Portada / Editoriales / Luces y sombras en la huelga del sector público del 8 de junio

Luces y sombras en la huelga del sector público del 8 de junio

Donde-estan-las-cientificas-en-los-articulos-de-investigacion_mediumEditorialP36. 11/06/2010.

La huelga en el sector público del 8 de junio ha tenido un seguimiento desigual aunque ha marcado el inicio de las movilizaciones de los y las trabajadoras contra Zapatero.

 

Entre los funcionarios y los empleados públicos ha sido patente el descontento con los sindicatos a los que muchos ven alejados de los centros de trabajo, con intereses particulares generados por su propia burocracia y condescendientes con el gobierno tanto del Estado como de la Junta, de los que reciben importantes subvenciones e incluso con relaciones “fraternales” con la CEA.

 

La convocatoria de paro ha sido excesivamente “protocolaria”. Había motivos para convocar una huelga general porque lo que ha hecho el gobierno ha sido muy fuerte. Aprobar por decreto una reducción inédita (y tal vez inconstitucional) de los sueldos cuando hace escasos meses habían firmado con los sindicatos la congelación de los mismos, supone un incumpliendo gravísimos de los pactos sociales. Sin embargo, han esperado a convocar la huelga una vez que ya se había convalidado el decreto, sin ningún horizonte de cambiarlo y por tanto con un carácter puramente testimonial.

 

A pesar de ello, y con un coste importante (sentido como inútil) de pérdida de dinero, más de 100.000 personas han secundado la huelga en Andalucía y han acudido a las manifestaciones convocadas de forma masiva. También se ha hecho notar una gran contención de los sindicatos en estas manifestaciones sobre todo en los actos de culminación que se han caracterizado por su brevedad y frialdad.

 

Sin embargo, la huelga ha tenido importantes consecuencias. Por un lado ha mostrado la fuerza de los trabajadores del sector público y su condición de sector mayoritariamente progresista que ha iniciado la rebelión contra el gobierno Zapatero. Éste ha vuelto a titubear ante la reforma laboral pero parece que al final ha decidido sacarla adelante sin consenso con los sindicatos y con el apoyo (activo o pasivo) de la derecha en el Congreso.

 

Por otro, ha sido el acicate para que el gobierno andaluz salga de su atonía y Griñán presente en el parlamento por vez primera medidas concretas como respuesta a la crisis al margen del propio presidente del gobierno y secretario general de su partido y en contradicción con proyectos tales como la liberalización de las urbanizaciones en los campos de golf, el oleoducto balboa o la permisividad con la desintegración del proyecto de caja única andaluza. Han sido en su mayoría medidas progresistas, de contenido social como los impuestos a las rentas más altas y a la banca, impuestos ecológicos de naturaleza extrafiscal (impuestos para modificar conductas) sobre emisiones, residuos radioactivos y bolsas de plástico y medidas de racionalización administrativa que toca de lleno la propia política clientelar desarrollada por el aparato de su partido desde que éste ocupó el gobierno andaluz. Precisamente una de las brechas mas profundas entre los empleados públicos y los sindicatos ha sido no haber hecho nada para impedir la creación de otra administración sin control mediante la proliferación de empresas públicas no mercantiles, fundaciones, consorcios, etc.

 

Desde P36 hemos apoyado activamente la convocatoria del 8 de junio igual que haremos ante la posible convocatoria de una huelga general. Es mas, hemos insistido en que al margen de la valoración que se puede hacer de la actitud de los sindicatos durante los últimos años, el recorte de los salarios de los empleados públicos, la congelación de las pensiones, y las demás medidas regresivas aprobadas por el gobierno del PSOE, hacían imprescindible un seguimiento masivo de la convocatoria porque estas agresiones no van a ser las últimas, mas bien todo lo contrario.

 

En consecuencia queremos felicitar y dar las gracias a todas las personas que han secundado la huelga y acudido a las manifestaciones y apuntar una última idea: los sindicatos deben tomar nota de su falta de credibilidad entre los trabajadores del sector público. Ellos también han sido fagocitados por el virus del “desarrollismo” que, entre otros efectos, convierte los medios en fines en si mismos. Pero nunca es tarde para rectificar y menos cuando es absolutamente necesario restablecer todos los mecanismos cooperativos entre los sectores progresistas para resistir el recorte de derechos sociales, ambiéntales y políticos que el capitalismo, para diseñar una salida de la crisis a su medida,  quiere imponer a los sectores y a los territorios más vulnerables: como los y las trabajadoras; como Andalucía.

3 Comentarios

  1. Jose Diego Moreno

    Estoy conttigo Jose Pedro, estoy harto de escuchar quejas sobre los sindicatos de los insolidarios que se niegan a fortalecer los sindicatos con su cuotya y su participación. Estoy jarto porque de los 20 millones de trabajadores solo dos estan afiliados y 18 millones nos piden a los dos millones de afiliados que soluciones sus problemas es injusto.

    Es muy injusto que 18 millones de trabajadores se monten en el caro de la critica comoda desdee el sofá y dos millones tiremos del carro de la negociación colectiva Y QUE ENCIMA NOS CRITIQUEN.

    Si hubiese al menos 10 millones de afiliados y afiliadas los trabajadores viviriamos mejor y los ricos no se permitirian tantos lujazos, seriamos mas humanos, seriamos menos animales

    POR UNA VEZ VOY A SER POLITICAMENTE INCORRECTO Y A TODOS LOS QUE NO ESTAN AFILIADOS O AFILIADAS Y ADEMAS NI SIQUIERA PARTICIPAN EN ASAMBLEAS INFORMATIVAS DE LOS COMITES DE EMPRESA Y DE LAS JUNTAS DE PERSONAL, y ademas solo saben criticar desde el sofá.
    SABEIS LO QUE PIENSO DE VOSOTROS, PIENSO QUE SOIS UNOS EGOISTAS, QUE SOIS UNOS CONFORMISTAS, QUE OS MERECEIS TRABAJAR SIN NINGUN TIPO DE DERECHOS Y QUE MERECEIS SER EXPLOTADOS VILMENTE.
    Los derechos laborales conseguidos hay que defenderlos todos los dias, la libertad conseguida hay que defenderla todos los dias, y los que no esten dispuestos a defender lo conseguido, OS PIDO POR FAVOR AL MENOS CALLAROS.
    QUE ESTO ES MAS SERIO QUE CRITICAR A UN FUTBOLISTA QUE SE HINCHA DE CORRER, DESDE EL SOFÁ Y CON UNA CERVEZA EN LA MANO.
    ASI QUE TOCA REMANGARSE Y SALTAR AL CAMPO, Y JUGAR ESTE PARTIDO SI NO QUEREMOS QUE EL CAPITAL NOS META UNA GOLEADA.

    lOS DERECHOS QUE DISFRUTAMOS HOY SE LOS DEBEMOS A UN PUÑADO DE HEROES SINDICALISTAS, INCONFORMISTASQUE SE DEJARON SUS FAMILIAS Y SUS VIDAS EN EL EMPEÑO, CARCEL, PERSECUCIONES..

  2. me quedo con lo positivo,pues a pesar de la burocracia sindical,y el sindicalismo virtual que sirven para los escenarios del acuerdo,en uno nuevo generalizado de lucha y confrontacion con los poderosos somos muchos los que confiamos en la recuperacion de los valores y en engrasar la maquinaria fundamental de las organizaciones sindicales y politicas con hombres y mujeres para un nuevo tiempo de esperanza para nuestra tierra.un cordial saludo y adelante paralelo 36.-

  3. José Pedro Cabello

    Ciertero el artículo, excepto en que se ha dado poca importancia a la labor “martilleante” de los medios de comunicación en los últimos años:
    – Sindicatos comprados con subvenciones.
    – Los sindicalistas no quieren trabajar.
    – Los sindicalistas me llevan a una huelga para que no cobre el día, pero ellos como son liberados, sí lo cobran.
    – Los sindicatos son un estorbo, qué sabrán ellos lo que mi empresa necesita.
    – etc.,etc., etc.,…..

    Esto escuchado durante mucho tiempo y muchas veces al cabo del día, termina uno por créerselo todo y al final hasta intenta uno defender hasta esta postura. En fin, qué le vamos a hacer, es lo que hay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *