Portada / Pensamiento Político / Conferencia de Pilar González en el foro de la Fundación Antares

Conferencia de Pilar González en el foro de la Fundación Antares

Pilar Pimentel AManuelLa Sevilla diferente. Pilar González, 10 de marzo de 2011

Mi primera palabra es Gracias.

A los organizadores, la Fundación Antares Foro. A Manolo Pimentel (muchas, muchas, muchas). A mis compañeros y compañeras y a mi famila.
Introducción sobre el contexto

Vamos a hablar de política en este tiempo de incertidumbre. Porque no se puede hablar de política en el vacío, porque la política en abstracto no existe, siempre se vincula a un tiempo y a un espacio concretos. Y este siglo nuestro ha comenzado turbio, viene preñado de retos y de esperanza. Es un tiempo de transición.

Por lo que respecta a la Humanidad: Transición hacia la libertad, la dignidad y la democracia en la otra orilla del Mediterráneo. Transición hacia el ser o la nada en la Unión Europea. Transición hacia la riqueza y los males del capitalismo en Asia.

En el conjunto del Estado: Transición hacia la indefinición, transición que nos hace retroceder hacia el centralismo, transición que cuestiona todo lo que hemos construido en estos 30 años de Estado de las Autonomías. Con el ardid del derroche, en vez de reconocer la mala gestión y la falta de racionalidad de la Administración que mantiene reliquias centralistas como las Diputaciones, quienes plantean el recorte de las autonomías hacen trampas, no tienen memoria de Andalucía y son los peores estrategas del mundo.

En Andalucía tenemos que intervenir en una transición hacia el desarrollo y el liderazgo, o de lo contrario la transición será hacia la inexistencia.

En este tiempo de transición, el andalucismo va a volver a ser tan útil como lo fue hace 30 años. Útil porque quebró los miedos, porque trazó la ruta, útil porque sembró esperanza, asumió el reto y alumbró la incertidumbre.

En este tiempo de transición, las elecciones de mayo van a ser diferentes. Son las primeras de la crisis. En esta elección los ciudadanos castigarán o no la corrupción, castigarán o no la inercia, castigarán o no la falta de hoja de ruta. Apostarán o no por opciones conservadoras. Ejercerán o no la libertad de elegir lo que desean.
En esta elección, la política es la clave para salir de la crisis. Y es más importante que nunca. Porque va a poner los cimientos de lo que venga a continuación. Del resultado de la elección va a depender el rumbo que tome la realidad cotidiana, la vida real de millones de personas. Hace tiempo que la política no tenía una relación tan directa con la vida real.

Y si las elecciones son diferentes, son más necesarias que nunca las opciones diferentes. Son imprescindibles las buenas opciones. Porque donde no hay buenas opciones no es posible ser en verdad libres, aunque sea posible elegir.Y elegir es optar por aquello que se desea, no decidirse por eliminación o por castigar a quien ya ha colmado la paciencia.
Nosotros, andalucistas, llevamos un tiempo importante (por lo extenso y por lo intenso) trabajando para ser una buena opción. Y hemos empezado por nosotros mismos. Hemos hecho una profunda renovación mientras cruzamos este desierto. Estamos  hechos a las adversidades, tenemos la firme voluntad de que el andalucismo sobreviva y cumpla su papel necesario en esta nueva transición. Y somos diferentes. Hemos definido con nitidez nuestro perfil político adaptando el andalucismo a la Andalucía y al pueblo andaluz del siglo XXI.

Esto significa: comprensión de la realidad, atención a nuevas aportaciones ideológicas que suman.
 
Y significa sobre todo otra forma de hacer política. Hacer política en diálogo permanente con la sociedad. Hacer política sabiendo que el éxito es la coherencia y el fracaso es perder la coherencia.

Esta crisis ha modificado esencialmente la manera de hacer política. Es necesario dejar atrás esa política de laboratorio, la de los anteojos,  la política ensimismada. Se ha revelado inútil y corrompida. Y no por el enriquecimiento ilícito, que no es más que un efecto, sino por las causas: porque confunde los fines con los medios y atiende sólo a los intereses propios en vez de a los generales. Nosotros entendemos el poder como instrumento, no como fin, nuestra apuesta es por la sociedad.

Somos una opción nacionalista, renovada y de izquierda: solidarios con los más necesitados, sensibles con la ecología, constructivos e innovadores.
Nuestra forma de hacer política se basa en la honestidad, en la sinceridad y en la participación.

Estoy convencida de que llega el momento de desenmascarar al bipartidismo: porque convierte la democracia en rito vacío de contenido, porque desapodera a la sociedad, porque propicia el enfrentamiento y la conflictividad y porque desconecta a Andalucía de su entorno y de sus responsabilidades.

Estoy convencida de que la opción diferente es la más necesaria. Y la opción diferente somos nosotros.

Y aparecemos inesperados, porque a fuerza de no mirarnos algunos habían dejado de vernos.

Y aparecemos sorprendentes, la única fuerza netamente andaluza, la única en expansión real, la que suma e incorpora a otras y otros andaluces, diversos, plurales. Y aparecemos innovadores para ser la mejor opción de futuro porque ya, en este presente difícil, sabemos y practicamos la cooperación política.
Y nosotros, los y las andalucistas, queremos a Sevilla desde antes de que el querer fuera marketing. La queremos desde adentro, la queremos más de lo que Sevilla nos quiere. La queremos como es: hermosa, desafiante, compleja, sutil, ensimismada, vanguardista, contradictoria.
Pero, no sólo la queremos. Además de quererla, los andalucistas podemos hacerla diferente, podemos hacer que sea mejor para más personas.

Porque Sevilla necesita un cambio, un nuevo impulso, una transformación. Para salir de la crisis. Y para sacar a Andalucía. Porque hay que volver a llenar de Andalucía el Ayuntamiento de Sevilla. Porque sólo una Sevilla fuerte puede impulsar a Andalucía y sólo una Andalucía fuerte puede impulsar a Sevilla.

Y el andalucismo es el conector entre las ciudades andaluzas. El bipartidismo produce cortocircuitos y competencia, el andalucismo es cooperación para crecer todos en equilibrio.

Para el cambio, Sevilla necesita al andalucismo. Porque lo más realista es apostar por el cambio en tiempos de cambio. Voy a apuntarles algunas propuestas para ese cambio. Pocas para no cansarles. Pero déjenme que les diga que si hay algo de lo que no estamos escasos es de propuestas, de ideas. Y en el terreno de las ideas todos valemos lo mismo. Si comparamos poder e influencia, evidentemente estamos en desventaja. Pero en ideas no. Ese es nuestro valor, esa es nuestra utilidad.
1.- Sevilla por el empleo.

Sevilla puede llegar a tener más de 100.000 parados y el Ayuntamiento no puede permanecer ajeno a esta tragedia colectiva. Para resolver esta cuestión no existen los milagros ni el Ayuntamiento puede crear empleo directamente pero sí puede crear las mejores condiciones para ello. Y como sólo vamos a prometer lo que podamos cumplir, lo que prometemos es nuestro esfuerzo, austeridad, participación, consenso, honestidad, movilizar a toda la sociedad y poner el máximo de recursos municipales al servicio de unos objetivos muy claros.

Crearemos un servicio público para dar atención personalizada, en coordinación con el SAE e INEM, para la integración profesional de cada persona en paro. Habrá un teléfono municipal gratuito de ayuda a los parados que asesore en materia de prestaciones, ayudas de emergencia, problemas psicológicos, oferta formativa, desahucios, etc. Este servicio coordinará toda la oferta formativa existente, desde la Universidad a los cursos on line para cualificar a los parados que lo necesiten.

Dedicaremos el 50% del presupuesto municipal (excluidos capítulos I y II) para el fomento del empleo. Si soy Alcaldesa asumiré directamente la Delegación de Empleo. Algo parecido a esto lo han dicho otros después de que lo hubiéramos dicho nosotros.

El Ayuntamiento debe liderar el cambio de modelo económico. Sevilla debe tener un proyecto industrial potente ligado a la especialización territorial. Es imprescindible que los espacios industriales de la ciudad dejen de parecer los “trasteros de la capital” y se conviertan, poco a poco, en lo que deben ser: lugares propicios y adecuados para la creación de empleo, la generación de riqueza y la atracción de nuevos negocios. Dotaremos a los 14 espacios industriales sevillanos de las tecnologías de la comunicación e información necesarias para que puedan ser competitivos, para que se conviertan en espacios tecno industriales. Y desarrollaremos específicamente un programa de rehabilitación y de dotación de las infraestructuras y servicios necesarios en los polígonos existentes. Empezando porque los autobuses de Tussam lleguen a los polígonos industriales.

Quiero insistir en que en materia de empleo el camino es largo y difícil, pero si hacemos un esfuerzo colectivo hay esperanza. Es la sociedad la que debe movilizarse porque es en la sociedad donde nacen y se desarrollan las iniciativas que crean riqueza. El Ayuntamiento debe dar facilidades y crear las mejores condiciones posibles. Nosotros estaremos muy atentos a esas iniciativas y también asumo el compromiso de apoyarlas con la bonificación temporal de las tasas y licencias municipales.

2.- Sevilla diferente en Bienestar.

Todas las personas que viven en Sevilla requieren tener resueltas unas necesidades elementales. Nuestro programa de bienestar es extenso y ha sido elaborado con la participación de colectivos ciudadanos de nuestra ciudad. Les apunto tres ideas:
Supermercados sociales: en colaboración con las organizaciones ciudadanas y las cooperativas crearemos una red de supermercados sociales donde se comercialicen los productos básicos de la cesta de la compra al más bajo precio posible y facilitando crédito a las familias más necesitadas.

Los productos frescos se adquirirán directamente a los agricultores, con el apoyo de sus organizaciones, primando los productos ecológicos y locales. Para su puesta en marcha estableceremos acuerdos con organizaciones vecinales y ong que trabajen en los barrios seleccionados. La organización de dichos supermercados se realizará con la colaboración de los Servicios Sociales Comunitarios. Los barrios con más del 20 % de desempleo serán los primeros destinatarios de dichos economatos.

Wi fi social: garantizaremos el acceso gratuito a internet, con predominio de software de código abierto, para acabar con la discriminación digital que padecen algunos barrios de Sevilla. Para combatir las mayores tasas de desempleo, para paliar el déficit de formación de los adultos, y de abandono y de fracaso escolar de los jóvenes que se dan entre la población de dichas zonas. Mediante un convenio con el SAE y con la Universidad de Sevilla dispondremos de monitores para enseñar las destrezas básicas a las personas que lo necesiten.

Y empezaremos por Amate-Tres Barrios, Torreblanca, Su Eminencia, Cerro del Águila, San Jerónimo, El Turruñuelo, El Tardón, Bellavista y Elcano.

Oficina de Asesoramiento contra los Desahucios: ante el drama que supone la pérdida de la vivienda (afecta a 1.500 familias sevillanas, 75.000 andaluzas), el Ayuntamiento de Sevilla ofrecerá asesoramiento gratuito a los ciudadanos contra los embargos y desahucios de viviendas para que no estén indefensos ante los bancos.
3.-       Sevilla verde.

Hasta ahora los términos ciudad y naturaleza eran excluyentes, así como paisaje urbano y paisaje natural eran antagónicos. Afortunadamente hoy día esos planteamientos están cambiando. Y hay estudios que advierten de que la naturaleza encuentra siempre su lugar en la trama urbana, a veces de forma explícita y a veces de forma discreta y casi oculta.
El papel de los espacios verdes es básico para permitir la penetración o la persistenciade lo natural en el tejido urbano.

Por eso, para alcanzar el equilibrio imprescindible, garantizamos una Tablada verde, convertida en el gran espacio verde multifuncional que Sevilla necesita. Tablada será el centro de una red metropolitana de espacios públicos y verdes en la que se incluya El Prado como un verdadero parque sin construcciones, la red de huertos urbanos y todos los parques de la ciudad. Una red de espacios verdes conectados a través de corredores verdes en las riberas del río.Una Sevilla diferente, con un árbol por cada tres habitantes, más viva, más habitable.

Y en esta Sevilla diferente y sostenible que estamos dibujando, si existieran necesidades de nuevas viviendas, plantearemos que sea en La Cartuja. Dicen los técnicos que “no hay ciudad sin viviendas”, por eso estamos convencidos de que llega el momento de convertir La Cartuja en otro barrio de Sevilla. De todos modos, nuestra política de vivienda pasa principalmente por la rehabilitación.

4.- Sevilla blanca por la cultura.

El pasado 28F oí la propuesta más interesante de todas las que se han dicho y se van a decir en esta campaña electoral. A las puertas del Parlamento de Andalucía un muchacho armado con un violín gritó: “más cultura y menos corrupción”. Esa sí es una propuesta diferente. Esa sí que es una propuesta de vanguardia. Y la hago mía.

La cultura nos hace más libres. Nuestro proyecto pasa por incluir a Sevilla entre las 100 ciudades con mejor oferta cultural del  mundo. Tenemos que liberar nuestras energías creativas potenciando la creatividad urbana y el diseño, generando espacios para el arte, actualizando la Red de bibliotecas de soporte digital, y abriendo espacios gratuitos para los creadores.Relanzaremos la oferta museística de la ciudad con imaginación y esfuerzo, dedicando nuestro patrimonio a albergar museos con vida.

Y Sevilla será el referente mundial del Flamenco. Hace 30 años pusimos en marcha la Bienal, ahora toca reactivarla, darle una nueva dimensión, apoyar a los artistas jóvenes y desconocidos. Plantearemos el museo y el centro de investigación y divulgación internacional. El flamenco es nuestra gran aportación a la cultura universal y aquí, donde tiene su origen, debe tener, además, su mejor expresión.

5.-   Y el metro.

En días como hoy, cuando conocemos que no hay ni plazos ni dinero para asegurar las restantes líneas de la RED de metro de Sevilla, este mensaje tiene más sentido que nunca: sin nosotros no habrá metro. Y sin metro no hay Sevilla sostenible, conectada y accesible. Me gusta cuando en algún barrio me han dicho “usted es la del metro”. Siempre respondo que sí, aunque hoy, aquí, tengo que reconocer que “la del metro” no soy yo, que “los del metro” están sentados entre el público. Que la transformación más importante que ha experimentado esta ciudad en los últimos 30 años y que pasa por el protagonismo de los barrios y por el empeño del metro, la han hecho dos Alcaldes andalucistas: Luis Uruñuela y Alejandro Rojas-Marcos.Y que ellos nos han enseñado a no achicarnos ante las dificultades y a pelear por conquistar los retos.Por eso, hoy que la red de metro vuelve a ser un reto difícil para Sevilla, somos de nuevo los andalucistas quienes podemos garantizarla. Los demás no pueden.

Pero además de ideas, además de un proyecto de calidad para Sevilla, los andalucistas aportamos también una actitud diferente. Porque nuestros enemigos no son las demás fuerzas políticas que utilizan los labios como espadas (metáfora de Aleixandre). Nuestros enemigos son el paro, la crisis y los problemas de la gente. Estamos dispuestos a usar la voz y el coraje para enfrentarnos a esos adversarios. Porque podemos, sabemos y queremos hacer consensos en cuestiones imprescindibles para Sevilla.

 Y una gobernanza diferente que pasa por:- La austeridad: el sueldo de la Alcaldesa será de 1 euro más que el funcionario de mayor rango en el Ayuntamiento, sin contar los trienios.

Ser implacables contra la corrupción. Porque destruye la democracia. Y entendemos que la corrupción es una, la practique quien la practique. Corrupto es quien utiliza el dinero público en beneficio propio o en beneficio de sus amigos. Y eso es igual de condenable en Valencia, en Andalucía o en Venezuela.

Y por la real democracia: favoreceremos la participación y las iniciativas ciudadanas; visitaré cada semana al menos uno de los barrios de Sevilla y recibiré un día a la semana a los ciudadanos en el Ayuntamiento. Para que la realidad se instale en el despacho de la Alcaldía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *