Portada / Democracia / A mitad de camino

A mitad de camino

ramonycajala3n Editorial de la revista Nature.01/12/2011.Tres de los países mediterráneos más afectados por la crisis de la deuda – España, Italia y Grecia – tienen poco en común más allá de una línea costera compartida y un nivel inadecuado de baja inversión en investigación y desarrollo. Pero en los últimos años, los tres han mostrado un deseo de reformar sus sistemas de investigación . Y en el último mes cada uno de estos países tien,, de una manera u otra, un nuevo gobierno.

La prioridad para estos gobiernos es sacar a sus países del borde del desastre, y contribuir así a evitar el colapso del euro. Dada la magnitud y la importancia internacional de estos esfuerzos, ¿tiene algún sentido que la investigación yla  ciencia deban ser favorecidas, financiera y políticamente, en los paquetes de austerida que los nuevos gobiernos tendrán que adoptar?

Sí, por dos razones. En primer lugar, cualquier país desarrollado sin una base científica razonable se enfrenta a un futuro sombrío – un mantra familiar, pero cierto. Los científicos en los tres países han visto durante años dinero nacional para proyectos de investigación, y casi no hay reclutamiento académico. Los mejores científicos han sobrevivido casi fe donaciones internacionales, en especial de la Comisión Europea. Investigadores griegos y españoles son los que más se quejan, por que  las medidas de austeridad han reducido su sueldo, junto con los de otros funcionarios público. No es difícil imaginar que los nuevos recortes podrían llevar a un peligroso nivel de desmoralización.

En segundo lugar, los tres países se encuentran en algún momento del proceso de promulgación o aplicación de nuevas leyes que regulan cómo se organiza la investigación y evaluación, que la armonizan la legislación nacional con las normas científicas de otros países europeos. Hay muchas razones para dedicar recursos políticos para asegurar que estas reformas se llevan a cabo correctamente.

Estos países mediterráneos tienden a ser opacos en su financiación de la ciencia y el reclutamiento de académicos, por lo que el clientelismo a menudo ha sido capaz de gobernar sobre la meritocracia. Las nuevas leyes deben ayudar a solucionar este problema, principalmente mediante la introducción de revisión y evaluación. En España y Grecia, la nueva normativa también introduce por primera vez la necesidad de organismos nacionales independientes para la financiación competitiva en la  asignación de fondos para la investigación básica, en la línea de lo propuesto por  el  Consejo Europeo de Investigación o de la National Science Foundation de  Estados Unidos.

Estas leyes han tenido años de discusión – la largamente prometida Ley de la Ciencia de Grecia ni siquiera ha sido aprobada todavía, aunque su ley universitaria fue aprobada en agosto. En Italia, una ley para la investigación fue aprobada a finales de 2009 y una ley para las universidades un año después. La  Ley de la ciencia en España fue aprobado en junio.

“Los grupos de excelencia han surgido en cada país, a pesar de la falta de apoyo”.

Todas estas leyes difieren en alcance y detalle, y  no son perfectos en todas las cláusulas. En los tres países, por ejemplo, la mayoría de los académicos se mantendrán como  funcionarios con puestos de trabajo de por vida, decepcionando a quienes esperaban que las universidades y laboratorios financiados con fondos públicos obtendría una mayor flexibilidad de contratación. Pero cualquiera que sea sus defectos, si están debidamente implementadas, cada una de las leyes qdará una  calidad  científica superior y una mejor relación calidad-precio.

Todo esto es aún más importante debido a que un puñado de institutos competitivos a nivel internacional, junto con pequeños grupos de excelencia, han surgido en cada uno de estos tres países, a pesar de la falta de apoyo político. Los líderes de estos institutos han optado por operar a través de la meritocracia, habría que imaginar  cuánto se alcanzará cuando este enfoque se convierte en obligatorio para toda la empresa científica de dichos países.

Las mejoras en la ciencia en el sur de Europa no sólo beneficiará en los países afectados, sino que  hará al conjunto de Europa más competitiva. Sin embargo, sin nuevos recursos, el marco legal puede no ser capaz de trabajar las maravillas  que se espera de ellos. Una agencia de investigación de la nueva financiación no será de mucha ayuda sin un presupuesto.

Ahora no es el momento de esperar grandes incrementos en la inversión la ciencia, sólo un pequeño aumento podría generar unos resultados muy superiores.  A mitad de camino de la reforma, la ciencia en España, Italia y Grecia tiene que ser apoyada. Como la reforma fiscal, que promete un largo plazo de amortización de esos países, y para el continente .

 

Traducción P36.

Un comentario

  1. andalú kabreao

    “¡Qué inventen ellos!”… ha dicho siempre el ensoberbecido oscurantismo cañí. Por ello el paleto e impresentable estao expañol tan sólo cuenta con dos premios Nobel en más de un siglo y ambos en medicina. Uno de ellos, para variar, realizaría la mayor parte de su carrera en los EEUU, afincándose allí.

    No, a nadie van a engañar. Sabemos que el infame régimen nacionalcatolicista jamás apoyará la ciencia. Tiene otras prioridades acorde con su “sapiencia”: echarle millones de euros a las fauces inquisitoriales de vaticano a fondo perdido, construir plazas de toros, ampliar cárceles, etc.

    Pero, en fin, todavía hay algunos que en vez de pensar en le construcción nacional y soberanía de Andalucía y sus territorios históricos, prefieren pensar en improbables reformas de los mismos carcas de siempre, tan impensables en el socialgeriátrico que han provocado, que resultan menos creíbles que ciertas clásicas escenas de “acción”:

    http://www.youtube.com/watch?v=r-R-_ITSnjo&feature=related

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *