Portada / Ecología / Hipócritas entre hipócritas de hipócritas

Hipócritas entre hipócritas de hipócritas

hipocritas_peqDecía Mahatma Gandhi que si quieres cambiar el mundo, debes cambiarte a ti mismo. Hoy jueves 20 de enero me apetece hablar de la hipocresía, y para ello tengo que hacer algo que no me gusta, clasificar y estructurar, pero creo que así se me entenderá mejor lo que quiero que necesito explicar que no me sale de la razón ni del corazón, sino desde las tripas, para ello voy a clasificar tres niveles, 1º los hipócritas, 2º los hipócritas de hipócritas y 3º los hipócritas entre hipócritas de hipócritas, parecerá muy redundante pero así quiero que se entienda.

Primer nivel: los hipócritas, a secas, son para mí, aquellas personas que no quieren reflexionar en lo que realizan a lo largo de su vida, aquellas personas, que “nacen” cristianas, musulmanas, judías… (o de cualquier otro forma de estructuración de valores) y mueren cristianas, musulmanas, judías… o lo que sea, sin plantearse los valores, principios y demás que determina su religión, asisten a las liturgias, leen el sagrado libro (las menos), pero cuando hablas con ellas, solo saben responder, por que lo dice la biblia o el Corán o la torah o…

Personas hipócritas, a secas, son para mí, aquellas personas que desde la primera vez que tienen derecho a votar, votan al mismo partido, sean las circunstancias históricas que sean, estén en el gobierno o en la oposición, no se dignan ni a leer el programa electoral y saben que seguramente no lo cumplan, pero los votan. Personas hipócritas, a secas, son para mí, aquellas personas que su entretenimiento es el que le dicta la moda, la televisión o la sociedad en general, aquellas que le encanta el fútbol, que son auténticos devotos, pero que nunca muestra interés por el baloncesto, ni el tenis, ni el balonmano, ni nada que no le dicten desde fuera, aquellas que se hacen frikis, o metrosexuales o hippys, por que mola, y cuando le preguntas ¿que es ser hippy para ti? Te responden, yo que sé, esta guay, soy hippy, sin más.

Creo que todas las personas que estéis leyendo este artículo os habréis topado en la vida con algunas de estas personas que hoy estoy definiendo como hipócritas de primer nivel.

Segundo nivel: los hipócritas de hipócritas, son para mí, aquellas personas que dicen: “ya se que los curas mienten mas que hablan, que no predican con el ejemplo… pero bueno… hay que seguir con la tradición” o te dicen: “ ya se que mi partido no va a cumplir con el programa electoral, que incluso puede hacer todo lo contrario, pero bueno… hay que votar, porque muchas personas murieron por ello por este derecho…”. ¿Muchas personas murieron para que tu pudieras votar a un partido que no cumplirá con el programa electoral? ¿Quién es el imbécil que dio su vida por esto?

También se sitúan aquí las personas que saben que serán metrosexuales por un tiempo nada más, porque luego saben que serán yupies, o hipys o lo que toque, pero bueno… ¡Es lo que toca! No ser nunca tu mismo/a.

Seguramente os habréis encontrado este tipo de personas también a lo largo de la vida.

Tercer nivel: los hipócritas entre hipócritas de hipócritas, estas personas son de las que quiero hablar realmente, de las que hoy nececito decir lo que siento, estas que dicen que la religión que les ha tocado vivir es una basura, que los curas mienten mas que hablan, y que pronto apostarán para que el Estado no las siga financiando por ellas, pero cuando pasan los años te los vuelves a encontrar, te vuelve a responder: “ si, si voy a apostatar para que no le den mas dineros el estado por mí, pero es que fui… no me dieron… blablabla…” ¿Y adivináis que dirá si me la encuentro dentro de una década?. “Bla bla bla, pa ta tin, pa ta tan!…”.

Son aquella personas, que te comentan, la política es una mierda, que votas y al final no solo no cumplen con sus programas electorales, sino que las leyes la imponen el FMI, el Banco Mundial, el gobierno de EEUU, las lobys, y tantas y tantas otras cosas mas, te generan horas y horas de reflexión y filosofía profunda… pero cada vez que llega una elecciones, haya que van a ejercer su derecho al voto conscientes de que quienes gobiernan no son los políticos.

Y quiero hablar de estas personas, los hipócritas entre hipócritas de hipócritas, porque son los que se unen en asociaciones, colectivos, sindicatos y tantas y tantas cosas mas, porque dicen que quieren cambiar el mundo, que no es justo, e incluso se manifiestan e intentan concienciar a otras personas porque los niños mueren en las minas del Congo para extraer el coltan de nuestros componentes electrónicos, pero aprovechan la mas mínima ocasión para tirar el “viejo” móvil por uno nuevo, mucho mas moderno porque tiene algún píxel mas en su cámara. O protestan por que la televisión es una basura, pero luego te hablan de todos los programas y series de tv. Son estas personas, las que dicen que el mundo no se compromete con nada ni nadie, pero luego no son capaces de asumir ninguna responsabilidad, y a muchas de estas personas aún les limpian sus mierdas y les ponen el plato en la mesa sus madres.

Quiero hablar de este nivel de hipócritas por que son los que suelen estar en contra del sistema capitalista, pero luego no mueven un dedo si no es a través de dinero, o si a sus asociaciones, colectivos… y demás les aprueban la subvención, entonces si que se van, digamos a la Corredera de Córdoba, a predicar lo que realizan por el movimientos social, a enorgullecerse de que Córdoba es cumbre pionera del movimiento social, pero siempre se les olvidan decir: “… del movimiento social subvencionado, remunerado…”

Algunas de estas personas, tienen además, la desfachatez de criticar a las personas que optan por vivir conforme a sus principios, las tachan de insolidarios, porque abandonan la lucha social para vivir como “ermitaños” y qué gracioso, los ermitaños suelen vivir en aldeas que están abiertas a la entrada de mas gente, pero esta gente que tanto critican a un bando (los hipócritas de primer y segundo nivel) y otro bando (los que deciden vivir conforme a sus principios, siempre tienen alguna excusa para no asumir sus responsabilidades, para no asumir su coherencia entre pensamiento y acción).

Son estas personas de las que quiero hablar, por que son las personas de las que nunca me cansaré de decirles que son unas auténticas “hipócritas entre hipócritas de hipócritas”, jamás le he dicho a una persona hipócrita de primer o segundo nivel lo que debiera hacer o que al menos se lo plantee (menos mi pobre madre, que me aguanta todos mis cabreos) pero a esta gente, si, a este gente las señalo con el deo y a la cara, esta gente no me cansaré de decirles que son las auténticas hipócritas, las que sostienen este sistema falso e injusto por que son las que han generado conciencia, tienen energía y herramientas para realizar cambios, sus cambios, a su manera, pero la verdad: no quieren, continúan engrasando la ya mas que engrasada máquina del sistema que nos envuelve, ahoga y oprime. Las personas que a menudo juzgan el mundo que les rodea rara vez se juzgan a sí mismas.

Si quieres cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo.

2 Comentarios

  1. 1913 marcó el inicio de dos instituciones totalmente anticapitalistas como son la banca central y el impuesto a la renta.

    Desde 1913 Estados Unidos ya no es un país capitalista. En ese año y aprovechando un receso legislativo, los Morgan, Rockefeller, Pulitzer y Rothchild engendraron la Fed, el mayor enemigo de la libertad y la ética en los EEUU. Para ironía del destino, el encuentro fue en la Isla de Jekyll. Antes de eso, el bando Jeffersoniano había resistido tajantemente los avances de los Hamiltonianos hacia la consolidación de un Estado central poderoso, subsidios para los ricos y devaluaciones para favorecer a los exportadores. Pero en ese año, el sistema de socialismo monetario logró status legal. En vez de corridas (“pánicos” bancarios) cada 30 años promedio, con el sistema de free banking, ahora el riesgo moral se distribuía a todo el sistema, se alentaban los préstamos de baja calidad y sobre todo se saqueaba a las grandes mayorías via inflación. La Gran Depresión fue su primer resultado, pues el M2 (circulante + depósitos y ahorros en el sistema) fue artificialmente aumentado por la Fed durante los irresponsables 1920’s. A ese boom artificial le correspondía una quiebra masiva de inversiones sin ahorro real previo para financiarlas. Y para colmo, Hoover y Roosevelt no dejaron al mercado liquidar esas malas inversiones, sino que corrieron a intervenirlo (más Estado, menos mercado) para provocar que durara finalmente toda la década de los 1930’s. La actual crisis tiene sus raices en la Fed y el afán voluntarista de “masificar la vivienda” por vias nada éticas. Baste saber que un centavo de 1913 compra ahora lo mismo que un dólar, un 99% de su valor perdido a costa de las clases medias. Esto financia booms artificiales de las punto-com, de la vivienda, invasiones a Irak y salvatajes a aerolíneas, bancos y corporaciones con suficiente peso político.

    En 1913 también, el mismo grupo de magnates hizo aprobar el Impuesto a la Renta, que los tontos utiles siempre han creido una medida redistributiva. En realidad sí redistribuye: le quita a la gente emprendedora o profesional que lo quiere ser, para darles a las élites financieras de todos los paises que lucran de préstamos al gobierno y otros medios fiduciarios. El que dude de esto, sólo tiene que averiguar cuánto de cada dólar llega al supuesto beneficiario de todo lo “gratis” que nos ofrece el Estado. En las ONGs más efectivas se habla de tal vez $10 usd por cada $100 recibidos de donaciones, según un estudio multisectorial para la ONU, del 2006. ¿Cuánto logrará en eficiencia el Estado? Probablemente más, por temas de infraestructura y logística, pero no mucho más. El resto le da trabajo a toda una casta burocrática intocable. Entonces la redistribución es de los muchos sin conexiones, a los pocos bien conectados y apalancados en el sistema. Y a pesar de este retorno del feudalismo via impuestos (recordemos que el medioevo, la servidumbre se definía por un 30% de impuesto al señor feudal), en los últimos 25 años salió más gente de la pobreza en el planeta que en los últimos 400 años. La distribución del mercado masifica calidad de vida, la redistribución estatal corrompe a las sociedades de múltiples maneras.

    Si 1913 marcó el inicio de dos instituciones totalmente anticapitalistas como son la banca central y el impuesto a la renta. Hasta no ser eliminadas, no se puede hablar de capitalismo ni culparle por crisis como la actual. El capitalismo puede parecerle a ud. más o menos bueno o malo, pero no se le debe culpar de lo que no maneja. Desde el golpe de Estado (y nos siguen golpeando bajo), los culpables son un puñado de plutócratas y los tontos útiles que venden su alma por una falsa estabilidad y una contraproducente redistribución en nombre de la justicial social.

  2. ANDALUSÍ LIBERTARIO

    ¡TENGAMOS SOLO MIEDO DEL MIEDO…! Y EMPECEMOS YA DE UNA VEZ A CONSTRUIR EL FUTURO TOD@S JUNT@S…

    http://www.enriquemeneses.com/2011/02/07/derrotar-el-miedo/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *