Portada / Acción y Cooperación política / Las secuelas económicas a largo plazo de las catástrofes naturales

Las secuelas económicas a largo plazo de las catástrofes naturales

fukusyima

IIan Noy.Vox.05/09/2012.En los últimos días, hemos visto cómo el huracán atacan a poblaciones vulnerables: el huracan Isaac sobre la isla de La Española, la interrumpir la convención nacional republicana en Florida, y luego ha inundado partes de la costa del golfo de Mississippi y Louisiana. Este dramático comienzo de la temporada de huracanes en el Caribe, casi siete años después del día en el que el huracán Katrina en dejo a Nueva Orleans sumergida bajo las aguas, nos recuerda una vez más el poder de la naturaleza para alterar nuestras vidas.
Durante la última década, hemos sido testigos de una serie continua de las catástrofes naturales, como el terremoto y el tsunami en el sudeste asiático en 2004, el terremoto de Haití de 2010, y el tsunami de Japón de 2011. En términos relativos, el terremoto en Haití en 2010 fue el desastre natural más letal en la historia moderna, cerca del 3% de la población nacional perecieron mientras que la serie Christchurch-Nueva Zelanda de los terremotos en el período 2010-2011 fue el más destructivo de la historia en un país desarrollado, con un alto coste en pérdida de bienes e infraestructuras que ascendieron a alrededor de 10% -20% del PIB de Nueva Zelanda.
La distribución de los daños causados por desastres es muy desigual, los desastres más extremos, los costes (en términos de mortalidad, morbilidad y / o destrucción física) son significativamente más altos que los costes de desastres promedio. El terremoto de Haití de enero de 2010, por ejemplo, dio lugar a una mortalidad que era mucho mayor que los terremotos de magnitud similar . Tales eventos catastróficos están asociado con probabilidades muy pequeñas en las evaluaciones de riesgo comunes, pero son ocurrencias sin embargo bastante habituales en todo el mundo. Es importante destacar que, puesto que la probabilidad de que un acontecimiento catastrófico ocurrirá se estima que es muy pequeña, las autoridades tienden a ignorar esta posibilidad.
El futuro
Un Panel Intergubernamental reciente sobre Cambio Climático concluye que habrá un “calor probable aumento de la frecuencia de onda y muy probablemente incrementarán en los días cálidos y las noches de toda Europa …. sequías más intensas y más largas, en particular en el sur de Europa” (IPCC 2012). En otros lugares, las predicciones incluyen tanto un clima más extremo y más suaves, menos climas agitados.
Cualesquiera que sean los cambios climáticos extremos que se experimenten en cada región, el aumento del nivel del mar previste durante el próximo siglo contribuirá, sin dudas, a daños mayores por tormentas tropicales, tsunamis o inundaciones, además de las dificultades que también planteará aumento las comunidades costeras. De todos modos las predicciones globales recientes con respecto a las subidas del nivel del mar son cada vez más alarmante a medida que se dispone de más información. Vermeer y Rahmstorf (2009), por ejemplo, predicen subidas de hasta 1,9 metros.
Las consecuencias económicas de las catástrofes
Los daños directos, aunque han aumentado en el último par de décadas, es sólo una parte de la importancia económica de los desastres. El secundario, y potencialmente más grave, el impacto de los desastres naturales en el desarrollo económico en el período posterior al desastre. Estos impactos pueden resultar del daño directo a los insumos utilizados en la producción, la infraestructura, o del hecho de que la reconstrucción y rehabilitación implique detraer recursos de otros sectores. En contraste con estas consecuencias negativas,los gastos de reconstrucción puede dar un impulso a la economía nacional. Tanto la financiación del gobierno y la reconstrucción con fondos privados por indemnizaciones de seguros, ahorro acumulado, o de otras fuentes, están obligado a proporcionar un estímulo temporal a la economía local (Cavallo y Noy 2011).
La investigación más reciente sugiere que la suma de los efectos adversos a corto plazo, a nivel nacional en países de medianos y bajos ingresos son traumáticos. Estos países tienen dificultades para financiar la reconstrucción, ya que en general se enfrentan dificultades para desarrollar políticas contra-cíclicas de la política fiscal y sus mercados de seguros y de reaseguros son significativamente más débiles. El impacto negativo a corto plazo en países de altos ingresos, en cambio, se suele contrarrestar con el aumento de los gastos de reconstrucción (Noy Strobl 2009 y 2012).
Situaciones a largo plazo después de los desastres ”
Tal vez sea aún más importante determinar los efectos a largo plazo de los desastres catastróficos, en lugar de sus efectos a corto plazo. En general, la evidencia empírica limitada sugiere que las grandes perturbaciones naturales pueden tener importantes consecuencias regionales que pueden persistir durante décadas. La población de Nueva Orleans, por ejemplo, es probable que se recupere del éxodo dramático de la gente de la región después del huracán Katrina – en julio de 2011, seis años después del huracán, la población de la ciudad era todavía un 21% inferior . La emigración, como en el caso de Katrina, es una posible consecuencia a largo plazo.
En un proyecto de investigación que examina el impacto de un huracán en una pequeña isla de Hawai, se concluye que el impacto a largo plazo del desastre fue una disminución de la población 15% dos décadas después del evento (Coffman y Noy 2012); aunque el huracán mismo cause poca mortalidad o morbilidad, si causa un daño significativo al capital y a la infraestructura. La figura 1 muestra el empleo actual en la isla y el gráfico contrafactual que empleo habría allí habido si el huracán no hubiera ocurrido.
Figura 1 . El huracán Iniki y el empleo total del sector privado

Nota : las parcelas cifra los datos para la isla de Kauai y la estimación sintética contra-factual, cifra tomada de Coffman y Noy, 2009. “Un huracán a Largo Plazo Impacto económico: el caso de Iniki de Hawai”. Universidad de Hawaii Economía Documento de Trabajo 2009-05.
La afirmación de que los desastres naturales pueden tener a muy largo plazo consecuencias pe0rdurables parte de la “sabiduría convencional” en este tema. El más popular es la la afirmación de que las economías de mercado modernas se recuperan completamente y con rapidez, de los choques adversos, especialmente si los derechos de propiedad y las operaciones de mercado se mantienen. Por ejemplo, Gary Becker, ha estado escribiendo en el diario de Wall Street durante varios días después del tsunami del sudeste asiático en diciembre de 2004, y comparándolo con el terremoto de Kobe de 1995, llegó a la conclusión de que “… mató a más de 6.000 personas y destruyó más de 100.000 viviendas, pero la recuperación económica no sólo de Japón sino también de Kobe fue rápida. “(Becker 2005).
En una investigación reciente que examinó el caso de Kobe, encontramos que, como en Nueva Orleans, muchos habitantes de Kobe se alejaron por qué muchas casas habían sido destruidas, pero, el parque de viviendas fue reconstruida rápidamente y la gente optó por regresar a la ciudad poco después. Sin embargo, en contraste con las conclusiones de Becker, muchas de las las oportunidades de empleo que existían antes ya no estaban disponibles, por lo que los residentes tuvieron que volver a una economía deprimida. Se estima que los ingresos de los hogares en Kobe hoy, más de 15 años después del desastre, todavía están un 15% por debajo de lo que hubieran sido si el terremoto no hubiera ocurrido (duPont y Noy 2012).
Figura 2 . El ingreso per cápita en Kobe después del terremoto de 1995

Nota : Figura 3 en duPont y Noy (2012).
En cuanto a las consecuencias macroeconómicas, hay otros escenarios plausibles para una región que está experimentando un desastre traumático. La economía local puede llegar a volver a sus circunstancias previas al evento, como si el desastre no fue así, aunque esto es claramente más probable para eventos más pequeños. Algunos investigadores sostienen también que los desastres pueden proporcionar un impulso para el cambio positivo, ya sea porque hay intereses creados que antes estaban bloqueando el cambio se debilitan, o porque la destrucción puede dar lugar a la dinámica de la “destrucción creativa” que impliquen sustitución de viejo con las nuevas tecnologías. Ya se puede observar esta posibilidad en las consecuencias de lo que alguna vez considerado como el primer desastre natural moderno internacional, el terremoto de Lisboa de 1755. Sebastião José de Carvalho e Melo, el primer ministro de Portugal, designado para dirigir las operaciones de socorro tras el terremoto, escribió: “La política no es siempre la causa de las revoluciones de Estado. Fenómenos terribles con frecuencia a cambiar la cara de los imperios … Podríamos decir que es necesario que a través de las provincias de la tierra se malgasten y ciudades en ruinas con el fin de disipar la ceguera de ciertas naciones. “(Shrady 2008).
Implicaciones para las políticas
En general, ciertas condiciones económicas y políticas puede llevar a una mayor resistencia al cambio y su impacto negativo se puede exacerbar significativamente. Los factores relevantes incluyen la existencia o ausencia previa de planes de gestión de desastres, la flexibilidad para reasignar recursos de manera eficiente para el alivio del desastre y la reconstrucción, el acceso a fondos extraregionales del gobierno central o de otras fuentes (ayuda extranjera, re Seguros de pagos, etc), y la capacidad de los sectores dominantes económicos de la región para recuperarse. Los factores institucionales, culturales y sociales también pueden desempeñar un un papel importante y constructivo (ver Aldrich 2012).
Una cuestión que puede llegar a ser la más importante en la determinación de los resultados posteriores a los desastres no es el grado y el nivel de destrucción, o el grado de preparación, sino el ajuste de las expectativas con respecto a eventos futuros que las catástrofes. Kobe, por ejemplo, no se percibía como una zona de alto riesgo de terremotos antes de 1995, una evaluación que como era de esperar ha cambiado después del desastre. La devastación causada por la guerra, aunque sea muy destructiva, puede ser percibida como un hecho aislado y por lo tanto no conduce a cambios a largo plazo en la actividad económica (véase Davis y Weinstein 2002), pero la percepción del riesgo aumentado de futuros eventos catastróficos naturales puede inhibir por décadas la inversión y el capital humano en una región afectada. (ver Aizenman y Noy 2012).
Aizenman, J, and I Noy (2012). “Savings and Historical Shocks.” Work in progress.

Abadie, A, A Diamond, and J Hainmueller (2010). “Synthetic control methods for comparative case studies: Estimating the effect of California’s tobacco control program”, Journal of the American Statistical Association 105(490), 493-505.

Aldrich, Daniel (2012), Building Resilience: Social Capital in Post-Disaster Recovery, University of Chicago Press.

Becker, G S “…And the Economics of Disaster Management.” The Wall Street Journal: Jan. 4, 2005. pg. A.12

Cavallo, E, and I Noy (2011), “The economics of natural disasters – a survey”, International Review of Environmental and Resource Economics 5(1): 1-40.

Coffman, M. and I. Noy (2012). “Hurricane Iniki: Measuring the Long-Term Economic Impact of a Natural Disaster Using Synthetic Control”, Environment and Development Economics 17, 187-205.

Davis, D, and D Weinstein (2002), “Bones, Bombs, and Break Points: The Geography of Economic Activity”, American Economic Review, 92(5), 1269-1289.

duPont, W and I Noy (2012), “What Happened to Kobe?”, University of Hawaii Working Paper 2012-04.

Hornbeck, R (2012), The Enduring Impact of the American Dust Bowl: Short- and Long-Run Adjustments to Environmental Catastrophe, American Economic Review, 102(4): 1477–1507.

IPCC (2012), Managing the Risks of Extreme Events and Disasters to Advance Climate Change Adaptation. A Special Report of Working Groups I and II of the Intergovernmental Panel on Climate Change [Field, C B, V Barros, T F Stocker, D Qin, D J Dokken, K L Ebi, M D Mastrandrea, K J Mach, G-K Plattner, S K Allen, M Tignor, and P M Midgley (eds)]. Cambridge University Press, Cambridge, UK, and New York, NY, USA, pp. 582

Noy, I (2009), “The Macroeconomic Consequences of Disasters”, Journal of Development Economics 88(2), 221-231.

Shrady, N, (2008), The Last Day: Wrath, Ruin, and Reason in the Great Lisbon Earthquake of 1755, Viking Press.

Strobl, Eric (2012), “The economic growth impact of natural disasters in developing countries: Evidence from hurricane strikes in the Central American and Caribbean regions”, Journal of Development Economics, 97(1), 131-140.

Vermeer, M and S Rahmstorf (2009), “Global sea level linked to global temperature”, Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)- Physical Sciences – Sustainability Science, Washington D.C.: PNAS. pp.1-6.

Publicado en: http://www.voxeu.org/article/economic-consequences-natural-catastrophes
Traducción P36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *