Portada / Andalucismo / Cataluña: Mas se queda en menos y los menos van a más

Cataluña: Mas se queda en menos y los menos van a más

 

Artur  Mas quiso jugar a ser  el líder conservador neoliberal por la mañana (recortes, privatizaciones, represión policial) y el “enemigo público número  uno” de la derecha española por la noche; eso no puede ser. CIU ha perdido  casi un 9% de sus votos en dos años. Muchos catalanes han pensado que para apoyar a la copia (CIU) preferían los originales (ERC y CUP). Gran batacazo  también del PSC, por mucho que las expectativas  fueran aún peores,  que pierde casi un 6% de sus votos y se queda en la tercera posición en número de escaños. Las dos almas  del PSC han repartido a derecha e izquierda votos. Una parte ha ido a Ciudadans (el alma española y conservadora) y otra parte ha ido a ICV ( el alma catalanista y progresista).El PP no debe tampoco estar muy satisfecho  pues en los momentos en que, según ellos, se hundía España por el  secesionismo catalán, solo el 0,74% más de los “españoles de Cataluña” han confiado en la nave de Rajoy para salvar la “sacrosanta unidad de España”. En resumen bajan los más  y suben los menos , buena noticia.

Si dividimos en tres bloques el mapa electoral catalán veremos que el bloque soberanista (CIU,ERC y CUP)  han  ganado holgadamente con un 47k,7% de votos .No hay ninguna derrota del soberanismo, no confundir, como hace hoy muchos, la derrota de Mas con la derrota del catalanismo. Lo que ocurre es que la deriva soberanista de Mas ( y sus política profundamente antisociales) han conducido a un giro a la izquierda del catalanismo.  Una parte importante de los votantes  soberanistas han asociado la ruptura con España con la ruptura con el modelo neoliberal y conservador, cosa que en el debate histórico español ha estado siempre claro aunque gran parte de la izquierda madrileña y centralista no lo quiera ver.

El segundo bloque seria el bloque federalista compuesto por el PSC e ICV que  suman el 24 ,82% . Hay un retroceso cuantitativo por los votos perdidos  por el  PSC que han ido a Ciudadanas pero un avance  cualitativo por el magnífico resultado de ICV, cuya apuesta federalista es mucho más consistente  que las propuestas,  siempre ambiguas del PSC. Los buenos resultados de ICV, una fuerza ecosocialista, en medio del fuego cruzado entre soberanismo y españolismo son un motivo de esperanza para la izquierda  ecosocialista y federalista del resto del Estado español. El federalismo de ICV representa hoy  la única alternativa progresista de futuro para Cataluña más allá del soberanismo y del centralismo.

Por último, el bloque españolista compuesto por el PP y Ciudadans suman un 20,57 % . Hay un incremento de votos moderado (3%) que se derivan de la sangría de votos del PSC y de cierta movilización del voto españolista tradicionalmente abstencionista en las elecciones autonómicas. Nada nuevo, quedan como el bloque con menos peso electoral a pesar del enorme apoyo mediático que han recibido desde Madrid.

El conjunto de las candidaturas favorables a la celebración de un referéndum de autodeterminación ganó por goleada (62,21 %) a los que niegan incluso el derecho a decidir (35,55%).La participación fue en un 10,78 %superior al año 2010. Tomen nota aquellos que se empeñan el divulgar el bulo de que cada vez hay más abstención. El voto en blanco descendió en 1,46% y se quedo en poco más de un 1%. Cuando los ciudadanos perciben que hay debate  y diferencias relevantes entre las candidaturas la participación aumenta; cuando está todo “el pescado vendido” disminuye. No hay ninguna desafección al voto, a lo que hay desafección es al voto inútil. No hay rechazo a la representación democrática a lo que hay rechazo es a que los representantes no representen a quienes les votan y pagan sino a quienes les presionan y compra.

Siete de cada diez catalanes y catalanas quiere decidir libremente (referéndum). Solo uno de cada cinco catalanes y catalanas demanda que no haya se avance en el autogobierno, son aquellos que han votado al bloque españolista. Por el contrario cuatro de cada cinco catalanes y catalanas quieren más autogobierno, con una graduación que va desde el soberanismo al federalismo. La sociedad catalana actual, según el mapa de estas elecciones, está mucho más cerca del independentismo que del centralismo. La derrota de Mas no puede ocultar estos datos como intentan hacernos ver desde el ABC hasta El País. Pero no es menos cierto que el soberanismo no tiene la hegemonía absoluta en Cataluña. El consenso entrecruzado de todas estas expresiones y demandas electorales pasa por un federalismo avanzado y por el ejercicio del derecho a decidir. La organización del referéndum de autodeterminación debe ser la primera tarea política de la mayoría de gobierno que salga del próximo parlamento catalán. El federalismo es el óptimo paretiano en esta situación de pluralidad en las opciones y en las demandas electorales. Pero este óptimo lo es no sólo para Cataluña sino también para España y Europa. En los nuevos tiempos que vienen cualquier forma de unidad política será federal o no será.

 

3 Comentarios

  1. Sí, “sergiales”, que se puede hacer mediante la capciosa retórica, que un océano parezca un escupitajo y de los granitos de arena montañas, según la perspectiva. Pero el hecho incuestionable es, en primer lugar, que una amplia mayoría exige el derecho a decidir y, en segundo lugar, que un referendum por la independencia tendría amplias posibilidades de obtener un resultado victorioso. si no ¿cómo se explica que todos los poderes fácticos se conciten contra ese elemental derecho ciudadano?
    En Andalucía, por el contrario, ni se cumplirá aquella falsa promesa de reforma de la ley electoral para permitir expresarse a las minorías en el Parlamento andaluz, ni aquello tan cacareado de la descentralización… En Andalucía no nos queda más remedio que echarnos a la calle. O dejar que sigan reinando la corrupción y las tinieblas.

  2. “Siete de cada diez catalanes y catalanas quiere decidir libremente (referéndum). Solo uno de cada cinco catalanes y catalanas demanda que no haya se avance en el autogobierno”. Más bien “Siete de cada diez catalanes y catalanas DEL CENSO quiere decidir libremente (referéndum). SÓlo uno de cada cinco catalanes y catalanas DEL CENSO demanda que no haya se avance en el autogobierno”. No olvidemos que un 30% de la ciudadanía con derecho a voto ha decidido no ejercerlo… y que hay una buena parte privada de ese derecho.

  3. Ver a “socialistas” y a “comunistas” en Catalunya hoy como “bloque”, después de la deriva derechista del PSC con Ferraz que liquidó el tripartito, no se lo cree nadie.

    Confundir la ICV actual con los esperpentos de Valderas o el de Extremadura es soñar con que los pájaros mamen.

    Vaticinar que la “única salida” (¿a qué? ¿a la redención cañí?) será un federalismo para que prosigan los mismos perros con distintos collares, no convence ni a la pitonisa Lola borrracha.

    Planteo otra prospectiva -si me lo permiten los del pensamiento único- como la única posible, esta sí: o vamos hacia un proceso de Asamblea Constituyente o esa “democracia” tardofranquista, en la que aún algunos fingen creer por miedo a la libertad o cobardía intelectual, se dirige ineluctablemente hacia un TERRIBLE FINAL.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *