Portada / Democracia / La equivocada política exterior alemana

La equivocada política exterior alemana

libia

 

Joschka Fischer.

BERLIN: a la canciller alemana Angela  Merkel le gusta navegar políticamente por la línea del horizonte – y  en su caso una línea de visión muy corta. Pero cuando la niebla  tapa  su visibilidad, no eres un controlador instintivo (como parece ser el caso), y han perdido tus gafas, colocas en peligro no sólo a ti mismo , sino también a los otros.

Este escenario resume la política exterior alemana en Libia. El consiguiente daño para Alemania y su reputación internacional está claro: nunca Alemania había estado más aislada. El país ha perdido su credibilidad  en Naciones Unidas y en el Oriente Medio; su aspiración a ocupar un asiento permanente en el Consejo de Seguridad ha sido  muy debilitada; y uno realmente debe temer lo peor en  Europa.

Un Consejo de Seguridad  que por medio de  la  resolución 1973,  autorizó la misión actual para proteger al pueblo  libio. Esta resolución  tenía el acuerdo explícito o tácito de las cinco potencias del Consejo de seguridad con derecho a veto. También tenía el respaldo de una mayoría del Consejo, de la Liga Árabe y de la organización de la Conferencia Islámica y la participación militar abierta de dos de los Estados árabes. Así que, ¿qué más necesitaba el Gobierno alemán apoyar la intervención?

¿De qué sirve multilateralismo vocal, qué usan son nobles discursos los líderes alemanes sobre derecho internacional  que ejerce el Consejo de Seguridad de  Naciones Unidas, si Alemania se niega a aprobar una resolución para la protección de los ciudadanos de Libia  frente a  un régimen brutal que  emplea todos los medios a su disposición en su lucha por la supervivencia? Nada. Palabras vacías. Y que no se olvidarán  ni en  la región, ni en la ONU, o entre los socios  y  amigos de Alemania.

Lo único que puedo decir es que me siento avergonzado por este fracaso del Gobierno alemán y, lamentablemente, también para los líderes de los partidos de oposición rojo y verde que en un principio aplaudieron este escandaloso error.

La  política exterior no es sólo tener una  buena imagen en el escenario internacional  y   hacer lo contrario centrándose en las próximas elecciones nacionales. Significa también  asumir la responsabilidad de decisiones estratégicas difíciles incluso cuando estos son impopulares en casa.

Me sobra la mención de la abstención en el Consejo de seguridad de Rusia y China, que constituye una renuncia a a  su veto y por lo tanto un decisión de  facto,  de despejar el camino para la intervención. Por el contrario, la abstención de Alemania, es vista como un simple “No”, porque Alemania no tiene ningún derecho de veto y es un miembro clave de la Unión Europea y de  la OTAN.

No sé lo que podría estar pensando el Ministro de   Asuntos Exteriores de Alemania, , Guido Westerwelle,. A poyo  con razón a los movimientos  democráticos  árabes, entonces, cuando se decidió la cuestión — viajó a el Cairo  a Tahrir Square para recibir su aplauso y, a continuación, con razón pidió derrocamiento de Gadafi y su procesamiento por  la Corte Penal Internacional, y estar como “pollo fuera de corral” cuando llegó a la votación del Consejo de seguridad. La razón  de su posición no tiene nada que ver con una política exterior ética o con intereses alemana y Europeos.

La situación en Libia, se nos dice, es demasiado peligrosa; El Gobierno de Alemania no quiere quedar atrapados en una pendiente resbaladiza y  si eventualmente tiene que enviar tropas de tierra en una guerra civil. Bien, si tienen miedo pendientes resbaladizas, que  permanezcan  fuera del Gobierno, porque de mantener  el equilibrio en todo tipo de pendientes resbaladizas es lo que trata el trabajo político.

Por supuesto, la misión en Libia es arriesgada; no está claro quienes   seráae los nuevos jugadores locales y cual será  el futuro del país. Pero, dada la alternativa: un baño de sangre desatada por Qaddafi para restablecer su control sobre Libia, esto no puede ser una alternativa seria para impedir  la acción.

Libia no es ni  Afganistán ni es Irak. Alemania y otros países europeos viajaron a Afganistán en solidaridad con un socio de la OTAN: nuestro garante de seguridad más importante, los Estados Unidos, después de había sido atacado  el 11 de septiembre de 2001. Y  era un problema de  solidaridad dentro de la OTAN, un término con gran rechazó  en estos días en los círculos oficiales alemanes — es mutua:no se puede dejar  a caa uno  abandonado  a su suerte, Alemania podría un día despertarse  en una situación muy difícil y precaria.

Y Libia no es Irak,  donde el poder dominante occidental, Estados Unidos, inició una guerra por razones ideológicas y contra la mayoría del Consejo de Seguridad, una guerra que terminó en  desastre.

En todo caso, Libia probablemente debe compararse a Bosnia. Parece como si el Gobierno de Merkel hoy ha adoptado la posición de los verdes de Alemania  entonces. Pero, mientras que el rechazo de la intervención militar humanitaria tenía un elemento de tragedia en ese caso, el comportamiento de Alemania hoy es pura farsa.

Como los Balcanes, la  situación del Mediterráneo  forma  parte de la zona de seguridad inmediata de la UE. Es ingenuo suponer que el Estado con más población de la UE ( Alemani podría y debería mantener fuera de una situación de crisis en una región con múltiples intereses  estratégicos  de seguridad tanto europeos, como  alemanes . ¿Cree  el  Gobierno alemán  que elmantenimento en le poder de Gadafi no tendría  consecuencias tanto en términos humanitarios como de realpolitik?

El daño colateral, de la posición de Alemania,  para la política exterior de la UE es  también importante . De todos los países, Alemania, que casi puede calificarse  como el inventor de una política europea exterior y de seguridad común  la unión  europea común ha dado  ahora uno de los   golpes más peligrosos que se le han dado hasta ahora. En adelante, el principio de una “coalición discrecional” también se aplicará en la UE, debilitando aún más a Europa.

Y  si uno mira  ver el comportamiento de Alemania con respecto a Libia en relación con sus quejas respecto a las consecuencias para Europa de la crisis financiera, no puede sino empezar a preocuparse por el futuro de Europa y  de la OTAN. Alemania parece estar  paralizado por  una  posición  provinciana  e  introspectiva y en un momento donde su potencial, su liderazgo, es más urgente que nunca. Por desgracia,  parace que Alemania se ha olvidado de ello..

joschka Fischer, Ministro de Relaciones Exteriores de Alemania y el Vicecanciller de 1998 al 2005, fue un líder en el partido verde alemán durante casi 20 años. Este comentario es publicado por diario de noticias de Egipto, en colaboración con el proyecto sindicato/Instituto de Ciencias humanas (www.project-syndicate.org

 Traducción de P36

2 Comentarios

  1. josé santana valls

    Las prisas que malas son! Quiero corregir alguna falta de ortografia, al menos la de “combatir” que es con b, claro. Y sesenta y ocho.

  2. josé santana valls

    No voy a entrar en las decisiones de Agela Merkel absteniendose en la resolución de la ONU 1973. Es su decisión libre, como la de otros de apoyar dicha resolución, caso de J.L. Rodriguez zapatero.
    No, son primeros ministros de sus respectvos paise, Alemania y España y cada cual ha adoptado la decisión que ha creido oportuna. Lo que me llama la atención es que JoschKa Fischer sea tan ferviente defensor de la interevención de la OTAN en Libia para hacer cumplir la resolución de la ONU. Los verdes han matizado muy poco su apoyo y yo, que siento una gran simpatia por ellos, por el Ecopacifismo, por la Ecologia política y socialista, no estoy seguro que la intervención militar europea y de la OTAN vaya a evitar el mantenimiento de Gadafi en el poder y la represión sobre los libios ni las posible victimas colaterales.
    Honradamente digo que sin ser el caso de Irak o Afaganistan, tampoco creo que la solución adoptada en el caso de Libia sea la más acertada. No deseo la perpetuación de Gadafi, ni ninguna otra dictadura en el poder, sea del supuesto color que sea, pero tengo serias dudas que la intervención militar, la guerra sin eufemismos, sea lo adecuado.
    Que Joschka Fisscher si lo tenga claro me llena un tanto de perplejidad ¿tanto ha cambiado todo desde el Mayo de senta y ocho?. Yo sigi viendo que perduran demasiadas cosas que entonces se convatian, por ejemplo, la Guerra, la Desigualdad y la falta de una Democracia profunda que controle las finanzas, el mercado o lo que puñetas sea y que nos sigue dominando y trallendonos de cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *