Portada / Ecología / Quedan cinco días para salvar el clima
Greenpeace cree que es posible llegar a un acuerdo en la cumbre climática si se dialoga sobre dos textos: la modificación del Protocolo de Kioto y un nuevo protocolo de Copenhague

Quedan cinco días para salvar el clima

presentacion 

Esta mañana los cuatro jinetes del Apocalipsis han llegado a Copenhague para recordar a los líderes lo que está en juego en la cumbre climática.Los cuatro caballos representan el Hambre, la Enfermedad, la Guerra y la Muerte – impactos severos e interrelacionados de un cambio climático sin freno.

España — La última semana de negociaciones arranca con una buena noticia: el acuerdo que puede evitar los peores efectos del cambio climático es posible. Ahora mismo hay dos textos sobre la mesa de negociación, uno para modificar el Protocolo de Kioto y otro para acordar un nuevo protocolo, el de Copenhague. Éste último ha de contemplar el resto de cuestiones que no están recogidas en Kioto y ha de vincular legalmente a Estados Unidos a unos compromisos equivalentes a los del Anexo 1 de Kioto.
Greenpeace considera que hay tiempo para alcanzar un buen acuerdo, sólo es necesario que los ministros discutan sobre la base de estos dos textos, alcancen un acuerdo sobre los elementos clave y, posteriormente, se plasme en un documento con lenguaje jurídico.
Para lograrlo, según la organización ecologista, es necesario que los países industrializados den el primer paso y cumplan, aunque con retraso, las promesas que hicieron en la cumbre de 2008 en Poznan (Polonia): establecer un objetivo conjunto de reducción de emisiones (prometieron hacerlo en marzo de 2009). Para ello tienen que fijar la parte del esfuerzo que va a asumir cada país para alcanzarlo (prometieron hacerlo en junio). Sólo así va a ser posible recuperar la confianza de los países en desarrollo y proceder de una forma constructiva con las negociaciones.
Temas pendientes de resolver
Hay tres temas decisivos para lograr el éxito o fracaso de esta cumbre:
  • Objetivos de reducción de emisiones: el actual objetivo conjunto de los países desarrollados para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero entre el 10-17% para 2020, basado en los niveles de 1990, es irrisorio. Necesita incrementarse hasta el 40%. En los documentos que hay actualmente sobre la mesa se está debatiendo un margen en las reducciones entre el 30 y el 45%, que son los que entran en coherencia con lo que pide la ciencia. Además, los países en desarrollo deben desviarse significativamente de su ritmo de crecimiento de emisiones.
  • Financiación: hacen falta compromisos a largo plazo para alcanzar los 110.000 millones de euros anuales necesarios para financiar las actuaciones climáticas en los países en desarrollo, tanto para adaptación como para mitigación, como para acabar con la deforestación tropical en 2020.
  • Un acuerdo legalmente vinculante: hay propuestas sobre la mesa para alcanzar un Protocolo de Kioto enmendado y un Protocolo de Copenhague. Es vital para la supervivencia de millones de personas que estos dos documentos se conviertan en los dos textos legalmente vinculantes que deben enmarcar la lucha internacional contra el cambio climático para los próximos años.

“Los países industrializados no pueden seguir rebajando la ambición de los textos que hay sobre la mesa. Todas las opciones para el éxito están contempladas en los borradores, así que lo único que hay que hacer es escoger las opciones alineadas con la ciencia y asegurar  el futuro del planeta”, ha declarado Aida Vila, responsable de la campaña Cambio climático y Energía de Greenpeace. “Es el momento que hemos esperado durante dos años. El mundo entero está pendiente y eludir la responsabilidad  no es una opción aceptable”.

Esta mañana los cuatro jinetes del Apocalipsis han llegado a Copenhague para recordar a los líderes lo que está en juego en la cumbre climática
si no emprenden acciones urgentes contra el cambio climático y obtienen un acuerdo justo, ambicioso y legalmente vinculante. Los cuatro caballos representan el Hambre, la Enfermedad, la Guerra y la Muerte – impactos  severos e interrelacionados de un cambio climático sin freno. Han rodeado el Parlamento danés y han recorrido las calles de Copenhague para recordar el negro futuro al que nos enfrentamos si los líderes mundiales no afrontan de forma decidida la crisis climática.

14-12-2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *