Portada / Democracia / Jóvenes en dos mundos

Jóvenes en dos mundos

Egypt-revolt-2Concha Caballero.El País.05/03/2011.

Ellos tienen hambre de libertad; los nuestros creen que, como el aire o el agua, es el medio natural para desenvolver sus vidas. Ellos tienen sed de información y manipulan las redes para esquivar la terrible censura de sus gobernantes; los nuestros acechan los atajos para bajarse las películas o la música gratis. Ellos hablan del futuro de sus países; los nuestros solo hablan el idioma del presente. Ellos respiran confianza en su futuro, entre los botes de humo o el ruido de los disparos; los nuestros reflejan una desesperanza sin límites. Ellos saben autoorganizarse, identificar objetivos comunes y actuar en grupo; los nuestros practican un individualismo feroz en el éxito o en el fracaso. Para aquellos, la política es un instrumento útil para transformar la realidad; para los nuestros, un conjunto de anquilosadas instituciones que cada vez deciden menos sobre los asuntos realmente importantes.

Las aguas del Estrecho parecen contener un mar de mercurio. En los puertos de la vieja Europa, la política ha sido sustituida por instituciones monetarias que nadie ha elegido pero que nos dictan las directrices de unos mercados cuyo rostro no conocemos. La libertad individual se ha afirmado hasta el punto que nadie podría vivir sin ella, pero el sentido real de la democracia como poder del pueblo naufraga en la tormenta de los mercados. Mientras, al otro lado del Estrecho, voces estremecedoramente jóvenes vuelven a lustrar la deslucida moneda de la libertad y la democracia, en países que solo pensábamos que sabían entonar el idioma del fanatismo religioso.

No hay paralelismo perfecto entre la situación de los jóvenes en las dictaduras del Magreb u Oriente Próximo y los de nuestros países europeos. Pero a ambos lados del Estrecho hay una fuerza juvenil con mejor preparación que sus padres, que chocan con un mercado laboral y con una sociedad ajena. Aquellos necesitan revoluciones porque tienen que sacudirse dictaduras y mordazas. Pero nuestros jóvenes occidentales necesitan cambios económicos y sociales con urgencia.

Habla elocuentemente del envejecimiento de nuestra cultura política el hecho de que, en medio de la mayor crisis económica y ecológica, los debates más apasionados sean sobre si tenemos o no derecho a conducir a gran velocidad o fumar en los establecimientos públicos. Discusiones decadentes de personas anquilosadas en sus viejos vicios de velocidad o de posesiones. Urge un rejuvenecimiento inmediato de la política, de sus contenidos y de sus formas, pero es imposible cuando hemos expulsado a los jóvenes del debate público y los hemos convertido en un producto de consumo, o en el escalón más bajo de nuestra cadena laboral.

“Sobretitulación” llaman algunos al despilfarro de que ingenieros industriales estén sirviendo copas en los bares nocturnos. “Contratación temporal” llaman a trabajos de una hora en la que los gastos superan a los ingresos obtenidos. “Contrato en prácticas” a recibir la mitad del sueldo o no estar de alta en la Seguridad Social y “experiencia en el extranjero” a lo que siempre se ha denominado emigración forzosa.

No ha habido nunca una época que denigre tanto a los jóvenes al tiempo que ensalza la juventud como única estética oficial. Los problemas de los jóvenes se presentan en términos conflictivos (delincuencia, drogas, falta de esfuerzo) mientras se utiliza su cuerpo como objeto de consumo y reducimos su tiempo vital a un carpe diem eterno. No ha habido una sociedad que desconozca más a sus jóvenes, su preparación y conocimientos, su esfuerzo ante una sociedad tan altamente competitiva o sus valores, mucho más ecológicos y solidarios que los nuestros. Es una pena que permanezcan ajenos a la política en vez de inventar su propia forma de hacerla. Es un error que hayan renunciado a gobernar su realidad. Pero un día de estos, nuestros jóvenes apáticos recogerán su desesperanza y la transformarán en algún sueño. Al menos eso espero.

2 Comentarios

  1. ANDALUSÍ LIBERTARIO

    Excelente artículo, Concha. Piensan los cómplices del totalitarismo de los falsimedia que aquí también este “orden” FASCISTA les durará también mucho tiempo, porque creen su criminal labor cosmética irremplazable, haciendo creer a las masas de tele-incautos que vivimos en una Democracia de verdad.

    Cuando se caigan los palos del sombrajo y veamos a la luz del sol, sin careta, a tanto hipócrita y cínico sin excrúpulos, nos vamos a reir de lo que está pasando en el mundo árabe.

    No quisiera estar en su pellejo para entonces.

  2. Me parece que mezclar los chivos con las cabras no soluciona nada: los derechos de autor no tienen nada que ver con la movilización de la sociedad, señora Concha, al contrario, es una forma de demostrar que están en contra de la cultura anterior de pago, de elitismo y de información reservada al bolsillo. Es lo que nos vendieron como sociedad del conocimiento que ahora nos quieren robar con leyes Sinde.

    “Aquellos necesitan revoluciones porque tienen que sacudirse dictaduras y mordazas. Pero nuestros jóvenes occidentales necesitan cambios económicos y sociales con urgencia…” La revolución mejor la dejamos fuera, no sea que se asusten en la redacción cuando reciban su artículo.

    Me gustaría saber ¿qué espera usted algún día de nuestros jóvenes cuando dice que un día recogerán su desesperanza y la transformarán en algún sueño? Como usted sabe, en este momento no existen mecanismos de democracia directa, ¿hemos de esperar los jóvenes a ser viejos para hacer política? ¿Tenemos que luchar con el voto en las próximas elecciones, es a eso a lo que se refiere?

    Usted está planteando una contradicción “nuestros jóvenes necesitan cambios económicos y sociales con urgencia”, ¿a qué se refiere exactamente? Mójese un poco, ya que se anima a escribir tan apasionadamente sobre la juventud. ¿Qu´ße es lo que en su opinión deberían hacer? ¿Protestar de manera pacífica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *