suman 321 escaños de los 350 existentes en el Congreso y 226 de los 264 del Senado. La única posibilidad es que se unieran todos los demás grupos y que hubiese algún diputado “rebelde” que oyese la voz de la calle.

De manera sintética exponemos ocho razones por las cuales es totalmente improcedente reformar la Constitución a espaldas de la ciudadanía en estos momentos con el sólo objetivo de introducir una injustificada rigidez al sistema fiscal.

1. Es Innecesaria e introduce una enorme rigidez

Como hemos dicho para establecer un límite de gastos públicos bastaría con la reforma de la LGP y la LOFCA. Introducir este límite en la propia Constitución supone asumir el enorme riesgo de que, en determinadas situaciones, se pueda provocar un impago masivo de las prestaciones sociales y del conjunto de las obligaciones del estado, incluida el pago de los intereses de la deuda pública.

Además, impide la aplicación de políticas contracíclicas a través de la técnica de los presupuestos de estabilización automática (más déficit cuando hay depresión económica y superávit cuando hay bonanza).

2. Demostrar que se está gobernando “hasta el final”

Esta iniciativa responde exclusivamente a esa terrible enfermad política que padecen el PSOE y el PP: la sustitución de la acción política por su apariencia, por el cálculo electoral que tiene como finalidad demostrar, en esta ocasión, que el PSOE no gobierna interinamente sino que Zapatero “está ejerciendo el mando hasta el final” incluso atreviéndose con una reforma de la Constitución.

3. Improvisación

Esta política enfocada exclusivamente al márketing, que exige la continua sorpresa para focalizar la atención de la opinión pública, tiene como contrapartida el hurto de cualquier debate en profundidad. Todo se hace como si se tratase de un golpe de mano. No se pueden medir, de esta forma, las consecuencias ya que se impide la reflexión colectiva. Además, obliga a que se trate de medidas puntuales alejadas de cualquier política sistémica que exigiría una mayor elaboración y participación. Se trata de acentuar el papel activo del “actor” y el pasivo del “público”.

4. En todo caso, sería necesaria una reforma en profundidad

La Constitución requiere, en todo caso, una reforma en profundidad que la adapte a nuestra nueva situación de miembro de la UE y de la zona euro; que garantice derechos sociales y ciudadanos como la educación, la salud, la vivienda, las prestaciones contra la dependencia o la Renta Social Básica; la reforma del Título VIII y la reforma del Senado; el Título II sobre la corona, etc.

5. Subordinación

Estas formas esconden no solo la falta de proyecto sino la subordinación y la dependencia a Merkel y Sarkozy que se han arrogado el gobierno del eurogrupo y están imponiendo a todos los estados de la eurozona medidas indigeribles que están provocando una creciente ola de antieuropeismo.

De esta forma intentan contentar a la parte de su electorado más insolidario y evitar asumir la institucionalización de la zona euro a través de un método federal tal como exige el habernos dotado de una moneda común.

 

6. El mal del bipartidismo

Este descarado robo a la soberanía popular sólo es posible porque el PP y el PSOE ocupan las 3/5 partes de cada una de las cámaras de las Cortes Generales. Los mismos que con esa mayoría están impidiendo la renovación del Tribunal Constitucional se ponen ahora de acuerdo para hurtar la participación de la ciudadanía justo cuando el clamor de la calle está pidiendo una democracia más participativa.

7. Es una ataque a las CC.AA. que gestionan la mayor parte del gasto social.

Este intento de modificación de la Constitución de forma unilateral por las cortes generales sin contar con la ciudadanía ni con las CC.AA. rompe el actual “status quo” territorial porque la limitación del gasto supone en la práctica la limitación del gasto social que, en gran parte (educación, salud, servicios sociales), forma parte de las competencias exclusivas de las CC.AA.

8. Asumen la doctrina del liberalismo

Esta modificación rompe también con el consenso constitucional en torno al estado social y democrático de derecho (artículo 1º de la Constitución) para convertirlo en un estado de corte liberal y escasamente democrático. Parece que no han calibrado todo el alcance de esta provocación. La respuesta debe ser la de convocar un referéndum, desde la propia ciudadanía, que alcanzase una alta participación y, desde luego, el castigo en las urnas al PP y al PSOE.

2 Comentarios

  1. si fuimos los Españoles los que vía Referéndum ratificamos en su día nuestra Constitución, deberíamos de ser igualmente los únicos que por la misma vía ratificaramos alguna modificación.

  2. Mª Carmen González Rodríguez

    Hola compañero, me parece una articulo genial, claro y concreto, lo comparto al cien x cien, me da rabia lo del cambio de la constitución por ese motivo, solo el interes superior del político de carrera, y a la gente que lo ha puesto ahí que le den viento, no?, han perdido el norte.
    Hace tiempo empezamos a decir que ya eramos lo suficientemente maduros como democracia, como para retomar cosas que se dejaron de lado en la elaboración de la democracia por el miedo al fantasma de las dos españa, y no queríamos que la que tenía el poder se enfadara y estallara como tenía costumbre a hacer, proponíamos un cambio a la izquierda a la constitución y un largo adio a la familia real, (otra gracia de dios), pero resulta que la no se podía tocar por la rigidez, los acuerdos necesarios,…. la biblia en pasta!!!!! en realidad lo que hay detras es una visión de la ciudadanía, por parte de los políticos de carrera, no solo de personas de segunda clase, nos ven del todo incapaces, infantiles, ….. en una palabra subditos, de manera que ellos tienen que hacerlo todo, ni siquiera cuentan con nosotros, si somos incapaces de decidir, y estoy empezando a pensar que debe ser verdad, porque protestamos, nos enfadamos, nos reunimos, nos concentramos, …… pero bipartidismo hasta la muerte!!!
    Muy bueno tu articulo y gracias de nuevo por esa claridad de pensamiento y exposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *