Portada / Democracia / Un impuesto sobre las grandes fortunas para el pago de la deuda

Un impuesto sobre las grandes fortunas para el pago de la deuda

Botin

Stefan Bach, Gert Wagner.Vox.15/08/2012.Ni la canciller de Alemania, Angela Merkel, ni los líderes socialdemócratas de la oposición tienden a aceptar rescates adicionales para los países en crisis. Temen una ola de indignación popular contra el uso de fondos fiscales nacionales para la ‘colectivización de la deuda’ europea (Birchler y Butler 2012). Los gobiernos de otros países solventes como los Países Bajos, Austria y Finlandia se encuentran bajo presiones similares. Esta es también la razón por la que Alemania y las empresa se oponen a rescates por parte del BCE.
Pero todo esto no nos acerca al fin de los problemas de deuda soberana en algunos países zona euro. La crisis sigue rodando. Si dura mucho tiempo, los problemas de la zona euro podría arrastrar en una espiral negativa de la recesión y de la deuda que amenaza con agravar la crisis y que puede dar lugar al colapso de la zona euro.
A la vista de estos múltiples dilemas, los gobiernos deberían considerar la imposición de un impuesto sobre el capital de los ricos con el fin de refinanciar y reducir la deuda nacional (Bach 2012, Bach et al. 2011).
Un impuesto sobre el capital
La idea detrás de esto es bastante simple.
• Los aumentos en los niveles de deuda pública son acompañados por el aumento de la riqueza privada, que se concentra cada vez más en la élite rica.
En Alemania, por ejemplo, dos tercios de la riqueza nacional pertenece al 10% más rico de la población adulta.
• De acuerdo con nuestro análisis, un impuesto sobre el capital del 10% ,sobre el patrimonio personal neto superior a € 250.000 € por contribuyente (500.000 para parejas) podría aumentar los ingresos en más del 9% del PIB.
El 8% más rico de la población adulta sería responsable ante el impuesto. Incluso elevando la cuota imponible a € 500.000 y € 1 millón, el impuesto podría recaudar ingresos de alrededor el 6,8% y 5,6% del PIB, respectivamente. En este caso el número de contribuyentes afectados bajaría hasta el 2,3% y el 0,6% de la población adulta.
• En los demás países en crisis la Eurozona, es de suponer que sería posible generar cantidades considerables de dinero de la misma manera.
Para estos países, los préstamos forzosos puede ser una fuente adicional para asegurar la refinanciación de la deuda pública, sin tener que depender de la ayuda externa (véase, por ejemplo, Feldstein 2012). Esto también sería una señal a los países donantes y los fondos de la comunidad internacional de que todos los esfuerzos que se realizan para recuperar la estabilidad fiscal.
Los principales beneficios de estos gravámenes es que no inducen ningún ajuste inmediato del comportamiento económico. Sólo hay un pequeño riesgo de evasión fiscal, siempre y cuando las autoridades fiscales sean capaces de capturar los activos imponibles. En la medida en que no hay “cargas excesivas” en términos económicos, al contrario que con el aumento de los impuestos recurrentes convencionales, en particular las de mayores ingresos y la riqueza. Esta es una de las principales preocupaciones con propuestas fiscales, como el pago de impuestos 50p en el Reino Unido a partir de 2010, el alza en los principales tipos de impuestos sobre la renta y los impuestos riqueza recientemente anunciadas por el presidente francés Hollande, propuestas similares en Alemania, o la lucha en curso en el EE.UU. de continuar los recortes de impuestos a los ricos.
Muchos países en crisis han aumentado el IVA y los impuestos al consumo. A largo plazo, esto podría no ser una mala política para los países en crisis con respecto a la “devaluación fiscal” (Keen y de Mooij 2012). Sin embargo, en el corto plazo, esto hace que estas economías entren en una recesión más profunda. Lo mismo ocurre con los recortes de frenéticos en gastos de los programas sociales, que, de forma similar a las subidas de los impuestos indirectos, afectan mayoritariamente a los estratos más pobres de la población.
La desventaja de los impuestos a los ricos es que las personas prósperas pueden sentir que están siendo atrapados por el gobierno. Sin embargo, la élite rica han sido liberados del pago de impuestos durante los últimos decenios en casi todos los países del mundo desarrollado y, al mismo tiempo, sólo los ingresos más altos se han elevado notablemente. Por otra parte, las quiebras nacionales en el Mediterráneo y el colapso de la zona euro podría causar mucho más daño a los ricos en el norte de Europa, por no mencionar el impacto sobre la gente común. Lo mismo puede decirse de las restricciones financieras como consecuencia de la inflación y las bajadas de las tasas de interés, lo que parece haberse convertido en el remedio favorable en el Reino Unido o los EE.UU. para combatir la crisis de la deuda.
Por último, un desapalancamiento del sobreendeudamiento público y privado es el requisito previo para el restablecimiento del orden en los mercados de capitales y en los presupuestos públicos, que alguien tiene que pagar tarde o temprano. No menos importante, dichos gravámenes es probable que aumenten la aceptación del mercado de trabajo y las reformas sociales o recortes del gasto en los países en crisis que afectan sobre todo a los más pobres, dando lugar a tensiones sociales.
La imposición de tales gravámenes es compleja, ya que implica la valoración de los activos y prevenir la evasión fiscal. Si la élite rica espera que tales gravámenes se repetitan, esto podría desalentar la inversión y estimular la fuga de capitales (véase el análisis de Eichengreen, 1989). Por lo tanto, es esencial para prevenir futuras volatilidades de deuda en el sector privado, financiero y público. La industria financiera requiere una regulación adecuada. Los gobiernos deben comprometerse a presupuestos equilibrados, lo que debería regirse por normas constitucionales propuestas por la Unión Europea a efectos fiscales. Así, un impuesto sobre el capital sería un instrumento viable para la financiación de la deuda, en particular, en relación con un “Pacto Europeo, aprobado por el Consejo Alemán de Expertos Económicos (2012).

Bach, Stefan (2012), “Capital Levies: A Step Towards Improving Public Finances in Europe”, DIW Economic Bulletin, 8.2012.
Bach, Stefan, Martin Beznoska, and Viktor Steiner (2011), “A Wealth Tax on the Rich to Bring Down Public Debt? Revenue and Distributional Effects of a Capital Levy”, DIW Berlin Discussion Paper 1137.
Birchler, Urs and Monika Bütler (2012), “EU banking union disunites German economists”, VoxEU.org, 10 July.
Eichengreen, Barry (1989), “The Capital Levy in Theory and Practice”, NBER Working Paper No. 3096.
Feldstein, Martin (2012), “Time for householders to buy bonds and save Spain”, Financial Times, 30 April.
German Council of Economic Experts (2012), After the Euro Area Summit: Time to Implement Long-term Solutions, Special Report, 30 July. See also Bofinger et al. 2011 and 2012 on this site.
Keen, Michael and Ruud de Mooij (2012), “Fiscal devaluation as a cure for Eurozone ills – Could it work?”, VoxEU.org, 6 April.

Publicado en: http://www.voxeu.org/article/eurozone-crisis-time-tax-rich
Traducción P36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *