Portada / Andalucismo / ¡Si Andalucía tuviese poder en España¡

¡Si Andalucía tuviese poder en España¡

pv-andalucia-gEl pacto del Presidente del Gobierno de España con el PNV y con CC, consistente en asegurarse sus 8 diputados para sumar la mayoría (absoluta) con la que sacar adelante el proyecto de presupuestos para 2011 más perjudicial para las clases trabajadores en general y para Andalucía en particular, pone en evidencia de forma rotunda la tragedia que significa que Andalucía carezca de representación propia en las Cortes Generales, en el Parlamento Europeo y en nuestro propio Parlamento. Tragedia para nuestra tierra, que es sistemáticamente olvidada en los debates parlamentarios y consecuentemente en las políticas del “gobierno de España”, pero desastre también para la consolidación de una estructura federal del Estado Español basada en la igualdad de derechos y en las diferencias identitarias de cada una de los territorios que forman actualmente el Estado.

Este pacto significa comprar votos a cambio de privilegios. En el caso del País Vasco se ahonda además sobre una situación estructural de privilegio ya que el Concierto vasco proporciona de forma automáticamente mayores recursos al País Vasco dado su mayor nivel de renta hasta el punto que de facto no contribuye a la solidaridad interterritorial o interpersonal en España (como se desprende de la lectura de las Balanzas Fiscales presentadas en 2009 por el Ministerio de Hacienda). Además muestra el camino para la burguesía catalana, justo ahora que CIU presenta como núcleo de su proyecto trasladar a Cataluña el modelo de concierto económico. La naturaleza confederal del concierto económico es tan importante que su referencia ha sido el caballo de batalla del PNV en las negociaciones para la valoración económica de las políticas activas de empleo hasta conseguir que se le asigne una cuota del 6,24% (lo que representa el peso de la economía vasca en España) y no el peso de su cuota de paro que es del 2,36%. Este nuevo acuerdo avanza en la contrarreforma del modelo de Estado potencialmente federal que Andalucía conquistó el 28F. Ahora se impone un modelo que conjuga una parte confederal a la medida de las burguesías vascas y catalanas con el neocentralismo en el resto del Estado español.

Este modelo basado en la desigualdad territorial se suma a desigualdad social que impone los presupuestos para 2011, por eso no es casualidad que la pérdida de solidaridad interterritorial e interpersonal vayan juntas. La representación política de Andalucía jamás podría aprobar estos presupuestos porque van contra las más débiles de los cuales la mayoría son andaluzas y andaluces. Son tiempos de escasez y las burguesías Vasca y Catalana no quieren que parte de sus rentas vayan para los pensionistas y parados de las zonas más pobres del Estado.

Los presupuestos para 2011 van a condenar a millones de ciudadanos al paro secular y a Andalucía a un destino incierto y oscuro. El recorte de gasto social sin precedentes, el aumento de la edad de jubilación, la bajada generalizada de salarios públicos y privados, el ciego tijeretazo del 38% a las inversiones en infraestructura y la ausencia de un plan sobre los ingresos públicos que afronte el fraude fiscal sin parangón en Europa, reponga los impuestos sobre las rentas del capital y el patrimonio y ponga precio a la contaminación y al derroche de recursos, en el entorno de paro anteriormente descrito, solo puede conducir a una aguda recesión en el 2011. El pretendido ahorro público se perderá entonces en el pago de los intereses de la deuda y en los subsidios de desempleo que incluso podrían reducir su cobertura a un 50% de los parados.

Los partidos centralistas (PP y PSOE) han comprado, en el periodo del desarrollismo, la renuncia del Pueblo andaluz a su propio poder a cambio de un espejismo. Hemos permitido que los que no creían en nuestra autonomía gobernasen en la Junta, en las Diputaciones y en la mayoría de los Ayuntamientos. Y ahora ¿qué hacemos? Cuando mas necesitamos poder propio para salir de esta crisis que está arrasando a la sociedad andaluza nos encontramos sin fuerza, sin instrumentos para influir en las decisiones económicas tan importantes como son estos presupuestos del 2011. No podemos seguir mirando para otro lado, hay que gritar para que lo oiga todo el mundo: necesitamos una fuerza política andaluza propia que obligue al gobierno de España a que tenga en cuenta a Andalucía en todas sus decisiones, lo que implica, además, que al ser un territorio que necesita de solidaridad y no de privilegios, impregne de solidaridad todas los políticas: Sin una fuerza política propia, Andalucía jamás tendrá poder y sin una Andalucía en igualdad con el resto de los territorios, el Estado español jamás será una estructura federal ni podrá tener políticas de izquierdas y verdes. El desapoderamiento de Andalucía ha sido la condición para la derechización de la respuesta a la crisis.

10 Comentarios

  1. Estimado Sr.Antonio: hemos opinado dos personas que firmamos como “Andalusí”. Si te refieres a mí te contesto lo siguiente: tu opinión es muy respetable, pero aprende a escuchar críticas. Hay algo que se llama “democracia”, “libertad de expresión”, etc.
    No tengo rencor hacia el PA ni hacia nadie.Critico las incoherencias ideológicas del andalucismo, su folklorismo españolista, la cobardía y el oportunismo de sus líderes (desde el monárquico Alejandro hasta los Salvadores Pérez Bueno, Pachecos, Josés Aumente,el capillita Antonio Moreno, quien está actualmente mendigando al PP una actividad remunerada que capte votos regionalistas, los pintorescos elementos locales…).Y no creo que sea muy coherente que cierto alcalde de Jerez que decía llamarse nacionalista andaluz hubiera potenciado como día festivo la conquista de la ciudad por Castilla, paseándose con el pendón extranjero junto a militares, obispos y falangistas. Y que este día de octubre inventara una competición consistente en arrancar una supuesta cabeza de andalusí.
    Tengo muchos amigos del PA, y yo mismo milité 3 años en esa organización. Hasta que me dí cuenta de que yo era nacionalista andaluz y entregué el carnet. Pero lo dicho,si no quieres leer críticas,solo tienes que obviar los comentarios que no están conformes con tus ideas.

  2. Estimado Antonio:
    Los comentarios de un lector no son la página. Pero revelan la libertad de pensamiento de quienes escriben y opinan. Por favor, si no estás de acuerdo con ese comentario imagino que será porque estás de acuerdo con el artículo. Y esa esla página.
    Un abrazo

  3. Andalusí…..un gran visionario. La verdad que con los argumentos que desgrana de tú magnifica explicación, denoto un odio profundo al PA.

    Yo soy del PA. Y creo que con tus argumentos, te descalificas tú mismo, el rencon no es buen aliado, pero cada vez que me meto en esta página para leer algún que otro artículo, siempre lo mismo.

    El oido al PA, críticas a los alcaldes del PA, noticias contra concejales andalucistas, …que aburrido sois.

    Pues vosotros mismos. Ofende quien puede, no quien quiere.

    He dejado de recomendar esta página, una pena.

  4. Querido Pepe, creo que es un tanto inútil interrogarse por las cuestiones originarias, legítimo pero inútil (aunque supongo que tú lo haces de forma retórica), y para mí desde luego, que Andalucía tenga poder propio suficiente como para poder decidir de forma colectiva sobre nuestro futuro, está en la base de mi reflexión política. Yendo por pasos. Creo que al menos todos los lectores de P36 compartimos la existencia de entidades colectivas, no a la manera que existen len entidades físicas sino con las características de las comunidades sociales. Solo los liberales mas radicales niegan la existencia real (aunque no tangible) de las entidades colectivas. También creo que compartimos la existencia de una sociedad andaluza que se ha ido formando a lo largo de los tiempos, con la suficiente extensión y profundidad como para ser una comunidad política (juntos luchamos por la autonomía); le podemos llamar nación, nacionalidad o comunidad autónoma (depende de la dosis de voluntarismo, oportunidad política o enfoque científico) pero lo importante es que pocos dudan de que Andalucía es una Comunidad Política tanto porque existe una sociedad andaluza propia y diferenciada (elemento objetivo) como porque así lo expresó el pueblo andaluz en el referéndum del 28F (acto que unió el elemento subjetivo – voluntad colectiva – como el elemento formal y jurídico). Pues bien, un requisito básico (como la libertad, la igualdad o la solidaridad) para nuestra existencia como comunidad política es la autonomía, al igual que sucede para cualquier tipo de existencia (autonomía es condición imprescindible para cualquier tipo de vida). Sin autonomía (en el sentido real del término) no hay existencia, no hay vida. Y para que haya autonomía es necesario un poder autónomo. Cuando afirmo que es una tragedia que “Andalucía carezca de representación propia” no estoy negando el carácter democrático de nuestra representación monopolizada por partidos de ámbito español, como tampoco niego por ejemplo el carácter democrático de la ley que aprueba la reforma laboral. Simplemente estoy diciendo que es una tragedia para nuestros intereses colectivos que esto sea así. Más cuando otros territorios sí tienen representación “propia” lo que les da una ventaja evidente. Y más aún cuando esta ventaja se utiliza cambiando privilegios por apoyos a unos presupuestos que van a profundizar en la desigualdad personal y territorial (ambas están interconectas) con unas consecuencias que cuyo alcance creo que se nos escapa a todos. Tenemos la obligación de ayudar a que la sociedad andaluza genere una organización política propia que obtenga una representación significativa (por encima del 15%) capaz de dar respuesta a los grandes problemas de Andalucía en el siglo XXI: crisis del modelo de desarrollo capitalista, crisis ambiental, desigualdad, tendencia al autoritarismo y al conflicto, etc., en cooperación con todos los pueblos y territorios que habitamos en ese vehículo autónomo al que llamamos Tierra.

  5. Aunque estoy de acuerdo con el eje vertebral del artículo de Rafael, creo que serían necesarias varias matizaciones en relación con alguna afirmación: ¿no tiene representación propia Andalucía en las Cortes Generales, en el Parlamento Europeo y en Parlamento de Andalucía como se afirma en el artículo? De ser cierta, sería como afirmar que si la lista andalucista no saca concejales en un Ayuntamiento determinado el resto de los concejales de los otros partidos no son los legítimos representantes de los ciudadanos/as. Es que acaso, no hay democracia en Andalucía?
    Amigo Rafa, más que afirmar que Andalucía carece de representación en las diversas instituciones, la cuestión para mi fundamental, es para que carajo está sirviendo esa representación y cual ha sido y es su función. Nos guste o no, el PSOE-A ha sido y es el PODER ANDALUZ elegido democráticamente por los andaluces, como mañana previsiblemente lo pueda ser el PP.
    En otros momentos, había una frase curiosa para definir la situación que vive actualmente el andalucismo: “travesía del desierto”, que para mi siempre ha tenido una connotación bíblica: Moisés y el pueblo elegido. Creo que sería mucho mas acertado aplicar al Andalucismo el precepto de los Cartujos: “Dios os ha llamado a la soledad, para hablaros al corazón” y en esa soledad de representación institucional, si me permites, os tendrías que replantear una cuestión fundamental: PODER ANDALUZ ¿para qué?

  6. Gracias Rafa por mirar y ver

  7. Ya pasó el tiempo de la demagogia del PA, de la utilización del agravio comparativo para atacar las justas reivindicaciones de Euskadi y Catalunya. El regionalismo españolista y folklórico del andalucismo no es lo que Andalucía necesita. Donde estaban estos andalucistas “críticos” cuando Pacheco se paseaba el día de la celebración de la conquista castellana de Jerez con obispos, militares y lo más casposo de la ciudad?
    Las CCAA son un invento y el café para todos una estupidez.Aquí hay diversas naciones que integran varias CCAA.naciones que tienen que tener reconocido el derecho a la autodeterminación. Porque además su territorio desborda las fronteras del Estado español.

  8. José Antonio Pino

    Aunque me riña Antonio Luis y suene a peloteo: Que magnifico articulo.
    No sé si se puede escribir mejor, pero la lucidez política de Rafa no tiene parangón.

  9. andalusí libertario

    ¿Más”PODER ANDALUZ”? ¿Pa qué, pa repartirse poltronas y prebendas como antaño, mientras se contemporizaba con el cacique y el cura…?

    Los rojasmarcos, “cabezones” y demás camarillas rojigualdas de faralaes deben saber que su oportunidad histórica ha pasado. ¡Corred a desempolvar la Enciclopedia Alvarez, el catecismo del padre Ripalda e invocad a santiago matamoros, santo MATÓN de expaña, que vais a convencer todavía a algunos analfabetos! JaJaJaJa…!!!

    ¿Y qué hay de los deportados, con apellidos castellanos y nombres moros, desde hace cuatrocientos años? ¿Ni agua, verdad…? Está claro, no hay nada más parecido a un EXPAÑOL de derechas que otro de izquierdas.

    Es la hora de Al-Andalus.

    http://www.youtube.com/watch?v=sPCCA3tuB3A&feature=channel

  10. Andaluces x Andalucia!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *