Portada / Está Pasando / Según un estudio persiste el lenguaje sexista

Según un estudio persiste el lenguaje sexista

MyM-LAA-1165-750px-book-shop-online

 

British Psychological Society (BPS).

Poner los nombres de hombre antes del nombre de la mujer en la escritura es un vestigio de pensamiento sexista. Esta es la conclusión de un estudio publicado  hoy, 15 de marzo de 2010, en el British Journal of Social Psychology por el Dr. Peter Hegarty y sus colegas de la Universidad de Surrey.
En declaraciones del Dr. Hegarty afirmó: “En el siglo XVI,  colocar los  nombres  de hombres antes que los de las mujeres se convirtió en la forma aceptable para usar debido a la idea  de que los hombres eran el sexo más digno. Esta gramática ha continuado con el señor y la señora ‘,’ él y ella” y los nombres de las parejas románticas como Romeo y Julieta de Shakespeare. Mientras que las ideas originales sexista que están detrás de esta gramática ya no son socialmente  aceptadas, quisimos investigar si el hábito no sexista de los nombres masculinos seguía siendo válido y las razones psicológicas de tal hábito.
En primer lugar, el equipo investigó el contexto de la  escritura  moderna en Internet. Usamos los nombres más populares  de diez niñas y niños británicos y   de diez  americanos. E la búsqueda  en la red se intercambiaron pares de nombres masculino y femenino y  viceversa.
Los resultados de esta búsqueda encontraron que para los pares de nombres británico, los pares  de nombre que comenzaban con el masculino representaron el 79 % de las menciones, y los pares de nombres  que empezaban con el femenino eran sólo el 21% . En el caso americano  el 70%  fue para los pares de nombres encabezados por  el masculino y  el 30% para los pares  donde el femenino ocupaba el primer lugar.
Ante  estos datos el Dr. Hegarty afirmó: “Estos resultados se consideraron estadísticamente significativos, y apoyan la idea de que los estereotipos de género siguen afectando a la lengua escrita. Se ha argumentado que la prioridad en los nombres masculinos  no se deben al sexismo, sino que se deben a  los  atributos fonéticos de los nombres masculino, o porque los nombres de hombre vienen más fácilmente a la mente, ya que son populares y familiares. Por lo tanto,  se llevaron a cabo más estudios para investigar si los datos del primer estudio se debían o no  al efecto de los estereotipos de género.

A un total de 21 personas se les pidió que  imaginaran una pareja heterosexual , “muy tradicional y que se ajusten estrictamente a los guiones de género acerca de cómo los dos géneros debe comportarse”; o que imaginaran  una pareja  “no tradicional que se apartan radicalmente de esto roles. Posteriormente se les pidió que escribieran  cinco Pares de nombres de  de su pareja  imaginaria. En las parejas imaginarias tradicionales la frecuencia del encabezamiento masculino fue significativamente superior, mientras que en las no tradicionales no
En un tercer estudio,  a 86 personas se les pidió que anotaran los nombres de una pareja Gay o lesbiana.   A los participantes se les pidió también  que asignaran atributos como los ingresos anuales, el interés por la moda, el interés en el deporte y los atributos físicos de cada individuo, por ejemplo Simón es físicamente más fuerte que Juan. Los participantes asignados significativamente más de los atributos masculinos, y menos de los atributos femeninos de la persona que nombrarón en primer lugar.
Dr. Hegarty dijo: “Los resultados de nuestros estudios sugieren que las personas tienden a poner a los hombres, o las cualidades masculinas, antes que las mujeres. Como se trata de un remanente de la gramática sexista del siglo XVI, parece que psicológicamente, todavía no ha desaparecido la escritura sexista .
Sin embargo, Hegarty advierte que el efecto es probable que se produzca sólo entre las parejas que no conocemos bien. “Cuando la gente escribe la dirección de las tarjetas de felicitación a las parejas, por ejemplo, suelen poner a la persona que mejor conocen en primer lugar, sea hombre o mujer”.

 Traducción Paralelo36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *