Portada / Está Pasando / Qué debe de ser Espacio Plural que no ha conseguido ser IU.

Qué debe de ser Espacio Plural que no ha conseguido ser IU.

museoambientalitinerante_thumb

Por Javier Caso Iglesias, Portavoz de Iniciativa Socialista de Extremadura.

Dice mi amigo Don Enric, al que considero un ejemplo de militante del PCE que piensa por su propia cabeza, lo siguiente: “Es cierto, o al menos así me lo parece a mí desde hace tiempo, que IU es el disfraz del PCE para hacerlo más ‘amable’ al electorado.

Es verdad que he dicho en más de una ocasión que el PCE – mi partido – debería dejarse de experimentos y presentar sus siglas al combate electoral. Como puede verse mi opinión es menos que minoritaria, residual y, por lo tanto, insignificante. IU  nació para aglutinar a la izquierda y ha fracasado porque aunque los medios de comunicación la llamen “coalición”, en ella sólo está el PCE – y tengo la sospecha de que mi partido se ha quedado solo a fuerza de espantar a los demás – y se ha transformado en un partido encubierto.

Ahora bien. Lo que tú propones es otro experimento, que encima lo que lleva implícito es la disolución de todas las uerzas políticas que deseen incorporarse, si no lo he entendido mal, para formar una cosa nueva, que no se sabe muy bien sobre qué pilares se construirá. A mí me da la impresión de que se puede repetir la catástrofe de IU. La izquierda ha de unirse, pero unión no significa absorción, porque no se debe cercenar la diversidad, que es lo que nos nriquece.

El debate interno ha de seguir vivo y si queremos presentar un frente de izquierdas yo más bien abogaría por una redición del frente popular. Eso sí, por favor, antes de nada hay que definir qué es la izquierda, no vaya a ser que se nos cuele el PSOE”.  

Voy a tratar de explicar a continuación mi opinión, como cooperativista político, de que ha de ser ese Espacio Plural. Lo primero es que no creo que en él se deba de diluir ningún partido, cada opción política ha de mantener su entidad. Todos hemos de antener nuestra identidad dentro de ese nuevo Espacio Plural, pues la diversidad, la multiplicidad de identidades significa riqueza, y ello hay que cuidarlo y protegerlo; por eso es positivo que junto a las organizaciones convocantes se sumen las Cooperativas Políticas que existen en Madrid, Andalucía y Extremadura.

Hay que hacer una gran federación de partidos en los que quepan todas las identidades sin exclusiones. El proyecto de IU empezó a desplomarse y naufragar cuando dejó de ser federación de partidos para constituirse en una disolución de los mismos en su seno, a partir de ahí monopolizó el proyecto el que más adscritos tenía; la diversidad fue ngullida, embuchada y digerida hasta ser transformada en deposición. Lo que ahora toca constituir es una gran federación de partidos y corrientes de opinión, hemos de alentar la organización de todas las sensibilidades que se incorporen al proyecto y, al tiempo, erradicar las prácticas de querer ganarse la hegemonía y el liderazgo de la iniciativa; pues esas prácticas terminan siempre en monopolio excluyente del poder.

 Se trata de cambiar el chip partitocrático hasta ahora vigente. Se trata de acompañar sin vanguardizar, se trata de convencer y no de vencer. Se trata, como afirma John Holloway, de cambiar el mundo sin tomar el poder. Holloway sostiene una propuesta interesante y novedosa que él llama “antipoder” (que diferencia de contrapoder).

 Holloway afirma que, el poder no es algo que pueda “tomarse”, ya que no es algo que alguna persona o institución particular posea: el poder reside más bien en la fragmentación de las relaciones sociales. El Estado entonces no es el lugar de poder que parece ser, sino precisamente un elemento en el despedazamiento de las relaciones sociales. Lo mismo ocurre cuando una partitocracia concreta se hace con la hegemonía y el monopolio en una organización, empieza a actuar como un cáncer; empieza a despedazar, empieza a descomponer las relaciones sociales, de amistad, afectivas que tienen establecidas los demás; pues en eso se sustenta su poder, en hacer imposible, o al menos, lo más difícil posible, las relaciones sociales entre los demás miembros de un grupo social transformando la horizontalidad por la piramidalidad. Toda relación que no sea establecida entre cúspide y base se transforma en sospechosa, toda relación entre las propias bases es perseguida por peligrosa y lesiva para la cúspide.

 Pues es obvio que a mayor nivel de relaciones sociales, a mayor riqueza de estas relaciones sociales, mayor nivel de control ciudadano del poder. Hay compañeros que preguntan ¿quiénes están detrás de eso que se empieza a llamar Espacio Plural y qué pretenden?, pues pienso que detrás de Espacio Plural debemos de estar los que debemos estar, sobre todo cooperativistas que refrenen las ansias partitocráticas de las fuerzas que compongan ese Espacio. Los objetivos son obvios y claros, que la democracia participativa se vaya abriendo espacios, Espacios Plurales.  Otros me dicen: “El problema de IU, en Extremadura, es que no tiene ningún reparo de pactar con el PP para hacerse con el PODER en algunos municipios, véase: Alcántara, Ahigal, Perales del Puerto en los 90 etc…”, pues el PSOE pacta con el PP en Euskadi y nadie cuestiona ese pacto; el problema no es pactar, sino saber explicar adecuadamente ese pacto, sus funcionalidades, sus utilidades y, sobre todo, que sea querido y sentido por una mayoría suficiente de la ciudadanía, en especial aquellos que nos dan su respaldo en las urnas. Lo más ético es, si el PSOE se comporta como la otra derecha, dejar que gobierne quién más votos consiga obtener; pero no implicarse en un gobierno con el PP.

 Javier Caso Iglesias, Portavoz de Iniciativa Socialista de Extremadura

http://javiercasoiglesias.blogspot.com/2010/09/que-debe-de-ser-espacio-plural-que-no.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *