Portada / Democracia / ¿Que es lo que esta mal en el Tea Party?

¿Que es lo que esta mal en el Tea Party?

151_15563

 

Jonathan Haidt.

La verdad ha triunfado, al menos para los asistentes a la convención del Tea Party en Nashville: Obama es un socialista, fascistas, musulmán, comunista, estatalista cuya “reforma sanitaria” destruiría el  mejor sistema sanitario  del mundo más grande y los estadounidenses se verán obligados a esperar en largas filas para que sus médicos revisen  sus papeles ante tribunales de la muerte (eutanasia). Esto no es verdad, como tu y yo sabemos, pero esta declaración (o al menos partes de ella) es creída  como  verdadera  por los millones de estadounidenses que se unieron al movimiento del Tea Party  en  el  2009, movimiento que  dio nuevas fuerzas a la derecha política sólo unos pocos meses después de haber sido declarada muerta. “¿Qué es lo  malo de esa gente?”  se  preguntan  mucha  gente de la izquierda. La respuesta de la investigación en la psicología moral es: Nada.

La psicología moral históricamente se limitó al estudio del altruismo y  de la justicia. Cuando la moral se define y se identifica  con lo  bueno, entonces los desvaríos  y barbaridades de los manifestantes de extrema derecha no parecen tener nada que ver con la moralidad. Pero los psicólogos, desde hace mucho tiempo, han buscado explicaciones no morales al conservadurismo. (¿fustración?, ¿racismo?,¿el miedo al cambio?) Por el contrario, la justa indignación de los manifestantes de izquierda por la paz y la “justicia social” fue vista  siempre por los científicos sociales como la cumbre del desarrollo moral. Pero la nueva síntesis que se ha producida en la psicología moral con la fusión de la psicología social, la neurociencia y la teoría evolutiva, nos da un nuevo conjunto de herramientas para la comprensión de los movimientos políticos, que son siempre  movimientos morales, ya sea de izquierda, de derecha, o algo más. Esta nueva psicología moral se basa en tres principios, cada uno de los cuales pueden ayudar a los ajenos a entender el movimiento de protesta del contrario:

1)      El pensamiento moral  es intuitivo. Los juicios morales, al igual que los juicios estéticos, se entienden mejor como sensaciones viscerales y emotivas que  como productos del razonamiento. Tenemos sentimientos sobre las personas y las ideas al primer segundo de encontrarnos con ellos. Nos centramos en el razonamiento demasiado, pero el razonamiento es lento, repartido en varios segundos o minutos, y tiene lugar dentro de un espacio de trabajo mental que ha sido ya pre-estructurada por los sentimientos . Así si un tercio de los estadounidenses tenían sentimientos negativos hacia Obama el día de las elecciones, y si muchos independientes desarrollado sentimientos negativos al oir  hablar de aumentos de impuestos y de rescate de Wall Street, a continuación, en el verano de 2009, más del 40% de los estadounidenses estaban emocionalmente preparados para recibir el relato sobre el socialismo y el estatalismo de Obama que  están formulando por  las radios conservadoras gentes como Glenn Beck y Mark Levin.

2)      El pensamiento moral  es una construcción social. La gente tiene problemas  en la solución de problemas simples que son ajenos a sus intereses, pero todos somos genios en  justificar nuestras acciones  si estas nos favorecen. Todos nos comportamos como   abogados intuitivos  y apasionados buscando el éxito de nuestras razones y  no  como científicos en  búsqueda de la verdad. De hecho, la investigación en el razonamiento cotidiano encuentra que las personas son en gran medida incapaces de buscar la evidencia que contradice la hipótesis inicial que les favorece. Cuando las pasiones (y los intereses) que se manejan son fuertes , como lo hace el Tea Party, su razonamiento moral  no se apaga ni se cierra. Por el contrario, su razonamiento trabaja horas extras , y elabora estructuras de creencias cohesionadas  (por ejemplo, las teorías de conspiración) a partir de los más mínimos materiales empírico y lógicos (tales como los rumores acerca de los certificados de nacimiento falsos de Obama). Esto es normal, y los lectores de la izquierda deberían  preguntarse  a ellos mismos con qué frecuencia han buscado pruebas que contradigan las peores cosas que sus amigos han dicho acerca de George W. Bush.

3)      La moral  nos  une y  nos construye socialmente. La moralidad, como la política, es realmente un deporte de equipo, mientras que  la filosofía occidental a menudo ha  reducido la ética a nivel individual (“¿Cómo debo actuar?”). Sin embargo, cada vez  son más los  investigadores que  comparten  la tesis de Charles Darwin de que la moralidad humana fue formada en parte en  la competencia entre tribus. Uno de los principales “trucos” que las tribus humanas desarrollaron fue la psicología de lo sagrado-la postulación de un dios, una persona, un pedazo de tierra, o en tiempos más modernos, un libro o una idea, que eran perfecto, y en torno  al cual  el grupo se unia en su defensa. La izquierda hizo de la igualdad racial un principio sagrado en  la década de 1960, lo que les llevó a sacralizar a las minorías oprimidas. (sacralizar algo  significa que el objeto sacralizado se convierte en perfectamente puro, bueno e intocable.) Es un tabú de la izquierda no  “culpar a la víctima,”  por eso  la izquierda sigue siendo propensa  aplicar a sus oponentes  la etiqueta de racista. La derecha con  el derecho de elegir la libertad (entendida como la ausencia de gobierno opresivo) en los días de la guerra fría, comenzó a sacralizar el libre mercado en la década de 1980 (bajo Reagan y Thatcher). No es de extrañar, entonces, que la que ahora utilice los adjetivos de “estatalista” o “socialista” como  epítetos válidos para todo? ¿Es tan irracional aplicar estas etiquetas a Obama? Él  hace cosas, después de todo, como  querer aumentar el papel del gobierno en la regulación de la salud o de Wall Street o de las emisiones de  dióxido de carbono.

Los lectores liberales (izquierda) puede objetar que: 1) Obama ha estado gobernando más como un centrista que como colectivista de la izquierda, 2) George W. Bush era el verdadero enemigo de la libertad con su desprecio por los derechos civiles, y 3) Los costes sanitarios y el calentamiento global se vislumbran como  catastróficos socialmente  y contra los cuales es necesario una acción gubernamental rápida y fuerte. Todo esto es cierto, en mi opinión. Pero eso es lo divertido de la psicología moral: se obliga a las personas en los equipos contrarios a creer en verdades contradictorias e incompatibles. Todo el mundo a ambos lados pregunta: ¿Qué está mal con esa gente?

Jonathan Haidt es un profesor de psicología en la Universidad de Virginia y autor de la Hipótesis de la felicidad: Búsqueda de la Verdad moderna en la antigua sabiduría. Su obra se puede encontrar en www.JonathanHaidt.com.

Publicado en: http://www.centerforpolitics.org/crystalball/articles/jdh2010020402/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *