Portada / Andalucismo / Perder la inocencia (sobre la censura de Canal Sur)

Perder la inocencia (sobre la censura de Canal Sur)

torre del oro paNO es lo mismo perder la inocencia que perder la ingenuidad. La primera se refiere a una actitud propia; la segunda, a una actitud ajena. Quien pierde la inocencia se siente culpable. Quien pierde la ingenuidad, imbécil. El que pierde la inocencia sabe que hace algo que no debería. El que pierde la ingenuidad, confía en otro que termina haciendo lo contrario de lo esperado.

Ha comenzado la campaña electoral. El circo mediático y mediatizado para mercadear con la democracia representativa. Salvo en localidades pequeñas, serán los medios de comunicación quienes determinen quienes están o no en el mercado. Creí ingenuamente que los medios públicos y privados respetarían por esta vez la ley electoral. Sé que la inmensa mayoría de ellos no pueden ser independientes porque parasitan del dinero público para subsistir. Sin embargo, creí ingenuamente en el Estado de Derecho. El mismo que ha permitido la legalización de una formación política vasca que, en menos de un mes, ha conseguido más notoriedad que otras organizaciones con cuarenta años de historia, centenares de concejales, centenares de miles de votos, centenares de candidaturas, pero condenadas por el “sistema” al ostracismo. A la inexistencia mediática. A la censura. Me refiero sin tapujos al andalucismo político. Porque tienen razón. Y les asiste el derecho. A ellos y a nosotros. A todas y todos los andaluces a estar informados. No importa su ideología.

La ley electoral obliga a los medios públicos y privados a informar durante la campaña ateniéndose al criterio de proporcionalidad en las últimas elecciones equivalentes. Espacio Plural Andaluz (la coalición que lidera el PA), a diferencia de otras formaciones políticas que no concurrieron en las pasadas municipales, consiguió el 8% de votos en Andalucía, 2830.000 votos, con casi 600 concejales. Equivalentes a BNG, más que ICV, mñas que la suma de CC y la Chunta, e infinitamente más que otras “marcas” más o menos conocidas. Ahora se presentan con 290 candidaturas que cubren el 75% del electorado. RTVE cumplió la ley, aunque ya ha recibido “órdenes” (contrarias a Derecho) de limitar los debates en Andalucía a tres bandas. Pero la RTVA no. Canal Sur, no. Ni la radio ni la televisión. La que pagamos tú y yo decidió perder la inocencia que no tiene. Desde el comienzo de campaña hasta hoy, Canal Sur reduce el pluralismo político (valor superior en nuestra constitución) al criterio miserable y consentido de la representatividad en un ámbito electoral distinto al exigido por la ley. Un atentando similar cometió el CIS al excluir al PA de las encuestas en Sevilla. Más del 10% preferían un alcalde diferente al bipartidismo sociocomunista y popular. Pero no preguntaron por quién.

Soy radical demócrata. Y las consecuencias de ambas amputaciones a la democracia me duelen adentro porque las conozco. La gente no. Hay radica la maldad. Qué importa que les asista la razón y el Derecho. Qué importa que el Defensor del Pueblo clame en el desierto por el respeto al pluralismo político. Qué importa el criterio profesional de los periodistas. Qué importa el derecho a la información de los ciudadanos. Lo único que importa es que los andaluces perdamos la ingenuidad. Que se nos quede la cara de imbéciles viendo en TVE lo que no sale en Canal Sur. La inocencia hace demasiado tiempo que la perdieron.

2 Comentarios

  1. Según la Organización de las Naciones Unidas, la discriminación es “toda distinción, exclusión, restricción o preferencia basada en motivos de raza, color, linaje, origen nacional o étnico, sexo u orientación sexual que tenga por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio, en condiciones de igualdad, de los derechos humanos, y libertades fundamentales en las esferas política, económica, social, cultural o en cualquiera otra esfera de la vida pública”.

  2. ANDALUSÍ LIBERTARIO

    Como cualquier otra sociedad tercermundista y alienada, la colonia andaluza ha llegado a niveles tan bajunos ya, que toda Europa -y gran parte del resto del mundo- nos contempla como una RESERVA FRIKI, sin conciencia, dignidad ni vergüenza.

    La política rastrera de los sicarios del expañolismo o “las tres Bandas” tan sólo representan una mafia corporativa abyecta, un mero sindicato de intereses, que garantiza perrunamente con sus camaradas del totalitario estado vaticano nuestra devoción al nuevo dios, el Consumo.

    Atención, esclavos “felices” de la reserva-sur, sonreid, van a tirarnos una foto:

    http://www.youtube.com/watch?v=fmJV1FXKkXM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *