Portada / Andalucismo / Sobre elecciones y política: el 20N visto por un andalucista
La política hoy, en el vértigo de la crisis y el cambio de época, implica sobre todo impedir que se formen callosidades en las fronteras que separan a la organización de su entorno.

Sobre elecciones y política: el 20N visto por un andalucista

votaciones

Las elecciones son el examen que la ciudadanía realiza secuencialmente a las opciones políticas que se presentan libremente ante el electorado ejerciendo el poder de su voluntad colectiva de forma inapelable, por eso constituye la esencia de la democracia. Es verdad que los partidos no juegan en igualdad de condiciones ni que los examinadores están bien informados sobre la realidad de lo que pueden ofrecer. Es verdad que la superficialidad, la banalidad y el desinterés por lo público se ha tornado en dominante. Es verdad que la legislación electoral es tramposa con las minorías y por lo tanto con el pluralismo de la opinión pública. Pero todo eso forma parte también de la realidad política a la que nos enfrentamos.

En estas elecciones el juicio sobre el gobierno del PSOE ha sido rotundo, como no podía ser de otro modo. Dejan una situación dramática y han demostrado que no tienen ni idea de lo que está pasando. Cuando salgan del gobierno entrarán además en la resaca de perder el poder y por lo tanto la desafectación de los círculos clientelares, incluido muchos de sus militantes, por eso se abre un futuro muy incierto para el PSOE que tendrá que hacer compatible su catarsis interna general con la campaña a las elecciones andaluzas.

El voto que le ha dado la mayoría absoluta al PP ha sido un voto por descarte y por lo tanto sin alegría. No ha habido celebraciones sino mucha preocupación. Los grandes acreedores de la deuda soberana ya avisaron ayer que no van a dar respiro por lo que parece evidente que una gran brecha empieza a superponerse sobre las demás brechas políticas (incluida la más potente, la de la izquierda y la derecha): política representativa versus poder directo de la oligarquía financiera, es decir, entre la democracia y un nuevo tipo de dictadura (el ejemplo que está representando China en esta crisis merece una reflexión específica).

IU se ha desvelado como el único referente por la izquierda al PSOE. Y no sólo porque estaba ahí (que no es poco) sino porque ha tomado decisiones acertadas: ha conseguido integrar a Llamazares que ha sido un referente ético y político en esta legislatura, ha pactado con la Chunta y ICV mostrando una apertura a las sensibilidades nacionalistas y ha presentado algunos candidatos y candidatas que conectaban con el 15M. Es decir, se ha abierto a la sociedad actual aunque haya sido en el último minuto.

El voto a UpyD creo que tiene dos vertientes. Por una parte se está convirtiendo en el partido de Madrid, el que defiende el centralismo sin complejos como no se atrevió siquiera a hacer el franquismo. En los demás territorios es el voto que muestra la desorientación máxima del electorado que desconfía ya del bipartidismo. Este electorado de aluvión ha confundido el norte con el sur por lo que es probable que cambie de opción dependiendo del tipo de elección de que se trate, sobre todo cuando ahora, con una mayor representación parlamentario, se muestre tal cual, como un grupo prefascista que mitifica al Estado. Es posible que en las elecciones andaluzas ensaye algún referente tipo Toni Cantó.

El voto nacionalista se ha reforzado en los territorios en los que la conciencia identitaria se ha traducido en conciencia política, sobre todo donde ha tenido históricamente el apoyo de parte del empresariado y de la clase media. CIU, ERC, PNV, AMAIUR representan hoy los territorios con poder político y económico (al que se suma UpyD con Madrid), y están a un paso de transformarse de los defensores de la diferencia a los defensores de los privilegios por la asimetría de actual la representación territorial en las Cortes Generales, en el contexto del agravamiento de la crisis en el conjunto del estado.

Equo me parece que ha fracasado (con perdón) en estas elecciones. Al menos he percibido cinco errores en su corta trayectoria que han podido condicionar sus resultados: es muy difícil compatibilizar un mensaje de participación con una realidad de hiperliderazgo; creo que ha sido un error su no participación en Espacio Plural porque podría haber sido, en su conjunto, el referente de Izquierda al PSOE (al final ICV le ha “robado la cartera” al rentabilizar todos los espacios sin comprometerse con nadie hasta ver los resultados); posiblemente tenía que haber comenzado presentándose a las municipales (porque está siendo un ciclo electoral continuo) para dotarse de un cierto poder municipal; ha aceptado una incoherencia territorial inasumible: no presentarse por Cataluña, ir en coalición con los nacionalistas en Valencia y Baleares y presentarse como una opción estatal en el resto y sobre todo no ha podido colocar en el imaginario colectivo del electorado el mensaje básico de la utilidad actual de su propuesta.

Y dejo para el final del repaso al Partido Andalucista, al mío, avisando ya que la pasión me supera y que nadie puede pedirme que sea totalmente objetivo. Creo que hemos aprobado con un 5 raspado. Hemos subido en votos y porcentaje con respecto a las últimas generales aunque ahora no teníamos grupo parlamentario y por lo tanto no hemos estado en las televisiones (elemento clave para la toma de decisión del electorado). La renovación del mensaje se ha visualizado con mayor intensidad gracias sobre todo a Antonio Manuel y a Fernando (precisamente en Córdoba y Sevilla han sido donde mejor resultado se ha obtenido con respecto a las últimas elecciones generales). La ausencia de medios económicos ha sido una losa para que el electorado nos pudiera ver en nuestra trayectoria pero lo hemos intentado suplir con imaginación, como le está pasando a tantas y tantos andaluces en su vida cotidiana.

Vamos a ir a por todas en las elecciones andaluzas (por fin separadas de las estatales), con un mensaje totalmente renovado, presentando a Pilar González como candidata a la Junta de Andalucía, la líder mejor valorada de la política andaluza y el mayor patrimonio ético del andalucismo. Defendemos la autonomía real de Andalucía porque es la expresión más democrática de la sociedad – comunidad. Defendemos el andalucismo, la ecología, la izquierda, el feminismo y la democracia porque son planos que lejos de chocar, construyen las dimensiones necesarias para encontrar la perspectiva de un futuro que ya se ha hecho presente. Pero aquí y ahora queremos ser sobre todo ser la voz de la gente joven y del millón doscientos mil parados y la voz de la igualdad y la diferencia de los territorios sin poder en el estado, ofreciendo al pueblo andaluz los mimbres para que se dote de un proyecto común frente a la amenaza de la marginación social y territorial y de la dictadura de la oligarquía financiera global.

El electorado no se equivoca porque las elecciones son un juicio de la subjetividad colectiva. No hay verdades absolutas en la política (somos aristotélicos y no platónicos). Los partidos políticos democráticos también son una propuesta de un segmento de la subjetividad colectiva que compite por obtener la confianza de la gente con derecho a voto y la confianza se compone de muchos factores, no sólo de diagnóstico, no sólo de lucidez en el desciframiento de la perspectiva, que son imprescindibles, pero que por sí mismo no traspasan el umbral de la política democrática. Necesitamos recursos, apoyos sociales, conexión directa con los segmentos a los que queremos representar de forma prioritaria, una organización coherente y activa, traducir a política las aportaciones de los intelectuales y artistas, presencia en los medios de comunicación, líderes conocidos y respetados que simbolicen el mensaje, es decir, interacción con el ciudadano medio, no sólo con los escasos sectores politizados. Vamos a hacer pedagogía política en la calle y a luchar para que la democracia sea más deliberativa.

La política hoy, en el vértigo de la crisis y el cambio de época, implica sobre todo impedir que se formen callosidades en las fronteras que separan a la organización de su entorno. Las ideas y actitudes que fomentan esta permeabilidad (en ambas direcciones) constituyen el verdadero motor de la acción política democrática. Y en estos momentos más que nunca, la política, la democracia y la defensa de lo público (y sus estrechas interrelaciones e implementaciones) son la prioridad número uno.

15 Comentarios

  1. Solo dire que soy Andaluz, no andalucista, Andaluz no de Izquierda, Andaluz, no nacionalista y que como tantas veces os ha pasado seguis sin entender Andalucia y que conste que es critica construcctiva.

  2. Como bien dices los andalucistas hemos conseguido mejorar los resultados tanto en Sevilla como en Cordoba(grandes candidatos pero mejores personas),por eso no me explico como existe el debate de por donde presentar a Pilar (dicen que por Cadiz),cuando de todos es sabido que debe presentarse como candidata por la capital de Andalucia.

  3. Andalucía es “pobre” económicamenta hablando y necesita un partido andalucista pero de IZQUIERDAS, no un partido de clase media alta y señoritos, que además en su camino se dejo hasta la “S” de SOCIALISTA. Eatá más que demostrado que el PA no tuvo, tiene, ni tendrá liderazgo en Andalucía.

  4. Andalucia NoRie Llora

    Lo de los politicos y las elecciones me ha parecido siempre por decirlo de alguna forma “peculiar”.
    Desde su epicentro todos ganan, y son los demas los que pierden. Para autocomplacernos nos damos un suficiente cuando hemos obtenido el 1,76% (es decir sobre 100), decimos que los ganadores no han ganado por ellos, los perdedores son los culpable de la victoria anterior, que la tercera fuerza politica es por el tranfuguismo de los votos de la izquierda, que un partido que es el cuarto en Andalucia es centralista y de Madrid (casi triplica los votos de PA, en Andalucia), que….aqui pido perdón por mi ignorancia…un partido del que no había escuchado en mi vida EQUO, es un perdedor cuando obtenido la mitad de los votos que hemos obtenidos los andalucistas.
    Por que no somos realista, necesitamos otra forma de hacer politica, no llegamos al electorado. Hace tiempo pedí usar mas internet, abrinos mas a los votantes y simpatizantes no solo a los afiliados. debates, charlas y intercambio de opiniones atraves de internet.
    Solo usamos este medio para nuestra publcidad, crítica a los demas y nuestra autosatisfacción. Y despues de todo eso no he recibido ni un correo del PA, ni el programa electoral, ni las papeletas, como conocer, como votar a un partido que llega solo a los que lo buscan.

  5. ¡Ánimo Pilar, ánimo compañer@s!
    Si nos los creemos, podemos. he necesitado unos días días para reponerme. Me gustaría que algún expert@ sociólog@, analizara los resultados de la provincia de Sevilla. Se equivocó la paloma….creyó que el mar el el cielo…, en mi pueblo la alcaldesa (PSOE) recibe a su candidato en la mismísima puerta del Ayuntamiento con diputado socialista y Dª Carmen Hermosín entre otr@s, a pocas horas de la jornada de relexión…pa eso las Instituciones les pertenecen. Ah! El Sr. Rubalcaba tenía una necesidad urgente, y la Sra alcaldesa le acompañó a su WC privado del Ayuntamiento, hasta la misma puerta. (sin comentarios).No he oído en mi pueblo ningún comentario al respecto.
    Compañer@s, ya sabemos lo que nos queda, trabajar duro, patearnos todas las radios y TV locales. Memoria: tenemos un Presidente a dedo. El legítimo se nos fue a Madrid un Miércoles Santo, con nocturnidad y alevosía, sin haber cumplido un año en el sillón. ERES, MATSA, CANAL SUR, FUNCIONARIADO POR LA PUERTA DE ATRÁS, RECORTES EN SANIDAD, EDUCACIÓN, ADIÓS AL PLAN MENTA…ETC.
    Hay otra forma de hacer política, l@s Andalucistas sabemos que no todo vale, por eso nos va a costar llegar, pero si creemos, podemos, nos toca recuperar el legado de Blas Infante y el buen hacer de nuestr@s compañer@s más prestigios@s y respetad@s.
    Las elecciones andaluzas son la oportunidad para recuperar el Andalucismo en el Parlamento andaluz.
    Yo estoy dispuesta a arrimar el hombro.
    ¡Ánimo Pilar!
    s

  6. ex-votante andalucista

    He dejado de votar al Partido de Andalucista porque ya me harté de la vanidad de sus divos desde los tiempos del marqués Rojas y el cabezón sultán Pacheco. Porque ya estoy cansado del cainismo permanente de los inquisidores vocacionales prestos a cortar cabezas, tipo Alfaro, en vez de sumar. Porque sé que si os voto en vez de llamar a la conciencia andaluza milenaria y universal, tolerante y abierta, estaréis ansiosos babeando por arrimaros al boato o la poltrano, para lucir de maquillados chupacámaras que sólo saben promocionarse a sí mismos. Porque me repugna que no empaticéis con el pueblo llano, salvo de palmeros de tablao para halagar sus bajos instintos e ignorancia, en vez de como dice el compañero “hacer pedagogía”, luchar por nuestra cultura sin sectarismos anacrónicos de beata, insistir en el valor supremo de una educación libre. Y porque hasta que no os desnudeis de tantos prejuicios clasistas y aposteis con firmeza por la multiculturalidad, luchando por el retorno de los andaluces de tantos éxodos seculares, jamás levantaremos cabeza…
    ¿Me he expresado con claridad u os lo repito aún más claro y más alto?
    ¡VIVA ANDALUCIA LIBRE Y SOBERANA!

  7. Soy andalucista, porque creo necesaria una voz propia. Pero también creo que la capacidad electoral del partido es muy deficiente (si, quizás por falta de medios), pero haber subido tan poco en unas circunstancias tan favorables (debido a la debacle del PSOE) no es buena señal… en fin, espero que se esten guardando las fuerzas para darlo todo en las autonomicas, las importantes, y como bien dices, las que por fin son separadas.
    Aun así, ánimo compañeros.

  8. Lo que no se puede es presentar una candidatura en una provincia como Málaga y no pegar ni un cartel, ni uno sólo. No ha habido campaña electoral en Málaga, y luego nos quejamos de resultados.

  9. Miguel Martín Velázquez

    Efectivamente, amigo Rafa, la pasión te ha podido. Nos suele pasar a todos. Por eso es bueno escucharnos los unos a los otros, atender a sus opiniones, sobre todo las que se hacen con cierto distanciamiento, sin demasiada obnubilación. Siempre se pueden buscar los aspectos positivos, pero estos no deben servir para ocultar los que no lo son tanto. Demasiados errores, demasiados giros y cambios de rumbo, demasiadas confusiones… han podido llevar a muchísimos potenciales votantes a perderse a no saber encontar al andalucismo. Creo que lo primero que os hace falta es ubicaros vosotros mismos, no individualmente sino como grupo, como partido, y después salir hacia afuera, presentaros ante la ciudadanía para encontraros con ella.
    Es cierto que vuestros errores pasados son “recordados” casi de forma permanente por una ciudadanía demasiado desmemoriada con otros, pero así son las cosas.
    Como dices, lo primero una organización coherente (activa ya lo es) y después presencia en los medios, en la sociedad. Pedagogía política y deliberación.
    “…Defendemos el andalucismo, la ecología, la izquierda, el feminismo y la democracia porque son planos que lejos de chocar, construyen las dimensiones necesarias para encontrar la perspectiva de un futuro que ya se ha hecho presente…”. Me parece muy bien. Pero hoy por hoy esa no es la imagen que da el andalucismo.
    No voy a pretender darte lecciones, para mí tú eres un maestro. Valoro mucho vuestra fuerza, vuestro entusiasmo, el que no os rindais a pesar de los pesares.
    Y algunos estamos deseando poder confluir con vosotros, y con otros más. Lo exigen los tiempos. Se hace imprescindible. En una nueva cultura política trufada por la cooperación y el pluralismo. La suma en la que nadie pierde. Esa nueva cultura de la que tú eres promotor/ideólogo. Si se mira despacio, en estas elecciones las experiencias basadas en estos principios han salido reforzadas (Cataluña, Valencia, Aragón…).
    Transformar la política. Desde la forma al fondo, porque ahora mismo, la forma es parte sustancial del fondo.
    Un abrazo.

  10. ASI NOS VAN CON ESOS COMENTARIOS COMO LOS ALGUNOS QUE HE LEIDO

  11. siento vergüenza ajena, que no hayamos tenido cojones de votar al partido nuestro PA todos los andaluces con 6 millones y pico de electores, hubiésemos sido la tercera fuerza política, y nada.
    Después criticamos a los catalanes y a los vascos, que vamos a criticar nosotros cuando ellos tienen su representación política y nosotros no tenemos y vuelvo a decir cojones de votar a nosotros. Sólo saben votar PSOE Y PP.
    Soy andalucista desde que tenía 16 años, y tengo 46, tuve que engañar a mi padre para que me firmara para afiliarme al partido andalucista, antes PSA y desde entonces no he parado de votar al PA. Con el orgullo que llevaba mi andalucismo en los años que he estado viviendo en cataluña y han sido muchos mas de 20 y se como piensan los catalanes y como actuan, ellos son uña y carne todos unidos y nosotros solo nos unimos en los bares ahora hemos perdido la oportunidad de poder manifestarnos en las urnas y vamos como las caballerizas con las antojeras puestas y no vemos más allá. tenemos lo que nos merecemos por lo inútiles que somos. un saludo de un andalucista

  12. Según entiendo para vd. no hay partido decente a lo que votar,creo que ha acertado en algunas conclusiones,pero en otras no estoy de acuerdo con vd. Mi voto a ido a un partido que sabia que no iba a conseguir nada ,pero como no creo ya en ninguno, y no quise abstenerme.Vote a uno que según vd. son prefachas,es que yo estoy de nazinalistas catalanes hasta el gorro y fachas como CIU paqué decir ná.Pero lo vuestro si que es grave y un fracaso asi lo veo yo desde fuera de Andalucia.Como andaluza esperaba algo mas de los andaluces,pero veo que todo sigue igual.Seguiremos siendo los vagos y los del Ere y muchas cosas mas que tengo que oir por aquí.

  13. Pueblos en pie!!! Venceremos!!!

    ¿Por qué la mayor parte de la ciudadanía andaluza ha dado la espalda al andalucismo y al ecologismo políticos? Naturalmente que el hecho de “no salir en la tele”, en los media en general y contar con excasisísima financiación resulta un factor determinante; pero de ello no deriva una explicación suficiente y conformarse con ese subterfugio puede hacernos caer en el conformismo.

    Desde nuestro modesto punto de vista las NECESARIAS opciones del andalucismo y el ecologismo políticos no echan raíz en el corazón de la gente porque fían más sus posibilidades electorales en el “marketing” político que en la Historia milenaria de nuestro Pueblo.

    Referirse a la Arbonaida y sus colores, blanco y verde, representan símbolos cromáticos de la propia Tierra Madre: la nieve de sus montañas, el tono esmeralda de sus fecundos valles y dehesas. Un Himno que reitera en su estribillo la relación inextricable de la Tierra y la Libertad también hermana a la naturaleza y al ser humano.

    Sin embargo, hay un virus monstruoso que subrepticio se desliza entre muchos “ecologistas” que han abrazado el panteísmo, viendo a un dios vengador por el agujero de la capa de ozono, virus que infecta además una tropa de “andalucistas” rocieros y devotos semanasanteros, con emociones más allá de las estéticas. Ese VIRUS que irrumpió en Andalucía y en todos los Pueblos peninsulares es el del cesaropapismo, enemigo del ‘mundo’, visto putrefacción y asiento del pecado; feroz adversario de la ‘carne’, pues el cuerpo debe conocer el dolor, la fealdad, el “valle de lágrimas”, para que volquemos por asco nuestro corazón hacia el imaginario cursi católico.

    Con acomplejada alienación, gran número de ecologistas y de andalucistas desconocen que nosotros no tenemos porqué supervalorar modelos ajenos a nuestro inmenso Legado cultural. No hubo aquí jamás como pretende la “historia oficial” de los vencedores, sustitución de árabes por castellanos, desapareciendo los andalusíes como la bolita en el cubilete de un trilero. Ha sido un proceso de DESCULTURIZACION o DESCULTIVACION (“cultura” proviene etimológicamente de “cultivar”) de nuestro Pueblo generación tras generación sistemáticamente planificado, despojándonos de nuestra identidad muchas veces milenaria, entre otros expolios que no cesan.

    Cuando el viajero alemán Jerónimo Münzer visitó el Reino de Granada tras firmarse las Capitulaciones, esa criminal estafa histórica, terrenos hoy yermos o coto de caza para señoritos nos describe que eran un vergel: huertos, jardines, almunias… Una cultura del agua en movimiento provocaba su admiración: norias, aljibes, acequias, albercas… (términos todos de origen árabe) Una ganadería sostenible con diversos ingenios de molienda y una población industriosa que se afanaba en el comercio dejaron en nuestro ilustre visitante una honda impresión. Casi tan grande como la de la propia reina Isabel la “caótica”, la cual al atravesar con su séquito la sierra oriental andaluza de los Filabres y contemplar los fértiles valles de Almería ‘creyó estar en el paraíso’, según narran los cronistas.

    No vale la pena esforzarse en salvaguardar nuestra Memoria inmortal con ciertos testaferros de un ‘andalucismo desinfantado’ al que le interesan más los novelones históricos monárquicos de Pepe Calvo que la prolífica obra de José Aumente y su ideal de un Estado Andaluz; que aprecia más la devoción a ídolos crucificados que el amor a Al-Andalus del ‘padre’ de los andaluces, Blas Infante; que ignora en su ‘devoción de Frascuelo y de María’ que si se pierde el entusiasmo libertario infantista, desde el pacifismo sí, pero sin jamás claudicar hasta el martirio final junto a una cuneta en la carretera de Carmona, despojados de esa pasión por la Cultura andaluza universal valemos para poco más que vestir santos y adornar capillitas.

    ¿Y que decir de nuestros compañeros ecologistas, los cuales han hecho un esfuerzo enorme sin medios para concienciarnos de los criminales atropellos contra la Naturaleza? Tal vez les suene aquel anónimo poeta andalusí que dejó escrito: “Cuando los alminares se fueron convirtiendo en campanarios, la tierra que era un vergel se fue transformando en erial”. Conocen el “Manual del horticultor autosuficiente”, del inglés Seymour; pero les son casi completamente desconocidas las obras de botánica, agricultura y jardinería de sus paisanos el cordobés Albucasís (Abu al-Qasim), el sevillano Abu al-Jair o el anónimo autor, de la escuela hispalense, autor del glosario de botánica que más se acerca a las técnicas modernas de clasificación, el Libro de agricultura más importante de la Edad Media y de toda la literatura en lengua árabe, en treinta y cinco capítulos, del sevillano Ibn al-‘Awwam; el granadino at-Tignari, el almeriense Ibn Luyum, etc y todo ese compendio enciclopédico de economía rural, administración de fincas, agrimensura, conservación de los productos cosecahdos, calendario agrícola estacional… Estos autores andalusíes además introdujeron muchos capítulos acerca del cultivo de plantas novedosas en su tiempo: arroz, palmera, algodón, membrillo, caña de azúcar, lino, albaricoque, berenjena, azafrán, etc. Entre ‘Green Peace’, británicos o alemanes ¿no hay ni siquiera un pequeño hueco en sus agendas para considerar la relación armónica que mantuvieron, con la misma tierra bajo sus pies, sus mismos paisanos que construyeron la Alhambra, la Giralda, las alcazabas de Málaga, Jaén o Almería o la Mezquita de Córdoba? Nada, ni flores (aunque tantas tengan asímismo origen árabe). Ni siquiera como detallito de color para recordar en la mayoría de los restaurantes a los turistas que gran parte de la gastronomía andaluza tiene orígenes andalusíes, no sólo los alfajores o las alcaparras.

    Para terminar ya, con un “ecologismo” que ignora o minusvalora la Herencia Cultural de la misma tierra que pisa y con un “andalucismo” descafeinado que valora casi exclusivamente su historia desde los “reyes caóticos” hasta la actualidad ¿a quién puede extrañar su falta de arraigo cultural y político? Y seguirán muchos anhelando ese líder mesiánico que arrastrará a ‘las masas’ o tal vez esperando una ‘nueva era’ que nos alumbre cual milagrito de pentecostés. Y mientras una vasta pléyade de dogmáticos cabezacuadradas mete a andalusíes -moros o no- y genocidas clericalfascistas en el mismo saco, a ecologistas o nacionalistas los emparentan con terroristas, para deslegitimarlos o encizañarlos, el que nos seguirá explicando la noción de “progreso” adivinad quién es:

    http://www.youtube.com/watch?v=YE76ztda1D8&feature=related

  14. Soy un ciudadano de izquierdas, español por mas señas. Llevo en esta tierra quince años y mi mujer y mis hijos son andaluces. Cumplo las leyes y pago mis impuestos incluso las que me parece estupidas y perjudiciales. mi voto no es prefascista ni de aluvion, sino meditado y racional. Y no admito lecciones de superioridad moral de nadie. He votado encantado a UPyD encantado y pienso seguir haciendolo. Basta ya!

  15. José Antonio Pino

    Lo firmo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *