Portada / Democracia / La ideologia de género

La ideologia de género

Francisco Garrido.

Ratzinger brama, con vocecita aflautada si, pero brama, contra la ideología de género. Pero ellos mismos  son la evidencia empírica  de que existen ideologías   de género.  Lo que Benedicto XVI llama  con tono de anatema “ideología de género”  no es sino la denuncia critica contra las ideologías de género como la católica. El pensamiento  feminista nos dice que el género es una construcción  ideológica (en el sentido marxista de “falsa conciencia”)  sobre la base  de un hecho biológico como es el sexo: Sexo y género no son lo mismo y no son análogos.

El género es pues una construcción cultural sometida a las transformaciones  aceleradas que la cultura humana puede realizar. No hay nada más que leer  lo que se escribía sobre la psicología  femenina hace un siglo y mirar la realidad actual para  entender cuanta ideología contiene el género. La crítica feminista nos ha enseñado que la  distinción entre  género masculino y femenino no es una descripción taxonómica sino una prescripción institucional entre quien debe  mandar y quien  debe obedecer.

La iglesia denomina natural a algo que es cultural (histórico) como es la dominación masculina.  Y en eso mismo consiste la ideología de género que el feminismo desmonta: confundir intencionalmente  sexo y género. Esto ha estado claro desde el primer feminismo ilustrado y revolucionario y ha encontrado en el  actual feminismo  transgénero su desarrollo más radical. La demoledora crítica de Judith  Butler al concepto de género ha terminado por dejar claro , algo que en un grado u otro siempre lo estuvo; el feminismo  es sólo una ideología de género en el mismo sentido en que  el socialismo es una ideología de clase, por qué  aspira a superar las clases, y los géneros. Nada más intelectualmente ridículo que llamar ideología de género al discurso que deconstruye el género.

Por el contrario la denominada “perspectiva de género” feminista es una mirada crítica,  analítica y autoreflexiva a la vez, sobre las utilidades políticas (como instrumento de dominación patriarcal) del uso encubierto de la categoría de  género. La “perspectiva de género” permite localizar y remover las barreras institucionales  que se aplican a las mujeres en virtud del género. El liberalismo niega la existencia de los géneros tanto como consolida su existencia material;  según  la ontología liberal solo hay individuos aislados. Sin embargo para el pensamiento tradicional, especialmente el religioso, los géneros existen y son naturales. El feminismo uso el concepto de género contra el simplismo liberal y la crítica al género contra el esencialismo religioso. Esta aparente contradicción no es tal  sino usos  distintos según el contexto político e ideológico en que se presenta  la dominación de género.  Pero hoy se está produciendo una convergencia entre la ideología de género explícita (religiosa) y la ideología de género oculta (liberal) que debemos de seguir por su potencial de renaturalizar y resocializar la dominación masculina. La confluencia entre religiosidad y neoliberalismo se está produciendo en el programa político y la podemos ver en el  Tea Party o en la extrema derecha española (Intereconomía, Libertad Digital). Ratzinger quizás no sea tan antiguo como parece.

2 Comentarios

  1. Fantástico resumen que ya he archivado para citarte en mis próximas clases. Y la imagen del “consejo extra” del Manual de la buena esposa es la guinda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *