Portada / Democracia / Elinor Ostrom, las mejores estrategias para la gestión de los bienes comunes

Elinor Ostrom, las mejores estrategias para la gestión de los bienes comunes

OSTROM

 

Jay Walljasper. .02/11/2011.Un gran avance para las tesis que abalan la  importancia  de los  bienes comunes se produjo en 2009, cuando Elinor Ostrom ganó el Premio Nobel de Economía. La primera mujer en recibir este honor, la científica política de la Universidad de Indiana, no sólo hizo historia, también ayudó a desacreditar las nociones generalizada de que los bienes comunes, inevitablemente, conducen a la tragedia. En 50 años de investigación en Nepal, Kenia,  Suiza o Los Ángeles, ha demostrado que los recursos comunes no serán destruidos por el uso excesivo si hay un sistema  colectivo y comunitario para administrar la forma en que se comparten.

¿Cómo funcionan los sistemas de este tipo en todo el mundo fue el tema del discurso de apertura de Ostrom en el Fería de Minneapolis de los Comunes en Augsburg College, el  7 de octubre. Ostrom explicó que no hay una fórmula mágica para la gestión de los  bienes comunes. “El gobierno, privados o comunitarios”, dijo, “el trabajo en algunos lugares y no en otros.”

El método más eficaz para proteger los bienes comunes es lo que ella llama “sistemas policéntricos”, que operan “en múltiples niveles, con autonomía en cada nivel.” La principal virtud y el valor práctico de esta estructura es que ayuda a establecer normas que “tienden a favorecer el crecimiento de la confianza y  la reciprocidad” entre las personas que usan y  cuidan un bien común en particular. Este fue el tema central de su discurso del Nobel en Estocolmo, que abrió haciendo hincapié en la necesidad de “desarrollar una nueva teoría para explicar los fenómenos que no encajan en un mundo dicotómico de” mercado “y “Estado”.

Dirigiéndose a un auditorio lleno, en el Festival de Minneapolis, Ostrom señaló un estudio autorizado de 100 bosques protegidos en 14 países, lo que demuestra que la cooperación de la población local es más importante para la preservación de estos bienes comunes que si un gobierno nacional, los funcionarios locales u otra persona, supervisan como autoridad externa la conservación de esos  mismos bosques. Si las personas que viven allí se sienten beneficiados a largo plazo de cómo los bosques se gestionan, señala, esto asegura que se seguirán las reglas. “Cuando los grupos locales tienen el derecho a explotar recursos no madereros, son más propensos a controlar y sancionar a los que rompen las reglas”.

En general, se recomienda el control local como el mejor camino para proteger un bien común, ya que permite que las reglas “se basen en los aspectos únicos de un recurso local y la cultura”. Sin embargo, el enfoque policéntrico, una plataforma   que incluyen diversos planos: algunos de la comunidad o la gobernanza privada, junto con las diferentes capas de gobierno, “pueden tener los beneficios del control local, pero aún así hacer frente a los problemas que se presentan en una escala más grande.”

¿Qué podemos aprender de las flotas de Pesca de Nueva Inglaterra? P

Ostrom  aludió  a ejemplos de  “auto-organización”  de sistemas, donde la gente estrechamente involucrada con la ayuda común, “desarrolla reglas para sí mismos que pueden ser muy diferentes de lo que está en los libros de texto.” Su ejemplo favorito es el intrincado sistema de normas y  cumplimientos creado por las flotas pesqueras en Gloucester, Massachusetts, para asegurarse de que hay  langostas para todos.

* La primera vez que se rompen las reglas, un arco se ata alrededor de la trampa para langostas, con el fin de  ofender. “Imaginen a estos pescadores de langostas grandes atar un lazo en un bote”, dijo con una sonrisa.

* En la segunda ofensa, un mediador visita la casa del infractor para discutir el problema.

* En la tercera infracción, el  mediador  rompe la trampa de pesca.

* En la cuarta ofensa, es posible que los pescadores de langostas pueden destruir  el barco  del infractor, pero nunca  se ha llegado a esos extremos.

Esta forma de gobernar los bienes comunes ha demostrado ser eficaz, porque las penas se imponen poco a poco y  son ejecutadas por la propia comunidad. Aunque advirtió que “el control de la Comunidad no es una panacea”, ya que el control privado o el gobierno puede también funcionar, dijo  en un panel de discusiones con los defensores locales de los Comunes, después de su charla en el Festival de los Comunes.

Lo que los policías locales y Jane Jacobs tienen en común

Antes del discurso, Ostrom se reunió con estudiantes de varias universidades , habló de su investigación en temas comunes más allá de los recursos naturales. Citó  a Jane Jacobs-el apasionado defensor de los barrios que creían que la población local por lo general saben más sobre lo que es mejor para sus comunidades que expertos planificadores, como una  de las influencias de su trabajo investigador.

Ostrom describió sus años de investigación en los departamentos de policía locale en 80 áreas metropolitanas del país,  en un momento en que se encontraban bajo mucha presión para realizar  operaciones en nombre de la eficiencia. Sin embargo, la mayoría de ellos, descubrió, fueron capaces de lograr una mayor eficiencia en los recursos como laboratorios de criminología  sin fusionarse en un gran ámbito metropolitano policial.

Desafortunadamente, agregó, las escuelas no fueron capaces de resistir a la presión de la centralización. Mientras que había 125.000 distritos escolares separados a través de los Estados Unidos en la década de 1930, ahora hay  sólo 13.500.

“Las ideas era que  escuelas más grandes sería más barato”, dijo ella, pero esta idea  no ha resultado ser cierta. Ostrom considera que tanto la educación y nuestra democracia han sufrido en el proceso de  concentración. Señaló que cada uno de los distritos de 125.000 tenía al menos cinco miembros electos del consejo escolar, lo que significa que una proporción mucho mayor de personas que luego estuvieron directamente involucrados con los asuntos públicos en sus comunidades. Eso me dejó pensando si la generalización del desprecio por la política que vemos hoy en día sería tan frecuente si más de nosotros conociera  personalmente a alguien que en realidad sirvió en la administración pública.

Tras el discurso de apertura de Ostrom, el público salió a la plaza Murphy-el parque público más antiguo en Minneapolis, para celebrar las muchas maneras en  que el bien común enriquece nuestra vida con el arte, la interacción de la cocina, las organizaciones comunitarias y sociales. La banda Mensajero de latón crearon un ambiente alegre durante la  tarde, mientras una grupo de estudiantes de teatro montó una escena de la obra Marat-Sade. El festival continuó al día siguiente con un recorrido a pie de los lugares comunes en el barrio  del centro de la ciudad alrededor de Augsburg College dirigido por el Centro Hesser Garry. Después  hubo una vuelta  en bicicleta por espacios comunes dirigido por el sociólogo urbano Augsburgo Lars Christiansen y yo. Finalmente  se  terminó  en una acción  de ocupación  del centro de Minnesota, como acto de protesta.

Publicado por :  http://www.energybulletin.net/stories/2011-11-04/elinor-ostrom-outlines-best-strategies-managing-commons

Traducción P36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *