Portada / Democracia / Grecia releva a la cúpula de sus Fuerzas Armadas por sorpresa

Grecia releva a la cúpula de sus Fuerzas Armadas por sorpresa

303737_2350398931105_1584078786_2348291_1333863391_n

 

El Economista.01/11/2011.El Gobierno griego ha remodelado esta tarde la cúpula de su Ejército por sorpresa, según informa el diario Athens News, que desvela una reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno de Asuntos Exteriores y de Defensa (KYSEA). Grecia, que ha propuesto un referéndum para aprobar su rescate, es un polvorín político.

La cita, a la que han asistido el Primer Ministro Papandreu y otros miembros clave del gabinete, además del ministro de Defensa, Panos Beglitis, ha supuesto el relevo de los líderes del Ejército de Tierra, la Armada, la Fuerza Aérea y el Estado Mayor.

Por su parte, Esperanza Kerin, enviada especial del Financial Times en Atenas, confirma la noticia y señala que no se ha dado ninguna razón para el cambio mientras comienzan a crecer las especulaciones: o golpe de estado frustrado o plante de los generales ante las decisiones del Gobierno, que se habría visto forzado actuar. También se especula con la posibilidad de que sea un simple reemplazo por militares más afines en un momento complicado o un cambio de generales críticos por otros más dóciles.

Así, el General Ioannis Giagkos, jefe de la Defensa Nacional, ha sido reemplazado por el teniente general Kostarakos Michalis; el Teniente General Fragkos Fragkoulis, jefe del Estado Mayor del Ejército, pasa a ser reemplazado por el teniente general Konstantinos Zazi; el Teniente General Vasilios Klokozas, jefe de la Fuerza Aérea, será reemplazado por el Mariscal del Aire Antonis Tsantirakis; por último, el Vice-Almirante Dimitrios Elefsiniotis, jefe de la Armada, será relevado por el contraalmirante Christidis Kosmas.

Cuando el coste económico es lo de menos

Paul Donovan, analista de UBS, aseguraba a principios de septiembre que la divisa comunitaria no debería existir en su formato actual, pero descartaba que se fuera a producir una ruptura de la zona euro.

Y es que las consecuencias sociales de un desmembramiento de la Eurozona serían tan negativas que el coste económico debería ser “la última de las preocupaciones de los inversores”.

Según Donovan, una vez que se alcanza el punto de ebullición en una crisis como la actual no hay vuelta atrás: o se trata el problema con la seriedad que merece o acaba derivando en divisiones y enfrentamientos.

“Merece la pena observar que casi ninguna unión monetaria moderna se ha disuelto sin alguna forma de gobierno autoritario o militar, o guerra civil”, sentenciaba el analista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *