Portada / Democracia / Los Estados Unidos abandonan el carbón

Los Estados Unidos abandonan el carbón

37193_474872346978_757361978_6550565_1502946_n

 

Lester Brown.
En una conferencia de prensa el 21 de julio, alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, anunció que estaba contribuyendo con 50 millones de dólares  a la campaña del grupo ecologista  Sierra Club “Más allá del carbón”. Michael Brune, director del Sierra Club, dijo que era un “juego de cambiador”. Es eso, sino que también podría llevar a los Estados Unidos, y del mundo, a un punto de inflexión en la cuestión del clima.
 
Es una cosa distinta   lo que diga  Michael Brune sobre los riesgos del  carbón  para el clima ta que  eso mismo lo diga , Michael Bloomberg. Pocos fuera de la comunidad  ecologista  sabe quién es Michael Brune, pero cada persona de negocios conoce a Michael Bloomberg como uno de los empresarios más exitosos de su generación.
 
La campaña del Sierra Club “Más allá de carbón” tiene dos objetivos principales. La primera es evitar que la concesión de permisos y la construcción de nuevas centrales eléctricas de carbón. Hasta ahora, 153 plantas de energía propuestas han sido eliminadas. El segundo objetivo es cerrar las 492 plantas existentes. El Sierra Club  tienen una listas de 71 plantas programadas para el cierre total o parcial, la mayoría de ellas en 2016.

Los esfuerzos para estabilizar el clima se ganan o se pierden con el carbón, la mayor fuente mundial de emisiones de carbono. El esfuerzo para eliminar el carbón está ahora en marcha en los Estados Unidos, el segundo usuario mundial de carbón después de China.
 
No es probable que se multipliquen  inmediatamente  los efectos dominó de la subvención de Bloomberg. Pero para empezar, puede alentar a otros filántropos ainvertir en la estabilización del clima.

La perspectiva para la inversión en carbón, ya deteriorada, se debilitará aún más rápido. En agosto de 2010, la Rainforest Action Network (RAN) ha anunciado que varios grandes bancos de inversión de EE.UU., incluyendo Bank of America y JP Morgan, había dejado de dar préstamos a las empresas involucradas en la minería del carbón a cielo abierto. Ahora, con la oposición de Bloomberg, los inversores serán más cautos antes de invertir  en carbón.
 
La iniciativa de Bloomberg-Sierra centra la atención en las 13.200 vidas que se pierden cada año en los Estados Unidos debido a la contaminación del aire por la quema de carbón. Si las muertes por enfermedad del pulmón negro entre los mineros del carbón se incluyen  en estos datos, el número sube  de victimas del carbón es  aún más alto. El número de muertes relacionadas con el carbón en un año supera  al  total de víctimas mortales de EE.UU. en las guerras de Irak y Afganistán. Realizamos importantes inversiones en la protección de las vidas de nuestras tropas en el Medio Oriente, y con razón. Bloomberg dice que vamos a hacer lo mismo por nuestra gente en casa.
 
Además, esta iniciativa llama la atención sobre los costos sociales de la  atención en salud que genera  la quema de carbón. Estos se estiman actualmente en más de 100.000 millones de dólares  al año, aproximadamente 300  dólares por cada habitante de los Estados Unidos o  1.200  dólares  por cada familia de cuatro miembros. Estos costos son reales, pero es el pueblo estadounidense y no las empresas de carbón,  el que soporta el peso de los mismos.
 
Un argumento más, muy poderoso, para  la urgencia de la eliminación de carbón son los efectos climáticos que generan, los  más extremos que los científicos del clima han advertido por décadas. Durante el primer semestre de 2011 vimos  en los canales de televisión de noticias se convierten en canales del tiempo. En primer lugar se trataba de un número récord de tornados en un mes, incluyendo el que demolió Tuscaloosa, Alabama. Luego, unas semanas más tarde, un tornado aún más potente destruyo Joplin, Missouri. La sequía y el calor provocó incendios forestales récord en Arizona, Nuevo México y Texas. La cuenca  más baja del Mississippi fue inundada. Las olas de calor abrasador calcinaron el sur de las Grandes Planicies, el Medio Oeste y la Costa Este. El intenso calor no ha dejado de batir récords en todo el país como  en el caso  de Texas que  sufre la forma más grave de sequía de la historia.

La fecha de caducidad  del carbón está  ya escrita en la pared. Entre 2007 y 2010, el uso del carbón en los Estados Unidos cayó  un 8 %(Ver datos). Mientras tanto, más de 300 nuevos parques eólicos se abrieron, generando  un total de más de 23.000 megavatios de capacidad, el equivalente a la producción de electricidad de 23 plantas eléctricas de carbón.
 
Cuando se les preguntó a los estadounidenses,  en una encuesta nacional, de que fuente  energética deseaba obtener su electricidad  sólo el 3% optó por el carbón. A pesar de los enormes  gastos de la industria del carbón, para promover el “carbón limpio”, este sigue siendo un perdedor en la mente del público.

Además de la organización Sierra Club, RAN, y un talentoso equipo de abogados de Earthjustice, el movimiento anti-carbón también tiene aliados en Amigos de la Tierra y Greenpeace, este último con su capacidad altamente desarrollada para enfocar la atención pública en temas ambientales. Esto se hizo evidente en mayo, cuando un equipo de ocho activistas de Greenpeace escalaron la chimenea  de 450 pies de lato de  compañía  de carbón Fisk , planta ubicada en Chicago y pintaron  un letrero que decía : “Salir del carbón”. Quería llamar la atención  a la opinión pública sobre los efectos  mortales  de   la contaminación del aire de  la ciudad procedentes de la planta.

Con el cierre de las plantas de carbón  los Estados Unidos envía un mensaje al mundo. Con subsidio, Michael Bloomberg, reforzando la campaña bien organizada por el Sierra Club , ahora podemos imaginar unos Estados Unidos libre de carbón en el horizonte. Estados Unidos podría volver a convertirse en un líder mundial, esta vez en la estabilización del clima.

Publicado en : Earth Policy Institute. 2011.

Traducción P36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *