Portada / Andalucismo / “La localización es la economía de la felicidad”

“La localización es la economía de la felicidad”

mano y relog 

Jarvis  Brooke .

“El número de estadounidenses que afirman estar “muy feliz con su vida’ alcanzó su pico más alto  en 1956 y desde entonces no para, lenta pero constantemente , de bajar”

Esto es lo que afirma ecologista, y autor del documental La economía de la felicidad, Bill McKibben Si bien nuestro producto interior bruto ha aumentado desde los años 50 no ha aumentado proporcionalmente (a pesar de que si ha crecido nuestro consumo, nuestra gordura y la deuda de  la tarjeta de crédito). 

Nuestra economía mundial es eficaz en muchas cosas , por ejemplo: en mover enormes cantidades de mercancías a través de grandes distancias, o convertir las hipotecas en  beneficios . Lo que no es tan claro es si estas actividades son valiosas cuando se trata de mejorar la vida de las personas que viven y trabajan dentro de la economía (por no hablar de preservar los sistemas naturales de los que depende todo el asunto). En muchos casos, las políticas económicas que aumentar el comercio o la producción en realidad disminuyen  el bienestar de millones, incluso miles de millones de personas.

Esa es la realidad que está llevando a más personas (y, cada vez más, a gobiernos como los de Bhután , Bolivia , Gran Bretaña o Francia ) a hacerse una simple pregunta: ¿Qué es la economía? ¿Las reglas y políticas que creamos para regular el flujo de dinero y bienes existentes  es un fin en sí mismo, o un instrumento para mejorar nuestras vidas? Y si decidimos que nos gustaría dar prioridad a esto último, ¿cómo redactar las normas para conseguir este objetivo?

La economía de la felicidad aborda estas cuestiones en seis apartados, examinando la forma en que nuestras decisiones económicas, promueven ,o disminuyen, la felicidad humana. Hablé con Helena Norberg-Hodge, directora de la película y fundadora de la Sociedad Internacional de Ecología y Cultura, acerca de lo que su investigación sobre la relación entre la economía y la felicidad.

Brooke Jarvis: ¿Cuándo empezaste a pensar en la conexión entre la economía y la felicidad?

Helena Norberg-Hodge: – Hace Ttreinta y cinco años , tuve el gran privilegio de vivir y trabajar en Ladakh, Tibet . La gente parecía más feliz que cualquier otra gente que había conocido. Para mí, esta felicidad  parecía venir de una autoestima  alta qIncluso entre los jóvenes, no había una necesidad de mostrar, de actuar cordialmente Recuerdo que me impresionó que niños de trece años  no se sentiría avergonzado de expresar las emociones como un  un bebé o de ir de  la mano con su abuela.

Pero como el desarrollo al estilo occidental llegó a Ladakh, también lo hizo el mensaje de que la gente de allí eran primitivas y atrasadas. Ellos se vieron de repente comparándose con los modelos románticos, el glamour de los medios de comunicación  o con  las imágenes de la perfección y la riqueza  con las que nadie puede competir. Se empezó a ver a los jóvenes que utilizan productos químicos peligrosos para aclarar su piel. En Ladakh, ahora hay un suicidio al mes, sobre todo entre los jóvenes. Antes el suicido era prácticamente desconocido Este es un indicador muy claro  de que algo está realmente mal y de que el modelo económico dominante es lo que había cambiado.

En países de todo el mundo, de hecho, hay una epidemia de depresión ,suicidios y los trastornos de la alimentación. Con esta película, estamos tratando de demostrar que, cuando se mira el panorama general, los asuntos sociales, así como los problemas ambientales están vinculados a un sistema económico que promueve el consumismo sin fin . Fundamental para el sistema son las políticas comerciales que promueven la expansión de las gigantescas corporaciones multinacionales.

Norberg-Hodge: Entre otras cosas, es importante que entendamos que el crecimiento-lo que en la actualidad podemos medir y promover, está destruyendo los medios de subsistencia y las comunidades rurales. Usted puede ver el resultado final en los países industrializados, sólo un pequeño porcentaje de  población se aqueda en el campo. Esto ha significado la muerte y la destrucción de cientos de miles, millones, probablemente, de las pequeñas ciudades y pueblos.

Necesitamos un equilibrio entre lo urbano y lo rural, necesitamos la diversidad, la capacidad para que la gente elija. Es difícil ahora, gracias a lo que nuestras políticas económicas promueven, para los pequeños agricultores ganarse el respeto o un medio de vida digno. Muchos emigran a las ciudades porque no tienen más remedio, no porque sea una vida mejor. Por el momento, la economía mundial se encuentra en un proceso de urbanización masiva. Algo así como 60 millones de personas viven en Beijing, si se cuentan las ciudades satélites. Es un absoluto desastre, tanto social como ambientalmente.

En todo este l tiempo, más personas están siendo arrastradas hacia las grandes ciudades. A las personas se les hace sentir que la vida como agricultor y la vida en la tierra es inferior, primitiva, atrasada, anacrónica. El futuro es urbano, y sus hijos deben encontrar un empleo en la ciudad.

En cuanto a esta tendencia desde un punto de vista global, está claro que tenemos que hacer con urgencia lo que podemos para apoyar a los medios de subsistencia rurales y la supervivencia de la agricultura saludable. La localización es la manera de hacerlo.

En algunos lugares, este movimiento ya está empezando a ocurrir Hay un nuevo movimiento de  agricultores jóvenes que es muy ezperamzador. En las economías locales de alimentos son cada vez mayor en los entornos  de  lugares como Seattle y San Francisco, los agricultores están haciendo dinero, y eso va a acarrear también  el  aumento del respeto. Su trabajo es a pequeña escala, diversificado, agradable; no forman parte de ninguna gran  máquina o un monocultivo.

Existe un vínculo estructural entre economías localizadas y la diversificación en  el uso de la tierra. Y esto a su vez significa una mayor productividad, las granjas más pequeñas con niveles más altos de la diversidad biológica producen más alimentos por hectárea de tierra. También proporcionan más puestos de trabajo en lugar de confiar en las maquinización y los combustibles fósiles.

Los medios de subsistencia   y trabajo rurales pueden ser atractivos  y muy respetados socialmente. Este hecho- de que  existen que dos posibles formas, muy diferentes, de la producir alimentos. Es urgente que se informe de esto especialmente a las naciones menos industrializadas. 

Jarvis: Gran parte de la conversación en torno a la economía y la felicidad, incluso alrededor de las nuevas iniciativas para rastrear la felicidad como un indicador económico, se ha centrado en el seguimiento de bienestar material-por ejemplo, la distribución del ingreso, o el acceso a la atención de la salud. Su foco parece estar más en el impacto de la economía en cosas como la valía y conexiones interpersonales .

Norberg-Hodge: En este momento la felicidad es muy lejos en la agenda. Creo que es por eso el descontento es cada vez tan evidente.

He hablado con algunos periodistas que  me preguntan, “Bueno, ¿cómo sabemos qué es la felicidad? ¿Quién eres tú para decir qué es lo que constituye la felicidad? “Es cierto que hay muchas definiciones, pero estoy más interesado en la abundante investigación que dice que la gente en todo el mundo, más que nada, necesitan sentirse amados, apreciados, vistos y oídos, especialmente cuando los  niños están en la fase del  crecimiento. Tienen que ser alimentado con el fin de ser cuidado, por gente amorosa y feliz. Eso es lo que tiene que ver con la localización. Es por eso que la localización es la economía de la felicidad-porque se trata de restablecer esa conexión humana y de atención. La investigación  ha de tener en cuenta nuestras tradiciones espirituales. Prácticamente todos ellos tienen un mensaje claro de que el amor es el camino para la paz y la felicidad.

Desde lo “global a lo local”  representa una manera de pensar  de pensar la economía  que reúne a lo profundamente práctico, en términos de nuestros medios de subsistencia y los ecosistemas, con nuestras necesidades espirituales y psicológicas. Todas estas medidas apuntan en la misma dirección, hacia la localización como la economía de la felicidad.

Jarvis: ¿Cuál es su opinión sobre el reciente interés en la alternativa de los indicadores económicos , los gobiernos que utilizan el bienestar en lugar de crecimiento económico para medir el éxito de sus políticas?

Norberg-Hodge: Esa es una tendencia importante. Tenemos que reconocer que los indicadores actuales son absolutamente locos y que están contribuyendo a esta carrera ciega en la dirección equivocada.

Hay muchas pruebas de que estamos priorizando el crecimiento económico puro a costa del sentido común. Una de las escenas en el documental muestra cómo las manzanas son transportados en avión desde Inglaterra a Sudáfrica para lavar y encerado y luego vuelan de regreso. En Mongolia me han servido de agua que había sido embotellada por Coca Cola en Hong Kong. En Nairobi, me encontré que había tanta  mantequilla de Holanda, de Kenia. En Devon, Reino Unido, Nueva Zelanda mantequilla  tiene el coste de un tercio del precio de la mantequilla de la finca por el camino. Comencé un estudio informal de los precios de la mantequilla que, viaje por todo el mundo, y encontré que, literalmente, dondequiera que iba, la mantequilla que viene  de  muchos miles de kilómetros de distancia cuesta menos que la mantequilla de unos pocos kilómetros .

Casi en todas partes, también, he encontrado una idea errónea de que esto ocurría porque los productores en el otro lado del mundo fueron más eficientes. Pero cuando lo analizasdesde un punto de vista global, el panorama se ve muy diferente. Dado que esto está sucediendo en todo el mundo no tiene nada que ver con la eficiencia, si no con los monopolios y la política comercial mundial.

Tenemos que pensar más detenidamente acerca de lo que una economía y cómo podemos evaluar si está funcionando bien. Nuevos indicadores económicos son necesarios, pero tienen  que   formar parte de un compromiso  social para un cambio más amplio en la política económica -un cambio en la regulación a nivel local, así como en el plano internacional, en la política fiscal y de subsidios

Jarvis: ¿Cómo  se verá este cambio?

Norberg-Hodge: No puede suceder si seguimos manteniendo un nivel de actividad económica en los que ni el productor ni el consumidor, ni el directivo  ni el inversionista puede ver realmente lo que está pasando. En otras palabras, si seguimos operando  a nivel  de  un gran escenario mundial, es prácticamente imposible  observar las consecuencias de nuestras acciones y es imposible medir sus impactos

Tenemos que acortar las distancias y crear espacios más cercanos,  responsables y visibles. Esto consiste,  básicamente,  en la descentralización y la localización de nuestras economías. Pero debido a la desregulación del comercio y las finanzas a nivel mundial, las empresas están siendo presionadas a crecer más rápido y más rápido, para ser más global, aumentando en escala a cualquier precio. La idea es que o el crecimiento es  a lo grande y global o se muere. Sin embargo, para nuestras necesidades reales, las empresas relativamente pequeñas, más cerca de casa, puede proveer mejor  nuestras necesidades de manera más eficiente y sostenible.

Jarvis: Cuando dices “lo que necesitamos”, te refieres, por supuesto a las necesidades materiales  y a alfo más.

Norberg-Hodge: Sí. Porque la gente lo necesita para ser vistos y escuchados, respetados y cuidados por un otro, la reconstrucción de la comunidad a nivel local puede restaurar el bienestar humano. 

La gente  puede acercarse a este modelo   para empezar a reconstruir la economía local , por ejemplo a través del movimiento local de alimentos o de negocios y  alianzas locales, de esta forma veremos  una reducción en la polarización  social,  tanto política como étnicas. Al mismo tiempo, la localización  ayuda a la gente a conectar con el mundo natural que les rodea, algo que satisface otra necesidad humana profunda.

Estas son las cosas que realmente pueden ayudar  a restaurar la felicidad humana, y vienen a través de la localización.

 


 Publicado en : http://www.energybulletin.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *