Portada / Andalucismo / Toros y literatura

Toros y literatura

vaca

Concha Caballero.

Los defensores de la fiesta de los toros se han agarrado a la literatura y el arte como a un clavo ardiendo. Citan a Goya y Picasso, a Lorca y a Miguel Hernández, a Hemingway y a Alberti para demostrar el carácter artístico de la muerte y tortura del toro en la plaza.

Convertir la literatura y el arte en fuente de autoridad es más que discutible. Si convertimos las inclinaciones literarias en justificaciones éticas podríamos llevarnos más de un susto. Hemingway no era sólo amante de la fiesta de los toros, sino también de las cacerías de leones, elefantes y animales salvajes hoy protegidos. El inefable Faulkner -es doloroso pero cierto- destilaba un pensamiento segregacionista típicamente sureño; los románticos defendieron el suicidio como la libertad suprema de la existencia y los simbolistas consideraron el alcohol y las drogas como la mano que aparta las veladuras hacia el inconsciente creador. Gran parte de las mejores novelas de aventuras defienden los imperios coloniales; la generación perdida ensalzó el alcohol y la aventura sin límites; los escritores beat nos condujeron por las carreteras de los paraísos artificiales… ¿Hay que convertir toda esa magnífica literatura en argumento de autoridad para el racismo, la defensa del imperialismo, la matanza de animales o el consumo de drogas? Evidentemente no.

Además, los defensores artísticos de la Fiesta ocultan sibilinamente la nómina de escritores que no contemplaban con agrado este espectáculo o que se manifestaron rotundamente en contra, como es el caso de Lope de Vega, Quevedo, Larra, Antonio Machado, Juan Ramón Jiménez, Benavente, Miguel Delibes y toda la nómina de pensadores de la Ilustración española. Los textos de estos autores que hablan de barbarie, tortura, suplicio, crueldad o inhumanidad, han sido convenientemente silenciados. Pero es que, además, se produce una curiosa metonimia en las citas de algunos de los autores protaurinos. Cada referencia al toro bravo como animal se transmuta, por arte de birlibirloque, en una defensa de la fiesta de los toros, cuando realmente su significado era muy diferente. Muerte, sexo, tragedia están más cerca del simbolismo taurino que de la defensa de los toros como fiesta. Incluso en la mayor parte de los dibujos de Goya es difícil no reparar en las jaurías de perros, carrozas con personajes grotescos y garruchas afiladas, más cercanos a sus pinturas negras que a la exaltación taurina. Especialmente la generación del 27 convirtió la figura del toro en metáfora de España y de su destino dramático. El toro de lidia, sin libertad, acosado, humillado y torturado es el símbolo de la tragedia española y también la imagen de la guerra.

Interpretar las alusiones taurinas de Miguel Hernández sólo en clave de defensa de los toros es una seria manipulación literaria. “Como el toro he nacido para el luto y el dolor” dirá el poeta o llamará a levantarse al toro de España frente a las cadenas de la opresión. Incluso la cita de García Lorca sobre la “cultísima fiesta de los toros” ha sido mutilada porque sigue con esta frase: “forma el triunfo de la muerte española”. Picasso, por su parte, concentró gran parte de la fuerza dramática de su Guernica en esa cabeza de toro que él definió como “brutalidad y oscuridad” y otros como el símbolo de la guerra española.

En mi opinión, la fiesta de los toros se muere porque esa vieja metáfora ha desaparecido, porque España ya no es un toro bravo herido, ni el público sublima la violencia social en las plazas de toros. Porque ni siquiera es el camino para el ascenso social de los que huían de las cornás del hambre, sino un apartado más del papel cuché del corazón. García Lorca decía que “España es el único país donde la muerte es el espectáculo nacional”, pero afortunadamente ya no es así. Al caer el simbolismo oculto de esa fiesta, se desprende el velo que nos hacía percibir como rito, escuela o arte, lo que solo era tortura y dolor, carne desgarrada de un bello animal que nos mira en la distancia con la superioridad del inocente. En pleno siglo XXI.

Publicado en El País.

3 Comentarios

  1. Pues a mi si me gustan los toros y por eso soy antitaurino.

  2. Comparto contigo, Jesus, que la foto de la vaca no es afortunada y he intentado entrar en la edición del texto para modificarla pero no puedo. En cuanto a lo demás, que yo sepa no existe una Fiesta en la que se nos muestre la muerte en los mataderos, se ensalce el arte del matarife con los electrodos y se retransmitan las convulsiones de dolor del animal, ensalzando el valor artístico de su muerte.

  3. Este artículo es muy bonito, aún sigo escuchando los pajaritos cantando mientras lo leía, pero… ¿la foto no es un vaca? ¿Una vaca lechera? ¿De esas encerradas sin poder moverse mientras una máquina les exprime las ubres? ¿Esas que cuando ya no dan leche son sacrificadas (asesinadas si utilizamos el mismo término que el artículo) para pienso?

    No sé no sé… no me gustan los toros, pero tampoco soy antitaurino… las palabras fáciles respecto a este tema son fáciles de escribir, pero ni es un tema prioritario ni es el principal respecto al maltrato de animales si nos atenemos a los datos de corridas celebradas y toros bravos matados. Hay muchas más vacas lecheras en la situación antes discreta, y esto no es simplismo, es ironía atendiendo a la foto del artículo.

    Qué le vamos a hacer, soy así de polemista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *