Portada / Democracia / Trazando una nueva senda para Europa

Trazando una nueva senda para Europa

Algo se ha torcido en la Unión Europea. Cuatro ejemplos dan testimonio de esta disfunción. ¿Cómo justificar que se haya permitido el desarrollo de cientos de miles de empresas ficticias, cuando el objetivo de dichas empresas “fantasma” no es otro que el evadir impuestos y normas laborales? ¿Cómo explicar que las decisiones del Tribunal Europeo de Justicia autorizaran la restricción de derechos fundamentales de las/os trabajadoras/es para apoyar estrategias empresariales cuyo único objetivo era eludir la protección de los empleados y las empleadas? ¿Cómo es posible que revelaciones recurrentes como las realizadas por los Papeles   de   Panamá y los Papeles del Paraíso queden sin consecuencias, mostrando la incapacidad de la UE para evitar la elusión fiscal por parte de personas adineradas y de las grandes empresas? Finalmente, ¿cómo podemos aceptar que, a pesar de grandes escándalos como el colapso de la fábrica Rana Plaza en Bangladesh, muchas empresas sigan haciendo la vista gorda ante proveedores que ignoran los derechos sociales, ambientales y humanos más básicos?

La Comisión Europea ha promovido la teoría de la “primacía accionarial”, mientras la economía real y las/os trabajadoras/es eran olvidados en el proceso. Como resultado, los beneficios empresariales vienen creciendo a expensas de los salarios desde los años noventa. Esto no tiene sentido. Las/os trabajadoras/es son parte integrante y central de las empresas: los accionistas aportan capital, pero las/os trabajadoras/es contribuyen con su tiempo, habilidades y vida. Por eso, es hora de revisar la situación de las/os más de 140 millones de empleadas/os que trabajan en empresas en la UE. Las elecciones al Parlamento Europeo se celebrarán dentro de un año, y deseamos marcar el paso de cara al próximo debate.

Estamos firmemente convencidas/os de que es vital que las siguientes cinco reformas se lleven a cabo:

  • Elegir la economía real. Deben imponerse fuertes restricciones a las empresas ficticias y a los traslados de sede social: debe autorizarse el registro a las empresas solo en el país donde tengan actividades comerciales reales. Deberían también establecerse normas para evitar que las empresas puedan eludir el pago de impuestos allí donde crean el valor real, incluyendo en particular un sistema de información pública país por país, una base impositiva armonizada y una política de ‘tolerancia cero’ para todos los paraísos fiscales.
  • Crear una autoridad independiente sobre movilidad de las/os trabajadoras/es. Suficientemente dotada de personal y financiación. Esta autoridad debe tener poderes efectivos, en particular para proponer y hacer cumplir las normas que protegen a las/os trabajadoras/es de la UE cuando se requiera coordinación a nivel comunitario.
  • Fortalecer la participación de las/os empleadas/os en las empresas. Las/os empleadas/os deberían tener derecho a elegir representantes en los consejos de administración de las empresas, como ya es el caso en 18 de los 28 Estados miembros y en el 44% de las empresas más grandes de la UE. Para los países que integrasen este nuevo derecho, esto debería hacerse de acuerdo con sus tradiciones y prácticas de relaciones industriales. En términos generales, los derechos de los sindicatos y de los comités de empresa también deberían mejorarse.
  • Crear un deber de vigilancia en relación a (empresas) subcontratistas. Las nuevas reglas deben obligar a las grandes empresas a cuidar y responsabilizarse de toda su cadena de suministro a fin de evitar la violación de derechos humanos y sociales básicos por parte de sus subcontratistas.
  • Crear un marco de información vinculante adaptado a los desafíos del siglo XXI. Las normas contables no deberían dejarse en manos de un organismo privado (el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad) principalmente interesado en el valor para el accionista; deben tener en cuenta la sostenibilidad. Deben seguir desarrollándose informes extra-financieros que proporcionen más transparencia en asuntos sociales y medioambientales, incluidas las cuestiones de igualdad de género, que deben abordarse de manera mucho más enérgica.

Las reformas mencionadas no son exhaustivas, pero muestran la dirección que deberían tomar las nuevas medidas: las/os trabajadoras/es de la UE no deben quedar fuera de la construcción de la UE por más tiempo. Estas vitales reformas -que sientan las bases de nuevos derechos, y obligaciones para las empresas- proporcionan una impronta para un nuevo modelo europeo a la vez capaz de aunar a Estados cuyos derechos están demasiado fragmentados, y de distinguirnos de los modelos anglosajones y del capitalismo asiático.

Este nuevo modelo europeo se basa en el legado de un humanismo que ha de convertirse en una fuerza en la globalización.

¡Ha llegado la hora del cambio!

Firmantes del llamamiento

Unai Sordo, Secretario General de CCOO, Pepe Álvarez, Secretario General de UGT, Belén Cardona, Catedrática de Derecho del Trabajo de la Universidad de Valencia, Nacho Álvarez, responsable de Economía de Podemos, Manuel Escudero (PSOE), Antonio Baylos, Catedrático de Derecho del Trabajo Universidad de Castilla La Mancha, Ramon Gorriz Villalta Presidente Fundación 1º de mayo, Cristina Faciaben, Secretaria Confederal de Internacional y Cooperacion de CCOO, Miguel Martinez Lucio, Profesor titular en Work and Equalities Institute (University of Manchester), Adolfo Muñoz “Txiki”, SG de ELA-STV, Paloma López Bermejo, Eurodiputada en el Parlamento Europeo (GUE/NGL), Ricard Bellera i Kirchhoff, Presidente del Comité de Coordinación de los Consejos Sindicales Interregionales Europeos (ETUC), Marcos de Castro Sanz. Ex Presidente de Cepes.  promotor Plataforma por la Democracia Económica, Ignacio Muro Benayas Vocal de Economistas Frente a la crisis. Profesor Comunicacion univ Carlos III, promotor Plataforma por la Democracia EconómicaSara Lafuente Hernández, Investigadora en el Instituto Sindical Europeo (ETUI) promotora Plataforma por la Democracia Económica, Jose Angel Moreno. vicepresidente Economistas Sin Fronteras, promotor Plataforma por la Democracia Económica, Jose Carlos Gonzalez, sindicalista de CCOO,  promotor Plataforma por la Democracia Económica, Bruno Estrada, economista, adjunto al SG. de CCOO,  promotor Plataforma por la Democracia Económica. Begoña del Castillo, coordinadora de asuntos Europeos de CCOO, Félix Garcia Moriyón. Profesor honorario. UAM, promotor Plataforma por la Democracia Económica Diego Santos, economista. Juan A. Gimeno Ullastres, catedrático de universidad y miembro del Patronato de Economistas sin Fronteras. Miguel Moreno Torres, periodista y miembro de Economistas sin Fronteras. Eusebio Pérez Viñas, sociólogo, experto en gestión y administración de empresas. Sandra Salsón Martín. Psicóloga, cooperativista, presidenta de REAS Madrid e integrante del Consejo Confederal de REAS red de redes. Eduardo Sánchez Iglesias. Profesor CC. Políticas y sociología de la UCM. Fernando Sabin Galán. Sociólogo y cooperativista. Amparo Merino Segovia Profesora Titular de Derecho del Trabajo UCLM. Gustavo Matías Clavero, profesor titular de Estructura y Economía del Desarrollo UAM. Luca Visentini (ETUC SG), Peter Scherrer (ETUC vice SG), the German DGB (Reiner Hoffmann, President), the Italian CGIL (Susanna Camusso, GS), the UK TUC (Frances O’Grady),  the French CFDT, CFE-CGC, UNSA, CFTC and a CGT federation, and SGs or Presidents of leading trade unions in other countries such as Switzerland, Portugal, Austria, Luxembourg and Bulgaria. Tambien tiene el apoyo de Emilio Gabaglio, former ETUC General Secretary, and John Monks, former General Secretary TUC and ETUC, Member of House of Lords. Regarding politicians, y de Enrico Letta (former prime minister of Italy), several MEPs (including Thomas Händel, chair of the European Parliament Committee on Employment and Social Affairs and Elmar Brok, former chairman of the European Parliament Committee on Foreign Affairs) and several MPs in various countries. Udo Bullmann (President of the S&D group in the European Parliament). Thomas Piketty y Robert Boyer (Francia), Simon Deakin and Andrew Johnston (Reino Unido), Isabelle Ferreras (Bélgica) y Adalberto Perulli (Italia).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *