Portada / Democracia / La bofetada pedagógica

La bofetada pedagógica

doisneau4

  •  

Nacho González. 09/02/2011.El Comercial.  

Todos los que nos hicimos maestros en los primeros ochenta recordaremos como lectura obligatoria en Pedagogía “El poema pedagógico” de Makarenko, uno de los grandes popes de la educación soviética, en el que se narra cuál fue el proceso al que el régimen sometió a todos los rufianes de la Rusia postzarista, hasta convertirlos en nuevos dirigentes de la juventudes comunistas, los “Komsomoles” que habrían de gobernar el país, y la mitad del mundo durante décadas.

En el libro, Makarenko recuerda que una vez, una sola vez, tuvo que recurrir a la bofetada para adiestra a un pilluelo desbandado de la disciplina severísima del internado. Nosotros lo denominamos “la bofetada pedagógica”, esa que se considera que es bueno administrar por parte de quien educa cuando la paciencia se agota.

 España, firmó en 1989 y ratificó en 1990 la Convención de Derechos del Niño de Naciones Unidas, que prohíbe toda forma de agresión sobre un menor.

En 2002 los relatores de la ONU, advirtieron a este país, que para ajustarse a lo que estrictamente recogía la Declaración en relación a la violencia contra los niños, era necesario corregir el artículo 153 de nuestro Código Civil, que establecía hasta su modificación en 2007, que “los padres, para educar a sus hijos podrán reconvenirlos convenientemente”, una puerta abierta que durante generaciones ha permitido entender, que el bofetón, la nalgada, el pescozón, el tortazo, el zapatillazo, el cinturón, y la hostia a tiempo o a destiempo, eran elementos educativos del ser español y de la buena crianza, y que eran perfectamente válidos como argumento educativo.

Pues eso se acabó, y hay sentencias, durísimas, discutibles y terribles muy recientes que avalan su fin (el que el remedio haya sido peor que la enfermedad, no justifica que la enfermedad no exista).

Quien utiliza la violencia, cualquier forma de violencia como principio de autoridad en la relación educativa con sus hijos, merece ser señalado, no está habilitado para la crianza, y merece sanción, este es un argumento tan rotundo como yo lo veo, y tan matizable como ustedes quieran.

En estos días he leído con demasiada frecuencia columnistas (en realidad columnistos) que defienden las tésis de “la hostia a tiempo”, ¿qué hostia? ¿qué tiempo?, y que incluso traen a colación y con nostalgia las que llevaron en casa, y las recuerdan con candor, un síndrome de Estocolmo, que no alcanzo a comprender en el siglo XXI.

 Tener hijos no es una obligación, educarlos si, y ambas cosas requieren aprendizajes. La construcción del apego, el vínculo afectivo, y el desarrollo de la sociabilidad, son obligaciones de todo padre o madre, el manejo de habilidades y competencias educativas tiene un recorrido duro y complejo, no estoy hablando de “buenísmo educativo”, donde al niño no se le corrige, no se le sanciona, no se le ponen límites y normas, pero después de, presuntamente, agotados los argumentos educativos, cuando uno tiene la sensación de quedarse desarmado, es necesario hacer acopio de inteligencia y paciencia, que son las herramientas de las pater-maternidades responsables.

 No hay nada más desolador que un niño golpeado, la agresión del adulto es un ejercicio de poder y autoridad brutal, que no se consiente hoy entre adultos, y ya mucho menos entre adultos contra adultas. El o la que golpea a un niño para educarlo, ¿ejerce en la práctica el poder de macho dominante de su especie?, ¿se arroga una autoridad que le es negada legalmente en sociedades civilizadas?

 Si es usted de disciplina dura, todavía está usted a tiempo de aprender y cambiar su pauta educativa, sino, tenga en cuenta, que con carácter general, parece ser que cuando somos mayores, los hijos recordamos con una cierta bonhomía todo aquello, pero mejor que le recuerden por los afectos, besos, achuchones y abrazos que usted también reparte a mansalva ¿no?

Un comentario

  1. Estoy plenamente de acuerdo con lo que se dice en este artículo. Y, además, creo que lo que motiva la disposición de muchos a favor del castigo físico, no deriva del niño, sino más bien, y ahí vuelve a caer la pelota en el ámbito familiar, por una dejación de los padres. Se debe educar con mucho cariño, pero con disciplina, una disciplina que no requiere azotes, sino más bien, exigencia. Hay muchos padres que no han sabido dar un “no” a sus hijos, y así después es muy difícil que acepten normas de comportamiento. Pretender después reconducir el problema por la vía de los golpes no da resultado alguno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *