Portada / Democracia / ¿Quiénes hacen la revolución?

¿Quiénes hacen la revolución?

manifestante

Nuri Tesón.El País. 30/01/2011

Son personas de todos los estamentos sociales, desde las clases más altas a las más bajas. Mujeres, niños, adolescentes, estudiantes de medicina o activistas de derechos humanos, camareros o farmacéuticos, también hay una gran mayoría de parados. Se han echado a la calle para pedir que les devuelvan su país. No tienen un perfil determinado y el Gobierno no es capaz de encasillarles.

En las calles se ayudan sin tener en cuenta si son musulmanes o cristianos; se apoyan, se ofrecen agua o se invitan a comer. También se han limpiado las heridas o han corrido a buscar un médico cuando la policía ha disparado a uno o varios de ellos. Ahora se pintan unos a otros la cara con lemas contra el Gobierno y se amontonan, carteles en ristre, cantando y gritando contra la represión del régimen de Hosni Mubarak. Han salido a la calle en todos los puntos del país y no piensan volver a sus casas hasta que aquello que anhelan: libertad, seguridad, bienestar, pan y democracia, logre instalarse desde Asuán hasta Alejandría, pasando por El Cairo.

Ellos nos cuentan sus historias, sus esperanzas y sus miedos.

– Yehi, 56 años, trabajador de un gimnasio. “Basta, basta y basta”. Le cuesta decidirse pero al fin arranca a hablar mientras camina arriba y abajo por el pasillo del gimnasio donde trabaja, en un hotel de lujo del centro de El Cairo. “No creo que Mubarak sea un mal hombre. Hizo cosas bien. Nos trajo la paz y acabaron los enfrentamientos con Israel”, explica nervioso sin dejar de moverse. Aun le cuesta hablar, dice, son tantos años mordiéndose la lengua que la nueva situación de libertad en el limbo aún le supera. “Lleva demasiados años en el poder y hace mucho que se ha olvidado de nosotros, que tenemos una precaria educación para nuestros hijos y vivimos sin la esperanza de poder prosperar”.

– Ramy, 24 años, activista por los derechos de la mujer árabe. Las gafas le caen sobre la nariz como a un intelectual y con su mochila a la espalda y su gorra parece un estudiante de la facultad de Letras, pero Ramy trabaja en la Liga de Mujeres Árabes, “más veces como voluntario que con contrato”, defendiendo los derechos de las féminas del país. No le preocupa demasiado el dinero porque dice, aun no está pensando en casarse. Sin embargo, no le gustan muchas de las cosas que el régimen de Mubarak ha hecho durante estos 30 años. Menciona la restricción de libertades: “La interrupción de Internet estos días es inconcebible en un país que no este gobernado por una dictadura”. Y la seguridad: “La tortura en las cárceles es sistemática. Bajo el Gobierno del rais no se respetan los derechos humanos”. Por eso cree que ha llegado el momento de que se vaya. “Nací en 1987 y no he visto otro presidente”, añade. Mi familia es de una clase media que Mubarak ha hecho desaparecer. No es justo que nos mire desde lejos y no diga nada. No queremos ver la destrucción del país”.

– Hanna, 51 años, Ministerio de Información. Es una egipcia guapa. Vestida con clase, musulmana si hiyab (pañuelo islámico) y oculta tras unas gafas de sol. Mientras hace fotos desde un coche que conduce su hija, una dentista de 25 años con la cabeza cubierta, explica que trabaja para el Ministerio de Información egipcio. No quiere dar muchos detalles sobre su vida, sólo que habla inglés y español y que no trabaja como periodista. “Durante años”, dice, “han pasado de largo las oportunidades de cambiar las cosas”. “No veo futuro para mis hijos. Tengo dinero pero no tengo un lugar por donde pasear. Y hay más de 40 millones de personas en mi país que no tienen ni para comer”, apunta. “Ha llegado el fin y todos lo sentimos así”.

– Maha, 30 años, farmacéutica. “Cobro 600 libras al mes (80 euros) y no puedo llevar una vida digna”, explica Maha, una farmacéutica que milita en los Hermanos Musulmanes. “No puedo ahorrar dinero, ni pagar una casa digna. Me gustaría casarme pero los jóvenes ahora no encontramos trabajo con facilidad y el tiempo se pasa esperando a ver qué sucede mientras la frustración crece”, lamenta. Maha asegura que aunque trabaja 10 horas en la farmacia a veces tiene que hacer horas en un laboratorio preparando inventarios para conseguir llegar a fin de mes. “Y lo peor es que no podemos decidir. Durante las elecciones no nos dejaron ir a votar, detuvieron a nuestros candidatos, nos pegaron”, asegura. “Creo que no nos han dejado otra opción y que lo que ocurre es fruto de la represión que hemos vivido todo este tiempo. No hay derechos”, explica entrecortada. “Necesitamos libertad y eso sólo vamos a poder conseguirlo si el presidente se va de este país. No nos sirve un nuevo Gobierno con él sobre la cabeza. Lo que hemos venido a exigir es que él y su estilo de gobernar salgan de nuestras vidas para siempre.

– Moussa, 42 años. En una solapa luce el escudo de los Estados Unidos y en la otra las banderas de Egipto y Francia entrelazadas. El primero se lo puso por las palabras de Obama. “Las banderas las llevo porque queremos lo mismo que Francia: liberté, egalité, fraternité”, dice en un perfecto francés. Moussa es un cristiano de la escasa clase media que hay en Egipto. “Mubarak tiene 82 años, no puede mantenerse en pie, y no tiene poder para gobernar. ¿Y quiere dejarnos a su hijo? Cuando Gamal [Mubarak] se casó compró el anillo en Francia. Cuando tuvo un hijo se fue a Alemania a tenerlo. Eso es lo que hacen. Coger nuestro dinero y dejarnos en la estacada”, afirma. No dice en lo que trabaja quizás porque no se ajusta a lo que debería ser. “Tengo dos masters, hablo seis idiomas y mi salario es de 220 euros. Mi madre tiene una pensión de 500 libras (65 euros) y su tratamiento médico cuesta 1.000. La familia de Mubarak tiene una riqueza que asciende a millones de dólares. No le pedimos nada. Sólo que nos deje vivir”.

Un comentario

  1. manué de kortoba

    ¿AHORA? ¡AHORA OS ACORDAIS DE VUESTROS VECINOS MEDITERRANEOS, HIPOCRITAS GORDINFLONES ETNOCENTRISTAS?

    Como decía el otro día la más repugnantes de las vergüenzas de la intelectualidad y de la política europeas fue el ningunear sistemáticamente a la oposición democrática árabe. ¿Quién conoce el nombre de un sólo opositor a cualquiera de los regímenes que ahora están cayendo uno tras otro, aparte del del cartucho de repuesto que occidente preparó hace apenas un año con la estrellaza mediática Baradei? ¿Alguien recuerda haber visto a opositores árabes que defienden la democracia en algún debate televisivo? ¿El País entrevistó alguna vez a alguno? A Abraham Sefarty, un personaje de una altura moral y política, pero sobretdo intelectual, muy superior a Mandela, por ejemplo, que luchó toda su vida, la mitad en la cárcel, por la democracia en la satrapía sur de los primos de los Borbones, ha muerto casi sin pena ni gloria, sin que casi nadie supiera de sus ideas ni de sus acciones. Censurado sistemáticamente por los medios que ante todo miran por los intereses generales del país, o sea la pasta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *