Portada / Andalucismo / EQUO se sitúa fuera del ámbito del federalismo y de la izquierda plural

EQUO se sitúa fuera del ámbito del federalismo y de la izquierda plural

lapizes-de-madera1Mario Ortega./ Para quienes hemos trabajado y seguiremos trabajando por la ecología política en Andalucía y para afuera de Andalucía, para quienes hemos sido los y las promotoras en Andalucía del proyecto EQUO, hoy agrupados junto con más personas entorno a Andalucía Ecológica, con el objetivo de reforzar el espacio político de la izquierda verde andaluza y estatal, tras más de un año de intenso trabajo, el Congreso de EQUO ha sido un absoluto y rotundo fracaso, cumpliendo con las perores de nuestras expectativas.

La sorpresa es mayúscula al observar dos titulares de prensa digital en el diario EL MUNDO y en PÚBLICO (nótese la simetría de ambos medios en el eje derecha-izquierda): “Equo busca acuerdos con otras formaciones políticas para seguir creciendo”. Es evidente que este proyecto, en el que creíamos, no tiene vocación de subsistencia independiente, y sí parece responder a ciertas dotes para la supervivencia a pesar de los fracasos.

Tal vez el fracaso radicado en Madrid en las elecciones generales del 20N, donde no se consiguió el ansiado diputado, y la estrepitosa debacle sufrida en las elecciones andaluzas del 25M (ya hemos analizado esto en otro lugar) acompañada por otra de similares características en Asturias, siga sin digerirse, como una piedra en el estómago del partido que cada vez está más lejos de la realidad socioeconómica andaluza.

Como hemos venido diciendo, el debate y la racionalidad política, del que quiso ser y no fue el gran proyecto de la ecología política estatal, ha estado ausente desde su origen. Las únicas claves, pseudoideológicas, han sido la novedad del proyecto electoral, lo puramente nuevo frente al curso dialéctico de las ideas, y el hecho de que haya habido numerosos procesos electivos de personas mediante un procedimiento que excluía el debate de ideas y se centraba en el concurso oposición on-line entre personas, por cierto sin publicidad interna de los censos electorales.

Toda la pseudoideología de Equo se reduce al debate entre lo nuevo y lo viejo, sin contenido ideológico para ninguna de las dos categorías temporales. Es como si no existiera el pasado y, evidentemente, como si se quisiera construir un futuro a la medida de intereses de partido y no a la medida de los intereses de la sociedad.

Viendo los resultados del llamado Congreso Constituyente, donde no se han aprobado ni los estatutos (por falta de tiempo), pero si se ha elegido una Comisión Ejecutiva Federal (sin estatutos aprobados) que no refleja la realidad del estado de las autonomías configurado en nuestra constitución, no es de extrañar que el mensaje central recogido por algunos medios de comunicación sea el de aquí estamos para entregar Equo al mejor postor.

El federalismo de Equo, con su consiguiente reconocimiento de las distintas comunidades políticas que tienen sus propios estatutos de autonomía, ha quedado reducido, como en el caso de UPyD, a una palabra sin contenido organizativo real. Tal es así que en la carta constituyente se ha descartado el reconocimiento de España como un estado plurinacional, o el derecho a la autodeterminación de los pueblos. Dos ejemplos que chirrían en el discurso de la izquierda, y mucho más en el de las izquierdas periféricas como ICV en Cataluña, Compromis en País Valenciá o Iniciativa Verds en Baleares, todas con representación parlamentaria en sus respectivos territorios autonómicos, y las dos primeras con representación en el Congreso. Para EQUO el derecho de los pueblos a decidir sobre su futuro no solo es irrelevante, si no que está prohibido. Siglos de luchas emancipatorias contra la colonización, los imperialismos, la expoliación han quedado derruidos en defensa de un españolismo muy, pero que muy preocupante. Es lo que tiene ser nuevo y ya está, que no se encuentra, ni se quiere encontrar la memoria.

Pero hay más, en la dura situación social y económica que está viviendo el país, no ha habido en este Congreso, ni un solo mensaje contundente de repercusión externa contra el neoliberalismo, el capitalismo especulativo y el poder de los mercados y las élites políticas. Equo es insustancial e inocuo. Ni siquiera se han vertido al exterior los mensajes más diferenciadores de la ecología política, más allá de una dulce llamada a la “sostenibilidad”, la justicia social y la equidad. Alguien podría decir que Equo es de centro o de derechas y lo oculta, para configurarse como un quintacolumnista de la izquierda (etiqueta, esta última, que también oculta deliberadamente.)

Porque una de las conclusiones más alucinantes de este Congreso es que Equo excluye las “etiquetas”, contra la nada política no se puede debatir. Lo dijimos alguna vez, mucho colorín y poco latín. No es extraño que las y los andaluces encuestados antes del 25M situasen a este proyecto como el que menos defiende a Andalucía, y muchas preguntas a pie de calle fuesen si Equo es de izquierdas o de derechas. La respuesta ha sido clara en este primer congreso de Equo: no somos ni seremos nada, somos nuevos y hacemos las cosas distintas. Como si el mero hecho de la novedad o la distinción fuese per se un valor político.

En definitiva, Equo acaba su congreso constituyente sin votar los estatutos y con un curioso parecido a UPyD.

33 Comentarios

  1. Está muy claro lo que cuentas David. Una precisión solo, la votación de la autodeterminación fue al revés: mayoría de afiliados y afiliadas y minoría de delegados (que por su voto de calidad impidió que la opción votada mayoritariamente fuera la recogida en el documento final -este modelo mixto que espero no se repita ni en andalucía ni en otras convocatorias, para mí provocó distorsiones como esta, sobre todo porque en el plenario podía participar toda la militancia tanto presencial como online, por lo que aún no existiendo ya la representación delegada aún no termino de entender por qué ese voto de calidad se mantuvo en las votaciones plenarias-).

    Supongo que esta precisión en realidad afianza tu argumento. Y otro dato, que me temo que también refuerza tus impresiones, que fuera Alejandro Sánchez (miembro de la CG y ahora de la CEF y responsable de desarrollo territorial) el que defendió la no inclusión del derecho a la autodeterminación me consta que causó malestar y perplejidad entre muchos compañeros y compañeras del PV y Baleares. Yo lo interpreto simplemente por una torpeza “política” circunstancial de Alejandro.

    Creo que con la posibilidad de personalidad jurídica y, sobre todo, con estatutos propios Q Andalucía (y el resto de equos) podrán autogestionarse de acuerdo a sus asambleas soberanas, esta vez sin injerencias (posiblemente no sin interferencias) externas. Mi deseo sería que estuviérais en la conferencia andaluza para, ahora sí, construir en vuestra autonomía un proyecto renovador, único y unido.

    Y ahora me voy a buscar el Bolcheviques con IPhone, a ver qué tal.

    Un abrazo, JM

  2. Gracias José. Es un descanso poder discutir sobre argumentos y no defenderse de ataques.

    Contesto a lo que planteas porque me parece crucial para entender lo que está pasando y buscar vías de solución. No se trata de que EQUO sea una organización centralista y españolista, en absoluto lo es, aunque dentro de EQUO hay, y eso ha quedado claro este fin de semana, un grupo más o menos grande que sí es españolista y centralista. No quiero decir con esto que todos lo que votaron en contra del carácter plurinacional y del derecho de autodeterminación lo sean, en absoluto. Lo que si es verdad es que le han hecho el juego a dos opiniones muy concretas que hay en EQUO: los partidarios de un partido muy poco federal y los partidarios del (supuesto) internacionalismo ciberasambleario (muy duramente criticado por Paco Garrido en un artículo en P36 que recomiendo “Bolcheviques con IPhone”). No voy a entrar a discutir la falsedad de la oposición entre internacionalismo y nacionalismo porque es muy evidente y el propio congreso mostro la incoherencia de no incluir la plurinacionalidad y el derecho de autodeterminación al aprobar el derecho del Sahara a la autodeterminación. Lo que pasa es que ya da igual que EQUO no esté en contra de la autodeterminación, públicamente y para todo el mundo hemos dicho lo contrario. Para expresarlo con claridad ¿Con que cara les continúo explicando a mis colegas gallegos escindidos del BNG que EQUO es un proyecto diferente con el que pueden establecer lazos de colaboración? Me van a contestar con toda la razón que cuando reconozcamos la plurinacionalidad explícitamente hablamos. Ese es el mensaje que hemos mandado a la izquierda y a la sociedad, y eso debe ser corregido si queremos tener algún futuro. No lo pensamos, de acuerdo, pero somos tan tontos que le decimos a la sociedad lo contrario de lo que pensamos.

    No tengo ninguna duda de que este resultado no le satisface ni a la actual dirección ni a la anterior (que viene siendo la misma). No tengo tampoco ninguna duda de que la actual dirección no sostiene ni el españolismo ni un modelo de partido centralista. De lo que tampoco tengo dudas es de su enorme torpeza y miedo extremo al pensamiento discrepante. Por expresarlo con claridad, si se le hubiera dado a Andalucía la oportunidad de ir al congreso como Andalucía y de discutir que modelo de integración quería tener en EQUO esto jamás hubiera pasado. Para empezar porque los que decidimos no ir al congreso como protesta hubiéramos ido y porque ya no hubiera sido sólo Valencia y Mallorca los defensores del asunto sino quizás Andalucía también en función de los resultados de su asamblea. Asimismo los que criticamos el absurdo del modelo mixto de delegados y socios-simpatizantes por sobrerepresentar a Madrid nos hemos visto vindicados. Como yo dije y repetí en Sevilla esto suponía darle una mayoría no real a quien no entiende el problema nacional y en la votación de la autodeterminación se reflejó con una mayoría de delegados a favor y una mayoría de socios en contra.

    En cuanto al tema del federalismo he explicado esto muchas veces a mis colegas sevillanos y aun no he conseguido ningún argumento político en contestación. Federalismo es delegar soberanía, pero de abajo a arriba, no al revés. La mentira que no nos han contado es que primero era construir EQUO federal y luego los autonómicos. Bien para empezar a mi esto me hubiera gustado saberlo hace un año y para continuar esto no es federalismo. Pero es que además es mentira. Galicia y Euskadi (por no hablar de Valencia) si fueron al congreso como territorios. ¿Por qué Andalucía no? Lo voy a explicar porque además anteayer Alejandro Sánchez me lo dejo claro en un intercambio de tweets. Porque, según él Andalucía no estaba en la hoja de ruta (¿Hoja de ruta de quién? ¿Por qué no conocíamos todos esa hoja de ruta?). Y ante mi perplejidad contestó que Galicia y Euskadi eran menos y se llevaban bien, y que a Andalucía la habíamos roto en mil pedazos (interpretación bastante llamativa que no me voy a molestar en contestar). Traducido. Como vosotros no queríais seguir obedientemente el ritmo que os habíamos marcado pues entonces os castigamos. En cuanto a lo de la asamblea andaluza ya he explicado porque era necesario hacerla antes y no después. Me resulta tan difícil explicar mis dudas sobre las intenciones de hacerla ahora con garantías sin entrar en argumentos ad hominem que me voy a abstener de hacerlo. Que ahora se hará una asamblea andaluza, bienvenida sea, pero yo no pienso ceder ni un ápice de la soberanía que debe tener diga lo que diga la comisión federal, y pienso denunciar cualquier intentó (que me temo que los habrá) de condicionar el resultado o de retrasarla lo que se pueda. Yo estoy donde estaba hace 6 meses, sin otra cosa que un análisis y una propuesta, y esperando a que me dejen debatir, pero en igualdad de condiciones, con dados falsos no.

    Un saludo
    David Soto

  3. Ha sido, es y parece ser que será costumbre en EQUO disparar al pianista. Esto es, atacar a las personas sencillamente por que defienden ideas dinámicas abiertamente y poniendo sus nombres y apellidos. Así ha sido en muchas, muchísimas ocasiones. Lo importante no han sido las ideas, si no mantener un equipo directivo (ahora comisión ejecutiva “Federal”, para nada federal) fiel y en silencio cómplice de un aparatichi a sueldo en Madrid (primero 5, luego 4 y ahora, pues 2, 3, 4, 5?, según las cuotas, que por cierto han ido en un gran porcentaje a pagar nóminas, y cero patatero para las asambleas provinciales) Estamos criticando a lxs políticxs profesionales y en Equo se profesionaliza la política. Lo importante deberían ser las ideas y no los detalles o las acusaciones nominativas, o las personas que las defienden. Y por supuesto los resultados sociales y políticos de esas ideas. Hasta ahora Equo ha llevado al fracaso a la ecología política andaluza a nivel electoral y a nivel de influencia política. En han Andalucía se han perdido el 20% de los votos.

    No proponíamos un tipo de cuota especial para Andalucía, decíamos que se ha impedido (y así ha sido, pues sabéis que he estado en EQUO y en la gestora desde el principio y tengo muchos datos para afirmarlo) la articulación organizativa de EQUO en Andalucía y el debate en asamblea andaluza, con carácter previo al Congreso. No queremos ni más, ni menos, solo igualdad. No tenemos nada en contra de Compromis o ICV de Baleares, al contrario, nos parecen dos ejemplos exitosos a seguir. No estamos en contra de una persona un voto, pero no queremos reglamentos amañados que desvirtúen precisamente eso.

    Ha habido injerencias de Madrid (lo digo así para no nombrar a nadie en concreto) para evitar que EQUO en Andalucía funcione como una unidad orgánica y política de cara al congreso, entendiendo la composición mayoría-minoría si existiese, no se ha permitido ni deliberar ni votar a nivel andaluz, no lo ha permitido Madrid ni sus quintacolumnistas andaluces, el actual portavoz a la cabeza y en contra de su propia asamblea). Se ha impedido el debate estratégico andaluz utilizando a personas, tal vez demasiado inocentes, frente a esa habilidad oenegeista de quienes mandan para hacer ver que es democrático lo que sencillamente es totalitario.

    Tras ver la propuesta de estatutos y cómo se iba a plantear el reglamento del Congreso, estaba muy claro que si Andalucía no va unida previo debate en Asamblea andaluza, íbamos camino de un EQUO asimétrico donde Compromis y ICV en Baleares tendrán un estatus especial. Hay mucha gente en Andalucía que piensa que en esto como en otras cosas, no podemos ser ni más ni menos que nadie.

    El interés de que la Comisión Federal de EQUO se eligiera en el Congreso por parte de un amplio grupo de personas de la gestora es para que esa comisión no tenga carácter federal. Nos parece básico que sean las federaciones autonómicas las que elijan a sus representantes, y no que las personas de Andalucía elijan si les gusta o no a alguien de Murcia o de Valencia o de donde sea, por ejemplo, a quien por otras parte no conoceremos por mucho que queramos en su actividad política cercana, debería ser la gente de su propia comunidad (con todas representadas) la que elija a sus representantes. Esto garantiza la representatividad realmente federal en el máximo órgano que ya tiene EQUO, sin tener estatutos, ahí es ná.

    Cuando hicimos pública la agrupación de personas de EQUO en Andalucía en torno al texto “Del 25 de marzo al futuro, por un proyecto de la ecología política para Andalucía”, que podéis ver en el blog http://andaluciaecologicas.blogspot.com.es, se disparó contra las personas que lo suscribíamos, particularmente contra mi, en lugar de afrontar la opinión y la crítica de las ideas.

    En la mesa andaluza se quiso decidir que la corriente de opinión Andalucía Ecológica era inoportuna, a lo que me opuse claramente, finalmente la mesa andaluza decidió por mayoría que se preguntara a las asambleas sobre la conveniencia o no de la corriente de opinión. Más cultura antidemocrática no se puede tener, prefiero pensar que es fruto de la ignorancia del pasado, de la historia, de las ideas de la democracia.

    Para muchas personas es sencillamente alucinante que se pregunte sobre si las personas se pueden agrupar entorno a ideas cualquiera que sea el momento que vive un proyecto, opino que la cultura democrática es nula si así se piensa. Con este argumento, y arguyendo que el país lo está pasando mal, un gobierno totalitario podría prohibir los partidos políticos hasta nueva orden. En este asunto también hubo injerencias madrileñas documentadas.

    Y sí, nunca se ha debatido sobre Politica y estrategia política, los tres documentos que se plantearon para el congreso son una continuidad del programa, sin menospreciarlos, decimos que eso no es una estrategia. Pero he ahí que el líder filtrea con IU y lanza un mensaje claro. la prensa será lo que sea, pero entendió perfectamente por donde iba la historia. Entregar a un Equo despolitizado ¿a cambió de qué? el futuro nos lo dirá.

    Como ejemplo de lo que es una estrategia también podéis ver en el blog lo que queremos defender en Andalucía: “Por un proyecto ecosocialista andaluz, estrategia política 2012-2014, evidentemente las ideas no son solo mías, sólo he sido el redactor. Hablamos abierta y claramente desde y por Andalucía y ponemos nuestros nombres. El líder no ha hecho esto nunca.

    Si las líneas estratégicas y el análisis contextual y proyección de futuro no se definen democráticamente, cuando ocurran cosas, que ocurrirán, quienes estén en los órganos de dirección tendrán las manos libres para hacer lo que les venga en gana. El resultado del congreso, sin estatutos, y con una comisión ejecutiva no federal certifica con claridad esta afirmación.

    Por otro lado me ahorro, por razones evidentes, el justificarte la inoperatividad de la mesa andaluza y la falta de oportunidad en las intervenciones relevantes. He sido miembro de ella como co-portavoz en Granada. Por no hablar de la ausencia de contundencia en el mensaje político público, que no está reñida con una profunda elegancia. EQUO es inocuo, y no están los tiempos para eso.

    También he vivido de primera mano cómo algunas mesas provinciales andaluzas han decidido no llevar a sus asambleas y no difundir nuestras ideas (tengo datos). Nunca se quiso, por quienes podían tambiién desde Madrid, crear una lista de correo de personas asociadas y simpatizantes andaluza, ya sabéis que solo una minoría usa la equomunidad, aunque solo fuese para distribuir documentos y notas de prensa (un acuerdo de la primera mesa andaluza antes de las elecciones aquí, que se incumplió, como otros.)

    El que en la papeleta de las elecciones andaluzas apareciera el logo con EQUO y Andalucía abajo, se estuvo retrasando hasta uno o dos días antes del plazo de presentación (una llamada de emergencia mía en la que dije, por favor, ponedle Andalucía debajo y ya está, porque se estaba entreteniendo el tema con el asunto de un nuevo logo, ya sabéis, esos procesos de aparente democracia donde la gente discute sobre el logo, pero no sobre las cuestiones relevantes).

    Nos tuvimos que presentar como EQUO en la papeleta, y no como EQUO Andalucía (otro acuerdo de la mesa andaluza incumplido por quien o quienes corresponde en Madrid). Esto último solo es un indicador y una señal, que luego se tradujo en una encuesta de EL PAÍS donde la opción que menos defendía a Andalucía era EQUO (por debajo de UPyD). Tengo muchos más datos que condujeron al estrepitoso fracaso electoral, con lo que está cayendo en Andalucía, pero me va a salir esto muy largo.

    La necesidad de una Asamblea presencial andaluza para el 16 de junio (al estilo de la asamblea de Rivas, a la que al parecer sí se le da legitimidad) fue aprobada por cuatro provincias: Sevilla, Granada, Jaén y Huelva. Con esto sería más que suficiente para haberla convocado antes del 16, como propuso a debate en el resto de asambleas la de Sevilla, máxime teniendo en cuenta que partía de Sevilla (con el triple de censo que cualquiera de las demás provincias (tal vez con Málaga o Cádiz no salga esta cuenta y sea en tono al doble). Pero es que se propuso así por Sevilla, para que Andalucía en su conjunto propusiera las enmiendas andaluzas en el Congreso, antes del 19 de junio. Las mesas provinciales de tres provincias (no diré cuales no convocaron a sus asambleas para decidir), es más dijeron que las habían convocado o para el mismo 16 o para después. Si esto no es un bloqueo, a ver que es. Sobre este asunto hay más y más grave, pero francamente, creo que con lo dicho es suficiente. Si se permitieron por unas razones u otras asambleas autonómicas en Galicia, Cataluña, Pais Valencia, Baleares y Pais Vasco. ¿Ustedes me dirán porqué se bloqueó la andaluza?

    En cuanto a la falta de democracia sólo decir que nunca, nunca, nunca se publicaron los censos antes de un proceso electivo o de primarias en el que participaran más de una provincia. Y cuando digo censo no me refiero al número de asociadXs y simpatizantes, que tampoco se ha hecho hasta hace poco, me refiero a los nombres y su ubicación, Cuando se eligen personas esto es el ABC de la democracia, si no sabes quien es tu cuerpo electoral ¿a quien te diriges? ¿cómo valoras el asunto? De este modo solo se consigue que las provincias (o autonomías reconocidas) con un gran censo impongan a sus personas simplemente por que allí las conocen, las que son de fuera no tienen ninguna posibilidad salvo pactos encubiertos. Por no entrar en cuestiones de federalismo y circunscripción electoral. Sobre esto también tendría mucho que decir.

    El reglamento del Congreso era lo primero que se tenía que haber abordado, y no lo último y con prisas. Sin reglas del juego democráticas la democracia es imposible. Un Congreso de delgadxs y socixs es sencillamente una chapuza. O lo uno o lo otro. Las personas delgadas tendrán que dar las explicaciones en sus asambleas sobre lo que finalmente votaron y porqué, la democracia exige acuerdos, cintura y consensos tras el debate, esto les supondrá desgaste personal. Quienes vayan por si mismas, tras haber participado en sus asambleas (además de votar 1+más la parte proporcional de voto que le corresponda a su delegación) solo tiene que responder ante sí mismas. Creo que con esto es suficiente, habría también mucho más.

    No se puede ir a un Congreso donde las reglas (las cartas) están marcadas. Hice la quiniela de quienes iban a salir en la Comisión Ejecutiva “Federal” y acerté 13 de 14. Incluso acerté que serían 14. No era difícil, ya sabéis que si la ecología política tienen virtudes una de ellas es la capacidad de pronóstico.

    En cualquier caso esta es mi opinión y la de un grupo más o menos amplio de personas en Andalucía.

    De verdad, Muchas Gracias por vuestro interés.

  4. Lo primero decir que me llamo Ramón Fernández y que unicamente he escrito y firmado como Ramón. Andres es otra persona, aunque pueda opinar de forma similar, que no igual, que yo. Por favor, yo no dudo de que seas una unica persona, no lo hagas conmigo, estas destruyendo la posibilidad de un dialogo. No soy “superandaluz”, soy, meramente, andaluz, como soy hombre, gaditano o heterosexual. Es más, no creo que sea motivo de especial orgullo, porque no es merito mio. Lo que defiendo es mi derecho de ser andaluz de la forma más libre que sea posible y en ese sentido, adoptar mis ideas libremente, sin imposiciones. Efectivamente, no creo que lo peor de lo que le pasa a Andalucía sea por culpa del resto del estado español, aunque su parte de culpa tiene. Los peores enemigos de Andalucía, son las elites tradicionales andaluzas. ¿Que son complices del Estado? Todas las elites aprovechan las estructuras estatales, pero si no las hubiera, repetirían su papel de buitres desde un Estado Andaluz, como se ve perfectamente con CIU en Cataluña, que por un lado le echa las culpas de todo a “Madrid” pero por el otro, con su cuota de autonomia y decisión, machaca a los catalanes y catalanas, que siempre son y seran más importantes que “Cataluña”. Ándrés, para nada creo que el caracter plurinacional de un estado, territorio o similar tenga que ser excluyente, pero tampoco hace imposible que lo sea. Son palabras y solo el uso que las personas le den, haran a las sociedades empaticas e incluyentes o todo lo contrario.

  5. Hola David. En primer lugar gracias por tus buenos deseos hacia mí.

    Tú y mucha otra gente sabéis que me espanta el pensamiento único y que ejerzo el derecho a la libertad de expresión y crítica en Equo (muchas veces, al igual que le pasa a Andalucía Ecológica, enfrentándome a ataques personales y no a la necesaria confrontación de ideas y de modelos).

    Desde esta convicción de la necesidad de libre opinión con un objetivo constructivo, creo injusto y distorsionado afirmar que Equo está en contra del carácter plurinacional del Estado español.

    ¿De verdad creeis que Equo es una formación españolista o nacionalista española? Sé que no lo creeis de verdad. Aunque esto no siginifica que podamos valorar como un acierto o una metedura de pata esa votación concreta o el redactado final.

    También podemos valorar el modelo y metodología del congreso. A mí no me han parecido acertados y creo que han permitido ciertas “perversiones” sobre la calidad democrática y el principio de horizontalidad y de 1 persona-1 voto.

    Pero, de nuevo sería injusto afirmar que Equo es o pretende ser un partido vertical y totalitario.

    Tampoco creo, o más bien esto es un hecho, que equo se quede fuera del federalismo. ¡Todo lo contrario! Un modelo en el que cada Q autonómico puede tener estatutos y personalidad jurídica propios es lo más alejado al centralismo y más cercano al federalismo que se me ocurre.

    Por lo que hablé con alguna gente de la delegación sevillana (como esteban de manuel), existe voluntad de celebrar la conferencia o congreso andaluz próximamente.

    Espero (y ahí me teneis a vuestro lado) que ese encuentro andaluz se acerque en la mayor medida posible a la horizontalidad, a las garantías democráticas y a ese principio de 1 persona-1 voto y que las mayorías no laminen a las sensibilidades minoritarias.

    Que, por supuesto, las decisiones las tomen los andaluces y andaluzas sin injerencias externas y que, entendiendo el consenso como una fórmula de armar un proyecto común más fuerte, los participantes en ese congreso apostéis por las confluencias y no por las confrontaciones.

    Vuelvo al prinicipio, valoro enormemente la libertad de opinión y de crítica que practica Andalucía Ecológica, comparto muchas de vuestras desilusiones, pero hagamos (e incluyo a todas y a todas) esa crítica de manera constructiva, sin hacer categoría de la anécdota (y al revés) y debatiendo sobre ideas y modelos y no sobre personas.

    Un abrazo, JM

  6. Toñi Ruíz Moral

    Gracias, Carla, has captado completamente la forma de operar de ese obseso centralismo colonialista, con su “divide y vencerás” haciéndose pasar hasta por Rita la cantaora por los Foros, con el objeto de laminar y de introducir cuñitas para que no hieda aún más su podrido pensamiento único totalitario, esperpéntico y miserable.

    Precisamente a mí, que soy sevillana de Triana por los cuatro costados, el otro día alguien que se decía ecologista y español, un baboso con una camiseta de la selección de futbol, trató de que dejara de sentirme andaluza vendiéndome sus paranoias de católico trasnochado papista, monárquico e hipocritón. Tuve que llamar a los municipales, pensé que se trataba de un psicópata violador.

  7. “Ramón”&”Andrés”&etcétera. Tomar por modelo la teatralizada “dialéctica” platónica para deslizar el expañolismo, en cualquiera de sus vertientes, podrá engañar a webmaster poco advertidos; pero a los demás, con esos gastados trucos de goebbelillo multinick falanjeta no picamos. debes de esforzarte Verás, cuentista, dártelas de “superandaluz” y acto seguido aplaudirte a ti mismo con dos apellidos terminados en “ez”, de los que hay cientos de miles, para contarnos la monserga de que supuestamente te habían arrastrado al pecado, para que cambiaras tu “ecologismo” de ficción por Bildu resulta patético.
    Eso sí, no hay duda que eres un “andaluz” que se siente totalmente español, al igual que el organizador de escuadrones de la muerte Primo de Rivera, nacido en Jerez de la Frontera, lo cual por desgracia no le ayudó a ese genocida a que se le quitasen sus complejos…

  8. Andrés Sánchez Hernández

    Ramón, defender la plurinacionalidad no es defender un nacionalismo excluyente, más bien todo lo contrario: es definir un espacio donde la cuestión nacional en lugar de ser una losa sólida, que aplasta, sea algo fluido, que nos permita movernos y respirar a todos: a los que nos consideramos andaluces, españoles, españo-andaluces, europeo-andaluces, cosmopolitas… o no les importa. Algunos compañeros, como dice David Soto, han preferido pasar a la ofensiva y atacar a los plurinacionales. Pues nada, ellos sabrán (a mí personalmente una de equo-Euskadi en Twitter me “expulsó” de equo para que votara a Bildu, cosa que ni puedo hacer, ni haría si pudiera). Sólo por decir que me parecía un “mal argumento decir en Euskadi que la gente está harta de nacionalismo cuando la mayoría lo vota”, que los motivos tienen que ser otros, no “la gente”. Digo eso y me dice que vote a Bildu ??? Para mí fue insultante, y me temo que es lo que animaba a los que defendieron esa iniciativa (entre los que votaron… pues habría de todo, como en la viña del señor).

    Parece que el sectarismo también vive en EQUO, y no donde piensas.

  9. Hablando de insultos… me siento insultado cada vez que achacais las opiniones que no concuerdan con las vuestras a vuestros demonios particulares (Madrizzz, el españolismo o la falta de calidad democratica). Me siento insultado cada vez que hay una opinión contraria a lo que Andalucía Ecologica promueve que sale elegida, es inaceptable e ilegitimo. Vote a favor del caracter plurinacional de España y del derecho de autodeterminación, pero no veo el fantasma de Isabel la Catolica detrás de dicho voto. Es más, considero capciosas las comparativas con Vidal Quadras, UPyD, etc. ¿O sea, que sólo hay una forma correcta de hablar y sentir la organización territorial del Estado? Igual que puedo asumir sin complejos que haya muchas personas que no se consideran españolas, puedo entender que las haya, en todos los territorios, que se sientan totalmente españolas. Los compañeros de Valencia y Baleares, los de Euskadi deben saberlo bien, es la convivencia entre diferentes identidades, TODAS LEGITIMAS, lo que debemos resolver. Si se trata de que el nacionalismo no castellano o español se imponga sobre el el castellano, es el mismo perro que la imposición de la España eterna y por riles que tanto hemos sufrido. No me vale el discurso “su nacionalismo es malo, el mio es bueno”, venga de quien venga. Y soy y me considero tan andaluz como el que mas. Tanto, que no acepto que nadie, venga de donde venga, me de lecciones de “amor a mi tierra”.

  10. VIVA AL-ANDALUSIA SOBERANA!

    Cada insulto que proferís contra Mario es una piedra que ponéis en el Puente que nos ayuda a cruzar el atroz río del olvido al exterminio de la Identidad de nuestro Pueblo.

    A tod@s los que al menos no estáis zombificados por la endogamia ideológica expañolista, solapadamente clericaloide, porque al menos sentís algo -no como l@s otr@s-, de todo corazón… GRACIAS por vuestra Agua Pura:

    http://www.youtube.com/watch?v=BEnkNybTuJA

  11. José Miguel Colmenero. Gracias por tus comentarios como siempre constructivos y un ejemplo de lo que es o debería ser el debate de ideas políticas. Sentí mucho que no salieras en la Comisión Federal donde voces conciliadoras como la tuya son necesarias. A mi personalmente, y no hablo por el resto de compañeros de Andalucía Ecológica, que se suprima por votación el término plurinacional me excluye, automáticamente. La plurinacionalidad no es una opción que se pueda votar, es una realidad, y la autodeterminación no es un derecho que se pueda quitar por votación. Es como si decimos que por votación eliminamos cualquier derecho fundamental como el derecho a voto de cualquier colectivo. El problema no es que este o no esté. El problema es que se haya votado que no debe estar. Yo soy gallego y siempre he tenido claro que mi identidad gallega no era excluyente de la española, siempre que la definición de la identidad española no excluya a su vez a las demás. Eso es lo que se ha hecho en la votación y lo que se pretendía hacer. No hay más que fijarse en los tweets de los compañeros de Euskadi que lo promocionaron para darse cuenta que se buscaba confrontar. De la misma forma que no hay más que leer los tweets de los compañeros de Compromis para darse cuenta de que el ataque ha tenido éxito. En lo que a mi respecta comparto su desilusión En un proyecto que no reconoce la propia identidad es muy difícil sentirse incluido. Por no hablar del ridículo más espantoso que se ha hecho y que están aprovechando todo el resto de partidos de izquierda. Bueno no, que nosotros no éramos de izquierdas, ¿o ahora que IU nos saluda en el congreso ya sí?

    A partir de ahí el carácter federal es muy difícil de creérselo, porque es claro que para parte de EQUO el modelo es centralista (la expresión “partido de personas” es un chiste que no significa nada ¿los partidos federales no son de personas?). De la misma forma que es muy difícil de entender como un congreso constituyente no aprueba sus estatutos y se los encarga a una comisión. ¿Democrático? No. Asimismo es difícil de entender que sin aprobar estatutos se elija una comisión ejecutiva y que esta se elija sin seguir las mismas normas que se han aprobado en el congreso. A mi que quieres que te diga. Eso me hace pensar que lo fundamental era elegir esa comisión ejecutiva y que lo demás era secundario. ¿Cómo entender sino el llamamiento de Juantxo unos días antes del congreso a Andalucía Ecológica para ofrecer una solución de estabilidad a medio y largo plazo? ¿Tan difícil era celebrar la asamblea andaluza que se reclama desde hace meses? ¿Tan difícil era elaborar un reglamento hace meses? No, todo eso indica que lo que se quería no era más que un congreso tranquilo y sin discrepantes y aun así no se ha conseguido. Y a pesar de todo, eso ya no tiene importancia ante la descomunal torpeza que se ha cometido. En este país hay que dejarlo claro, no se puede ser equidistante en el tema nacional. O estamos con los que buscan un modelo territorial plural y respetuoso de la diversidad lingüística, cultural y nacional en el espíritu de Pi i Margall, o estamos con los que buscan la confrontación (ojo, desde los dos tipos de nacionalismos, los periféricos y el español). Y EQUO, con su decisión de cara a la sociedad se ha situado del lado de la confrontación. No sirve el argumento de que no es que no se reconozca el derecho sino que no es prioritario. En España cualquier partido político debe tener una opinión sobre esto, y debe estar en el núcleo mismo de su acción política. Porque en España, nos guste o no, hay un problema nacional.

    ¿Podemos corregir esto? ¿Estamos en condiciones de hacerlo? Lo dudo pero me gustaría que fuera así

    Y me sumo a las peticiones de Paco Garrido respecto a los insultos.

    Un saludo
    David Soto

  12. Veo que el artículo es todo un éxito de visitas. Me alegra. Se ve que lo que dice Andalucía Ecológica como colectivo o lo que decimos algunas personas de Andalucía Ecológica interesa mucho.

    Me reitero en lo dicho en el mismo, así como en todos los planteamientos que junto con mis compañeras y compañeros de Andalucía Ecológica hemos venido defendiendo. Algunos de esos planteamientos, tras ser criminalizados primero, fundamentalmente con ataques personales y carentes de confrontación ideológica, se han ido instalando en EQUO. También me alegro.

    Ocurre, que antes de este Congreso se ha impedido, y lo digo así y lo repito, se ha impedido la articulación sólida de un EQUO-Andaucía prefederal, y dispongo de todos los datos para afirmarlo, pues he sido promotor del proyecto, miembro de la comisión gestora y de la mesa andaluza. Y no lo han impedido las ideas, pues el debate sobre las ideas se ha rehuido intencionadamente, lo han impedido las personas, algunas de las cuales comentan este artículo, incluso personas que tenían el mandato de su asamblea de defender la convocatoria previa de una asamblea andaluza, y que han defendido en la mesa andaluza y en la mesa federal, y a saber en donde más, lo contrario de la mayoría de quienes representaban ¿Por qué?

    Pues en mi opinión, porque al centralismo equo-madridista no le interesaba un EQUO Andalucía como ente político hasta que no consolidaran ciertas bases organizativas del proyecto en este Congreso en cuestión. Los motivos los iremos viendo, y serán aún más problemáticos, pues cuando políticamente no se habla con claridad y no se defiende abiertamente lo que se piensa, cuando se diga lo que se dirá y que la prensa ha sabido captar perfectamente, que EQUO va a un pacto con IU en Madrid o va a estar donde esté IU en el futuro (aunque la hegemonía plena de IU siga siendo la del PCE), entonces todas esas personas que dicen que son nuevas en política, que van despacio porque van lejos, que es normal cometer errores, que están aprendiendo, se sentirán traicionadas por quienes se han erigido en popes de lo nuevo y lo distinto aunque sean viejos conocidos.

    En cuanto al federalismo, además del absurdo de poner en cuestión la plurinacionalidad del estado español (alineándose directamente con Vidal Cuadras y con el ataque al estado de las autonomías del actual gobierno del PP, y debilitando los logros de igualdad de Andalucía, como hace el discurso recurrente de Duran i Lleida), por ejemplo, ahora tiene EQUO una Comisión Ejecutiva “Federal” cuyo proceso electivo se abría, como tantos otros, una vez más, y la más grave, sin estatutos, sin publicidad de los censos y sin debates políticos que permitiesen al conjunto de la afiliación situar a cada persona por lo que piensa en relación al contexto político y cómo abordar el futuro de la ecología política. No se esperó ni siquiera a tener aprobados unos estatutos que indicaran su modo de elección, sus competencias y sus representatividad federal. El máximo órgano de EQUO se elige sin que se hayan aprobado los estatutos, ni siquiera se han aprobado en este Congreso, y el resultado de la elección deja claro que no todas la comunidades autónomas están representadas porque sencillamente el modelo lo impide y a un tiempo favorece la alianza fáctica de espacios territoriales con más peso en afiliación para laminar a aquellos, que simplemente por tener menos población también tienen menos afiliación (y aquí Andalucía no interesaba más ayá de fidelidades personales al núcleo de Madrid).

    Quiero además reafirmar que quienes hemos promovido con enormes dosis de generosidad el proyecto EQUO en Andalucía somos quienes somos. Luego están quienes se autodenominan nuevos que no lo son, y quienes son nuevos y han estado ausentes de la política mientras el modelo consumista repartía sus migajas; ni los unos ni los otros han sabido digerir el estrepitoso fracaso electoral en Andalucía que ha llevado a la ecología política a la marginalidad social en nuestra tierra. Y esto, después de 25 años sí que es la primera vez que ocurre.

    Y por último añadir que es de todo punto preocupante que ante los debates de ideas planteados dentro de EQUO haya una no pequeña proporción de personas que responda siempre con ataques personales. Y lo dice alguien que no vivió nunca de la política ni de partido ni de ONG, y que nunca pasó facturas de sus desplazamientos, alojamientos y otros gastos (por duraderos y lejanos que fueran), y que siente la política vocacionalmente, y que como ya he dicho en otra ocasión no soy nuevo en ninguna parte pues ha estado en muchos frentes sociales dando la cara cuando todo era plácido y Andalucía era imparable y España iva bien.

  13. Para no haber estado en el Congreso expresas sobre el mismo una opinión extremadamente negativa. Sinceramente, esta completa falta de matización acerca algo tan complejo, con tanta diversidad de opiniones, debates, votaciones…. que ha sido este I Congreso tiene para mí un componente altamente demagógico.

  14. Por favor ruego que los correos electrónicos contra Mario Ortega y otros comañeros de la corriente, no contegan más de 140 insultos..Garcias.

  15. el avance de la organización federal, en un acuerdo de integración de los distintos componentes del partido. A partir de ahora, se deja la puerta abierta para que cada una de las organizaciones tenga sus propios estatutos o se adhiera al general de Equo. Se crea asimismo la figura de “partido asociado”.

  16. ANDALUCIA IS NOT SPAIN

    A los “satisfechos”…

    Nos avergüenza que, entre almibaradas sonrisas y buenismos políticos, os desplacéis a madrizzz desde nuestra tercermundista colonia y tanto allí como aquí, carezcáis de un discurso diferenciado, sin aludir a la alarmante situación de emergencia que padecemos e, incluso -para sorpresa de los que vienen de Comunidades Autónomas con conciencia y vergüenza de Pueblo-, os arroguéis la representatividad de “lo español”, a la hora de ofrecer datos o supuestas perspectivas de cambio. ¿No os dais cuenta que para los que os escuchan desde fuera de Andalucía, si os dedicáis a barrer o arreglar casitas ajenas con la nuestra hecha unos zorros, les parecéis unos FARSANTES cuando no unos ALIENADOS y ponéis en ridículo, sintiéndose instrumentados, a los que se pudieran haber acercado al proyecto en Andalucía?

    Por cierto, creíamos que en un proyecto político que se presume “horizontal”, el que chupa cámara o autopromociona su imagen como candidat@, si no obtiene respaldo electoral no se obstina en seguir haciendo de “líder” y no le importa colaborar desde otros cometidos (lo contrario de PP$OE&IU S.L.). A la buena de la compañera Annette Hauer le sucedió eso y nadie puede negarle ni regatearle lo más mínimo su honestidad y nobleza, una conciencia humana digna y libertaria (sin necesidad de aparentar que se va de “progre guay”).

    Luchar contra la “sexta extinción”, “el cambio climático” o “el antroposceno”, siendo tan OBSCENO que no se parte desde la tierra de uno, ya sea porque nos va del diez de sueldofijo en la colonia o porque la mayoría parte de los que nos rodean tienen la cultura, el mismo amor propio o a su Pueblo de una ameba, rebaja la categoría moral del que eso practica. Referirse a “profundizaciones” o “avances” sin hacerlo desde la transparencia democrática y la solidez del cumplimiento estatutario, refugiándonos en el “piensa global” (y no ACTUA LOCAL ni de coña) entre vaquedades grandilocuentes que no comprometen a nada, voluntarismos idealistas de salón o despachito y, sobre todo, soslayando el propio Legado eco-etnológico e histórico de la milenaria tierra que se pisa, cuando no es una actitud hipócrita es irresponsable y esperpéntica así se saque, como un conejo de la chistera de un mago hábil, al propio… ¡CALVO DE LA LOTERIA!

    http://www.youtube.com/watch?v=oNO5fBx7nmU&feature=related

    http://www.youtube.com/watch?v=TAmYGT-G7xs&feature=related

    (Jugar con los sueños podrá hacerse con la estafa institucionalizada de la lotería, pero no con la Esperanza de un Pueblo, como el andaluz, que lleva quinientos años expoliado y pisoteado en sus derechos más elementales. Pero se acerca la Hora en que los andaluces no seremos jamás ya vistos como “objeto” -despreciable o ‘grasioso’- para acomplejarnos, denigrándonos en el negacionismo genocida, mezquino y cobarde de nuestra identidad, como siempre…)

    http://www.youtube.com/watch?v=D8AXS7m7dsM&feature=related

    ¡VIVA AL-ANDALUSIA INDENDIENTE Y REVOLUCIONARIA…! VENCEREMOS!!!

  17. “para quienes hemos sido los y las promotoras en Andalucía del proyecto EQUO, hoy agrupados junto con más personas entorno a Andalucía Ecológica”
    Es una afirmación falsa y falta de ética apropiarse del trabajo de decenas de personas en Andalucía que han sido, cuando menos, promotoras al mismo nivel que las que se atribuyen en este artículo.
    Del resto hablaremos, quienes sigamos en EQUO, en el congreso constituyente.

  18. Andrés Sánchez Hernández

    Yo que vi parte del congreso en streaming (enhorabuena a la organización por eso) vi la votación sobre el reconocimiento de la plurinacionalidad. En ese caso hubo una facción que no buscó un texto “incluyente” (es decir, con la intención de trabajar para limar las cosas en las que no estamos de acuerdo), sino que buscó el conflicto. Porque, ¿qué trabajo costaba decir “realidad plurinacional de España” en lugar de “realidad territorial de España”? No era considerar la autodeterminación un objetivo o no (como algún comentario ha intoxicado). Era elegir entre dos palabras: plurinacional (que es un elemento identitario para muchos de nuestros socios y simpatizantes, y de nuestros aliados, como los que participan en Compromís o la Entesa, por no hablar de ICV) o territorial. Cuando tenemos al nacionalismo español desatado contra toda forma de diversidad, de autonomía… EQUO elige ponerse del lado del más fuerte.

    No tenía que haberse votado. Como no se vota que seamos ecologistas. Forma parte del ADN de Equo. O debería serlo. ¿Se votará en algún próximo congreso que apoyemos la energía nuclear? La defensa de la diversidad, y la repulsa a cualquier forma de imposición y uniformismo, la igualdad (entre los que se consideran españoles, los que lo hacen como catalanes o andaluces, los que no quieren pronunciarse) es parte de lo que nos convocó en EQUO. Algunos han preferido romper esos consensos del 4J para medir fuerzas. Enhorabuena. Han ganado perder.

  19. Pues otro que también estuvo en el Congreso.

    Creo que el trabajo que se hizo en la comisión de estatutos sobre organización territorial/estatal de Equo me pareció una excelente muestra de diálogo, debate, consenso y generosidad (es cierto que esta parte fue tan complicada que supuso que gran parte del resto de estatutos no se pudiera abordar y haya quedado para unas semanas).

    Lo acordado en organización fue posibilidad de que los Q autonómicos tengas sus propios estatutos y personalidad jurídica propia (con una serie de salvaguardas y garantías para que el marco de unidad normativa estatal no se vea afectado).

    ¿Cómo valorais este modelo desde Andalucía Ecológica?

    Sobre la cuestión de la inclusión del concepto de plurinacionalidad y del objetivo de la autodeterminación.

    Personalmente yo voté en contra de la primera y a favor de la segunda.

    En cuanto a la plurinacionalidad, creo que el compañero de Q Euskadi lo explicó muy bien. No es que Equo no reconozca ni esté en contra de la plurinacionalidad del estado español (sería como decir que “la tierra es plana”).

    Lo único que sucede es que el ideario político de Equo no pivota (como el de otras formaciones) sobre esa problemática como uno de los ejes principales. Creo que Equo debe defender la libertad identitaria de las personas y de los pueblos. De ahí mi apoyo a que sí que como objetivo debería haberse recogido la autodeterminación.

    En cuanto a la parte de estrategia y documentos políticos yo lo valoro muy positivamente.

    Personalmente, es cierto que el Equo que sale del Congreso se supera o reinventa en algunos aspectos sobre el proyecto original y que esto siempre supone un periodo de reflexión y análisis sosegado.

    Sin haber finalizado con ese periodo, mi percepción es que Equo, con sus contradicciones y tensiones, sale unido y reforzado.

    Un abrazo, José Miguel Colmenero

  20. Repito parte del coemnatrio que envié el 24 de Junio y que ha nadie ha contradicho. La situación de alegalidad ilegal en que se ha dado este congreso, y que contiua pues los estatutos no se han aprobado del todo ( lo cual signfica que no se han aprobado, pues no se pude aprobar “un poco”) justifica que no se asista al mismo:
    .
    “2. Equo un año después de su constitución como partido político y tras la comparecencia a tres proceso electorales (generales, Andalucía y Asturias) sigue sin estatutos y se rige por resoluciones ad hoc de la comisión gestora estatal (existe una copiosa documentación de correos electrónicos y resoluciones que lo atestiguan). Es decir Equo no tiene ley, sin ley no hay democracia posible. Pero la cosa es aun peor pues Equo si tiene registrado legalmente unos estatutos en el registro del Ministerio del Interior ( es un prerrequisito para la legalización de cualquier partido) que ni se ejecutan, ni se cumplen, ni son conocidos por los y las asociados, ni son invocados o reconocidos por la dirección .O sea Equo tiene una “legalidad A ( los estatutos que están en el Ministerio del Interior) y una “legalidad B” ( las directrices y resoluciones ad hoc de la comisión gestora) equivalente a la “contabilidad B”. Funcionar con una “legalidad B” alimentada de resoluciones discrecionales y legalmente incondicionadas es un ilícito que podría ser denunciado por cualquier asociado y asociadas de Equo ante los tribunales.
    3. El control de legalidad y de constitucionalidad de los partidos políticos, como de cualquier persona jurídica, reside en el control de los estatutos. Un partido político puede ser registrado si cumple con los requisitos constitucionales y legales; y los cumple si, y sólo si, sus estatutos lo cumplen. Funcionar de facto y de iure una legalidad B, supone hurtar el control de constitucionalidad y de legalidad pues los estatutos registrados no son los estatutos reales. Es una ilegalidad análoga (aunque aquella políticamente más grave) a lo que ocurre si alguien tiene una contabilidad A y por otro lado funciona realmente con una contabilidad B.B). Que Equo haya comenzado su andadura política prometiendo “democracia horizontal” y lo primero que haga es evadir de forma ilegal el control de constitucionalidad y de legalidad con unos estatutos falsos, nos sitúa en el grado cero de democracia.
    3. Los estatutos no son un adorno democrático sino la esencia constituyente y constitutiva de la democracia interna dentro de un partido o asociación. No son algo que ya nos daremos más adelante, sino una precondición de existencia democrática y legal. Sin estatutos no hay organización, ni democracia. Sin estatutos la única fuente de legalidad es “la voluntad del soberano (o lo que es igual “del que manda”) sin límites, ni restricción alguna. El soberano aquí es la “comisión gestora” ( o “la mano que mece la cuna” de la comisión que no está ni afiliado a Equo) y que dicta procedimientos ad hoc para cada caso. Las normas ad hoc sin marco normativo alguno son un ejemplo de despotismo sin restricción , ni condicionalidad alguna. A aquellos que somos rabiosamente demócratas y garantistas esta forma de actuar nos subleva ética y jurídicamente. Pero políticamente muestra una organización con gravísimos déficits democráticos que hacen que estemos por debajo del nivel de democracia de cualquier sociedad anónima.
    4. Podríamos hablar de otros déficit como la ausencia de control y conocimiento de los censo de afiliados internos, algo que no sería a legalmente previsible ni admisible en ninguna asociación, pero el ilícito de la legalidad B, es suficiente. Un ejemplo de a dónde conduce políticamente esta “legalidad B” es el caso de la prohibición de celebración una asamblea andaluza de Equo (a pesar de que lo solicitaron cuatro asambleas como Sevilla. Granada, Huelva y Jaén) en un alarde de arbitrariedad y de vacío de reglas en la toma de decisiones.Y un ruego último dejen de utiliar los argumentos ad hominem, solo sirve para embrollar el debate y solo demuestra falta de argumentos de quien los usa”

  21. Mario, lamento profundamente que, al no asistir al congreso, hayas desperdiciado una magnífica ocasión para dialogar cara a cara e intentar limar las asperezas existentes. Por mucho que internet nos acerque, las discrepancias no se dirimen cruzando e-mails y escribiendo artículos. A much@s crític@s se os echó de menos en el congreso, y es ahí donde teníais que haber defendido vuestras posturas.

  22. No voy a entrar en polémicas con Mario. Sólo aportar mi visión del congreso, como participante, para contrastarla con la suya de no participante:

    Yo salí muy satisfecho del congreso porque lo principal y más difícil lo hemos conseguido: consolidar Equo y sentar las bases para crecer y seguir caminando juntos. Y lo pienso así porque creo que:

    1/ Este era el congreso de los estatutos. Aquí estaba la clave para que pudiéramos seguir trabajando juntos en un modelo federal dónde cupiéramos partidos y personas. Y esto era fundamental para poder seguir construyendo equo. Esto lo hemos conseguido gracias a la generosidad y la voluntad de consenso. La comisión hizo un gran trabajo para que fuera posible.
    2/ La carta constituyente, lo que nos define como partido de ecología política y renovación y profundización democrática, prácticamente estaba resuelto a priori, salvo cuestiones de forma. El manifiesto 4J, suscrito por los partidos fundacionales, nos trajo aquí a los que no estábamos en ellos. No sólo por ideas sino por estilo, por forma innovadora, por frescura. Es una lástima que haya sido aquí dónde haya surgido una diferencia que nos deja sabor amargo, con la votación sobre la inclusión del término plurinacional. La comisión había resuelto por mayoría de 3/4 la inclusión de este término tras una discusión mucho más amplia que la que pudimos tener en el plenario. No me gustó el resultado de la votación pero lo asumo democráticamente y además no creo que esta votación implique que Equo se pronuncie contra el reconocimiento del estado plurinacional de España, como algunos están interpretando. No es así, simplemente no se hace una mención específica a este tema en la Carta Constituyente. Es un tema sensible y lo seguiremos debatiendo porque en Equo caben dos sensibilidades sobre este tema, porque pasan a segundo plano: la sensibilidad nacionalista y soberanista, como resistencia a la uniformización cultural y social que imponen los estados y la globalización, y la sensibilidad que entiende que hoy el nacionalismo (español o de otras nacionalidades del estado), como expuso el joven compañero vasco, introduce división y sufrimiento (el Pais Vasco es quién más lo ha sufrido) y consideran que lo prioritario es afrontar problemas globales que afectan a toda la humanidad y al conjunto de la biosfera.
    3/ El documento de políticas y estrategias, centrado en la sostenibilidad, es el punto fuerte de Equo. Lo hemos trabajado ya para el programa electoral tanto en el Estado como en aquellas autonomías, como la Asturiana y la Andaluza, que hemos tenido elecciones. Es el que nos ha permitido crear un espacio político e influir en política. Me gustó mucho la intervención del compañero sindicalista que nos comparó con los exploradores de frontera, con quiénes van señalando el camino que seguirán las carretas en su ruta hacia nuevos territorios. Esa, en mi opinión es nuestra principal tarea: convertir en políticas posibles y viables lo que la sociedad está explorando como vías de futuro, desde la solidaridad, la sostenibilidad y la soberanía, como dijeron los compañeros baleares. Pero esto no es tarea fácil, precisa seguir trabajándose, profundizándose, desde mi punto de vista. Aquí hemos tenido discusión sobre tres temas de frontera que necesitamos profundizar: la renta básica universal que nos permitiría dar cumplimiento a los derechos humanos al tiempo que eliminar la presión productivista sobre el planeta y humanizar y repartir el trabajo; la educación liberadora, de iniciativa cooperativa, de profunda reforma pedagógica y la inclusion en el sistema de salud de las medicina alternativa y natural. Estos temas quedan abiertos para seguir trabajándolos. Pero mientras es preciso avanzar en transversalidad, reconociendo las piezas clave de cada uno de los ejes de la sostenibilidad (social, económica, ambiental y política), como en las escalas temporal y espacial. Necesitamos establecer una hoja de ruta que nos guíe en la gran transición que necesitamos emprender que nos llevará a una metamorfosis de civilización. Y esa hoja de ruta hay que contextualizarla en las diferentes escalas desde lo local a lo internacional. Ese será el trabajo de los próximos años par construir y presentar alternativas a la sociedad tanto a nivel internacional (elecciones europeas, con nuestros socios europeos) y en la escala local y autonómica, para lo cual, crear redes de cargos electos, como propone Juanma Mancebo, de concejales y diputados, será fundamental. Con expertos de Equo y afines que nos asesoren, trabajando codo con codo con la sociedad en las fronteras, no sólo en las trincheras.

    En definitiva, el congreso no cierra ninguna puerta sino que abre el espacio sólido que necesitábamos para trabajar en los problemas de la sociedad. Un espacio que tenemos que cuidar y para el que como dice Inés, es fundamental practicar la fraternidad. Sin ella no hay futuro, ni para Equo ni para la sociedad, en un mundo finito seriamente amenazado de cambiar de era geológica por la acción humana, el antroposceno. La diputad verde islandesa que intervino en la inauguración nos vino a decir que otra política es posible. Islandia nos marca en muchos sentidos el camino.

    Permitidme que termine con una anécdota personal. Ayer, una vez cerrado el curso un estudiante marroquí se despidió de mí quizá definitivamente. Terminó tercero de arquitectura y si se aplica el decreto sobre enseñanza universitaria, él junto a los miles de estudiantes marroquíes no podrá volver en septiembre porque le harán pagar el 100% del coste de una matrícula que puede rondar los 7000 €. Ahora que ya no es alumno mío se atrevió a animarme, a decirme que me ha seguido en las redes y así ha conocido y ha dado a conocer el proyecto de Equo. Un partido que según él es necesario porque trabaja por las generaciones futuras desde unos principios universales que son patrimonio común de la humanidad.

    Un fuerte abrazo, gracias a los que habéis creado este espacio que permite a ciudadanas y ciudadanos entrar en política, debatir de forma abierta, construir consensos y votar sin consignas, en conciencia. Esta es la novedad de Equo.

    Esteban de Manuel

    Equo Sevilla

  23. Me parece exagerado lo del rotundo fracaso. Un gran avance respecto a la asamblea de Rivas y, espero, que mucho mejor el siguiente. Si quien hace el articulo no ha podido asistir al Congreso, deberia informarse mejor y no solo de lo que se publica quizás interesadamente. EQUO esta en formación y con mucha gente que tiene poca experiencia y poco bagaje politico. Hay que avanzar y mejorar. Estoy seguro que la realidad plurinacional y el derecho de los pueblos es reconocido aunque ahora se haya producido alguna votación equivoca.

  24. Silvia González Serrano

    Yo también estuve allí y comparto la visión de Abraham, por supuesto que había cosas mejorables, pero en un partido con solo dos asalariados, bastante se ha podido sacar con el trabajo voluntario de todos. Aprenderemos de los errores, espero.
    Las conclusiones tan negativas de Mario me sorprenden en algunos casos. Por ejemplo dice:
    “Para EQUO el derecho de los pueblos a decidir sobre su futuro no solo es irrelevante, si no que está prohibido.”
    Eso no es cierto. Lo que se ha negado es la inclusión de la autodeterminación como uno de los objetivos del partido. Y yo estoy totalmente de acuerdo con ello, los objetivos de Equo deben estar más relacionados con la ecología y la equidad.

  25. Este artículo no tiene otra motivación distinta a la de confundir a la gente, tanto afiliada como simpatizante como “indecisa”. En ningún documento de eQuo se niega el derecho a la autodeterminación ni la plurinacionalidad del Estado, en ningún documento.

  26. ANDALUCIA IS NOT SPAIN

    Observemos el estatismo inoperante autista en el que se ha instalado la nueva EQUO surgida de ese Congreso. Los escalofriantes datos socioeconómicos andaluces, con para y tasa de pobreza aterradores, ni inmutan a la mayor parte de la dirección. Cuando el centralismo obliga a los andaluces -y por extensión, a todo el mediodía (desertizado cada vez más) peninsular- a un implacable darwinismo social, donde para sacar adelante a las familias se impone carecer de escrúpulos, devastando el medio ambiente a su paso, pretender que se lucha por la “sostenibilidad” es lo mismo que defender las virtudes del vegetarianismo en Auschwitz.

    Si se sigue por la vía de un modelo de partido piramidal, pseudofederalista y antidemocrático, donde solo se respeta a medias o a la carta la vertebración autonómica del Estado, únicamente se entusiasmarán quienes busquen promocionarse a sí mismos y a los clásicos pardillos esnobistas que se apuntan a movidas como el que procesiona tras una cofradía o aspira a resucitar una moda caducada.

    Las similutudes con UPyD de la insustancial EQUO actual no son casuales. Se aspira a insuflar un hálito de vida al momio del españolismo que huele a cadáver descompuesto pepero$ociata&Izqda Undida S.L. Si no damos firmes pasos hacia adelante no nos haremos respetar en la vida. Debe renacer un Proyecto que nos aglutine con nuestra propia personalidad de andaluces, que salvaguarde nuestro inmenso Legado ecológico y etnológico andalusí, para recobrar nuestro pulso cultural milenario, ahora en fase mórbida. Fingir que “se defiende la naturaleza” desde aquí y al mismo tiempo no poder ocultar el desprecio por el Pueblo andaluz y por nuestra tierra, en el estado de miseria en el que nos hacen vivir, hemos de denunciarlo como un comportamiento criminal, sádico y cobarde.

    ¡EXISTIR ES RESISTIR! ¡ANDALUCES/ZAS, NO EMIGREIS, COMBATIDLES EN TODOS LOS FRENTES, SIN TREGUA NI CUARTEL! ¡EL FUTURO NOS PERTENECE! ¡¡¡VIVA AL-ANDALUSIA INDEPENDIENTE Y REVOLUCIONARIA!!! VENCEREMOS!!!

    ¡¡¡NO OLVIDAD QUE LA FUERZA INCONTENIBLE DEL AGUA ES CAPAZ DE HORADAR LA PIEDRA Y FECUNDAR LOS ERIALES YERMOS!!! ¡¡¡EL AGUA DE UNA AL-ANDALUSIA LIBRE…!!!

    http://www.youtube.com/watch?v=dIueBl56MV8&feature=related

  27. Los estatutos no se acabaron. No estuve en esa comisión, gente de Córdoba si, y un grupo elegido para redactar un texto de consenso se quedó hasta las 12 de la noche, haciendo de la necesidad virtud para que los textos que si se terminaron se sacaran adelante por consenso, sin discrepancias. ¿El federalismo? ¿Andalucía postergada? El federalismo no tiene que ver con el caracter plurinacional del Estado, a favor del que voté. Estados Unidos o Alemania son federales, pero no plurinacionales, Gran Bretaña es plurinacional pero no federal. O no se manejan bien los terminos politicos, o se quiere jugar al engaño. Andalucia no ha quedado postergada en lo más minimo puesto que nada de lo hecho en Madrid nos impide constituirnos como una federación en el mismo plano que Valencia, Euskadi o Baleares. El ambito territorial y la relación de partidos asociados a EQUO son cosas diferentes. Las muchas cosas con las que podría estar de acuerdo se pierden cuando Andalucia Ecologica está dispuesta, como otros, más a la resta que la suma. Y EQUO suma y, aunque fastidie a algunos, sigue.

  28. Es cierto que nos quedamos con ganas de mayor debate ideológico pero el tiempo era el que era así como los temas, algunos no se pudieron terminar de cerrar y, en consenso con los que allí estábamos, se decidió seguir profundizando en sucesivas conferencias políticas (te hablo del tema de Sostenibilidad). A nadie se le negó la oportunidad de expresarse en el espacio correspondiente, claro que si no se está los victimismos son hasta ingenuos.

  29. Muy de acuerdo en mirar, un poco el “cómo” se dicen las cosas; incluso porque para quien no os conozca igual tampoco les suena bien. Las formas son importantes si se quiere construir y no destruir. Me quedo con que se busca lo primero.

    Dejé mi comentario en

    http://mirar-desde-abajo.blogspot.com.es/2012/07/una-oportunidad-de-no-caer-en-lo-mismo.html

    y tanto las respuestas de Antonio como de David me parecen muy interesantes. Y volviendo a lo de las formas… mejor.

    Slaudos, Abraham

  30. Varias cosas:

    en el texto dice “para quienes hemos sido los y las promotoras en Andalucía del proyecto EQUO, hoy agrupados junto con más personas entorno a Andalucía Ecológica”. Perdón pero creo que Mario se está atribuyendo todo el peso del parto cuando no es cierto. Muchos, por no decir la mayoría, de los que han comenzado esta aventura, con ilusión, pasión, errores, aciertos,… siguen en la brecha.

    es cierto que el trabajo de la Comisión de Estatutos no se ha terminado en el Congreso, pero ¿no queremos que EQUO sea un espacio inclusivo y no exclusivo? Pues para eso hay que intentar el consenso, hay que buscar que la fórmula que establece cuál es el modelo de partido que queremos sea plural y no sometida a la imposición de la “mayoría”. La Comisión sigue trabajando, ello no significa que no se haya avanzado. Puedo decir, porque estuve en ella (otros que hablan no estuvieron), que a pesar de las grandes diferencias que se demostraron y que enriquecen el proyecto (o ya podemos empezar a decir REALIDAD) había más ganas de diálogo de lo que a primera instancia parecía.

    Claro que hay tensiones ¿en qué colectivo humano no las hay? ¡Ah, sí! En las sectas. Y EQUO no quiere ser una secta, pretende ser un canal de expresión, lucha y gobierno en el que las distintas realidades personales y de grupo estén representadas. Eso sí, siempre respetando y fomentando aquellos principios por los que nos unimos al Manifiesto 4J.

    Es cierto, no hay etiquetas. Creo que es muy pedante, pretencioso y en ocasiones mentiroso, ese afán de etiquetarse. Las etiquetas han de colocarlas desde fuera por discurso y por acciones. Quien me conozca me puede etiquetar, y aseguro que sigo en EQUO con ilusión y dedicación, a pesar de que no ha sido, es ni será un camino de rosas.

    Agradezco a Mario Ortega, su empuje inicial y lamento que no haya sido el sitio que esperaba.

  31. Me ha encantado el Congreso. Y lo mejor de todo ha sido la discriminación clara entre ICV en Cataluña, Compromis en País Valenciá o Iniciativa Verds en Baleares -que han acudido con sus representantes autonómicos respectivos- con respecto a Andalucía, que si siquiera ha participado ni en calidad de sucursal parroquial vallecana.

    Por eso, mis camaradas y yo queremos felicitar a la nueva E.Q.U.O. (España ¡Qué Unida! Ostias). Podéis contar con nosotros y nuestros camaradas:

    http://www.youtube.com/watch?v=QQGFdlviSoI&feature=related

  32. Puedo estar de acuerdo con alguna de las críticas hacia EQUO que viertes en tu artículo, Mario.
    Efectivamente, el Congreso de EQUO ha tenido fallos, algunos bastante gordos como el que mencionas, de que la Comisión sobre la Ponencia de Estatutos no terminara su trabajo. Cuando ví esto último, en la retransmisión en directo, en streaming, instintivamente empecé a pegar saltos y a soltar improperios sobre los que habían ejercido como responsables de dicha Comisión, lo cual, ahora, ya en frio, indudablemente, considero una actitud sin fundamento alguno por mi parte.
    Ahora bien, a mi juicio, el I Congreso de EQUO también ha tenido aciertos, como dicha retransmisión en directo y el que los afiliados que no asistíamos al Congreso pudiéramos votar, por Internet, a los candidatos a la Comisión Federal, en lista abierta, y las enmiendas a los documentos, recursos que usé muy gozosamente.
    Este Congreso Constituyente, como era, con fallos y aciertos, en mi modesta opinión, arroja un balance positivo. Los Congresos con 100% de aciertos, sencillamente, no me gustan, no me parecen reales.
    Lo que no puedo estar de acuerdo es con la dureza de algunos términos que usas, Mario.
    Calificar de “pseudoideología” la de EQUO me parece excesivamente hiriente y demasiado descalificante.
    Decir que “el Congreso de EQUO ha sido un absoluto y rotundo fracaso, cumpliendo con las peores de nuestras expectativas” tampoco lo puedo considerar, en base a lo expuesto anteriormente, como un juicio acertado y sí, en cambio, otro ácido comentario también partícipe de una aparente intención de perjudicar políticamente a EQUO.
    Tu contribución a la ecología política andaluza, Mario, es innegable, pero no debe constituir patente de corso para tiene toda la pinta de Intentar torpedear a un partido que, como EQUO, surge de dicho movimiento.
    Creo que Andalucía Ecológica y EQUO-Andalucía no deben entrar en la dinámica a la que ataques así pueden llevarnos, sino cooperar y buscar espacios de encuentro, potenciando aquello en que coincidimos y obviando aquello que nos separe, en beneficio de nuestros fines comunes.
    Salud, Mario.

  33. Estuve allí.

    Y no he visto que las cosas sean tan dramáticas o tan maravillosas (según quien las mire, claro). Y han podido salir cosas que yo voté en contra, pero esto es democracia y habrá más congresos y asambleas para avanzar, votar, debatir… construir democráticamente.

    Así que, en mi opinión:

    Salvo que los ciudadanos que nunca nos hemos metido antes en política, y que en EQUO somos muchos, no podamos tener la posibilidad de tomar decisiones, acertar y equivocarnos…. En EQUO es posible hacerlo. No es que se permita sino que se favorece.

    Salvo que los que nunca hemos sido ideólogos, estudiosos de corrientes filosóficas, políticas, económicas, etc., etc., no tengamos la misma posibilidad de presentarnos, sin más, al máximo órgano de mi partido. En EQUO, si se puede.

    Salvo que a aquellos que nos afecta, o sufrimos, día a día todo lo que deciden los políticos… no podamos hacer algo e intervenir directamente… Y, para mi, EQUO es la herramienta.

    Igual os podría dar la razón, pero aun coincidiendo en mucho, tal como estáis planteando estas cosas y se están haciendo nos llevaría a otro partido más como los de siempre. Y me aburren.

    Para mí, EQUO si que va, e irá.

    Hay muchas cosas que han cambiado y van a seguir cambiando. Y no creo que las divisiones por pequeñas cosas, por territorios, por etiquetas, por personalismos, por tener más protagonismos, ayuden a nadie y anime a nadie a sumarse y construir. Es más, creo que eso beneficia a los de siempre, a los que ya están y nos gobiernan.

    Ideas, corrientes, partidos, coaliciones y lo que se quiera dentro de EQUO puede caminar y desarrolarse. Luego se llega, se presenta la idea, el proyecto, el estatuto, la persona, lo que sea… La votamos todos en igualdad de condiciones, voto a voto, persona a persona… y seguimos.

    Podéis llamarlo democracia simple o simplista, pero lo veo así. Por último, sigo con toda la ilusión de encontrarnos muchos porque la sociedad actual no está para disputas, sino para pelear por un futuro mejor para todos.

    Abraham

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *