Portada / Democracia / ‘La desfachatez intelectual’: el libro que desenmascara a los intelectuales del IBEX-35
Ignacio Sánchez Cuenca, autor de 'La desfachatez intelectual'.

‘La desfachatez intelectual’: el libro que desenmascara a los intelectuales del IBEX-35

@RaulSolisEU | España no tiene intelectuales. O más bien, los intelectuales españoles que protagonizan las columnas, tribunas, foros retransmitidos en directo y artículos de opinión de los principales medios de comunicación están al servicio del establishment y no del rigor. Están a favor del IBEX-35 y no de los derechos sociales. Están a favor del nacionalismo español y no de la gente sencilla. Están a favor del engorde de su vanidad y no del compromiso con el progreso de España. Están a favor de la involución democrática y no comprometidos con una democracia avanzada que no deje a nadie atrás por motivos de clase, de género, raciales o de cualquier otro tipo. Están con la perpetuación de la hegemonía masculina y no con la igualdad entre hombres y mujeres. Estuvieron a favor de la burbuja inmobiliaria y apoyaron los años más duros del aznarato y no supieron o no quisieron criticar hacia donde nos conducía un modelo económico basada casi exclusivamente en el monocultivo del ladrillo y el turismo.

En su día fueron trotskistas, militantes comunistas y hasta estuvieron en las filas de ETA, pero hoy son aguerridos voceros conservadores para los que todo es ETA o Venezuela. O las dos cosas. Han pasado de cantar ‘La Internacional’ puño en alto a ser los ideólogos de Albert Rivera y los sostenedores del modelo neoconservador que inauguró José María Aznar en los 90. No ven a los pobres ni la desigualdad porque su único campo de batalla es el nacionalismo español: dicen defender la unidad de España pero no abogan jamás por la igualdad de los españoles y no han tenido empacho en pasearse al lado de la ultraderecha con la excusa de España.

Por si no fuera suficiente el daño que hacen, están cortocircuitando el paso a nuevas generaciones que tienen cosas que decir pero no encuentran medios de comunicación donde decirlas. Son los mandamases del mercado editorial español. Son jurado de los principales premios editoriales españoles y publican sus novelas y peroratas políticas en las mismas editoriales que, a su vez, forman parte del entramado empresarial de los grandes medios de comunicación de este país que le cortan el paso a gente con capacidad de decir algo más que todo es ETA o todo es Venezuela. Son, sobre todo, los intelectuales de cabecera de El País, quien no se hará eco del libro ‘La desfachatez intelectual’ de Ignacio Sánchez Cuenca, que profundiza sobre la indigencia intelectual y moral de los Fernando Savater, Javier Cercas, Jon Juaristi, Mario Vargas Llosa, Javier Marías, Muñoz Molina, Félix de Azúa…, en su dominical ni en ninguno de los medios del Grupo Prisa porque sería una enmienda a la totalidad al modelo que propaga.

Si estas navidades tenéis que regalar algo, el libro del profesor Sánchez Cuenca es una buena opción para invitar a la gente a la que queréis abra los ojos y le quite la careta de intelectual a escritores y economistas que han decidido prostituir lo que durante toda la vida han significado los intelectuales: personas que cultivaban las ciencias y las humanidades para el bien del progreso, nunca para perpetuar el status quo y el pillaje de una élite al servicio de un sistema cleptocrático, inundado en casos de corrupción y que se sostiene sobre un tercio de la población española en el umbral de la pobreza y exclusión social.

Pobres a los que estos intelectuales no ven porque, como dice Ignacio Sánchez Cuenca en su libro ‘La desfachatez intelectual’, lo que da prestigio es escribir artículos encumbrando al altar liberal a personajes tan funestos como Esperanza Aguirre o José María Aznar. El libro de Sánchez Cuenca es una isla de honestidad intelectual en este páramo llamado España en el que se ha conseguido silenciar a la gente que tiene cosas que decir mientras les han puesto altavoces con altos decibelios a intelectuales que se olvidaron de su militancia izquierdista de juventud en el momento en el que vieron que para poder vivir en Manhattan había que dejar de defender a los pobres, para pasar a hacerles los argumentarios s a los que empobrecen y tienen secuestrada a la democracia española. España tiene un serio problema con estos indigentes intelectuales que han pasado de militar en ETA a escribir loas sobre Esperanza Aguirre y ser los ideólogos de Ciudadanos. Desenmascararlos es una obligación ética.

3 Comentarios

  1. “Trocaderos y gametos” .
    Artículo de opinión, entre otros.
    http://andaluciainformacion.es/arcos/527251/trocaderos-y-gametos/

    De trocar (trueque), cambio, equivocarse, mudar de sitio; en definitiva, “cambiar de chaqueta”…o mejor dicho en este caso, cambiar la camisa para que nadie se dé cuenta del azulón maldito que siempre acompaña el alma de quienes, al contrario de como diría Atahualpa Yupanqui…”hacen escupir sangre para vivir mejor”.
    Los “trocaderos”, acepción permisiva de trocar, viene al caso para denominar los agujeros negros de esta España que sigue manteniendo generaciones de personajes y personajillos que mantuvieron el privilegio – hasta hoy día – de campear por sus fueros, con derecho a pernada y envueltos en los llamados “lujos” de los que tanto alarde hacen para pertenecer a la denominada “jet” (yo diría “jeta”), que al igual que cerdos, engordan en su propia basura, excremento de ignorancia y promiscuidad veleidosa.
    La culpa la tienen esos espermas desganados, producto de la mecánica y cotidiana ansia de cumplir con la perentoria necesidad de la parte más oscura de la naturaleza humana, envuelta en la indefinición de un no sé qué y hacia un dónde reproductivo, pero que llega a convertir la línea generacional en el hilo conductor de una corrupción hereditaria sin fin.
    Son esos espermatozoides vacuos, indefinidos, esquivos deslices de una tarde estival sin ocupación, o una arrimada casi mecánica de alcoba, lo que convierte este mal que asola generaciones infructuosas de melindres, embalsamados en mil y una esencias, en plaga impertérrita que se extiende sin razón envenenando ese sudor producto del esfuerzo de quien no tiene dónde caerse muerto.
    Políticos corruptos, conciencias muertas, dibujantes del hastío, consumidores de vanidades y procuradores, no sólo de asientos gubernamentales, sino lo que es peor, de la moral más baja y oscura que una sociedad se pueda permitir.
    Inspectores de hacienda convertidos en capos de guante blanco, gobernantes de traje gris encorbatados hasta la saciedad, línea D´Or sin escrúpulos en la pirámide del codazo y la escalada hacia lo irremediable pero cierto: la seguridad como vía de escape a la falta de criterio y un sentido de la ética personal inexistente. Continuación espermatozoica de una especie humana inequívocamente dibujada en los desastres involutivos de la humanidad.
    Cómo puede un presidente de gobierno ser amigo de quien luego se demuestra ladrón de la sociedad, evasor de capitales y conspirador entramado de la corrupción y al mismo tiempo meter a un país en guerras preventivas en el extranjero como Irak, para llevarse parte del pastel. Lo hubo.
    Presidentes de gobierno, comunidades, secretarios generales de partidos, altos cargos financieros, especialistas en bolsa. Todos aquellos que de alguna forma deberían servir de ejemplo en una comunidad, vienen a ser los ladrones que nunca cumplen cárcel, que guardan en cajas secretas la fianza…, por si acaso o, en sus paraísos fiscales (la misma expresión produce escalofrío) amasan aquella seguridad sin la cual no podrían vivir, porque siempre han estado acostumbrados a ella y esa forma de conseguirla, entre algodones fabricados con sudor, el de la frente, no la suya, sino la del vecino que paga los impuestos que ellos evaden.
    No es de extrañar que se truequen los valores, las corbatas, las chaquetas, y hasta las sociedades en una suerte de generaciones de espermas sin más función que el continuismo de aquel tipo de humano cuya función en un grupo parece ser la de apuntar el lado oscuro del ser y la sociedad que conforma.
    Permitir esto y no decir nada, sería permitir todo sin más.
    El remedio: A todos los males aquejan remedios.
    No cabe duda que quien actúa sin escrúpulos, basándose en su propio interés, lleva consigo el ácido purgatorio de los veleidosos inconfesos pero practicantes acérrimos de una religión hecha por y para los hombres.
    Mitología suprema por encima de la clásica de aquel Olimpo, por actual, fabricada al uso para quienes son capaces de abrirse paso entre sonrisas y sábanas blancas que nunca manchan por miedo al pecado.
    Masturbaciones sintéticas, que no gozosas y conscientes de que nuestro cuerpo, que al igual que nuestra alma, va guardando las esencias que almacenamos a diario, paso a paso, pensamiento a pensamiento, acción a acción, cual destilería ambulante de nuestro devenir.
    Que sepamos fabricar la pureza en color y sabor del fruto depende de nosotros. Pero no basta con la autoconciencia. Hemos de tener conciencia colectiva, social y al mismo tiempo crítica, para no dejarnos engañar primero y saber qué lugar ha de ocupar el otro después.
    El otro, al que nos estamos refiriendo, es un ladrón. Roba y no solo el dinero, sino la moral, la ética más rudimentaria que una colectividad debe conservar y sin la cual nada es posible en democracia.
    ¡Al ladrón! se gritaba cuando una bolsa desaparecía entre la multitud del mercado. Ahora desaparece en primera fila, en los asientos del Senado, entre los sillones de los gestores sociales, entre nuestros gobernantes.
    El remedio pasa por quitar, cambiar, destituir, fulminar de un colectivo a quienes no trabajan para él, a quien no dispone de moral ni escrúpulos sino, cual sanguijuelas, chupan y chupan con riesgo de estallar, salpicar y contagiar de espermatozoides insanos, avanzadilla de la peor de las reproducciones.

  2. Los que pusimos la vida por la democracia hemos sido ninguneados hasta la extenuación por esta camarilla de intelectuales de los “codazos”, hoy después después de 40 años en el empeño revolucionario, solo queda dolores de espalda y una pensión de 600 €, mientras veo a los traidores y botifles paseando grandes coches y blasfemando contra Cataluña y su gente. Mal anda el patio como no se solidarizen los vecinos consanguineizados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *