Portada / Andalucismo / Análisis del senador J.J. Nuet sobre las elecciones catalanas

Análisis del senador J.J. Nuet sobre las elecciones catalanas

ELECCIONES CATALANAS.     Primeras notas más de fondo

El resultado electoral no deja lugar a dudas, ha ganado la derecha y hoy tenemos un parlamento de Catalunya más conservador, como ocurre en muchos países de Europa.

Ya hace tiempo que venimos diciendo que la derecha ha consolidado y hecho hegemónico el discurso conservador y que buena parte de la sociedad, las condiciones materiales de la cual provocarían objetivamente que se sintieran de izquierdas, no lo hace así. Buena parte de los esfuerzos de la izquierda deberían concentrarse en esta vertiente ideológica de reconstrucción de un discurso político de izquierdas fuerte.

La derecha no gestiona mejor los problemas de nuestro pueblo, sus propuestas privatizadoras y moralizantes conservadoras, sus salidas profundamente insolidarias e individualizadas de la crisis no producen más felicidad, pero ha conseguido convencer a miles, millones de personas de que esto es así, y es posible gracias a una larga crisis de más de 30 años de la izquierda que nosotros representamos y también del conjunto de la izquierda.

Es por ello que es necesaria la reconstrucción de una izquierda que relance sus propios valores y principios, no simplemente repitiéndolos, sino reconectándolos y adecuándolos a los cambios producidos en la clase trabajadora y a la sociedad en general, también a los cambios en el propio planeta tierra. Esta reconstrucción, relanzamiento, regeneración, refundación… es necesaria, a la luz de una salida de la crisis actual, digámoslo claro, por la derecha y no por la izquierda.

Catalunya no es Irlanda ni lo será

Es cierto que Catalunya no es Irlanda. Todas las recetas que aplica el Gobierno Zapatero y que contienen los programas electorales de CiU y el PP ya se han probado en Irlanda y… han fracasado estrepitosamente. Irlanda ya ha bajado impuestos a los ricos, Irlanda ya ha recortado o no ampliado las políticas sociales y el Estado del Bienestar, Irlanda ya ha reducido el Estado y la Administración Pública, Irlanda ya ha reducido o congelado los sueldos y las pensiones. En Irlanda ya es una realidad que las generaciones actuales y las futuras vivirán peor que sus padres y abuelos, en el país llamado “milagro de las políticas neoliberales” que citaban como referencia los teóricos de CiU o PP.

Catalunya puede no ser Irlanda, a pesar de que hoy CiU y PP suman 80 diputados y diputadas (y difícilmente Ciutadans y el partido de Laporta harán de contrapeso para la izquierda). Nuestra sociedad civil progresista e incluso los resultados de la Coalición ICV-EUiA nos dan herramientas para luchar, y si hay lucha hay esperanza, debemos tener confianza en nuestra sociedad, en nuestro pueblo.
Creo que dos son las claves del nuevo periodo que se abre a partir del 28-N:

1. Tenemos que seguir en la movilización social. Los días 15 y 18 de diciembre ya tenemos un hito para salir a la calle con el sindicalismo de clase frente a los recortes. Sólo la movilización puede modificar, reequilibrar por la izquierda, el resultado electoral. Y preparémonos, ya que la mayoría conservadora legislará a fondo (usando la excusa de los recortes necesarios debido a la crisis y al gasto social del Gobierno de Entesa) a favor de sus intereses de clase. Echaremos de menos muy pronto muchas de las propuestas sociales del Gobierno de Entesa y tendremos que defender y hacer valer política y parlamentariamente su legado.

Debe reforzarse la sociedad civil catalana para defender nuestra cohesión social y nacional como pueblo y la izquierda tiene la obligación de volcarse en esta tarea.

2. Unidad de la izquierda. Ahora más que nunca las izquierdas deben colaborar. La izquierda en general, en que PSC y ERC deben reflexionar. Donde EUiA, ICV e IU deben pensar sólo en escenarios unitarios, apartando operaciones que resten y fortaleciendo operaciones que sumen.

Al mismo tiempo, la izquierda que representa EUiA, ICV e IU debe ser aún más una izquierda de acogida y que debe ensancharse (aún más pluralidad ideológica debe ser posible) pero donde, como línea roja, no sobra nadie de los actuales componentes y las puertas deben abrirse sin exclusiones a nuevos sujetos políticos y sobre todo a personas, activistas o no, que pueden dar un primer paso de organizarse aunque sea desde estructuras informales.

Tenemos metas futuras que debemos desarrollar de forma inmediata. Seguir reflexionando sobre los cambios en la sociedad que la izquierda debe incorporar para hacerse actual y próxima a nuestro pueblo. Recomponer sumando la izquierda transformadora para liderar el debate del conjunto de la izquierda y finalmente cuidar nuestra gente y preparar las próximas metas de movilización social y electoral.
Joan Josep Nuet

Senador de Esquerra Unida i Alternativa

Un comentario

  1. Tranquilos, en una sociedad mínimamente democrática, por lo menos pueden hacer sus pactos y componendas. A los andaluces no nos dejan otra opción, para garantizar la alternancia a las ineptas mamandurrias clerical-$ociata$, que votar a la rancia caverna caciquil beaturrona de siempre.

    Eso sí, ya han pensado en nuevos puestos de trabajo, en Andalucía de antigüa tradición:

    http://2.bp.blogspot.com/_wvCCYC0W0RQ/S6XxSw2P56I/AAAAAAAAAgM/3YMbtpXjUd4/s320/Arenas+y+el+limpiabotas.jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *