Portada / Democracia / El tribunal supremo enloquece

El tribunal supremo enloquece

Francisco Garrido. “¡¡La cartera¡¡”, me grita alguien con una navaja en la mano. No se la doy. Me da un navajazo. Soy detenido. El atracador se persona como acusación particular.  ¿Quien es el culpable del navajazo? Según el Tribunal Supremo yo, por provocar la reacción violenta del atracador. Este es en resumen el razonamiento que aplica el Tribunal Supremo  en un auto reciente para rechazar la puesta en libertad de Junqueras. De locos ¿verdad? No es que hayan estado nunca muy sobrados de razón pero el “proces” les ha arrebatado la poca que les quedaba. El auto del Tribunal Supremo sobre la continuidad en  prisión de Junqueras, ha marcado el momento más esperpéntico   de esta locura procesal.

El tipo penal utilizado para encarcelar a los presos catalanes requiere del  uso de la violencia . Obviamente ni “los jordis”, ni el gobierno catalán han realizado, ni promovido, ningún acto violento ¿No ha habido entonces  violencia en el proces? Si, la que ha utilizado el gobierno  español para reprimir  a los que ahora sufren ahora prisíón. La Audiencia Nacional, siempre tan grosera procesalmente, estirando el campo semántico del termino “violencia”; considerando cualquier acto ilegal como acto violento. El Tribunal Supremo corrigió a la AN y desplazo la  semántica a la lógica el delirio interpretativo , con lo cual lo empeoró. No es que la violencia sea equivalente a ilegalidad si no  que la ilegalidad provoca  a la violencia,  y por tanto el responsable  penal de la misma no es el ejecutor sino el provocador. La argumentación delirante es la siguiente:

  1. La responsabilidad  de la violencia no es siempre del que  efectúa  los actos violentos, en ocasiones   sino del que la provoca.
  2. El gobierno catalán  y los activistas  han provocado con un acto ilegal ; referéndum, la intervención violenta  y necesaria del gobierno español.
  3. Esta intervención ha causado centenares de heridos.
  4. El gobierno catalán y los activista son los responsables penales de esa violencia.
  5. Ergo hay violencia, hay alzamiento violento y se les puede aplicar los tipos penales gravísimos que les mantiene en prisión.    Si el Tribunal Supremo fuera coherente con este razonamiento las denuncias interpuestas contra la policía por las cargas del 1 de Octubre, deberían ser redirigidas contra Puigdemont, Junquera y compañía. El ciudadano que perdió un ojo por una bola de goma, debería denunciar a Ana Gabriel  y no a Zoido, es mas debería en realidad   de  denunciarse a si mismo por participar en un acto ilegal y provocar que la policía  le reventar el globo ocular. ¡¡ Hay que tener poca vergüenza para usar a la policía  española para provocar actos violentos ¡¡

Pero lo cierto es que no están locos, no son demócratas.  Hay una “ideología jurídica”´ dominante en las altas instancias judiciales, y en parte de la judicatura  ordinaria, que es incompatible con la democracia y se acerca muy mucho al decisionismo de Carl Schmitt. Durante años estos jueces se camuflaron de kelsenianos, pero no lo eran, debajo de la toga habitaba el jurista alemán versión “novio de la muerte”. Ahora todo esto está  saliendo a la luz . Por eso son en ocasiones van mas allá de lo que desea el gobierno. Con lo que les queda del disfraz kelseniano invocan el principio de legalidad, pero no es de eso de lo que hablan, sino de la razón de Estado. Schmitt vive y reina todavía en España. Fraga fue un gran admirador suyo y le otorgo todo tipo de méritos académicos. Un juez decisionista disfrazado de Kelseniano en los casos límites  acaba haciendo el ridículo , como ahora, con tal de servir a su amo y señor, que no es la ley sino el Estado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *