Portada / Democracia / El ataque de los manipuladores

El ataque de los manipuladores

 

Rafa Rodríguez

  1. Las élites económicas, las que diseñaron e impulsaron la globalización neoliberal, comprobaron con la crisis de 2008 que ese camino no tenía salida.
  2. Habían creado una situación de crisis estructural: alteración y el deterioro de los grandes ecosistemas globales, empezando por el clima; crecimiento demográfico y su concentración en metrópolis urbanas; pérdida de biodiversidad; agricultura y ganadería industrial insostenibles; agotamiento de recursos naturales; acidificación de los océanos; el endeudamiento generalizado de las personas y los Estados; destrucción de las relaciones laborales; migraciones masivas; destrozo de las culturas; una desigualdad insoportable entre Estados y dentro de los Estados; el dominio del sector financiero sobre el productivo; crisis de ingreso de los Estados porque los grandes capitales se fugaban a paraísos fiscales para no pagar impuestos, etc.
  3. El panorama después de la crisis de 2008 se puede resumir en: élites enriquecidas con un poder casi absoluto; Estados con poca capacidad de maniobra frente a los problemas globales; alteraciones climáticas que obligan a emigrar a millones de personas sobre todo en África y Asia; trabajos precarios e inestables; hundimiento de la clase media; inseguridad generalizada y pesimismo ante el futuro.
  4. Una parte importante de las élites han decidido que los costes de la reforma del sistema, tanto económicos como de pérdida de poder, supera los beneficios que les puede reportar. Por ejemplo, la Agencia Internacional de la Energía calcula que costaría 45 billones de dólares reducir el gas de efecto invernadero. Por eso, en contraste con la salida de anteriores crisis no ha habido ningún intento serio de reforma del sistema.
  5. Estas élites tienen su representación política en Trump y lejos de adaptar una posición defensiva han desarrollado toda una estrategia de manipulación de masas dirigidas a los sectores más vulnerables y despolitizados para movilizarlos de forma que partidos de extrema derecha controlen el poder político, impidan gobiernos de izquierda y también ataquen a los gobiernos en manos de las élites que han apostado a una tímida salida reformista representados por gobiernos de la Unión Europea como Francia o Alemania y sobre todo destruir toda construcción multilateral internacional que le dé al poder la escala suficiente para abordar respuestas a los problemas globales.
  6. El fracaso de las cumbres del clima para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, la caída del precio del petróleo, las dificultades de créditos para inversiones en nuevas tecnologías sostenibles y las previsiones de estancamiento de la demanda, elevan los costes económicos de la inmensa reforma que es necesario acometer, erosiona las expectativas de los sectores económicos que pueden optar por la reforma y refuerza la opción por los que defienden la “solución sólo para una parte”.
  7. Su objetivo es construir una salida sólo para los privilegiados (ricos, blancos, cristianos, occidentales) y destruir todo el capital político y cultural que le de poder a la gente para defender intereses generales y universales: la democracia, la solidaridad, la igualdad social y de género, la libertad, los servicios públicos, los sistemas de protección social, objetivos de transición ecológica, las culturas singlares, etc. Todo un contraprograma que va a buscar a los agraviados por cualquier dinámica de cambio para intoxicarlos con prejuicios y ponerles señuelos de falsos enemigos y soluciones trucadas.
  8. Para la manipulación de masas primero han creado “nuevos marcos de sentido común” con el objetivo de minar las propuestas constructivas de convivencia. En vez de ir directamente contra la democracia, han ido contra los “mediadores” (representantes políticos, partidos y sindicatos) con marcos como “todos los políticos son iguales”, los sindicalistas solo quieren vivir del cuento”; “a los políticos solo les interesan los privilegios”; han culpabilizado a los emigrantes “vienen aquí a aprovecharse de las ayudas sociales que pagamos con nuestros impuestos”; contra el feminismo “no quieren la igualdad sino ir contra los hombres”; contra los impuestos “nos roban para que los políticos se den la gran vida a nuestra costa”; contra la ecología “eso es cosa de izquierdistas que tienen la vida resuelta”; etc.
  9. Han buscado su conexión en sectores muy masculinizados, despolitizados y ligados a modos de vida o de ocio amenazados por las reformas que necesitamos para la transición (transportistas, cazadores) también con identidades agresivas (cuerpos de seguridad, supporters de clubes de futbol, moteros), y han aprovechado la penetración que tienen en barrios empobrecidos organizaciones religiosas ultraconservadoras como los evangelistas o los Kikos para conectar sus mensajes con ideas religiosas, atacando a sus enemigos de blasfemos e inmorales.
  10. Utilizan las redes sociales como armas de manipulación masiva, mediante falsas noticias (Fake News), mensajes simplificadores, emocionales, ligados a la infraculturas y segmentados e incluso personificados, con ayuda de robots, algoritmos y big data, perfiles falsos y con el apoyo de servicios de información de Estados extranjeros y una ran financiación internacional. Aparecen como productos “espontáneos”, sin adscripción política o sindical, como nacidos “desde abajo”.
  11. Los grupos privilegiados que lideran la “salida solo para una parte” han optado por la extrema derecha como forma de intoxicación de mayorías sociales con objeto de tomar el poder político en Estados claves como EE.UU. Italia o Brasil y lo han conseguido. Ahora van por la UE y han logrado una cabeza de puente en España, en las elecciones andaluzas, utilizando las mismas técnicas que han utilizado en América y Europa. No es un problema sólo local, es una ofensiva global. Su próximo objetivo: ganar las elecciones europeas.

 

2 Comentarios

  1. La verdad es que con el acceso a la tecnología, tristemente los manipuladores han conseguido una forma de manipular mainstream y además sin que se note que un gran poder está detrás de su propaganda.
    Está claro que hablo de las redes sociales y todas esos pseudositios que busando el click facil (click bait) escriben cualquier cosa con la intención de ganar tráfico hacia sus sitios y así hacer dinero. ¿Cual es la solución? Educación y más educación. Educar a nuestra gente a tener un pensamiento crítico y un criterio para poder evaluar todas estas informaciones amarillistas, que han encontrado un vehiculo barato y casi logarítimo en la tecnología.

  2. entre los casos exitosos de estas estrategias olvidan poner a Argentina desde la campaña para las elecciones 2015. Macri & Co. (diarios Clarin La Nación por ej) son un excelente ejemplo que se puede ganar elecciones y ahora gobernar basándose en fake news, apelando al desclasado que suele ser clase media y/o pobre, machista y apartidario políticamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *