Portada / Democracia / La mentira del “laicismo agresivo” en cifras

La mentira del “laicismo agresivo” en cifras

Franco bajo Palio 3

 

Eduardo Robredo Zugasti.

 Según el informe Global restrictions on religion de 2009 [PDF] España pertenece al grupo de países que experimentan en el mundo un menor grado de hostilidad social contra la religión y donde menos restricciones gubernamentales existen para la práctica religiosa. Merece la pena recordar que este informe de Pew Research Center’s Forum on Religion Public Life guarda silencio acerca de las restricciones específicas contra los no creyentes y ateos.
Mapa de las restricciones gubernamentales a la religión.
Fuente: Pew Research Center, 2009

En España, la relación que mantiene el estado con la iglesia católica, con indiferencia del color del gobierno, no sólo no restringe la práctica de los creyentes de ningún modo significativo, sino que la financia masivamente. La iglesia católica recibió el año pasado 252 millones de euros, gracias al fascinante privilegio de la casilla en el IRPF (del que no goza ningún otro grupo religioso o secular), y otros 6.108 millones para financiar actividades educativas y “sociales”. El estado también mantiene intacto el último concordato con el Vaticano de 1979, del que se derivan otros privilegios no menos fascinantes, como la exención de impuestos para colegios religiosos, la exención a los obispos del pago del IBI (Impuesto sobre bienes inmuebles) y la asombrosa independencia de la asignatura de religión, cuyo material didáctico y profesores son escogidos por la jerarquía eclesiástica.

A pesar de este fervoroso apoyo estatal y de una infatigable ingeniería social religiosa from cradle to tomb, todas las encuestas apuntan hacia un descenso constante de la religiosidad de los españoles en las últimas décadas. Sólo desde 1992 la adhesión al catolicismo ha descendido en conjunto del 87 al 73%. Según el barómetro del CIS [PDF] de enero de 2009 el porcentaje de “no creyentes” asciende al 11.5% y el de ateos al 7.5%. En total, sumamos unos 9 millones.

Claramente, en España no existe “laicismo agresivo” en el estado (ni siquiera existe “laicismo” a secas), como denunció el papa y repiten constantemente sus seguidores. Y la “hostilidad” social contra la iglesia católica es como mucho un tema de tiras cómicas o un residuo folklórico, aunque convenientemente explotado. De hecho, con una opinión pública cada vez más vulnerable al capricho del clericalismo más extremista, quienes podemos estar en riesgo somos los no creyentes.

4 Comentarios

  1. Criticar la Iglesia Catálica es muy fácil, critica a los musulmanes. gracias.

  2. Sí, es cierto, por supuesto que hay un laicismo agresivo, no nos dejan expresarnos en libertad embistiendo a la ciudadanía con la bayoneta calada, como siempre:

    http://www.youtube.com/watch?v=aT6tY3CgBqw&feature=related

    ¡Viva Cristo Rey!

  3. Valle de los Caídos

    ¿”Laicismo agresivo”…? No, CLERICALISMO GENOCIDA, FANATICO Y FUNDAMENTALISTA FASCISTA, como puede observarse cada 20 de noviembre, aniversario de las muertes del Hitler español, Franco y del Goebbels falangista, José Antonio Primo.

    ¿O no…? (Lo saben hasta en Suecia)

    http://www.youtube.com/watch?v=SdqHrzPhAY0

  4. En nuestro país se da una situación ciertamene paradojica. Es cierto que hay un estado oficialmente acofensional y sin embargo esta en vigor un concordato que resulta como minimo anacronico. Que la sociedad sin embargo es cada vez y de forma no estridente, menos religiosa y que en ocasiones esta se manifiesta exclusivamente en actos sociales: bautizos, bodas, funerales, . . ., que aun así van descendiendo paulatinamente su práctica, o en formas culturales arcaizantes como las procesiones o romerias, donde es más la participación popular alrededor de fiestas con contenidos que vienen de mas atras que la propia religión catolica, las que las mantiene vivas.
    Y esa paradoja se manifiesta tambien en el dato que podemos constatar los ateos y no creyentes, que llegado el caso la sociedad, sobre todo la que responde a un pensamiento drechista y conservador, es menos tolerante con las manifestaciones de irreligiosidad o de la defensa del ateismo de lo que nosotros somos -como bien reconoce el articulo de referencia publicado en “revolucionnaturalista”- con los creyentes de cualquier religión.
    Menos mal, dicho sea de paso, que todavía hay cristianos como el tologo progresista (asociación Juan XXIII) Juan José Tamayo que defiende el respeto a las demas religiones y a los no creyentes. Serran una excepción hombres como Tamayo pero me parece bien reconocerle ese merito.
    La verdad es que no podemos bajar la guardia y hay que seguir rivindicando los espacios laicos en los lugares públicos y el derecho a los no creyentes y ateos a ser respetados plenamente sin ninguna reticencia o complejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *