Portada / Democracia / Lo creo porque es absurdo

Lo creo porque es absurdo

301369_10150342371671484_781936483_8106566_1433450849_n

Ugo Bardi.Energy Bulletin 16/10/2011. A principios del siglo III, Tertuliano, campeón de la cristiandad contra el paganismo, nos dio una sorprendente revelación de la ruptura entre la antigua y la nueva  visión cultural. En su texto ” Contra Celso “, escribió algo que hoy recordamos como” Credo quia absurdum “, es decir,” yo lo creo porque es absurdo. ” Estos no son exactamente las palabras de Tertuliano, pero esta frase resume muy bien su pensamiento. Tertuliano uso el  absurdo como arma contra el viejo paradigma. Él era un apóstata, un revolucionario, un subversivo.

Sio recapitulamos  los tiempos antiguos, es impresionante observar cuán similares  a los actuales  en cuanto a la ruptura del paradigma de nuestro tiempo, que a menudo se expresa en términos de lo que llamamos “teorías conspirativas”. Hasta no hace mucho tiempo, la oposición a las culturas dominantes se expresabsn en forma de ideológicas compleja sy estructuradas: el comunismo o el socialismo, por ejemplo. Pero lo que estamos viendo ahora no es nada estructurado o complejo. Es simplemente la negación de todo lo que podría dar la impresión de ser “científicamente demostrado”. De la química al climategate, vemos la difusión de una actitud basada en el concepto de que “si se trata de la ciencia, entonces es un engaño” Si Tertuliano estuviera vivo hoy, la búsqueda de lo absurdo se expresaría, tal vez, sosteniendo que los aviones que vuelan por encima de nosotros están extendiendo venenos terribles sobre el ambiente o que la idea de que los humanos generan emisiones  de  CO2 que produce el calentamiento del planeta es un elaborado engaño diseñado para asustarnos.

Es raro, seguro. Pero para todo lo que existe, hay una razón para que exista. Esto es cierto también para la teoría de la conspiración, ahora y en los viejos tiempos. En el momento de Tertuliano, la prosperidad material de Roma y de los romanos fue visto a menudo como  el resultado de la gracia de los dioses paganos. Cuando esta prosperidad desapareció, fue un choque: los viejos dioses no estaban a favor de Roma ya. El resultado fue un movimiento de ideas que vio a los dioses antiguos como “el mal”, así como  a aquellas personas que seguían adorándolos  como malos y culpables de la decadencia. Recordemos la historia de la filósofa pagana, Hipatia, asesinada y descuartizada por una multitud enfurecida. Eso ocurrió apenas un par de siglos después de Tertuliano, cuando la ruptura entre el nuevo y el viejo paradigma no era ya un asunto  el de  subversivos aislados, sino que se había convertido en una ola de rabia – un tsunami real.

Hoy en día, nos encontramos con los síntomas de exactamente este tipo de avería, de un tsunami de furia creciente en nuestra sociedad. Piense en nuestra prosperidad: tendemos a atribuir no a los dioses paganos, pero  si a nuestras proezas tecnológicas. Adoramos la capacidad de los científicos para crear máquinas nuevas y mejores. Nosotros les decimos que cualquier problema puede ser resuelto por los científicos. ¿No hay suficiente petróleo? Vamos a perforar más profundo, inventar mejores biocombustibles o producir  fusión nuclear en una botella. ¿No tenemos alimentos  suficientes? Alguien va a inventar nuevos fertilizantes, diseñaremos organismos modificados genéticamente o  nuevos plaguicidas.¿ La contaminación? Vamos a fabricar  filtros nuevos y mejores para el  escape de los coches y las chimeneas de las fábricas . ¿ El Cáncer? Pronto tendremos la píldora mágica que lo cure.

Pero ahora algo diferente está sucediendo, algo nunca visto antes. Los científicos nos dicen que no hay soluciones rápidas para problemas como el agotamiento de los recursos o los gases de efecto invernadero en la atmósfera. Que cuanto más crecemos, más grave es el  problema. Que corremos el riesgo de aniquilar a la humanidad del planeta, haciendo exactamente las mismas cosas que hemos estado tan orgullosos de ser capaz de hacer, hasta el momento. Que tenemos que cambiar nuestras maneras antes de que sea demasiado tarde.

Es la ruptura completa del viejo paradigma. Para la mayoría de nosotros, es totalmente desconcertante saber que hicimos todo mal, y de escuchar lo dicho por la misma comunidad, los científicos, que nos habían enseñado a hacer lo que hasta ahora hemos estado haciendo. Esto sólo puede ser visto como una traición y no es de extrañar que la rabia se desate en contra de los traidores, los científicos infieles y malos. Historias como el “Climategate” son signos de esa rabia. Es una rabia terrible, algo que no puede explicarse sino por la pérdida de un marco común de pensamiento. Se trata de una sociedad que pierde la relación maestro-alumno. Es decir, la pérdida de la sabiduría, dee la sapiencia , de la  auctoritas .

Cuando las personas pierden la sabiduría, la forma más fácil de salir creen que es  encontrar a un enemigo, nuestros nuevos enemigos parecen ser los científicos. No hemos visto todavía los climatólogos ser linchados por turbas enfurecidas, como le ocurrió a Hipatia hace mucho tiempo – pero parece que se está acercando a algo así . La rabia de esas personas a quienes insertamos dentro  de la  “teoría de la conspiración” se encuentra todavía en la etapa inicial de la negación de todo, pero también puede desarrollarse en formas que podríamos describir como una especie de nueva cruzada que, en esta ocasión, los enemigos son los los científicos. No sería la primera vez que los científicos son convertidos en el blanco de los movimientos políticos, desde los tiempos del macartismo en los EE.UU. a la “Revolución Cultural” en China. Los movimientos con el tiempo disminuyeron , pero tal vez no hemos visto antes  el furor anti-ciencia que aparece  ahora .

La transformación de la sociedad romana del paganismo al cristianismo duró siglos  y en ella  participaron todo tipo de luchas violentas hasta que se instaló un nuevo paradigma y una nueva sapiencia. Mil años después de Tertuliano, el mundo vio la  emergencia del pensamiento que llamamos “filosofía escolástica”,  y que implicó volver a descubrir la sapiencia antigua y clásica  y su fusión con la nueva. Estamos viendo hoy el inicio de un nuevo ciclo y, en el tiempo, tendremos que redescubrir una nueva sapiencia y una nueva auroritas. Lo que vemos hoy oscuramente, como en un espejo, entonces lo  veremos cara a cara.

Ugo Bardi enseña fisica en la Universidad de Florencia, en Italia. Es presidente de la sección italiana de la asociación para el estudio del cenit del petróleo (ASPO) y que está interesado en el agotamiento de recursos, modelos de dinámica de sistemas, la ciencia del clima y la energía renovable. Él es el autor de “Los límites del crecimiento  revisados” (Springer 2011)

 

Traducción:P36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *