Portada / Democracia / ¿Como definir los límites planetarios?

¿Como definir los límites planetarios?

330px-SurfaceTemperature

 

Will Steffen, Johan Rockström, Robert Costanza.

http://www.thesolutionsjournal.com/node/935

La capacidad de nuestro planeta para proporcionar recursos físicos  para la humanidad está siendo desafiada por nuestras propias actividades. Nuestra relación con el medio ambiente  está cambiando  rápidamente, a partir del Holoceno ha habido un estado estable en los últimos 12.000 años, durante el cual se desarrolló la agricultura, las aldeas, las ciudades y las  civilizaciones contemporáneas, a un estado futuro  desconocido de condiciones muy diferentes. Una manera de abordar este desafío es determinar “los límites de seguridad” basado en las características fundamentales de nuestro planeta y para operar dentro de ellos. Por “límite”, nos referimos a un punto específico relacionado con un proceso del medio ambiente a escala mundial a partir del cual la humanidad no debe ir. La identificación de  límites intrínsecos de nuestro planeta, no negociable, no es fácil, pero aquí se especifica nueve áreas que más necesitan de definir  límites planetarios bien precisos, y se explican los pasos necesarios para empezar a delimitar y vivir dentro de ellos.

costanza 1

 

Conceptos clave

  • En los últimos 200 años, la humanidad ha hecho la transición a una nueva era geológica-llamada Antropoceno, que se define como una desviación de la aceleración de las condiciones de estabilidad ambiental de los últimos 12.000 años en un estado nuevo y desconocido de la Tierra.
  • A fin de mantener un entorno mundial que sea propicio para el desarrollo humano y el bienestar, tenemos que definir y respetar los límites planetarios que delimitan un “espacio de funcionamiento seguro” para la humanidad. Debemos volver a largo plazo al medio ambiente mundial estable que posibilitó el desarrollo humano.
  • Las nueve áreas que más necesitan de los límites planetarios son el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, el exceso de nitrógeno y fósforo en la producción, el agotamiento del ozono estratosférico, la  acidificación de los océanos, el consumo mundial de agua dulce, el cambio de uso de suelo para la agricultura, la contaminación del aire y contaminación química.
  • Estimamos que la humanidad ya ha transgredido tres de estos límites: el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, y la producción de fósforo.
  • Se pueden tomar varias medidas para establecer y hacer cumplir estos límites, y se sugiere aquí.

Nota del Autor: Este artículo se basa en los documentos de “Un espacio operativo seguro para la humanidad”, publicado  “Ecology and Society”

El desafío 

Durante el último medio siglo, nos hemos convertido en expertos en resolver los problemas ambientales a escala local y mundial. Los peores excesos de la revolución industrial tienen, en muchos casos, ha mejorado. Los ríos, como el Támesis en Londres, se han limpiado y la calidad del aire en las grandes ciudades, como Los Ángeles, es mejor. Los pesticidas sintéticos, una vez rociado en nuestros cultivos, como el DDT, han sido prohibidos en la mayoría de los países desarrollados, y el plomo se ha eliminado de combustibles basados ​​en petróleo. Estos éxitos impresionantes se han celebrado,  sobre todo en el libro de Lomborg Bjorn El ecologista escéptico .

Sin embargo, decir que hemos hecho lo suficiente a nivel mundial sería falso por dos razones. En primer lugar, si bien estos problemas se han abordado en muchos países europeos y de América del Norte, más de tres cuartas partes de la población del mundo no viven en los países desarrollados. Para ellos, muchos de los problemas locales y regionales del medio ambiente siguen existiendo y, en muchos casos, están empeorando. En segundo lugar, el medio ambiente, nuestro sistema de soporte de vida-está en un peligro cada vez mayor debido a  una amplia gama de las presiones humanas, muchos de ellas procedentes del consumo en los países ricos. El deterioro del medio ambiente mundial pone aún más presión sobre los países más pobres para limitar el crecimiento, incluso en su lucha por sacar  a sus poblaciones de la pobreza.

Esta es una situación totalmente nueva para la humanidad. En el pasado, cuando se deterioraba  el medio ambiente local, se podría trasladar a otro lugar. Como la población humana ha crecido, estas soluciones a corto plazo ya no son viables. Por otra parte, los efectos de nuestra presencia no se sintieron por lo general más allá de nuestro entorno inmediato. Esto también  ha cambiado ya. El medio ambiente mundial ha proporcionado una capacidad , especialmente en los últimos 12.000 años, para que  la humanidad se desarrolle y prospere.  Sin embargo, la población mundial ya no es pequeña, yno está tampoco limitada tecnológicamente.

¿Significa esto  que nuestro planeta tiene límites con respecto a la cantidad de crecimiento que puede absorber? Creemos que sí, y que ciertas condiciones previas se debe establecer para reconocer y respetar esos límites.

Esta nueva situación se refleja en el concepto del Antropoceno, una nueva era geológica definida , que comenzó  alrededor de 1800, con la Revolución Industrial. El término fue introducido y popularizado por el premio Nobel Paul Crutzen, que creía que  la influencia reciente de la actividad humana sobre la Tierra era lo suficientemente significativo como para constituir una nueva época. Los últimos 12.000 años  aproximadamente, es un período definido por los geólogos como el Holoceno, una época en la que la temperatura media del planeta ha sido notablemente estable y durante el  cual la agricultura  se ha desarrollado, seguida por la aparición de asentamientos humanos  más grandes que nunca y el desarrollo de las civilizaciones complejas en África , Asia, América del Sur y Central, y la región mediterránea.

Desde la Revolución Industrial, la empresa humana se ha expandido tan rápidamente que ahora estamos sobrepasando la capacidad del sistema de la Tierra para absorber nuestros desechos y proporcionar de manera sostenible los servicios que requieren. En el período transcurrido desde la Segunda Guerra Mundial, la aceleración del desarrollo se ha vuelto particularmente dramática. La humanidad está cambiando fundamentalmente la física del clima  de la Tierra, 6  y su capacidad para proporcionar servicios de los ecosistemas, está homogeneizando la diversidad biológica, y de forma sustancial está  modificando los ciclos globales de elementos clave como el nitrógeno, el  carbono o el fósforo.  De hecho, estamos ya sobrepasando la puerta de salida del Holoceno y entrando  en  el desconocido mundo del Antropoceno.

Entonces, ¿cuál es la solución a este dilema? La humanidad necesita cambiar de rumbo, ¿pero en qué sentido y qué principios deben guiar el viaje? El problema ha sido reconocido desde hace ya  varias décadas, y muchos intentos se han realizado para definir o informar de las soluciones sobre  los límites al crecimiento. Por ejemplo  nueve normas mínimas de seguridad, el criterio de precaución,  o la delimitación de los umbrales  tolerables. Estos proporcionan una excelente base de conocimientos desde la que trabajar hacia un futuro más sostenible.

El concepto de límites planetarios 

¿Cómo podemos comenzar a identificar y definir  cuáles  son los límites del planeta?. El concepto de límites planetarios,  es un enfoque novedoso. No se centra tan directamente en la empresa humana, al igual que la mayoría de estos enfoques anteriores, sino más bien hace hincapié en la Tierra como un sistema complejo. Aquí identificamos nueve áreas que más necesitan de establecer los límites del planeta: el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, el exceso de nitrógeno y la producción de fósforo, que contamina nuestros suelos y aguas, el agotamiento del ozono estratosférico, acidificación de los océanos, el consumo mundial de agua dulce, el cambio de uso del suelo para la agricultura, la contaminación del aire y la contaminación química (tabla 1).

¿Qué se entiende por “límite”? Esto se refiere a un umbral crítico relacionado con deterioro del  medio ambiente a escala mundial; un umbral  que la  humanidad no debe superar. La delimitación de la frontera es un juicio normativo, informado por la ciencia, y en gran medida también sobre la base de las percepciones humanas de riesgo. Esto no quiere decir que cualquier cambio en el sistema de la Tierra es peligroso. Nuestro planeta puede sufrir cambios bruscos de forma natural. Un ejemplo es el repentino cambio en la circulación del norte del océano Atlántico cuando se alcanza un nivel crítico de entrada de agua dulce. Sin embargo, estos umbrales y los cambios bruscos son características intrínsecas del sistema de la Tierra y no pueden ser eliminados o modificados por la acción humana,  con instrumentos tales como el desarrollo de nuevas tecnologías. Tenemos que aprender a vivir con límites y respetarlos. Un cambio brusco es una característica de cableado del sistema de la Tierra independiente de la existencia humana, en tanto que  la violación de una frontera es un juicio subjetivo de la humanidad sobre lo cerca que deseen acercarse a los umbrales peligrosos o potencialmente catastrófico en nuestro sistema de soporte vital.

El cambio climático, la pérdida de biodiversidad, y el fósforo y la producción de nitrógeno son sólo tres áreas en las que los límites pueden ser determinados y medidos, y vamos a usar estos como ejemplos.

costanza 2Crédito: Rockström et al. Ecology and  y society (2009) y Richard Morin / Solutions

 Nuestro análisis inicial produjo nueve límites planetarios para el sistema de procesos de la Tierra, tales como el cambio climático, que, es , sin duda, el mejor ejemplo del umbral de comportamiento brusco,y otros, tales como la pérdida de biodiversidad, que son procesos lentos que erosionan la capacidad de recuperación con el tiempo. El origen humano del cambio climático ya no se discute. Los científicos pueden medir el cambio climático mediante el estudio de los niveles de CO2 en nuestra atmósfera. Nuestro límite climático propuesto es que los cambios humanos en el  CO2 en la atmósfera no debe conducir a un nivel de concentración más allá de 350 partes por millón, y que el  el cambio en el balance energético en la tierra no debe ser superior a un  vatio por metro cuadrado por encima de los niveles  pre-industriales. Transgredir estos límites puede llevar a la fusión de las capas de hielo, a la elevación del nivel del mar, acambios abruptos en los bosques y tierras agrícolas, al aumento de la intensidad y la frecuencia de eventos  atmosféricos extremos como inundaciones, incendios forestales y olas de calor.

Un segundo ejemplo es la pérdida de biodiversidad, que ocurre naturalmente y que continuaría hasta cierto punto, sin interferencia humana. Sin embargo, la tasa de extinción de animales se ha disparado en la era postindustrial. En comparación con los registros fósiles, en la actualidad la tasa de extinción de cada especie es  de 100 a 1.000 veces más de lo que podría considerarse natural. Las actividades humanas tienen la culpa: el desarrollo urbano y agrícola, la expansión, el aumento de incendios forestales que destruyen el hábitat, la introducción de nuevas especies en los ecosistemas,  la explotación de la tierra para el consumo humano o la destrucción de las selvas tropicales. Creemos que otro 30% de la fauna silvestre estará bajo la amenaza de extinción en este siglo si el cambio no se hace. Los peligros de la pérdida de biodiversidad van más allá de la nostalgia de ciertos animales: ecosistemas enteros dependen de determinadas especies amenazadas.

El establecimiento de un límite planetario de la biodiversidad es difícil porque todavía sabemos  muy poco sobre la forma en que las especies están interrelacionadas y sus vínculos  con el medio ambiente en general. Sin embargo, se propone comenzar utilizando la tasa de extinción como un indicador imperfecto, pero aceptable. Nuestro límite planetario sugerido es  de diez veces la tasa de extinción de fondo (natural). El avance  de la  investigación puede cambiar este límite.

En nuestro tercer ejemplo, se propone que no más de 11 millones de toneladas de fósforo se debe permitir que sean vertidas  en el océano cada año, que es diez veces el estado natural de fondo. La producción excesiva de fósforo, junto con el nitrógeno, es un subproducto de nuestro sistema agrícola. La producción excesiva de fósforo y nitrógeno contamina las vías navegables y las zonas costeras y añade gases nocivos a la atmósfera. Los niveles actuales ya son superiores a los umbrales críticos de muchos estuarios y zonas de agua dulce.

Proponemos que cada límite fijado para cada una de las nueve áreas sea respetado a nivel mundial, a fin de que los seres humanos  puedan seguir por un camino saludable y productivo durante un período indefinido de tiempo (tabla 2). Es importante reconocer que no sabemos exactamente donde el umbral  y que podría estar  en la misma  variable de control (es decir, una variable-a veces una intervención humana-que pueden influir en si se cruza o no  un umbral) o cuanta  cantidad de cambio en un proceso lento puede socavar la resistencia a escalas más grandes. Por lo tanto, tenemos que definir un límite (umbral crítico)  cuya superación , estamos razonablemente seguros la  capacidad de recuperación se perderá.

Permanecer en el “campo de juego planetario” no asegura que la humanidad prospere, o incluso sobreviviva, pero aventurarse fuera del campo de juego hace muy difícil que la humanidad prospere bajo ninguna circunstancia. La aplicación del concepto de los límites planetarios presenta enormes retos para la gobernanza mundial y las instituciones.

Características crítica del concepto de límites planetarios

Hay varias características que implican  el marco conceptual de “los límites planetarios”   y que son fundamentales para la comprensión de cómo este enfoque funciona.

En primer lugar, los límites del planeta se han diseñado explícitamente para la escala global y están dirigidos a mantener la Tierra dentro de los parámetros de seguridad que existían antes de la Revolución Industrial. Aunque algunos procesos del sistema Tierra-, tales como la acidificación del océano, son intrínsecamente global en escala, otros se convierten en globales sólo cuando total de las escalas mucho más pequeñas.

De ninguna manera significa esto que los problemas ambientales locales o regionales, que han sido en gran medida el enfoque de la política y la gestión durante décadas, se hayan vuelto menos importantes. Los esfuerzos para reducir la contaminación y limitar y revertir la degradación de los ecosistemas a escala local y regional siguen siendo muy importantes y de hecho se han convertido en aún más importantes por sus implicaciones a mayor escala. Sin embargo, ahora debe centrarse también en la escala global de manera explícita, además de y no a expensas de los muchos problemas del medio ambiente que todavía tenemos que resolver a escalas más pequeñas. Una solución global para el reto de la sostenibilidad es un requisito previo para una vida sostenible a escala local y regional.

En segundo lugar, hay mucha interacción entre las características del planeta que se encuentran en el corazón del enfoque de los límites planetarios. Esto no es en absoluto sorprendente, dado que la Tierra se comporta como un sistema único y complejo a escala global, pero se complica la formulación y aplicación de los límites planetarios. Hay efectos en cascada, en los que transgredir un límite puede tener implicaciones para otras fronteras. Por ejemplo, la conversión de la selva amazónica a una pradera o sabana puede influir en la circulación atmosférica global y en última instancia afectar a los recursos hídricos en el este de Asia a través de cambios en las precipitaciones.

costanza 3Rockström et al. Naturaleza (2009) y Richard Morin / Solutions

Hemos asignado una variable de control (o parámetro) a cada uno de los procesos del sistema terrestre y, además, hemos asignado, en  una primera aproximación con mayor o menor precisión,  un umbral límite planetario para cada uno. Para poder evaluar  la situación  actual de la humanidad con respecto a los límites, proponemos  una lista de los valores preindustriales y los valores  actuales de las variables de control, junto con el límite propuesto. Incluso los pequeños cambios pueden tener un efecto sinérgico cuando se vincula a otros pequeños cambios. Por ejemplo, la conversión de bosques en tierras de cultivo, un mayor uso de fertilizantes de nitrógeno y fósforo, y el aumento de la extracción de agua dulce para el riego todos podrían actuar conjuntamente para reducir la biodiversidad más que si cada una de estas variables actuaran de forma independiente. Por otro lado muchos cambios se retroalimentan entre sí. Los procesos de acidez de los océanos y la concentración de CO2 en la atmósfera son un ejemplo de un circuito de retroalimentación de refuerzo positiva. Un aumento de la acidez del océano reduce la fuerza de la “bomba biológica”, que elimina el carbono de la atmósfera, que a su vez aumenta la concentración atmosférica de CO2, lo que aumenta la captación física de CO2 por el océano, lo que aumenta aún más la acidez, y así sucesivamente.

Por último, el enfoque de los límites planetarios no dice nada explícito sobre el uso de recursos, la riqueza, o el tamaño de la población humana. Estos son parte de las compensaciones que permitan la humanidad a continuar con mayor bienestar. Los límites simplemente definen las regiones de espacio de entorno global que, si las actividades humanas empujar el sistema de la Tierra en ese espacio, tendría consecuencias inaceptables y perjudiciales para la humanidad en su conjunto.

Debido a que el enfoque de los límites planetarios no dice nada acerca de la distribución de la riqueza y tecnologías entre la población humana, un “mundo fortaleza” en el que existen grandes diferencias en la distribución de la riqueza, y un mundo mucho más igualitario, con los sistemas socio-económico más equitativo, podría igualmente satisfacer las condiciones de contorno. Estos dos estados socioeconómicos, sin embargo, ofrecen resultados muy diferentes para el bienestar humano. Por lo tanto, siempre dentro de los límites planetarios, un sistema socio-económico mas igualitario, es una condición necesaria, pero no suficiente, para un futuro brillante para la humanidad.

Las implicaciones para la gobernabilidad

Como una solución práctica para la vida sostenible en la era moderna , el enfoque de los límites planetarios plantea importantes cuestiones y oportunidades para la gobernabilidad y las instituciones, incluso hasta el punto de cuestionar el concepto de soberanía nacional. Hemo identificado cuatro problemas específicos para la gobernabilidad:

  • Sistemas de alerta temprana. La naturaleza no-lineal de la dinámica del sistema Tierra, los depósito, los elementos, los umbrales o cambios bruscos-sugiere fuertemente que la humanidad necesita un sistema que nos avisara cuando nos acercamos a estos puntos potencialmente catastróficos. De hecho, el enfoque de los límites planetarios se basa directamente en esta función del sistema de la Tierra. Un sistema de alerta temprana es un requisito previo para ser capaz de reconocer y apartarse de dichos umbrales.
  • Lidiar con la incertidumbre . Cada uno de los límites del planeta se coloca dentro de una zona de incertidumbre, algunos mucho más grandes que otros. Aunque la investigación científica reducirá aún más las incertidumbres en muchos casos, nunca será completamente eliminada. En un ambiente político conflictivo, la incertidumbre puede ser utilizada como una razón para no actuar, pero los científicos deben ser capaces de hacer frente a la incertidumbre sin ser atacado. Un sistema de gobernanza mundial tendrá que vivir con un cierto nivel de incertidumbre, haciendo hincapié en la necesidad de un enfoque de precaución al determinar la posición de las fronteras.
  • La gobernanza multinivel . La interacción con las instituciones tradicionales que existen en la actualidad subnacional, nacional y local, será tan necesario bcomo probablemente complejo y difícil de implementar. La creación de sistemas eficaces de gobernanza multinivel será especialmente importante para los límites planetarios que se basan en los agregados de muchas acciones locales y regionales.
  • Capacidad para asimilar nueva información . Además de reducir la zona de incertidumbre para algunos límites, la investigación científica continuará para descubrir más ideas sobre la dinámica del sistema de la Tierra. Esto podría llevar a la necesidad de incrementar los límites planetarios o la reformulación de los ya existentes. El creciente flujo de nueva información científica, sin duda, debe ejercer presión sobre toda la  estructura institucional con el objetivo  de  mantener el ritmo de los nuevos conocimientos. Un ejemplo de ello es el debátelos umbrales   a partir de los cuales la emisión de  gases de efecto tiene efectos catastróficos. Después de mucho tiempo tratando de convencer a la comunidad internacional de que la frontera del cambio climático debe ser de 450 ppm de CO2, un número creciente de científicos están sugiriendo que un límite de 350 ppm de CO2 sería más apropiado.

En última instancia, tendrá que ser una institución (o instituciones) las que fcon autoridad, por encima del nivel de los distintos países, aseguren que los límites del planeta son respetados. En efecto, dicha institución, en nombre de la humanidad en su conjunto, sería el árbitro final de las innumerables ventajas y desventajas que deben ser gestionados por  naciones y grupos de personas que compiten por ventajas económicas y sociales. Sería, en esencia, se convierten en el árbitro mundial en el campo de juego planetario.

Mientras la humanidad está todavía muy lejos de responder a este reto, como pensar creativamente sobre nuevas instituciones están apareciendo algunas promesas. Por ejemplo, una institución propuesta que se mueve en esta dirección es Earth Atmospheric Trust,, que propone  el tratamiento de la atmósfera como una propiedad  de bien común global gestionada como un fideicomiso en beneficio de las generaciones actuales y futuras.

Resumen y Conclusiones

Las ciencias del sistema-tierra están aún en pañales y queda mucho por conocer para producir  una solución robusta al dilema mundial de la humanidad. Sin embargo, ahora sabemos lo suficiente sobre el funcionamiento del sistema de la Tierra para afirmar que  tenemos que aprender a respetar los límites de cableado de nuestro propio sistema de soporte vital. Y tenemos que encontrar maneras prácticas de respeto de esos límites. Es necesario mucho más trabajo para precisar el concepto de los límites del planeta y hacerlo operativo. Los nueve límites propuestos descritos aquí son una estimación preliminar. Para algunos de los límites, la zona de incertidumbre sigue siendo enorme, y para dos de ellos- la atmósfera y la contaminación química, no podemos hacer incluso una primera aproximación en bruto, definir  ahora un  límite sería mentir. De hecho, ni siquiera estamos seguros de que estos nueve límites sean suficientes para definir el campo de juego del planeta, más bien podemos decir  que son necesarios.

costnza 4

Crédito: Rockström et al. Ecology and society (2009) y Richard Morin / Solutions

 

El panel izquierdo muestra un límite para un proceso que tiene un límite bien definido, lo que lleva a un cambio brusco si se alcanza ese tope. El panel derecho muestra un límite para un  proceso “lento” que no tiene un límite, pero es importante para mantener la resistencia a escala regional o mundial. En cada caso hay una zona de incertidumbre en cuanto a donde se encuentra el umbral o en que tasa de  erosión inaceptable de la resistencia se produce.

Justo cuando se están desarrollando algunas soluciones para los problemas ambientales a nivel local y regional de las escalas, por lo menos en los países desarrollados, es cuando  nos enfrentamos al desafío de una naturaleza más compleja a escala mundial. El cambio climático es sólo la punta del iceberg, con muchos más vínculos a cambios ambientales , socioeconómicos y culturales de impacto  por todo el planeta.

Las soluciones eficaces para la vida sostenible en la era postindustrial requieren marcos innovadores y estrategias de aplicación. En lugar de hacer frente a estos problemas a escala mundial, uno por uno, ya que estamos tratando de cambio climático, necesitamos un enfoque mucho más holístico e integrado. El marco de los límites planetarios ofrece este enfoque.

Dentro de los límites del campo de juego del planeta, hay un número infinito de estrategias, tácticas, y las compensaciones que la humanidad puede implementar a medida que continúa esforzándose por mejorar el bienestar. Las reglas del juego son conocidas, economía, comercio, leyes y regulaciones, la ética, la protección del medio ambiente local y regional, y así sucesivamente. Lo que es nuevo es que el campo de juego para este juego no es infinito, tiene límites y los jugadores deben respetar estos límites.

La aplicación del concepto de los límites planetarios presenta enormes retos para la gobernanza mundial y las instituciones. La ciencia define el campo de juego del planeta, pero todavía tenemos que definir las funciones de los árbitros mundiales y  que  se les conceda la autoridad para mantener a los jugadores en el campo.

Respetar los límites significa respetar los bienes comunes globales: la atmósfera, los océanos y funcionamiento de los ecosistemas y los servicios derivados de ese funcionamiento. La solución, como Peter Barnes ha sugerido, es ampliar en gran medida el sector “comunes” de la economía mundial, con instituciones que puedan mantener a la humanidad dentro de un espacio operativo seguro. Estos nuevos tipos de instituciones comunes deben desarrollarse en múltiples escalas, desde lo local a lo global, con la participación de los actores afectados. Soluciones proporcionará un lugar para el curso de la discusión crítica y el proceso de diseño.

References

  1. Rockström, J et al. A safe operating space for humanity. Nature 461, 472–475 (2009).
  2. Rockström, J et al. Planetary boundaries: Exploring the safe operating space for humanity. Ecology and Society [online] 14, 32 (2009). www.ecologyandsociety.org/vol14/iss2/art32.
  3. Lomborg, B. The Skeptical Environmentalist: Measuring the Real State of the World (Cambridge University Press, Cambridge, UK, 2001).
  4. Costanza, R et al. Sustainability or collapse: What can we learn from integrating the history of humans and the rest of nature? Ambio 36, 522–527 (2007).
  5. Crutzen, P. The effects of industrial and agricultural practices on atmospheric chemistry and climate during the Anthropocene. Journal of Environmental Science and Health 37, 423–424 (2002).
  6. International Panel on Climate Change (IPCC) in Contribution of Working Group I to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change (Solomon, S et al., eds), Climate change 2007: The physical science basis (Cambridge University Press, Cambridge, UK, 2007).
  7. Millennium Ecosystem Assessment (MEA). Ecosystems and Human Well-Being: Synthesis (Island Press, Washington, DC, 2005).
  8. Steffen, W et al. Global Change and the Earth System: A Planet under Pressure (Springer Verlag, Heidelberg, Germany, 2004).
  9. Meadows, DH, Meadows, DL, Randers, J & Behrens, WW. The Limits to Growth (Universe Books, New York, 1972).
  10. Ciriacy-Wantrup, SV. Resource Conservation: Economics and Policies (University of California Press, Berkeley, 1952).
  11. Raffensperger, C & Tickner, W, eds. Protecting Public Health and the Environment: Implementing the Precautionary Principle (Island Press, Washington, DC, 1999).
  12. German Advisory Council on Global Change (WBGU). Scenario for the Derivation of Global CO2 Reduction Targets and Implementation Strategies: Statement on the Occasion of the First Conference of the Parties to the Framework Convention on Climate Change in Berlin (March 1995) [online]. www.wbgu_sn1995_engl.pdf.
  13. Young, OR & Steffen, W in Principles of Ecosystem Stewardship: Resilience-Based Natural Resource Management in a Changing World (Chapin, FS, Kofinas, GP & Folke, C, eds), The Earth system: Sustaining planetary life-support systems, 295–315 (Springer, New York, 2009).
  14. Barnes, P et al. Creating an earth atmospheric trust. Science 319, 724 (2008).
  15. Barnes, P. Capitalism 3.0: A Guide to Reclaiming the Commons (Berrett-Koehler, San Francisco, 2006).
  16. Ostrom, E. 2010. A multiscale approach to coping with climate change and other collective action problems. Solutions [online] 1, 27–36. www.thesolutionsjournal.com/node/565.

Acerca de los autores
Will Steffen es el director Ejecutivo de la ANU Cambio Climático del Instituto en la Universidad Nacional Australiana, Canberra.

Johan Rockström es el director ejecutivo de dos instituciones de investigación internacional, el Stockholm Resilience Centre y el Instituto de Estocolmo para el Medio Ambiente.

Robert Costanza es el profesor de la Universidad de la Sostenibilidad y director del Instituto de Soluciones Sostenibles en Portland State University, co-fundador y ex presidente de la Sociedad Internacional de Economía Ecológica.

Traducción P36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *