Portada / Democracia / Los bienes comunes como un antídoto para el crecimiento incesante

Los bienes comunes como un antídoto para el crecimiento incesante

150px-BwcOmega911a

 

Silke Helfrich .Ponencia presentada en el Congreso de Attac, “Más allá del crecimiento”, en Berlín sobre cómo los bienes comunes puede ayudar a cultivar las práctica de nuevos modelos de aprovisionamiento sin patologías de crecimiento compulsivo e insostenible:

Resumen

Los bienes comunes  reducen el  crecimiento inducido porque nos hacen más independientes de dinero. Cuanto más se produce bienes comunes, menos tiene el Estado tiene que pagar por las mercancías. Los bienes comunales  reducirían  la población , ya que están asociados con una multiplicidad de estrategias de suficiencia que crear prosperidad mediante el intercambio. Los comunales  nos ayudan a  escapar de la compulsión de crecimiento, porque todas las cosas que se producen como un bien común, no tienen que ser artificialmente convertidas   en bienes escasos. Y no hay ningún incentivo para la escasez artificial, ya que los Comunes no se producen como mercancías que se intercambian, sino que fomentar y mantienen relaciones sociales, satisfacen  necesidades y resuelven problemas directamente.
Por lo tanto, en lo que sigue me limitaré  brevemente a dar mi razonamiento.

“La verdad es que no existe todavía ningún escenario  creíble, socialmente justo,  y ecológicamente sostenible de continuo incremento de los ingresos en un mundo de nueve millones de personas”, según el economista Tim Jackson (Jackson 2011: 98), quien recientemente creó  in fuerte revuelo con su libro “Prosperidad sin crecimiento.2 Jackson trabaja con modelos de  cálculos que demuestran qué la idea de que podemos seguir creciendo  sin límites a medida es imposible.

¿El problema inmediato  en que consiste?

La economía de mercado capitalista ha conseguido algunas cosas, pero no en aspectos importantes. Sólo quiero mencionar tres problemas fundamentales  en los que ha fracasado:

1. No puede tener éxito en la satisfacción de las necesidades materiales básicas de muchas personas, ni puede satisfacer las necesidades inmateriales de  todas las personas.

2. Es ineficiente e ineficaz en la preservación de los recursos naturales.

3. Sistemáticamente destruye puestos de trabajo.

Entre estos problemas hay una fuerte conexión. En general, el empleo remunerado es el único medio que las personas  tienen de acceder al dinero. El dinero es, a su vez, de manera creciente el único medio para obtener lo que necesitamos para  satisfacer las necesidades básicas de la vida. O, para decirlo más precisamente, en el sistema económico actual es el único medio valioso. Esa es la razón por la que se  identifica  el empleo como una necesidad,  sobre todo el empleo remunerado, aunque lo que realmente necesitamos  es estar vivo, activo, creativo. Queremos el empleo  simplemente para satisfacer nuestras necesidades. Muchos describen lo que buscamos como satisfacción. Otros, ​lo llaman “la felicidad”.

Durante décadas, el pensamiento político de todo tipo ha fijado   su objetivo central en la creación de empleo. Esto ha reducido los puntos de vista,  ha embotado el análisis  y truncado el argumento. De hecho, el argumento de la creación de empleo prácticamente ha destruido el pensamiento teórico, práctico y creativo sobre  la  “buena vida”. Esto no carece de cierta ironía, pero si  carece de lógica, porque si la economía crece también lo hacen los sueldos y salarios reales ( al menos deberían), que a su vez estimula a las empresas a invertir en tecnologías que hacen que los trabajadores sean  despedidos. Por lo tanto, la productividad del trabajo aumenta más rápidamente que la productividad del uso de recursos. [1] .En resumen, para seguir siendo competitivas las empresas deben eliminar puestos de trabajo! ¿Recuerdas el problema número 3? La economía de mercado capitalista, destruye sistemáticamente puestos de trabajo.

Esta forma de funcionamiento de la economía no puede resolver los problemas antes mencionados a largo plazo y estructurales. Sin embargo, en el corto plazo puede crecer, crecer, crecer.

Que la “solución”  a corto plazo sea bienvenida – al menos en lo que el Estado se refiere- es otro asunto. En la arquitectura económica actual la cantidad de dinero que entra en el presupuesto público, y por lo tanto la calidad de los servicios públicos, depende el crecimiento económico. Como resultado, el Estado sólo está en condiciones de equilibrar estos fracasos – suponiendo que exista la voluntad política de hacerlo – si la economía está creciendo. El Estado está atrapado en la trampa del crecimiento. Así que si la economía crece y el Estado está en condiciones  de  hacer frente a las llamados “externalidades del mercado” (la contaminación, el agotamiento social, etc), los problemas pueden ser arreglados coyunturalmente, pero no cambian sustancialmente en su naturaleza. No pueden cambiar sustancialmente. El Estado  solo puede mejorar los síntomas,  provisionalmente, como es habitual en el caso de que las soluciones no se centran en los síntomas. Sin embargo, los tres problemas continúan. Veamos  los  siguientes problemas

El crecimiento de la economía

1. La economía capitalista de mercado todavía no es capaz de satisfacer las necesidades materiales o inmateriales de mucha gente, sólo a través del acceso al dinero o  a los servicios sociales públicos.

2. La disociación absoluta del consumo de recursos y de la producción se convierte en la cuestión subsidiaria más ignorada en el mundo.

3. Los puestos de trabajo  que siguen siendo sistemáticamente destruidos, son  creados   en otros lugares. Ellos lo llaman “destrucción creativa”. Bien puede ser creativa, pero sigue siendo destructiva en dimensiones inquietantes.

Todo ha ser removido para  conseguir  que el dinero sea la única forma de satisfacer las necesidades. Todo debe ser transformado en productos, incluso las cosas que se encuentran en abundancia. Incluso las pautas de comportamiento y las relaciones sociales.

¿Qué se debe hacer: tratar directamente  el  problema o sus síntomas?

Las estrategias actuales en general, sólo afrontan los problemas mencionados por separado. El crecimiento, por ejemplo, debe crear puestos de trabajo. Lo hace, de hecho -, pero, al hacerlo, sacrifica los empleos existentes y deja de lado los otros temas. Aquellos que quieran reconstruir la sociedad industrial con un Nuevo Acuerdo Verde hacen campaña a favor de puestos de trabajo, que estratégicamente se concentran en la eficiencia de recursos, sobre todo, para tratar de garantizar la valoración económica (es decir, “pricing”) de los recursos naturales. Sin embargo, quien quiera principalmente un  ‘pacto verde’, entonces deberá explicar cómo sus medidas, en principio, eliminan las fuerzas que impulsan el crecimiento del dinero por el cual, la deuda y la población destruye los recursos.

Esto será difícil. Al final, una economía impulsada a crecer  solo lo hará desde  la con desvinculación necesaria más absoluta con   el consumo de los  recursos naturales. De hecho, desde 1990 el aumento de la eficiencia con que se utilizan los recursos por unidad de producción no era ni siquiera lo suficientemente rápido como para compensar el aumento en el uso de recursos provocada por aumento de la población. (Ver Jackson, 2011: 92). Además, está la cuestión de si un Green New Deal, incluso provocaría una  brecha social más grande, porque la producción eco-amigable de  “bienes” los hace más caros. ¿Qué significa esto para la gente sin mucho dinero? ¿Y cómo se  le explica esta realidad a ellos?

Conclusiones provisionales

Estamos perdiendo demasiada energía con muy pocos problemas . Necesitamos algo más que soluciones complementarias,  necesitamos algo radicalmente diferente. Debemos  pensar que  sólo “fuera de la caja” vamos a ser capaces de ampliar nuestra visión y afinar nuestros argumentos. Necesitamos otros criterios para decidir lo que producimos y cómo. Necesitamos otro “orden interno”, como dijo  Werner Ratz,  portavoz de plataforma lo expresó en su excelente contribución. Otro sistema operativo.

Y eso me lleva a los bienes comunes y por lo tanto “Más allá del mercado y el Estado”

El bienes comunales deben ser entendidos como lo que son, ante todo, – diversos, autodeterminados y auto-diseñados, en gran parte producidos por los   sistemas sociales de producción. Son la expresión de otro modo de funcionamiento.

Quien piensa y vive de una manera consistente demanda  bienes  comunes

¿Qué es lo que yo / nosotros necesitamos? ¿No lo puedo vender?
¿Qué puedo compartir?
¿Qué puedo hacer  que sea disponible para uso general?
¿Dónde y cómo puedo colaborar?
Hay un montón de condiciones previas para los comunales. Quien promueve comunes crea posibilidades de tener muchas áreas de la vida fuera del mercado. Porque  las cosas comunes se producen en forma colectiva, con el fin de resolver problemas y satisfacer necesidades. Nos  acostumbran a no vender productos en un mercado. Por esa razónlos bienes  comunales   son “el crecimiento pacificado” (“wachstumsbefriedend”), para citar a Wolfgang Sachs.

Y esa es la diferencia clave. Cuando un problema se resuelve, no se lo tiene que resolver de nuevo. Se puede recurrir a  nuevas tareas y dedicarse a otras necesidades.

Por el contrario, si uno vende un producto de mercado, hay que vender el siguiente. Y el siguiente, y el siguiente. Si el proceso se ejecuta muy lentamente, o si el pueblo, reducido a ser sólo los clientes, se cansan de comprar;   se debe encontrar nuevas fórmulas  para acelerar el proceso de nuevo: por ejemplo, la obsolescencia programada o la práctica de fabricar  las cosas a fin de que fallen rápidamente. La producción de escasez artificial es otra estrategia para el consumo de combustible. Piense en las extensiones artificiales de protección de derechos de autor o de las semillas Terminator. Y, por supuesto, la expansión permanente de los derechos de propiedad individual. Si el mercado se satura, finalmente, las producen nuevas  necesidades . Entonces, el marketing puro impulsa la demanda, la deuda y el proceso de crecimiento deseado. Mientras la resolución de los problemas reales está jugando un papel menor, secundario. ¿Cómo lo expuso Jackson ?

“En la frontera exterior, el capitalismo de consumo es una bestia compleja, la generación de nuevas especies de los derivados financieros, sólo para mantenerse a flote. Ocurre que  el corazón es sorprendentemente simple “(Jackson, 2011:103)

Pero ¿cómo es posible que  que este mecanismo haya funcionado durante tanto tiempo en las sociedades donde las necesidades están saturados? La respuesta es que la cultura del consumo se mantiene en pié porque tiene tanto éxito que  no cumple con muchas necesidades. Lo que significa, volvemos a mencionar el problema número 1, que la cultura del consumo no es capaz de hacernos felices, tenemos que seguir consumiendo como la única estrategia creíble para la solución de problemas.

Para los comunes, el mercado necesita menos cantidad, y por lo tanto el crecimiento es menor.
¿Es la idea de  los bienes comunales  lo suficientemente buena para cambiar el sistema de producción y la infraestructura social? Me gustaría responder a esta pregunta con un “Sí”. ¿Qué se tiene que hacer para que eso sea posible?

Un ejemplo:

Dos principios son importantes para la eficacia de los Comunes: los limitados recursos (agua, bosques, tierra) requieren una regulación de acceso para garantizar que se mantengan a disposición de sus usuarios, es decir, los plebeyos. Por el contrario, los recursos ilimitados renovables y copiables sólo son  un bien común, si son accesibles a todos. En definitiva, el uso activo por cualquier persona multiplica las posibilidades para la utilización por los demás. Esto tiene que ver, por ejemplo, con las ideas, los códigos de software, el conocimiento y el diseño. Y estos son, después de todo, los recursos productivos más importantes en la actualidad.

El principio de un modo de producción comunal debe estar  orientado  hacia  el diseño para compartir y desarrollar conjuntamente con los demás. Dicho de otro modo:  ¡hechos para ser copiados¡. Esto hace que los resultados  mejoren para todos.

El crecimiento más interesante en los  bienes comunales  no es del interés para el crecimiento económico

Para los comunales, los tipos más interesantes de crecimiento son el aumento de los conocimientos y habilidades, la riqueza de las relaciones sociales, la lógica del tiempo que pasamos juntos en lugar de la lógica del ahorro de tiempo, en el que no es necesario aumentar  el consumo cada vez más en cada vez menos tiempo. Un bien común evoluciona hacia la variedad, la autonomía y la auto-organización en lugar de los monopolios.

La cuestión del crecimiento, tal como lo plantea en la economía de mercado capitalista, no juega ningún papel en los comunales .De esta forma los bienes comunes se muestran como  una forma de resolver el dilema del crecimiento. Para sortear el dilema necesitamos:

–  Un tejido de innovación tecnológica y social – lo que significa también la innovación en las relaciones de propiedad.

–       Compartir el conocimiento libre
– una – o mejor varias – alternativas a la situación donde el dinero es el único medio de acceso a suministros básicos. La necesidad de que el dinero no es un buen motivo, ni una buena razón para mantener de forma permanente  a la  gente muy ocupada, incluso cuando ya están ocupados en una variedad de maneras.
Adelheid Biesecker, que fue co-ponente en el debate, dijo sobre el último punto esto :

“No tenemos mucho tiempo para emplear más mano de obrada. Tenemos mejores cosas que hacer. ”

Podemos encontrar estas cosas mejor en los bienes  comunales Y la buena noticia es que esto no es pura teoría. Ya existe una forma de producción que apunta más allá de las instituciones habituales de mercado y el Estado, encadenadas en la trampa del crecimiento. Esta forma de producción que se conoce como la producción de bienes comunes entre igaules basado en un concepto sobre el cual Yochai Benkler ha sido muy influyente.

Lo que hay que discutir es cómo este crecimiento independiente de la forma de la innovación y la producción puede ser extendido a más áreas de producción. Y, en efecto  ya se han realizado  avances importantes en este frente.

NOTAS:

1. Para más información sobre este punto ver a Tim Jackson, 2011, capítulo 4. (Los números de página aquí se refieren a la versión alemana de este libro.)

2. En aras de la brevedad, dejar de lado la tendencia a la caída de la tasa de crecimiento, así como el problema de la deuda.

3. Como lo hace en Alemania o en Europa central, en gran medida. En la mayoría de los países del mundo la situación es diferente.

4. ¿Cómo puede explicarse que incluso el Partido Verde que ahora quiere aplicar incentivos para los consumidores. ¡Qué idea tan estructuralmente conservadora! Renate Künast pide 5.000 euros para la compra de coches. Aunque sabe que la disociación absoluta es del orden del día corriente necesaria y que esto no se puede lograr con el cambio de los motores para el transporte individual.

5. Cf. Elinor Ostrom de Gobierno de los Comunes CUP 1990.

Publicado en Energy Bulletin

Traduccion Paralelo36

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *