Portada / Está Pasando / Un rescate español pondría a prueba las finanzas de Europa

Un rescate español pondría a prueba las finanzas de Europa

crisis

 

 

Raphael Minder.MADRID – Europa hasta ahora ha sobrevivido al rescate de Grecia.El rescate financiero de Irlanda también es manejable. Incluso si Portugal se convierte en el tercer país en sucumbir y buscar ayuda, como mucha gente predice ampliamente, es poco probable que   esto ocasiones una  presión que sitúe  a  Europa en el  borde  del cataclismo  financiero.

 

Sin embargo, cualquier plan de rescate de España – con una economía de dos veces el tamaño de la  suma  de los  otros tres paises (Grecia, Portugal e Irlanda)- podría  poner  en duda la capacidad de los países más fuertes de Europa para ayudar a los más débiles económicamente, y crearerios problemas para el euro, moneda común de Europa. A pesar de que España, como Irlanda, ha adoptado un plan de austeridad para evitar la necesidad de un rescate, todavía podría necesitar ayuda si su sistema bancario resulta más frágil de lo  que el  gobierno español cree que es, como  ha sido  el caso de Irlanda.

Esta preocupante posibilidad ha puesto nerviosos a los mercados, por  los costes  de la creciente  deuda  española a pesar de que Madrid ha reducido su déficit y los bancos del país sostienen que tienen la fuerza suficiente para absorber los activos tóxicos  de  los créditos inmobiliarios .”Europa puede permitirse el colapso de Irlanda, tal vez incluso el de Portugal, pero no el de España, el argumento último  de defensa  de España es, de hecho, la conocida leyenda   de que es “demasiado grande para quebrar” y que  tal caída representaría un riesgo sistémico para el euro” dijo Pablo Vázquez, un economista de la FEDE, un instituto de investigación español.

Como reflejo de las preocupaciones de los inversores, el diferencial de rendimiento entre los bonos del gobierno español de 10 años y los de Alemania siguió aumentando el miércoles – hasta un máximo de 2,59 puntos porcentuales, la mayor brecha desde la introducción del euro. Este diferencial tiende normalmente ampliarse cuando los inversionistas perciben un riesgo mayor de impago de la deuda .

El problema para España es del tipo  de  los denominados  “profecías  auto-cumplidas” , dijo Jordi Galí, director del Centro de Investigación en Economía Internacional en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona . “Si los inversionistas esperan que España tenga problemas para refinanciar su deuda, ahora o en algún momento futuroi, España tendrá problemas”, añadió. “Esto sólo se ve  agravado por el hecho de que las resistencia  de los inversionistas para comprar deuda pública del país conduce a un aumento en la tasa de interés que debe pagar y por lo tanto en el déficit presupuestario y el aumento del  importe de la deuda pública” t.

Elena Salgado, ministra de finanzas de España, insistió el miércoles que España no tendría que acudir  la  rescate. “. Estamos en la mejor posición para resistir contra los ataques especulativos” La ministra  declaró  a la radio española que, en efecto, lo  que algunos dicen, y es  que uno de los puntos fuertes de España es que una gran cantidad de su deuda pública – € 203 300 000 000 (271,1 mil millones dólares) – se debe a sus propios bancos, en lugar de los prestamistas extranjeros. Si empeora la situación financiera del gobierno, la idea se dirige , aa acudir  a  la deuda contraída con  los bancos españoles ,que tienen un mayor incentivo para ayudar a aliviarla deuda  que lo que los bancos extranjeros, que podría tener una posición más dura.

Esta estrategia es , por   supuesto, un arma de doble filo: si los bancos españoles necesitan facilitar condiciones financieras  para ayudar al gobierno, que podrían verse  obligado a incorporar fuertes pérdidas, afectan así negativamente  sus balances.

La probabilidad de entrar en un círculo vicioso también podría aumentar el próximo año, cuando España le deba a los pagar a los inversores  € 192 000 000 000, o  sea cerca de una quinta parte del total de la deuda. Como resultado del  alza  del interés que tendría que pagar por el  nuevo endeudamiento, España se enfrenta a un aumento del 18 % del coste de la financiación de su deuda, de acuerdo al  propio plan presupuestario del gobierno.

El nerviosismo de los inversores está aumentando al igual que  el afán  de Madrid por frenar el déficit presupuestario que alcanzó un 11,1 % del  PIB el año pasado. El primer ministro José Luis Rodríguez Zapatero, en un principio refractar en reconocer la crisis, presionado por el Parlamento  ha aprobado en el mes de  mayo pasado un paquete de austeridad que incluyó 15 millones de euros de recortes de gastos. Como resultado, el déficit del gobierno central de España cayó un 47 % en los primeros 10 meses de este año, según cifras del gobierno publicadas el martes.

Irlanda también hizo fuertes recortes del gasto, pero aún asi  finalmente ha necesitado acudir al recate . La razón principal es que los bancos estaban en una situación más preocupante de lo que el gobierno creía , y no podían pagar el costo de mantenimiento de la deuda  sin la ayuda de Europa.

La pregunta que se avecina es si los bancos españoles son realmente tan saludable como el gobierno y los bancos dicen que son, En julio pasado, los bancos españoles han  salido relativamente ilesos de las pruebas de estrés  llevadas a cabo en toda Europa, que mostraron que sólo cinco entidades españolas podría tener un capital insuficiente. De entre estas últimas  todas se encontraban entre las cajas  de ahorro más débiles, que ya estaban pendientes  de acceder a una reestructuración  destinada a reducir el número de cajas a 20 de las  45,  actualmente existente.

Pero la credibilidad de las pruebas de estrés ha sido socavada por el colapso de los bancos irlandeses. Los bancos españoles evitaron las inversiones catastróficas de alto riesgo realizadas por irlandeses y muchas otras instituciones financieras europeas, pero los bancos españoles, sin embargo tenía, un “activo problemático” de € 180 800 000 000 provenientes  de créditos inmobiliarios  y  del sector de la construcción  que se derrumbó en España, al igual que los activos de calidad inferior, según un estudio del Banco de España. Los  bancos se han ido ajustando a las necesidades de aprovisionamiento de  los bienes embargados.

Por otra parte, los bancos españoles podrían sufrir si los problemas financieros de Portugal empeorar. España no es sólo el principal socio comercial de portugal, es también su principal acreedor; los bancos españoles disponen 78 mil millones dólares de la deuda portuguesa, según el Banco de Pagos Internacionales.

“Los bancos de España ya tiene suficientes problemas, pero la deuda  de Portugal podría convertirse en la manzana podrida de la cesta que acaba pudriendo a toda loa cesta” , dijo Edward Hugh, un economista independiente de la  sede en Barcelona del PIS. El  colapso de Irlanda ha reavivado las preocupaciones sobre los bancos españoles, lo que  ha dado como  resultado  una caída de los precios de sus acciones esta semana.

La vulnerabilidad de España aumentaría, advirtió Ralph Solveen, un economista que delgado en  España de Commerzbank de Alemania,  si el gobierno  se apartara de sus objetivos de reducción del déficit o  si los bancos españoles mostraran signos de fragilidad. “Un factor de riesgo claro es el sistema bancario y las malas noticias provenientes de estos, porque entonces la gente tiende a establecer paralelismos con la situación en Irlanda, ya estén  justificados o no”, dijo Solveen.

Otra preocupación es que el  celo en la  reducción de gastos del gobierno central no puede ser igualada por las autoridades regionales y locales, que representan el 57 % del gasto público del año pasado. La proximidad de las  elecciones regionales, empezando por Cataluña este domingo, podrían incitar  a los políticos a hacer algunas promesas de gasto insostenible, en particular en regiones como Andalucía, donde algunos municipios ya han dejado  de pagar  los sueldos de los funcionarios y el personal  público empleado.

El gobierno central, sin embargo, parece decidido a forzar una mayor disciplina fiscal y financiera , incluso en la  misma capital de España. La semana pasada, el Sr. Zapatero rechazó una apelación del alcalde de Madrid, que tiene una deuda de 7,15 millones de euros, para relajar las restricciones recientes sobre la emisión de deuda municipal.

“Decir ‘no’ al ayuntamiento más poderosa de este país  es enviar una señal muy fuerte”, dijo Antonio Fernández, jefe de la reestructuración e insolvencia de Garrigues, un bufete de abogados español.

Editorial d The New York Times

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *