Portada / Ecología / La poda del olivar, otra alternativa a la cara y riesgosa dependencia del petróleo

La poda del olivar, otra alternativa a la cara y riesgosa dependencia del petróleo

UJA

 

Efeverde.02/03/2011. “Solo con los restos de la poda del olivar en España podríamos sustituir el 5% de las importaciones de petróleo”, afirma Eulogio Castro, profesor e investigador del Departamento de Ingeniería Química, Ambiental y de los Materiales de la Universidad de Jaén (UJA). Con ese porcentaje hablamos de más de 1.500 millones de euros de ahorro si con el proyecto de investigación que coordina Castro se consigue que pase del laboratorio al motor de los automóviles el bioetanol derivado de la lignocelulosa de la poda del olivar. 

Ganas le ponen al asunto desde la UJA, ya que el proyecto que ahora tiene entre manos el equipo de Eulogio Castro no es el primero que busca la producción de bioetanol de segunda generación. En 2009, otro grupo del mismo centro estudió un modelo matemático para determinar las condiciones óptimas que se deben dar para que la conversión de la lignocelulosa del olivo en bioetanol sea rentable desde el punto de vista industrial. Algunos de los  investigadores de aquel grupo acompañan ahora a Eulogio Castro, que a su vez reseña otros trabajos anteriores en línea con el actual.

200 litros de bioetanol por cada hectárea de olivar
El equipo actual estudia todos los pasos del proceso. En declaraciones a la Agencia Efe, Castro asegura que “ahora estamos centrados en obtener la mayor cantidad de bioetanol en el menor tiempo posible, por lo que estamos optimizando cada una de las cuatro fases del proceso de transformación: pretratamiento, hidrólisis, fermentación y destilación”. Hasta la fecha se ha logrado extraer un litro de etanol con nueve kilogramos de poda, lo que se traduce en unos 200 litros por cada hectárea de olivar.

España cuenta con una superficie de olivar que ronda los dos millones de hectáreas, de las cuales 600.000 están en Jaén. En cada una de estas hectáreas se producen al año entre 1,5 y 5 toneladas de biomasa procedente de la poda de los olivos, que por norma general tienen como destino su quema en el campo. “La elaboración de bioetanol con estos restos no compite con la producción de alimentos –afirma el director del proyecto–, soluciona un problema ambiental y sanitario (prevenir plagas) y ahorra costes a los agricultores por la eliminación de los desechos”.

El investigador confirmó también a Energías Renovables que en el proyecto colabora el Ciemat y cuenta con financiación del Plan Nacional de I+D+i del Ministerio de Ciencia e Innovación. Tampoco quieren dejar en el olvido a empresas como Azucareras Reunidas de Jaén, que han participado en otras líneas de trabajo similares. Igualmente, recuerda que junto al Centro Tecnológico Avanzado de Energías Renovables participan en un proyecto más ambicioso de creación de una biorrefinería a partir de los subproductos del olivar.

La Universidad de Jaén se ha empeñado en conseguir un biocarburante cien por cien renovable y ecológico a partir de un residuo, los restos de podas del olivar. Primero fue un modelo matemático y ahora es una investigación más completa la que pretende convertir en bioetanol estos subproductos. Varios organismos colaboran en esta nueva alternativa limpia al petróleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *