Portada / Andalucismo / Andalucía indefensa: el cierre de Cádiz Electrónica

Andalucía indefensa: el cierre de Cádiz Electrónica

004D5CA-CAD-P1_1

El pasado jueves la multinacional Visteon comunicó, mediante un traductor, a los 396 trabajadores de Cádiz Electrónica, SA, ubicada en El Puerto de Santa María, el cierre de la planta gaditana, dedicada a la fabricación de componentes electrónicos para las grandes marcas de coches. La noticia ha sido un mazazo en la provincia de Cádiz y en particular en la bahía que soporta más de un 30% de paro y un proceso de desindustrialización brutal. La mayoría de los trabajadores de Visteon tienen más de 40 años y su situación laboral se ha tornado muy complicada.

La empresa estadounidense, a pesar de que obtuvo el suelo en condiciones muy ventajosa gracias a la Junta de Andalucía, no ha comunicado con anterioridad ni a la Junta ni a ninguna Administración su decisión de cerrar la empresa, es decir, nos trata como si no existiéramos, tal vez porque el único poder real que visualiza es una base militar a escasos kilómetros de la fábrica.

Creo que ya va siendo hora de que nos planteemos a dónde vamos en este camino: Andalucía necesita más que nunca voz propia y lo digo no ya porque somos andalucistas sino porque es una locura que una Comunidad Autónoma con más de ocho millones de habitantes y cerca de un 30% de parados (diez puntos más que la media del estado) carezca de representividad específica en las instituciones. Este semana se va debatir en el Congreso el estado de la “nación” y Andalucía va a estar ausente a pesar de que se nos está hundiendo el tejido industrial con la máxima tasa de paro de cualquier territorio de la Unión Europea. A finales de año se van a debatir los Presupuestos Generales del Estado con un gobierno extraordinariamente débil, en minoría, y con el mayor recorte de la democracia. Los grupos catalanas, gallegos, canarios, etc. van a hacer valer su peso político para obtener ventajas para sus Comunidades ¿y Andalucía?.

Para construir la nueva voz de la nueva Andalucía hay que empezar por no dar esta batalla por perdida. Cádiz y Andalucía tienen que movilizarse. Hay que poner en pie una nueva alianza social para defender los puestos de trabajo y la creación de empleo: los jóvenes del movimiento 15M, los trabajadores y los empresarios de empresas andaluzas tienen que impedir que se desmantele la fábrica. La Constitución española prevé la intervención de empresas cuando así lo exigiere el interés general y en este caso está claro: un conflicto generado por una multinacional que quiere deslocalizar la empresa cuando no está en crisis y aporta inputs tecnológicos de primer orden a la comarca.

La defensa de que la empresa continúe en funcionamiento debe ser la prueba de que Andalucía no se rinde; de que en estos momentos críticos,  cuando los indicadores financieros son tan malos (la prima de riesgo ha llegado al máximo, los 300 puntos básicos sobre el bono alemán) tenemos las energía necesarias para exigir un nuevo tipo de industrialización que, sobre la base de la existente, diversifique nuestra economía, cree empleo y construya nuestro futuro.

Un comentario

  1. A sus pies, señorico americano.
    ¡Donde están los andaluces.
    Acaso no somos conscientes todavía que hemos muerto.
    Posiblemente debajo de las cenizas quede algún rescoldo ardiendo, pero es tan aplastante la mayoría españolista que nos inunda.
    La realidad es que los “andaluces” se han creído que el cambio de psoe por pp, con la connivencia de iu, les van a resolver el problema endémico, la sumisión, la pobreza, el paro, la desigualdad, la injusticia…
    Amigo, esto que cuentas es una gota que cae en un océano. Nos pueden quitar, llevar, traer, manipular, robar, renombrar, bautizar, confesar y comulgar,…. lo que quieran.
    Los “andaluces” bajamos la cuesta en caída libre y mientras le sonreímos a los Arenas, Rajoy, Rosa Diez, Duran y Lleida,Zapatero, Rubalcaba, etc..
    Tenemos suficientes datos económicos, políticos y sociales para una rebelión en toda regla, en nombre de Andalucía, su dignidad, su historia y sus gentes.
    Nuestra solución no es parar el despido de 396 habitantes de un rincón de Andalucía, nuestra solución es cambiar el sistema político, social y económico de Andalucía vigente, por otro elaborado por andaluces y para los andaluces.
    Nosotros, los andaluces rebeldes no nos parecemos a los “indignados”, no padecemos la misma enfermedad, estamos en un estado terminal y hace falta una cirugía radical.
    Aquí no solamente existe el paro, hay algo más inmenso y depravado, tenemos una clase política totalmente inútil. Han colocado a Andalucía en una situación de caos político tan grande, que no existimos. Nadie nos representa como andaluces, en ningún lugar del planeta y nuestra tierra vive una decadencia política tal que la Junta es España, las Diputaciones es España, los ayuntamientos son España, los partidos y sus caciques también.
    Vivimos a expensas de una España que nos maltrata, nos humilla y nos va colocando sebo en la cuesta.
    ¡Busco andaluces que se quieran rebelar en contra de los despidos,……. y a favor de Andalucía!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *