Portada / Democracia / No producción, no consumo, transformación

No producción, no consumo, transformación

magician-med

 

Herman Daly. The Daly News.03/05/2011.

Las palabras convencionales  pueden ser engañosas. En economía términos  como “producción y el consumo” son tan comunes que es fácil olvidar que en realidad no significan lo que literalmente dicen significar. Físicamente no producimos nada,  sólo utilizamos la energía para volver a organizar la materia en una forma más útil.  La  palabra “producción”  significa realmente la transformación de  algo que ya está producido. Del mismo modo, el término     “consumo” no hace sino reflejar el desarreglo de los materiales cuidadosamente estructurado por el desgaste de uso hacia una forma menos útil de estructuración – otra  forma  de transformación, esta vez de producto útil en productos gastados y  residuos-. Por supuesto, uno podría decir que somos productores y consumidores de  “valor” o  de “utilidad”,   es decir de  cosas no  muy físicas. Sin embargo, el valor se añade siempre a algo físico, es decir,  a los recursos, al  trabajo y  al capital, que también son cosas físicas en última instancia, a partir de la misma energía de baja entropía y  de materiales que contienen los productos. Tampoco el sector de los servicios escapa de las dimensiones físicas – los servicios son siempre prestados por algo o alguien-. Hacer abstracción de las dimensiones físicas y centrarse sólo en la utilidad es como tirar al bebé y con el agua  sucia  del baño .

Si tuviéramos que hablar de una “función de  transformación” en lugar de una función de producción a continuación, naturalmente, tendríamos que especificar que es lo que se está transformando, por parte de que agentes (trabajo y capital) y en que se está transformando. Los flujos de recursos naturales se transforman en flujos de bienes (y residuos), por los agentes de fondos de trabajo y capital. Una función de transformación debe mostrar tanto los agentes de la transformación (fondos de capital y el trabajo que no se han transformado en el producto, pero son necesarios para efectuar la transformación), y el flujo de recursos que son de hecho físicamente incorporados en el flujo de productos, o residuos. Esta distinción entre los factores de fondo y el flujo revela inmediatamente sus funciones complementarias como causa eficiente y causa material – cuya tasa de sustitución entre ellos es muy limitada-. No se puede hacer un pastel con la mitad de la harina, huevos, etc, duplicando el número de cocineros y el tamaño del horno. Alguno de los  recursos naturales a menudo se pueden sustituir por otros, y el capital a menudo se pueden sustituir por trabajo o viceversa, pero más mano de obra y más capital no pueden sustituir a un flujo de recursos más pequeños, más allá de la recuperación de los materiales, muy limitada, producto de la  reutilización de residuos del proceso  de  fabricación ( recursos  materiales que  se debían haber ya tenido en cuenta en la especificación de una función de producción técnicamente eficiente). En la mayoría de los libros de texto la función de producción se calcula  en virtud de los insumos, no diferenciado en cuanto a su fondo o la naturaleza del flujo, y todos  se consideran fundamental sustituibles e intercambiables.

Pero si la función de producción habitual no distingue los agentes de fondos de la transformación del flujo de los recursos naturales, entonces ¿cómo se calcula el proceso de conversión de los insumos como factores de producción? Por lo general, multiplicando todos los   factores juntos, como en el de Cobb-Douglas y otras funciones multiplicativas. ¿Qué podría ser más lógico que multiplicar los “factores” para conseguir un “producto”? Pero esto es así en  matemática, no en economía. No hay absolutamente nada análogo a la multiplicación en lo que solemos llamar producción -no sólo en  la transformación-. Trate de multiplicar el flujo de recursos por el trabajo o el capital para obtener los flujos de salida del producto y su “función de producción”  y los resultados estran en contradicción con la primera ley de la termodinámica (la ley de la  conservación de la materia y la energía). Tal vez para escapar de  estas incongruencias la mayoría de las funciones de producción contienen sólo trabajo y capital, omitiendo por completo los recursos materiales. ¡Llegado este momento, y con la función de producción convencional, podría hacer el pastel con sólo el cocinero y su horno, sin ingredientes para ser transformados en absoluto! Puede multiplicar los  cocineros por los  hornos todo lo que quieras y aún así no se consigue un pastel comestible .

¿Cómo ha podido  esta tontería entrar en la economía? Sospecho que representa una confusión entre la función de producción como una descripción teórica de análisis del proceso de transformación física (la receta), y la función de producción como una mera correlación estadística entre las salidas y entradas. Esto último es común en la macroeconomía, y antes aún en la microeconomía, a pesar de que no es una regla explícita, porque la distinción entre una descripción teórica y una correlación estadística es a menudo ignorada en ambas áreas. El enfoque estadístico, por lo general sólo incluye la mano de obra y el capital como factor de entradas, y luego descubre que estos dos factores “explicar” sólo el 60% del cambio histórico en la producción, dejando un 40% residual que se explica por “otra cosa”. No hay problema, dicen los economistas del crecimiento, que de que el gradiente residual sea  una “evidente” una medida del progreso tecnológico. Sin embargo,  el gradiente residual es de hecho una medida de todo lo que no es capital y  trabajo                     -incluyendo específicamente la cantidad y calidad de los recursos transformado-. El mayor uso de los recursos se contabiliza en el residuo y se atribuye a los avances tecnológicos. ¡Luego esa misma medida del progreso técnico es requerida con el fin de demostrar la poca importancia de los recursos! Si pensamos en términos de una función de transformación, en lugar de la producción ex nihilo , sería difícil cometer este tipo de errores.

Los elementos  básicos  que acabo de explicar se desarrollaron con mayor rigor hace cuarenta años por  parte de  Nicholas Georgescu-Roegen en su  crítica de fondo de la función de producción neoclásica. Crítica  a la que  los economistas neoclásicos no han respondido nunca. ¿Por qué traer de nuevo esto, y cuál es la importancia para la economía de estados estacionarios? Vale la pena plantear la cuestión de nuevo, precisamente porque nunca ha sido contestada. ¿Qué tipo de ciencia es  la economía que puede salirse con la suya haciendo caso omiso de una crítica fundamental desde  hace  cuarenta años? Es relevante para la economía de estado estacionario debido a  recuperar la perspectiva que la producción como  transformación física sometida a los límites biofísicos y a  las leyes de la termodinámica. También muestra que el origen de la escasez de los recursos se encuentra en la naturaleza, que es   un factor limitante, y  que no es  tan fácil escapar de la sustitución de los recursos  por capital, como a menudo afirman los economistas neoclásicos del crecimiento.

 Traducción: P36.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *