Portada / Andalucismo / En la plaza Verde (o Tarhir o de la Perla) desde la Sorbona.

En la plaza Verde (o Tarhir o de la Perla) desde la Sorbona.

arco iris

Esta crisis es la crisis estructural de un sistema basado en la desigualdad como motor de su funcionamiento que consigue, a pesar de ello, su equilibrio a través del crecimiento económico y de la compartimentación del espacio político en artificiales Estados – Nación (el crecimiento y la división política en Estados Nación se implementan mutuamente).

El crecimiento económico y la compartimentación del espacio político son los principales mecanismos para la legitimación de la desigualdad a pesar de que ésta es una situación incompatible con la naturaleza de la sociedad y por tanto con la cohesión social. A su vez, crecimiento y ocultación de las relaciones de poder son los elementos fundamentales que hacen compatible la desigualdad económica y social con la democracia y por lo tanto con la igualdad política (a pesar las limitaciones del actual modelo).

El requisito esencial del crecimiento es la capacidad del sistema económico para expandirse. Solo así es posible conseguir el óptimo de Pareto (“cuando el paso de Y a X supone una mejora para todos los miembros de la sociedad, o bien una mejora para algunos, sin que los demás resulten perjudicados.”) elevado a la categoría de fundamento lógico del “primer teorema del bienestar”.

Para que su postulado sea posible es necesario:

a)      que la “tarta” crezca y por lo tanto no se de una situación de suma 0 en la que si uno crece, el otro decrece;

b)      percibir la mejora sólo en términos absolutos y ocultar las consecuencias de la disparidad de la mejora en términos relativos (relaciones de poder).

La globalización es la constatación de que el sistema económico se ha expandido hasta los límites físicos del planeta. Por vez primera coinciden los ámbitos del sistema económico y biofísico, lo que implica que:

a)      no es posible continuar la expansión,

b)      las fronteras “comunicacionales”, y por tanto de opinión pública, de esa construcción ficticia que son los Estados Nación se debilitan.

Ya desde el gran cambio que tuvo lugar con motivo de la oleada de movilizaciones en torno al 68 se perfiló este escenario (“The Limits to Growth” – los límites del crecimiento-, fue el informe encargado al MIT por Club de Roma publicado en 1972, poco antes de la primera crisis del petróleo. La autora principal del informe, en el que colaboraron 17 profesionales, fue Donella Meadows). Sin embargo, los “decisores” del capitalismo, es decir la conexión entre las grandes multinacionales y los EE.UU, optaron por la expansión artificial del sistema desconectando la economía real de la economía financiera para permitir el endeudamiento sin límites, sobre la base de la confianza y en particular el endeudamiento de la economía norteamericana gracias a la naturaleza del dólar como moneda de reserva universal (en 1971, Nixon acaba con el sistema de Bretón Wood lo que implicó la desaparición de los tipos de cambio fijos y del oro-dólar como referencia básica).

Las principales consecuencias de esta estrategia han sido: la hegemonía del sector financiero sobre el productivo; el dinamismo de la innovación tecnológica; el hundimiento del bloque soviético; la creación masiva de dinero a través de nuevos agentes e instrumentos financieros; la hiperproducción; la emergencia de Estados “acreedores” volcados en la exportación gracias a la explotación intensiva de la mano de obra y de los recursos naturales; la generalización de los valores individualistas y consumistas; la destrucción de identidades colectivas, etc.

La actual crisis comienza con el fenómeno de las hipotecas de baja calidad (las subprime) que solo son una gota de agua en la inmensidad del océano financiero pero que tienen el efecto de minar la confianza sobre la solidez del sistema y poner al descubierto la artificialidad de su actual dinámica. La consecuencia es el desvelamiento de un sistema muy desequilibrado, y al mismo tiempo muy interconectado, que está perdiendo las dos grandes muletas (crecimiento y compartimentación del espacio político), lo que amenaza con provocar un choque sin amortiguadores entre la desigualdad social y económica y la igualdad política.

El desequilibrio sistémico ha provocado múltiples crisis: a la crisis de la economía real (hiperproducción y relocalización), se sumó la crisis financiera (desequilibrio entre Estados deudores y acreedores; hiperdimensión y artificialidad de los activos financieros; asunción por los Estados de la deuda privada de empresas y bancos) implementada por las consecuencias económicas inmediatas de crisis ambiental de los recursos (encarecimiento de materias primas) y de las emisiones (efectos del cambio climático en forma de catástrofes naturales como sequías e inundaciones).

El estallido de las revoluciones democráticas en el norte de África es una respuesta a esta crisis multifuncional en una zona azotada por la carestía de los productos básicos, las dictaduras cleptómanas y la falta de horizontes para una población cuya media de edad es inferior a 30 años. Es especialmente sorprendente cómo las protestas han barrido las fronteras haciendo inútil la funcionalidad de los Estados como artefactos políticos para perpetuar la separación.

Sin embargo, la Unión Europea (que es resultado también de la falta de funcionalidad del Estado Nación) se está comportando sin la menor altura moral ni política. No se siente partícipe de una comunidad democrática sino de un círculo de intereses enfrentado objetivamente a la democracia, posiblemente porque no sabe ni quiere salvar esta congruencia, por ejemplo, en sus relaciones con China. Así, difícilmente logrará cohesión alguna porque las uniones basadas solo en los intereses son muy disgregadores.

La Unión Europea, nuestro macro Estado, tiene que enfrentarse a un triple reto: optar por construir una comunidad internacional democrática que legitime, por ejemplo, la cláusula de intervención frente a la masacre de Libia, exclusivamente sustentada por la soberanía de un dictador enloquecido; hacer coincidir la unión económica y monetaria con la unión política, y democratizar su funcionamiento interno dando poder de decisión a la ciudadanía y a las regiones. Hoy ya es incluso tarde para el primer reto; para el segundo tienen una cita los Jefes de Estado y de Gobierno, el próximo día 11, en Bruselas, y el tercero posiblemente sea la clave de todos.

El espíritu del cambio democrático, el espíritu de la Sorbona en el mayo de 68 que simbolizó el progreso frente al autoritarismo y que abrió una nueva época, parece que ha abandonado la prematuramente vieja, hipócrita y egoísta Unión Europea para renacer en la plaza de Tarhir, en la plaza de la Perla o en la plaza Verde. Allí está surgiendo la esperanza, el símbolo, de esta nueva época.

Un comentario

  1. ANDALUSÍ LIBERTARIO

    ¿Espíritu de la Sorbona…? Por favor, como osáis perturbar la magnífica marcha de algunos grandes negocios.

    Armas Bajo Control denuncia que España ha vendido armamento a países donde se están produciendo graves violaciones de derechos humanos
     
    Las organizaciones que forman parte de la
    Coalición Armas Bajo Control -Amnistía Internacional, Intermón Oxfam, Fundació per la Pau y Greenpeace- hacen hoy un llamamiento al Gobierno español para que tome medidas urgentes ante el estallido de protestas multitudinarias contra el gobierno en varios países de Oriente Próximo y el Norte de África y las graves violaciones de derechos humanos que se están produciendo.
     
    Es fundamental que teniendo en cuenta la excesiva acumulación y uso de una amplia gama de armas convencionales para cometer y facilitar graves violaciones de derechos humanos en la zona, se aplique íntegramente el artículo 8 de la Ley 53/2007 de Comercio de Armas.
    Las organizaciones dan la bienvenida a la información, aparecida en prensa, de que se ha ordenado la apertura de un expediente para revocar las licencias vigentes de material militar a Libia en aplicación de la legislación vigente. Se trata de una decisión que de confirmarse sería muy positiva y sienta un precedente muy importante.
    Sin embargo, España también exporta armas a otros países de la zona, algunos envueltos ahora en graves violaciones de los derechos humanos de las personas que están exigiendo un cambio. Por ello, respecto al resto del Norte de África y Oriente Próximo, las organizaciones instan al Gobierno español a llevar a cabo una revisión, caso por caso, de todas las transferencias y exportaciones, tanto licencias ya autorizadas como las que se encuentren en proceso de autorización.
    Es necesario que se asegure que en ninguna circunstancia se van a facilitar más armas, municiones, materiales relacionados, piezas ni apoyo técnico, donde exista un riesgo importante de que puedan ser usadas para cometer o facilitar más violaciones graves de los derechos humanos.
    “Si existe ese riesgo, deben denegarse las solicitudes de autorización para exportar material de defensa o doble uso, y deben revocarse o suspenderse aquellas que ya estén autorizadas”, señala Esteban Beltrán, de Amnistía Internacional.
     
    El informe correspondiente al primer semestre de 2010 ha sido elaborado por el Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH) para las organizaciones de la Coalición Armas Bajo Control, utilizando como base las estadísticas oficiales del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. En el mismo se destaca que las exportaciones de material de defensa realizadas por España durante este periodo ascendieron a 730,4 millones de euros, un 77% más que las realizadas en el mismo periodo un año anterior. Además, las operaciones de exportación autorizadas en el mismo periodo se elevaron a 1558,9 millones de euros.
    Si al material de defensa se le suma el de doble uso y “otro material”, durante el primer semestre de 2010 las exportaciones autorizadas superaron los 1.600 millones de euros (33,3% más que en mismo periodo del año anterior), y las operaciones efectivamente realizadas superaron los 800 millones de euros (83,19% más que en el mismo periodo de 2009).
     
    Exportaciones en 2010 al Norte de África y Oriente Próximo
    Destaca Arabia Saudí, que recibió material de defensa por valor de 1,5 millones de euros en el primer semestre de 2010 (1,3 millones en la categoría 6, vehículos terrenos, y el resto en aeronaves). Por otra parte, se contabilizan también otras operaciones autorizadas en la categoría de vehículos terrestres por un total de 4,2 millones de euros. Argelia recibió material por 528.068 euros (categoría de aeronaves) y Egipto por valor de 464.669 euros en la categoría 4 (bombas, torpedos, cohetes y misiles) y 10 (aeronaves).
     
    Por su parte, Marruecos fue el destinatario de material de defensa por valor de 1,1 millones de euros (aeronaves). Libia lo hizo por un valor de 6,9 millones de euros (en aeronaves y equipos de formación de imagen, y para el mismo país había autorizada una cantidad de 7.875.975 euros). Túnez recibió material por valor de 778.408 euros (bombas, torpedos, cohetes y misiles) y se autorizó exportaciones por el mismo valor.
    “Las pautas que aquí se muestran y los destinos de las armas españolas son muy preocupantes, por eso estamos reclamando medidas urgentes”, afirma Irene Milleiro, de Intermón Oxfam.
     
    En el caso de Israel, las exportaciones realizadas durante el periodo analizado ascienden a sólo 22.200 euros, casi la totalidad en la categoría 15, equipos de formación de imagen y contra-medidas. “Pero aquí, al igual que en casos ya mencionados, lo más preocupante es el hecho de que las operaciones autorizadas ascienden a 5,6 millones de euros, de ellos 3 millones en vehículos terrestres y 2,6 millones en la categoría 10, aeronaves”, señala Jordi Armadans, de la Fundació per la Pau.
    Por último, Líbano aunque sólo recibió material policial y armas de caza y tiro deportivo cifradas en 438.870 euros, sigue siendo un país bajo un embargo internacional decretado por la ONU.

    Otros destinos preocupantes
    Los datos del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo confirman las estadísticas de la Agencia Tributaria que analizó la coalición Armas Bajo Control el pasado diciembre. Así, según estas nuevas cifras, continúan preocupando una serie de destinos durante el primer semestre de 2010. Entre ellos, Colombia que recibió material de defensa por valor de 1,18 millones de euros.

    Estados Unidos también recibió material de defensa de España. En este caso, por valor de 49,9 millones de euros. Además, el valor de las exportaciones autorizadas ascendió a 68,9 millones de euros, repartidos entre las categorías 1, armas cortas; 3, municiones, dispositivos y componentes; 4 bombas, torpedos, cohetes y misiles, y 10, aeronaves. “Es inquietante comprobar que casi un 63% de las ventas realizadas tuvieron como destinatarios a empresas privadas. La ausencia de regulación efectiva sobre el empleo de estas compañías en conflictos y la conocida permisividad en el tráfico de armas dentro del territorio estadounidense son factores suficientes para reconsiderar esta práctica”, afirma Miren Gutiérrez, de Greenpeace.
    Pakistán, por su parte, recibió aeronaves por un valor de 123.000 euros. Además, se autorizaron exportaciones por valor de 76,8 millones de euros. Del mismo modo, Tailandia recibió aeronaves por un importe de 326.000 euros.

    Conclusión del informe
    Entre los destinos de las exportaciones españolas siguen figurando países que las organizaciones consideran preocupantes, ya sea porque en ellos se cometen graves violaciones de los derechos humanos, existen conflictos armados o hay un riesgo de desvío a países vecinos y, por tanto, no debería permitirse la exportación, como indica el artículo 8 de la Ley.
    Aunque desde la aprobación de la Ley se han dado avances en transparencia, los pasos siguen sin ser suficientes. Así, en su último informe en diciembre las organizaciones avanzaron los datos de exportaciones del primer semestre de 2010 basándose en las estadísticas aduaneras elaboradas por la Agencia Estatal de Administración Tributaria. Los datos de la Agencia Tributaria no coinciden en su totalidad con los que ahora proporciona el Ministerio de Industria. En concreto, existen discrepancias en las cifras de exportaciones, que en el citado informe eran más elevadas.

    Notas para los editores
    Aunque los datos que hoy se presentan corresponden al primer semestre de 2010 y por tanto son los más recientes, hay precedentes de años anteriores que involucran a estos mismos países y a otros del Norte de África y Oriente Próximo y que, si cabe, subrayan aún más la necesidad de extremar las precauciones.
     

    En el año 2008, Bahrein fue el destinatario de exportaciones de material de defensa por 15,9 millones de euros (en la categoría 4, bombas, torpedos, cohetes y misiles), mientras se autorizaron 13,6 millones en la misma categoría. Por su parte, se autorizaron exportaciones a Jordania por 4,5 millones en la categoría 10 (aeronaves) y se realizaron por valor de 860.000 euros. En 2009 este país recibió 707.000 euros en la categoría 10
    (Aeronaves) y se autorizaron 199.000 euros en la categoría 4 (bombas, torpedos, cohetes y misiles).

    Libia recibió en 2008 un importe de 3,8 millones de euros en la categoría 4 (bombas, torpedos, cohetes y misiles). En 2009 fue el segundo principal destinatario de material de doble uso, con 12,7 millones de euros (tres radares para navegación y control del tráfico aéreo, repuestos para mantenimiento y sustancias químicas).
    Argelia recibió en 2008 exportaciones en la categoría de equipos de formación de imagen o contra-medida, por casi 700.000 euros.

    En 2009, se realizaron ventas por valor de 499.000 euros a Siria en la categoría 3 (equipos electrónicos).

    Arabia Saudí recibió en 2009 productos españoles de material de defensa y de doble uso por valor de casi 5 millones de euros, especialmente en munición y aviones de combate. En 2008 se autorizaron exportaciones por 6,4 millones de euros en productos como municiones, dispositivos y componentes.

    En 2008, se realizaron exportaciones a Egipto por valor de más de 1,3 millones de euros en productos de categoría 3 (municiones, dispositivos y componentes) y 4 (bombas, torpedos, cohetes y misiles). Adicionalmente se autorizaron exportaciones de 200.000 euros.

    En 2009 España exportó a Marruecos más de 30 millones de euros, de ellos 28 millones en vehículos terrenos y 1,7 millones en aeronaves. Además se autorizaron 50 millones más en aeronaves. Esto se suma a las cifras de 2008, cuando las exportaciones realizadas sumaron 113,9 millones de euros, en las categorías 4 y 6 (vehículos terrenos).
    Para mas información exportaciones 2010 ver Informe “Exportaciones españolas de material de defensa y doble uso, primer semestre de 2010. Datos oficiales del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *