Portada / Andalucismo / Las líderes actúan. Concentraciones a lo largo del río para reivindicar lo obvio: El Guadalquivir es andaluz.

Las líderes actúan. Concentraciones a lo largo del río para reivindicar lo obvio: El Guadalquivir es andaluz.

mail

Pilar González ha encabezado la concentración de hoy en Sevilla, junto al Puente de Triana, para alertar a la ciudadanía andaluza del peligro inminente de que el tribunal Constitucional declare inconstitucional la competencia andaluza sobre el Guadalquivir.

 

Simultáneamente, diversas concentraciones han tenido lugar en varias ciudades, simbolizando la unidad de Andalucía en torno al eje del Guadalquivir y reivindicando que “no se ampute la autonomía andaluza” con el recorte de competencias sobre el Río Grande. Estas concentraciones han tenido lugar este sábado en el Puente Romano de Andújar (Jaén), en la desembocadura del río Guadalquivir en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), en el Puente Romano de Córdoba y en el Puente de Triana de Sevilla.

 

P36 ya denunció en una editorial esta amenaza, así como diversos miembros del Consejo de redacción de P36 han insertado artículos en el mismo sentido (Concha Caballero “Adiós, Guadalquivir, adiós” y Ángel Gómez Puerto “Guadalquivir”). Sin embargo, los medios de comunicación apenas se han hecho eco de este gravísimo peligro para la autonomía andaluza y mucho nos tememos que lo mismo ocurra con estas concentraciones.

 

Por su actualidad reproducimos la editorial de P36 “El robo del Guadalquivir”:

 

“La unidad de cuenca hidrográfica es un criterio central de la mejor política de gestión   hidrológica española que nadie ha puesto en cuestión hasta el momento. Desde este criterio  el nuevo estatuto de autonomía de Andalucía  atribuye a la  comunidad autónoma andaluza las competencias plenas del  Guadalquivir, habida cuenta que la inmensa  mayoría de la cuenca del río  se encuentra en territorio andaluz.

 

Para la política  ambiental, agrícola o  territorial andaluza la gestión del agua  es un instrumento inescindible. Resulta imposible pensar  que tal gestión sea posible sin tener las competencias sobre el gran río de Andalucía.  La trasferencias de la cuenca del Guadalquivir han venido asociadas, en el tiempo, con un cambio  en la política  hidráulica  estatal en lo que acertadamente se ha venido en llamar  “la nueva cultura del agua”. Esta nueva cultura representa un giro ecológico en la gestión  del agua  pasando de una política basada en el aumento de la oferta por medio  del incremento de  las  infraestructuras (pantanos y transvases) a una política centrada en la gestión de la  demanda  sustentada en el ahorro y la eficiencia hídrica.   

Pero el Guadalquivir no es sólo un recurso hidráulico fundamental sino también un símbolo que representa y articula nuestra identidad  histórica como pueblo. Desde el mismo origen geológico hasta la presencia permanente del  río grande en la historia; los andaluces y las andaluzas somos hijos de este  símbolo totémico de agua y vida que  es nuestro río. Posiblemente  el Guadalquivir  sea el espacio físico fundacional de nuestra nación. Otros escalan  inaccesibles montañas para buscar el lugar mítico de los orígenes. Nosotras y nosotros  navegamos por una historia  y una identidad tan poderosa  y líquida como el  torrente de agua que va desde Jaén y Almería hasta  la mar inmensa en Sanlúcar y Doñana.

Llegan en estos días noticias de que el TC quiere dar marcha atrás en las trasferencia y desposeer a Andalucía de las competencias sobre el Guadalquivir .Tal resolución entraría en contradicción con sentencias anteriores del TC  y carece de cualquier sentido ambiental o territorial. La unidad de cuenca no está en peligro, como ya hemos dicho, por la gestión y competencia  andaluza  sino  que se consolida aún más al estra plenamente integrada en el territorio. Las razones para una sentencia  de ese tipo no pueden ser otras que políticas y simbólicas  enmarcadas en un giro conservador y neocentralista  del actual TC  Si tal robo se verificase algo tendrá que ocurrir en esta tierra.”

2 Comentarios

  1. Héctor J. Lagier

    Es una iniciativa loable y necesaria, efectivamente el TC se está convirtiendo en el guardián de las esencias centralistas y además hay que compensar el “palo” a Cataluña; efectivamente hoy no lo he visto publicado en ningún medio, por lo menos en sus páginas web.
    Me hubiera gustado apuntarme a las concentraciones, si lo hubiera sabido y seguro que a mucha gente también.

  2. Es “el editorial” y no “la editorial”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *