Portada / Democracia / Los límites de la Tierra: ¿Por qué el crecimiento no volverá?. Cambio climático, contaminación, accidentes, deterioro del medio ambiente, y desastres naturales

Los límites de la Tierra: ¿Por qué el crecimiento no volverá?. Cambio climático, contaminación, accidentes, deterioro del medio ambiente, y desastres naturales

camara-bucle

 

 Richard Heinberg.

 Cambio climático, contaminación, accidentes, deterioro del medio ambiente, y desastres naturales.

 

Los accidentes y los desastres naturales tienen una larga historia, por lo que puede parecer extraño a primera vista parece que estos puedan ahora de repente convertirse en  factores importantes en el fin de crecimiento económico. Sin embargo, dos cosas han cambiado.

 En primer lugar, el crecimiento de la población humana y la proliferación de la infraestructura urbana agrava  cada vez más   las consecuencias de los desastres naturales y de los  causados ​​por el hombre. Consideremos, por ejemplo, la magnitud 8.7 y de  9.2  del terremoto que tuvo lugar el 26 de enero del año 1700 en la región de Cascadia del noroeste americano. Este fue uno de los eventos sísmicos más potente en los últimos siglos, pero el número de víctimas humanas, aunque no registrados, probablemente fue bastante bajo. Si un terremoto similar  se diera hoy  en la misma región, que abarca las ciudades de Vancouver, Canadá, Seattle, Washington, Portland, Oregon; el coste de los daños  en casas y edificios comerciales, autopistas, podrían llegar a ser  de cientos de miles de millones de dólares, y el número de víctimas podría ser terrible. Otra posibilidad, menos hipotética,  es por  ejemplo: La letalidad del tsunami de 2004 en el Océano Índico, que mató a entre 200.000 y 300.000 personas, se vio agravada por la extrema densidad de población de las zonas bajas costeras de Indonesia, Sri Lanka y la India.

 En segundo lugar, la magnitud de la influencia humana sobre el medio ambiente es hoy mucho mayor  que en  cualquier otra en el pasado. En este capítulo hasta el momento hemos considerado los problemas derivados de los límites de las fuentes ambientales de los materiales útiles para los recursos energéticos de la sociedad, el agua y minerales. Pero también hay límites a la facultad del medio ambiente para absorber los residuos y los productos de desecho de la civilización, y estamos abordando los límites de una  manera que pueden producir impactos a una escala mucho más allá de nuestra capacidad para contener o mitigar. Los miles de millones de toneladas de dióxido de carbono que nuestra especie ha lanzado a la atmósfera por la quema de combustibles fósiles no sólo están cambiando el clima mundial, sino también haciendo que los océanos se acidifiquen. De hecho, la escala de nuestro impacto colectivo sobre el planeta ha crecido hasta  tal punto que muchos científicos sostienen que la Tierra ha entrado en una era geológica nueva el Antropoceno . [1] Humanamente  hemos generado  tales amenazas al medio ambiente que  hemos superado la capacidad de la civilización de adaptación.

 Irónicamente, en muchos casos, los desastres naturales se han añadido al PIB. Esto es debido al efecto de rebote, en donde se gasta el dinero en la recuperación de desastres que de otro modo no se han gastado. Pero hay un umbral más allá del cual la recuperación se vuelve problemática:. Una vez que un desastre es de un cierto tamaño o alcance, o si las condiciones para un rebote no están presentes, entonces el desastre sólo debilita la economía [2]

 

Ejemplos de grandes desastres ambientales en el 2010 solo se incluyen:

  • De enero: un fuerte terremoto en Haití, con su epicentro 16 millas de la capital Port-au-Prince, dejó 230.000 muertos, 300.000 heridos y un  1.000.000  de personas sin hogar;
  • Abril-agosto: el equipo de perforación en aguas profundas estalló en el Golfo de México, la marea negra posterior fue el peor desastre ambiental en la historia de EE.UU.
  • Mayo: las peores inundaciones  en China en más de una década requieren la evacuación de más de 15 millones de personas.
  • Julio-agosto: las inundaciones   en Pakistán sumergen una quinta parte del país y entre muertos, heridos y  desplazados  hay 21 millones de personas, lo que lo convierte   en uno de los peores desastres naturales en el sur de Asia en las últimas décadas;
  • Julio-agosto: los incendios forestales de Rusia, la ola de calor y la sequía causaron cientos de muertes y la falta generalizada de  cultivos, lo que provoca una restricción de las exportaciones de granos, el fenómeno climático fue el peor en la historia reciente de Rusia.

 Pero estos fueron sólo los casos más espectaculares. Los pequeños desastres incluyen:

  • Febrero: tormentas  en Europa, inundaciones y deslizamientos de tierra mataron  en Portugal a 43 personas, mientras que en Francia por lo menos 51 murieron;
  • De abril: las cenizas de un volcán en Islandia causó el  caos en los viajes, dejando inmovilizados  a cientos de miles de pasajeros durante varios días;
  • Octubre: un derrame de lodos tóxicos en Hungría destruyó aldeas y ríos contaminados.

Esta cadena de calamidades continuó hasta principios de 2011, con inundaciones mortales y catastróficos en Australia, África del Sur, Filipinas y Brasil.

Los impactos sobre el PIB desde el 2010  de los desastres son sustanciales. BP  tuvo pérdidas del chorro en aguas profundas Horizonte (que incluye los costos de limpieza y la indemnización a los pescadores comerciales)  de unos 40 mil millones de dólares. [3] Las inundaciones Pakistán causaron daños estimados en 43 mil millones, mientras que la carga financiera de los incendios forestales de Rusia ha sido vinculado a 15 mil millones. [4] Si miramos  el total de perdidas  estas pasan con facilidad de los  150 mil millones dólares del PIB de 2010 a consecuencia de catástrofes naturales y accidentes industriales. [5] Esto no incluye los costos  futuros  de la degradación ambiental (erosión de la capa superior del suelo, la pérdida de bosques y especies de peces). ¿Cómo se compara esta cifra con el crecimiento anual del PIB? Suponiendo que el PIB mundial anual de sea de 58 billones de dólares y que  haya  una tasa de crecimiento anual del 3%, el crecimiento anual del PIB sería de  1,740,000,000,000. Por lo tanto los desastres naturales y accidentes  industriales , en  una estimación conservadora, alcanzan ya un coste equivalente a 8.6% del crecimiento anual del PIB mundial.

A medida que se agota la  extracción de recursos naturales , la calidad de los  depósitos minerales baja,  y debemos esperar peores impactos ambientales y accidentes en el camino. Hay varios proyectos de extracción previstos o ya en curso  en regiones ecológicamente sensibles que podrían acabar generando graves efectos a escala mundial, igualando o incluso superando  los  vertidos  de BP. Estos incluyen la perforación petrolífera en el Mar de Beaufort y Chukchi, la perforación petrolífera en el Arctic National Wildlife Refuge, la minería del carbón en las tierras altas del río Utukok, del Ártico en Alaska, la producción de arenas de alquitrán de Alberta, la extracción  de petróleo en las Montañas Rocosas, y la extracción de carbón en las cumbres mineras en los Apalaches. [6]

El futuro de los costes del PIB  por el cambio climático son incognoscibles, pero todo parece indicar que será enorme y sin precedentes. El esfuerzo más ambicioso para estimar  estos costes , el Informe Stern sobre la Economía del Cambio Climático , consistió en un informe de 700 páginas publicado por el gobierno británico en 2006  y dirigido   por el economista Nicholas Stern, presidente del Instituto de Investigación sobre el Cambio Climático y Medio Ambiente de la London School of Economics. El informe afirma que el fracaso de los gobiernos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero tiene el riesgo de provocar que el  crecimiento del PIB mundial crezca  un 20%  de lo que era previsible [7], El Informe también indica que el cambio climático es el mayor fracaso del mercado jamás visto  y que representa un reto único para la economía.

El Informe Stern fue inmediatamente  muy criticado por subestimar la gravedad de los impactos climáticos y la velocidad a la que se manifiestan los impactos. En abril de 2008 Stern admitió que, “Hemos subestimado los riesgos y  subestimamos el daño asociado con aumentos de temperatura. . . y subestimado también las probabilidades de aumento de la temperatura. “[8]

El Informe Stern está abierto a la crítica no sólo por subestimar  los efectos del cambio del clima, sino también por su estimación de la capacidad de las fuentes de energía alternativas para reemplazar a  los combustibles fósiles. El informe no tiene en cuenta TRE u otros aspectos de calidad de energía que son esenciales para la comprensión de las ventajas económicas que los combustibles fósiles han tenido. Dado que el clima está cambiando a causa principalmente de la quema de combustibles fósiles, evitar el cambio climático es en gran medida una cuestión de reducir el consumo de combustibles fósiles. [9] Sin embargo, como hemos visto (y se confirman de manera más en el capítulo siguiente), el crecimiento económico depende del aumento del consumo de energía. Debido a las características inherentes de las fuentes de energía alternativas, es muy poco probable que la sociedad puede aumentar su producción de energía, reduciendo drásticamente el uso de combustibles fósiles. [10] Una vez que los factores de calidad de energía se tengan en cuenta, es difícil evitar la conclusión de que la sustitución de energía probablemente será mucho más caro que lo previsto en el Informe Stern, y que el precio de la mitigación del cambio climático, inicialmente estimada en un  1% del PIB al año , más tarde  se revisó a 2% , que probablemente será mucho mayor, incluso haciendo caso omiso de cualquier subestimación de los riesgos del cambio climático.

Frente al  impacto ambiental que es relativamente lento y constante, aún más difícil es  poner un precio a  la disminución del número de especies que habitan nuestro planeta. Según un estudio reciente, una de cada cinco especies de plantas se enfrenta a la extinción como resultado del cambio climático, la deforestación y el crecimiento urbano [11] Muchas especies tienen usos actuales o potenciales de importancia económica.  El árbol yew , por ejemplo, era hasta hace poco considerada un “árbol de la basura,” pero ahora es la fuente de taxol, invocada por decenas de miles de personas como un tratamiento para salvar la vida del cáncer de  mama, próstata y ovario. Las ventas de la droga han ascendido a  1.6 mil millones en algunos años recientes. [12] Si las especies desaparecen, los usos potenciales y los beneficios económicos desaparecen con ellos.

Otro estudio, esta vez de  las Naciones Unidas, ha determinado que las empresas y compañías de seguros ven ahora  en  la pérdida de biodiversidad un mayor riesgo de pérdida financieras que el terrorismo-un problema en el  que los gobiernos gastan en la actualidad cientos de miles de millones de dólares por año para contener o prevenir. [ 13]

Las especies no-humanas realizar servicios a los ecosistemas  del que sólo se benefician indirectamente  nuestra especie, pero en formas que resultan ser cruciales. El fitoplancton, por ejemplo, no es una fuente directa de alimento para las personas, pro  comprenden la base de las cadenas oceánicas  de alimentos, además de suministrar la mitad del oxígeno  produce cada año la naturaleza. La abundancia de plancton en los océanos del mundo ha disminuido un 40% desde 1950, según un estudio reciente, por razones no del todo claras. [14] Esta es una de las principales explicaciones para la disminución gradual de los niveles del oxígeno del aire registrada en todo el mundo. [15 ]

Un estudio de 2010 por Pavan Sukhdev, un ex banquero, para determinar el precio de los activos medioambientales del mundo, llegó a la conclusión de que la destrucción anual de bosques supone un coste final para la sociedad un cantidad  de 4.5 billones a 650 para cada persona en el planeta. Pero ese coste no se paga una sola vez, de hecho, en el corto plazo, la tala de bosques se ve como un beneficio económico como resultado de la liberación de suelo agrícola y la producción de madera. Al igual que la deuda financiera, los costos ambientales tienden a acumularse hasta que ocurra una crisis y el colapso de los sistemas [16].

La disminución de los niveles de oxígeno, la acidificación de los océanos, la desaparición de especies, las  amenazas  a las cadenas oceánicas de alimentos, el cambio climático, al considerar los cambios planetarios de esta magnitud, puede parecer que el fin del crecimiento económico no es el peor de los problemas actuales de la humanidad. Sin embargo, es importante recordar que contamos con el crecimiento para que  nos permita resolver o responder a las crisis del medio ambiente. Con el crecimiento económico, tenemos el dinero excedente con el que proteger los bosques, salvar especies en peligro de extinción, y limpiar después de los accidentes industriales. Sin crecimiento económico, estamos cada vez más indefenso frente a los desastres ambientales, muchas de los cuales, paradójicamente, el resultado de crecimiento en sí.

Por desgracia, en el caso del cambio climático, puede haber un lapso de tiempo que se trate (incluso si dejamos las emisiones de carbono hoy, el clima seguirá cambiando durante algún tiempo debido al CO2 que ya hay  en la atmósfera), por lo que el fin del crecimiento económico no puede ser usado  para resolver los problemas ambientales que el crecimiento ha generado previamente.

Referencias

1. Paul Crutzen, “El” Antropoceno “,” en Ciencias del Sistema Tierra en el Antropoceno: nuevas cuestiones y problemas , Eckart Ehlers y Krafft Thomas, eds. (Nueva York: Springer, 2006).

2. José A. Mancilla, El colapso de las sociedades complejas , los nuevos estudios de Arqueología, (Reino Unido Cambridge: Cambridge University Press, 1988).

3. Graeme Wearden, “BP costos derrames de hidrocarburos para alcanzar los $ 40 mil millones,” Guardian.co.uk , publicado 02 de noviembre 2010.

4. “Las pérdidas relacionadas con las inundaciones Pakistán para alcanzar 43 mil millones de dólares,” Earth Times publicado, 1 de septiembre de 2010, “Informe: Los incendios forestales, la sequía de costos Rusia $ 15 mil millones,” Voz de América News.com publicó, 10 de agosto de 2010.

5. La fuente siguiente se muestran los costos totales de los desastres naturales del año a 109 mil millones dólares, pero esto no incluye los 40 mil millones dólares en aguas profundas derrame Horizonte. Pat Speer, “Los desastres Costo $ 109 mil millones Natural en 2010,” Seguro de Redes Noticias Nuevo, 24 de enero de 2011.

6. Subhankar Banarjee, “5 Proyectos de minería que podría devastar todo el planeta,” Alternet , publicado 16 de noviembre 2010.

7. John Carey, “Calculando el costo real del cambio climático mundial”, environment360 , publicado 06 de enero 2011.

8. “Informe Stern: Respuesta crítica desfavorable,” Wikipedia , consultada en enero de 2011.

9. Dos otras estrategias incluyen la captura y secuestro del carbono de la combustión de combustibles fósiles, y la captura y secuestro de carbono atmosférico. En la actualidad los esfuerzos humanos a lo largo de estas líneas (ignorando, por el momento, el curso natural del carbono en los procesos de captura de los suelos, los bosques y océanos) están haciendo sólo una diferencia insignificante en la tasa de crecimiento de los gases de invernadero en la atmósfera.

10. Heinberg, En busca de un milagro .

11. Jowit Juliette, “Uno de cada cinco especies extinción Face Plant,” The Guardian , 29 de septiembre de 2010.

12. Frank Stephenson, “Un cuento de Taxol,” Florida State University, en Revista de Investigación , http://www.rinr.fsu.edu/fall2002/taxol.html .

13. Jonathan Watts, “la pérdida de biodiversidad es percibido como una mayor riesgo financiero que el terrorismo”, The Guardian , 27 de octubre de 2010.

14. Richard Negro, “Rechazar plancton A través de los océanos mientras las aguas cálidas”, BBC News , July 28, 2010.

15. Peter Tatchell, “La Crisis del Oxígeno”, The Guardian , 13 de agosto de 2008.

16. Chorley Matt, “$ 5,000,000,000,000: El costo de cada año de la

 Publicxado en Energy Bulletin.

Traducido por  P36,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *