Portada / Democracia / Heteronomía, autonomía y socialismo; a propósito de un viaje a Cuba (y II)

Heteronomía, autonomía y socialismo; a propósito de un viaje a Cuba (y II)

identidad

 

¿Porqué los servicios de salud o educación están vinculados a motivaciones autónomas    (intrínsecas) y los servicios de mercado y producción están asociados a motivaciones heterónomas (extrínsecas)? Hay actividades como la salud y la educación que están asociados a fuertes gratificaciones altruistas y cooperativas con un alto prestigio social. Evolutivamente nuestra especie ha excluido de cualquier litigio la transmisión de los conocimientos básicos               (educación) y el cuidado ( salud). En estos casos, de fuertes motivaciones autónomas (intrínsecas), los  estímulos heterónomos no funcionan como un factor multiplicador sino como un elemento de bloqueo, como ha demostrado experimentalmente  Jean Tyroles.

Por el contrario ,las actividades heterónomas   están asociados a acciones depredadoras muy recientes en nuestra historia evolutiva y no vinculadas directamente con el núcleo duro de la reproducción social. Es a partir del trabajo asalariado en el que aparece un tipo de actividad radicalmente heterónoma que no encuentra asiento en las motivaciones autónomas y necesita de la coacción o del estimulo externo positivo (renta) para su movilización. La desigualdad resultante destruye a su vez los lazos de solidaridad y minimiza las motivaciones autónomas en un ambiente generalizado de competencia y egoísmo.

El socialismo ignoró que la heteronomía había venido para quedarse, la considero ingenuamente un producto exclusivo del capitalismo y pensó que con la socialización (en la versión estatalizadora) de los medios de producción el problema quedaba resuelto. Esto condujo a una sociedad rica en formación. salud y servicios básicos y paupérrima en productividad y consumo. En el otro lado de las internacionales obreras, la socialdemocracia trató de armonizar estos dos frentes sobre la base de un pacto social con el capital que duro mientras los recursos y la globalización no hicieron caer las tasa de ganancias.

Cuba se encontró, tras el “periodo especial”,  con una panorama devastador de carestía y escasez que trató de salvar transitoriamente recurriendo al “giro nacionalista” basado en el estímulo evolutivo de la selección de grupos (el sacrificio individual por el colectivo). Pero finalmente que ha terminado introduciendo dispositivos de mercado con incentivos heterónomos para la producción. La heteronomía y el mercado vuelven a Cuba de forma mucho más racional de lo que lo hicieron en Rusia o en Polonia donde lo que ha vuelto no es el mercado sino el capitalismo ¿Pero es el mercado como dispositivo de información y estímulo el problema del socialismo? ¿Es igual mercado y capitalismo? ¿ Es igual mercado y dinero? Pero el problema del socialismo es el dinero como poder político (capital financiero) no el mercado como dispositivo controlado de estímulos e información. Nada hay más heterónomo que el capital financiero. Cualquier proyecto socialista del futuro tendrá que sustentarse en motivaciones autónomas pero tendrá también, y aquí esta la innovación, que aprender a gestionar la heteronomía del mercado y del dinero,   horadando  pasillos desde la autonomía hacia heteronomía tal como el capital financiero lo ha hecho en el sentido  inverso.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *