Portada / Editoriales / Las ayudas europeas al carbón y la cumbre de Cancún

Las ayudas europeas al carbón y la cumbre de Cancún

Reduccion

 

EditorialP36.10/12/2010.

La  Unión Europea  ha decidido esta semana prolongar hasta  el año 2018 las ayudas al carbón. En el año  2009 la UE destino más  2900 millones de euros  anuales a ayudas directas a la extracción de carbón.  Estaba previsto que estas ayudas cesaran en el 2014 pero la presión de sectores empresariales y de  gobiernos como el español  y el polaco ha retasado el fin de las subvenciones al año  2018.

 Al mismo tiempo en que se aprobaba la prolongación de las ayudas  al carbón, los representantes de la Unión Europea  están presionando, en la cumbre del clima de Cancún, para la firma de un nuevo y más ambicioso acuerdo internacional  de reducción de emisiones   de gases de efecto invernadero,  que  prolonge al protocolo de Kyoto que vence en el 2012.

Como es de  conocimiento público y notorio la quema de combustibles de origen fósil, y en especial el carbón y el petróleo, son las principales fuentes de emisión del gas  con más peso,  entre estos gases de efecto invernadero: el dióxido de carbono (CO2). Cualquier política de reducción de emisiones que no implique un abandono  y sustitución progresiva del carbón está condenada al mayor de los fracasos. Y así lo ha considerado la UE en los distintos programas que ha aprobado de lucha contra el cambio  climático.

¿A qué juega entonces la UE, y el gobierno español y andaluz,  apoyando al mismo tiempo nuevos  compromisos de reducción de emisiones y  prolongando las subvenciones al carbón?.Los argumentos  para la prolongación de las ayudas se basan en  el mantenimiento de los puestos de trabajo en el sector minero. Según los datos ofrecidos por la Unión Europea el sector del carbón genera unos 52.000 empleos directos y 48.000 indirectos: unos 100.000  puestos de trabajo  en  el total del territorio de la unión. Pero si hace un simple cálculo se ve que destinando estas ayudas a subvenciones directas a los trabajadores   del sector se podría adjudicar unos 30.000 euros al año por cada trabajador en concepto de renta de transición o reconversión , en un  periodo que iría  desde el 2010 al 2018.

La diferencia entre subvencionar la extracción de carbón o subvencionar rentas directas de transición  a los  trabajadores  afectados serían múltiples y muy sugerentes. En primer lugar  las emisiones de gases de efecto invernadero se reducirían drásticamente,  con las ventajas que esto implicaría  en la lucha contra el cambio climático, la mejora en el medio ambiente  y en la salud y calidad de vida . En segundo lugar se evitarían la compra  de los  derechos  de emisión  debido a las emisiones provocadas por la extracción y combustión  del carbón.  Y por último, se estarían sentando las bases para una reconversión del sector  del carbón  en otro tipo de actividad económica  con más futuro y más innovación tecnológica. Ni que decir tiene que una medida de esta  naturaleza  sería coherente con las propuestas  qu se están realizando en la cumbre de  Cancún, y reforzaría la credibilidad de liderazgo político  internacional  de la UE en la lucha  contra el cambio climático.    

La escandalosa contradicción que supone  apoyar programas fuertes contra el cambio climático y  prolongar las subvenciones al carbón, forman parte de la  irracionalidad  en la que esta inmersa las políticas de la UE, y en general las políticas de ambientales. En esta contradicción son solidarios el gobierno español (que tiene su propio plan de ayudas la “carbón  nacional”) y el gobierno andaluz que también reclama las ayudas. Participan  también los sindicatos CCOO,UGT o fuerzas políticas que dicen tener un firme compromiso ecológico como PSOE, IU o CHA que también apoyan las subvenciones directas al carbón.

En el origen de estas políticas contradictorias  hay dos errores  de base:   el deterior progresivo  de lo  que Marx llamó  “general Intellect”   en el   proceso de globalización neoliberal, lo cual conlleva  un incremento de la irracionalidad política y económica. Y en segundo lugar, la banalización de la “crisis ecológica” integrada como un mensaje, una imagen  más dentro de la sociedad del espectáculo. La  acción política cada vez se parece más a la  estrategia comercial  de las grandes superficies comerciales donde hay una fracción  de oferta para que cada franja de mercado y para  cada demanda de consumo. Programas contra  el cambio climático para los ecologistas y ayudas al carbón para los mineros. Cada uno en su casa y la mercadotecnia en la de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *